La canciller Espinosa apuesta a ser elegida hoy para presidir la Asamblea de la ONU

Futuro de la canciller María Fernanda Espinosa se define esta semana 

El futuro de la canciller María Fernanda Espinosa, en el ámbito diplomático internacional y en su cargo como Ministra, depende de las votaciones que se realizarán el 5 de junio del 2018 para elegir al Presidente del 73 período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (AGNU).

Si Espinosa llega a la Presidencia de la ONU, renunciará a su puesto en el Gobierno del presidente Lenín Moreno, según anunció el secretario particular de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, en una entrevista televisiva.

Desde la Cancillería no se ha emitido un pronunciamiento oficial al respecto; en un principio la funcionaria habló de pedir licencia a su cargo durante el año que se desempeñaría como titular de la Asamblea de la ONU, desde septiembre de 2018.

Si gana, Espinosa se plantea trabajar en la promoción y protección de los derechos humanos, el fortalecimiento del derecho internacional y los mecanismos de cumplimiento, el desarme, la paz y la asistencia humanitaria, el financiamiento para el desarrollo y el cumplimiento de la Agenda 2030 así como de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La victoria de Espinosa está en manos de 193 representantes de los países miembros, quienes deberán decidir entre la Ministra ecuatoriana y la representante de Honduras, Mary Elizabeth Flores.

El voto será de carácter secreto, Ecuador ya tendría el respaldo de los países del Parlamento Andino (Bolivia, Chile, Colombia y Perú).

Mientras que, Honduras contaría con el respaldo de las naciones del Sistema de Integración Centroamericana.

La ganadora del proceso será la candidata que alcance la mayoría simple; es decir, más de 98 votos.

En una entrevista, en un medio colombiana, Espinosa aseguró que, a escala diplomática, su candidatura ha recibido un apoyo “ampliamente mayoritario”.

Sin embargo, los ecuatorianos no están muy de acuerdo con su participación. Una encuesta de Cedatos revela que el 79% de 1 974 encuestados no votarían por Espinosa a la presidencia de la ONU.

El futuro de la Canciller también depende de la calificación del proceso de juicio político, por parte del Consejo de Administración Legislativa, desde la Asamblea Nacional; donde se podría llegar a una destitución y censura política de la funcionaria ecuatoriana.


Lenín Moreno dio pruebas contra Canciller

La canciller María Fernanda Espinosa fue quien decidió otorgar la ciudadanía ecuatoriana a Julian Assange, así lo indicó el presidente Lenín Moreno. La declaración es tomada por los legisladores opositores como una causal más para iniciar en juicio político en su contra.
“La decisión de dar la nacionalidad ecuatoriana a Julian Assange no fue mía, fue de mi canciller María Fernanda Espinosa. No fue lo más adecuado, pero yo lo respeto”, indicó Moreno durante una entrevista en el canal alemán Deutsche Welle.

Del Partido Social Cristiano, Cristina Reyes, la aseveración del presidente le preocuoa porque se evidencia que el Mandatario no tenía conocimiento y que es él quien debe dirigir y planificar la situación política del Ecuador. “Es una prueba más en contra de la canciller de la República, hace lo que le da la gana ni siquiera sigue las formas por consultar al presidente en temas de esa naturaleza”, Reyes es una de las asambleistas que firmó a favor del juicio político.

Espinosa ha sido criticada por la posición de Ecuador ante la situación de Venezuela, la crisis en la frontera norte con colombia. Vocero de Creo, Roberto Gómez considera que un incumplimiento de funciones de la ministra de Relaciones Exteriores fue revelada. “Esas declaraciones del presidente pueden ser tomadas como una burla a los ecuatorianos, creo que es una vergüenza que se desmarque, pero es una práctica común de respaldar a funcionarios y luego darles la espalda”.

Los asambleístas, Reyes y Gómez dicen que la documentación y las declaraciones del Mandatario creen que son suficientes para que el Consejo de Administración Legislativa califique los requisitos. “Tenemos que cumplir con un proceso de fiscalización y control político a una canciller que a todas luces se ha mostrado indolente e incapaz frente a la política exterior. Cuidado en el CAL vuelve a la alcahuetería del pasado”, señaló Reyes.

Espinosa desde el 24 de mayo posee una licencia para promocionar su candidatura para residir la Asamblea General de la ONU, y este enero del 2018 informó que Julian Assange solicitó la naturalización el 16 de septiembre del 2017 y casi trese mese después Assange la obtuvo bajo las consideraciones de la Constitución y la Ley de Movilodad Humana.

El Relato


Honduras y Ecuador buscan la presidencia de la Asamblea General de la ONU

Dos mujeres latinoamericanas compiten por la presidencia de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en una carrera que divide a la región y que se definirá la semana próxima.

En liza por el puesto, en gran parte ceremonial pero prestigioso por su visibilidad mundial, están la embajadora de Honduras ante la ONU, apoyada por países como Colombia, Brasil y Perú, y la canciller ecuatoriana, apoyada entre otros por Venezuela.

Siguiendo el principio de rotación regional, la 73ª sesión de la Asamblea que comienza en septiembre será ocupada por un candidato del Grupo de América Latina y el Caribe.

Esta vez, la región llega a los comicios dividida y sin un candidato de consenso para las elecciones del martes 5 de junio, donde los países miembro elegirán al reemplazante del eslovaco Miroslav Lajcak para un mandato de un año.

“Muy confiadas”

Tanto la hondureña Mary Elizabeth Flores Flake, de 44 años, como la ecuatoriana María Fernanda Espinosa, de 53, “están muy confiadas y se notan bastante activas; poco se puede ver” quién ganará, dijo a la AFP un diplomático latinoamericano ante la ONU que pidió el anonimato.

Ecuador, que había apoyado en un inicio a Honduras, anunció la candidatura de su canciller en febrero. Tegucigalpa expresó entonces su “malestar y sorpresa”.

El conflicto israelo-palestino se colará posiblemente en la elección: Honduras es uno de los pocos países de la ONU que no reconoce a Palestina y ha estrechado en los últimos meses relaciones con Israel, anunciando que trasladará su embajada a Jerusalén, como ya hizo Estados Unidos, seguido por Guatemala y Paraguay.

Esta decisión no le facilita el apoyo de los países árabes, recordó otro diplomático latinoamericano. “Y los árabes tienen una influencia grande sobre los países africanos”, añadió.

Pero Honduras es apoyado por Estados Unidos y por parte del Grupo de Lima, integrado por una quincena de países que rechazan al gobierno venezolano de Nicolás Maduro y urgen a Caracas restaurar la democracia.

Algunos diplomáticos estiman que Europa puede dudar a la hora de escoger una candidata. La reelección del presidente Juan Orlando Hernández en noviembre se vio manchada por acusaciones de fraude, y violentas protestas tras su triunfo dejaron al menos 23 muertos.

La Organización de Estados Americanos (OEA) llegó a pedir nuevas elecciones en Honduras pero luego dio marcha atrás, después de que Estados Unidos otorgó su apoyo al mandatario reelecto.

La votación en la ONU será secreta y triunfará quien obtenga la mayoría simple de los votos.

La primera mujer latinoamericana

Gane quien gane, será la cuarta vez en la historia que una mujer preside la Asamblea General de la ONU, y la primera vez para una mujer latinoamericana.

Ecuador ya ocupó la presidencia de la Asamblea en 1973-1974, pero Honduras nunca lo ha hecho.

Espinosa, poeta, diplomática y escritora, fue ministra de Defensa del gobierno izquierdista de Rafael Correa entre 2012 y 2014 y es canciller de Ecuador bajo el actual gobierno de Lenín Moreno. Fue también ministra de Patrimonio Cultural y Natural y embajadora ante la ONU en Nueva York y en Ginebra.

“Tenemos un modesto optimismo” sobre un triunfo el martes, dijo a la AFP la canciller Espinosa, que ya se encuentra en Nueva York. “Hemos recibido decenas de apoyos por escrito de varios países”.

De alcanzar la presidencia del “parlamento de la humanidad”, como describió a la Asamblea General, dijo que sus prioridades serán “fortalecer el multilateralismo, potenciar la capacidad de la ONU para atender crisis globales y avanzar en la agenda” de la organización, incluido su proceso de reformas.

Flores, excongresista y la primera mujer en convertirse en embajadora de su país ante la ONU, es hija del expresidente de Honduras Carlos Flores (1998-2002). Si gana, asegura que su prioridad será la defensa de los niños.

El Heraldo


VOLVER