José Ramón Saborido Loidi, ministro de Educación Superior de Cuba: “las universidades tienen una altísima responsabilidad social”

Entrevista a José Ramón Saborido Loidi, ministro de Educación Superior de Cuba

Por Luca Guillén, de la redacción de NODAL

José Ramón Saborido Loidi es graduado de Ingeniería Mecánica en Cuba, y además es doctor en Ciencias Técnicas, un título que obtuvo en la antigua Unión Soviética. Fue rector de dos universidades cubanas. El actual ministro de Educación Superior del país es de los madrugadores en la tercera Conferencia Regional de Educación Superior. Sabe que el encuentro se da cada diez años y que tiene la importante misión de llevar la voz del país caribeño: “Llevamos muchos años trabajando en una política clara de prioridad a la educación”. “Trabajamos para garantizar un nivel de acceso con calidad y tener un graduado de una formación integral. A veces me preocupa mucho la tendencia de valorar solo la formación profesional y veo que se trata poco el tema de la formación de los valores del hombre”, expone el ministro en conversación con NODAL donde analiza el plano regional de la educación.

¿Cómo vivió este encuentro regional en Córdoba?

Realmente lo esperábamos con ansiedad porque es el resultado que hace el colofón de muchos años de trabajo, y es una continuidad de las conferencias regionales que se dieron en La Habana y en Cartagena de Indias. Se evidencia incluso un avance, sin lugar a dudas, de la integración, de la colaboración continental, inter-universidades, intersistemas de educación superior. Y yo creo que los propósitos de las cumbres tienen un hilo conductor, que un poco va evidenciando la historia de lo que fue ocurriendo en el continente. Se precisa que cada vez más las universidades realmente cumplan su misión y garanticen que la educación sea ante todo un bien publico, que los Estados asuman su tarea, su responsabilidad, que haya políticas sociales adecuadas, y en correspondencia con lo que todo el mundo desea. Eso es lo que realmente nos estamos proponiendo y estoy convencido de que va a ser así.

En su discurso, usted hizo énfasis en el rol del Estado, ¿en qué contexto se dio este tercer encuentro regional a diferencia de 10 años atrás?

Yo diría que el continente está un poco eclético, tenemos prácticamente muchas tendencias. Pero, de todas maneras, en el sector nuestro de la educación superior prima la idea, la voluntad, la filosofía de que las universidades tienen una altísima responsabilidad social, que tienen que ser consecuentemente pertinentes.

¿Son las universidades un eje de resistencia cultural en la actualidad?

Si, yo creo que las mejores ideas en ese sentido se encuentran en el sector de la universidad, y hay una claridad yo diría mayoritaria de la misión que tenemos por delante y nuestras funciones principales.

Cómo se ubica Cuba en la educación superior en comparación a otro tipo de países como, por ejemplo, Argentina donde la mayoría de las universidades son públicas y de acceso gratuito.

Cuba es un caso un poco único. Llevamos muchos años en una política clara de prioridad a la educación en el país bajo la dirección del partido. Y trabajamos para garantizar un nivel de acceso con calidad y tener un graduado de una formación integral. A veces me preocupa mucho la tendencia de valorar solo la formación profesional y veo que se trata poco el tema de la formación de los valores del hombre por encima incluso de todo. Considero realmente que hay que trabajar mucho en esa dirección. Tenemos que formar un ciudadano que tenga un compromiso absoluto con su pueblo que todo lo que haga sea en beneficio de este, y que ponga su saber y su conocimiento en función de esa gran tarea.