La traumática separación de niños migrantes – Por El Mundo, El Salvador

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Una niña de seis años, Meybeline, se pone al teléfono para decirle a su padre, del que la separaron en la frontera sur de Estados Unidos y fue deportado a El Salvador: “¿Papá, cuándo me vas a sacar de aquí?”. La siguiente pregunta es: “¿Cuándo me vas a sacar de aquí?”. El dramático relato, recogido por The Washington Post, que grabó la llamada, refleja los traumas irreparables que estas decisiones de la administración Trump están causando en los niños migrantes.

Imagine usted la impotencia de ese padre ante esta situación y la angustia de esa niña de seis años traumatizada por estar retenida por la Migración estadounidense, a su corta edad. Hay niños más pequeños que Meybeline, incluso niños de meses.

El Gobierno salvadoreño ni siquiera ha recibido información detallada sobre el paradero de los niños, algo gravísimo en términos de convenios internacionales, pero en la prepotencia y el racismo de Trump, eso no importa, nos ven como países de segunda categoría.

El daño psicológico que Estados Unidos ha provocado a los miles de niños migrantes separados de sus familias, será irreparable, imperdonable. Los niños huían de una existencia de por sí terrible en un país violento, asediado por pandillas y ahora el “país de la libertad”, los encierra como criminales. Doloroso.

El Mundo


VOLVER