“Ni Una Menos”: marchas en Argentina y Uruguay contra la violencia machista

Argentina | Por un nuevo grito que desborde

Una vez más, el grito colectivo contra la violencia machista y patriarcal. Como cada 3 de junio desde el 2015, las calles y las plazas de todo el país se cubren de marea feminista y el movimiento de mujeres, lesbianas, trans y travestis vuelve a decir basta de femicidios y travesticidios. Se cumplieron tres años de aquella primera marcha que tuvo su origen días después del femicidio de Chiara Páez, que tenía 14 años, estaba embarazada y vivía en Rufino, Santa Fe, cuando su novio la mató a golpes y la enterró en el patio de la casa. “Nos están matando” fue el impulso para salir a la calle, y el llamado de un grupo de periodistas, escritoras, artistas y activistas a concentrarse frente al Congreso de la Nación bastó para desbordar las calles de esta ciudad y de las ciudades de todas las provincias del país.

Fue la rabia atragantada por tantas injusticias lo que consolidó esta transformación colectiva para frenar la violencia machista, violencia que también genera las políticas de ajuste que aplica este gobierno, que profundiza desigualdades, vulnera derechos y oprime a las mujeres. Aquel 3 de junio de 2015, el feminismo se reconfiguró. No solo se visibilizaron femicidios como el de Melina Romero, Lola Chomnalez, Natalia Rocha, Paola Rodríguez, Mariana Llamazare, Agustina Salinas; y tantas mujeres más. Fue también una toma de conciencia de las posibilidades de organización, movilización y construcción política que había por delante para el movimiento feminista. Por eso, desde esa primera marea que salió a las calles hasta hoy, el entramado de mujeres, lesbianas, travestis y trans de comunidades y territorios diversos se movilizan para desarmar la cultura machista que se encuentra en la base de todas las violencias y vuelve a exigirle al Estado que promueva y haga efectivas las políticas públicas que son necesarias para erradicarlas.

En el marco de la convocatoria nacional #NiUnaMenos, las marchas empezaron ayer en algunas ciudades y continúan hoy en otras, como Buenos Aires, donde las compañeras de #NiUnaMenos invitan a concentrarse en Piedras y Avenida de Mayo a las 16, para marchar desde allí hasta el Congreso y terminar con un pañuelazo. Luci Cavallero, integrante de NUM dice: “Este año proliferaron actividades múltiples y heterogéneas. Hay marchas y hay también otro tipo de propuestas, como charlas en las plazas de los barrios o pañuelazos, porque este 3J está absolutamente atravesado por el reclamo del aborto legal, seguro y gratuito. En asamblea se decidió que este #NiUnaMenoss fuera 3 y 4 de junio. Ayer hubo actividades y hoy se marcha. Y marchamos hoy sobre todo para marcar el carácter opositor del movimiento feminista, para interrumpir el tráfico, para potenciar en la calle la discusión parlamentaria sobre la sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, y para denunciar que las mujeres, lesbianas, travestis y trans somos las que más sufrimos las consecuencias del ajuste.”

En la mayoría de las provincias las actividades se hicieron ayer. Se marchó en Rosario, en Santa Fe, en Puerto Madryn, en San Miguel (provincia de Buenos Aires) y también en Uruguay, porque este movimiento se ha extendido a otros países como Paraguay, Ecuador, Perú, Bolivia, Colombia, Venezuela, España e Italia. Desde Puerto Madryn, las colectivas feministas realizaron una intervención en la playa, donde escribieron con sus cuerpos la frase “Aborto Ya”. Alejandra Tolosa referente feminista de esa ciudad dice: “Muchas mujeres que no pertenecían a ninguna organización sintieron la necesidad de recurrir a su colectivo para organizarse. Se buscaron entre pares y hoy son más de treinta los colectivos que se conformaron de docentes, músicas, psicólogas, psicólogas sociales, estudiantes e investigadoras, cineastas, trabajadoras del Estado, actrices, fotógrafas, escritoras, poetas, abogadas, e ilustradoras”. En San Miguel, la activista trans Violeta Alegre, oriunda de Gran Bourg, convocó a compañeras que no estaban nucleadas en organizaciones o espacios políticos. Antes de marchar desde la plaza San Miguel hasta la plaza Muñiz, hubo artivismo junto a compañeras de la Diplomatura en Géneros, Políticas y Participación de la Universidad de General Sarmiento, donde Violeta es docente del módulo de diversidad junto con Marlene Wayar y Sebastián Zoroastro. Violeta sostiene que es fundamental descentralizar, “porque la mayoría de las actividades se dan en CABA”. Y subraya: “Este #NiUnaMenos es un encuentro entre quienes venimos activando desde los espacios en los que participamos: universidades, organizaciones, colectivas, etcétera”. En ese sentido, Violeta rescata el encuentro con otras y la importancia que tiene ocupar espacios: “Todas somos un eslabón desde donde estemos y la interpelación al vernos en espacios que hace unos años era impensados que ocupemos, es un hecho. No podemos negar que también es resistencia, es ampliar el horizonte de un feminismo que, en muchos casos, es apropiado por ‘la identidad mujer’. Por eso, ampliarnos a femineidades y a masculinidades no hegemónicas (mujeres, trans y travestis) es una parte y un aporte fundamental que necesita el feminismo para continuar con reivindicaciones concretas y específicas. Este #NiUnaMenos reúne esos eslabones y nos convierte en cadenas que se extienden y se potencian para que el margen de movimiento se posicione en horizontes mucho más amplios y transformadores”.

A días de la discusión en el Congreso de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, resuena más que nunca #NiUnaMenos por Abortos Clandestinos. La movilización de hoy será desde Plaza de Mayo hasta el Congreso. Yanina Waldhorn, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito cuenta que la columna saldrá de Avenida de Mayo y 9 de Julio a las 17. “Llevaremos la bandera común, y se suman a nuestra columna muchas de las colectivas que se conformaron en las cartas abiertas por el Derecho al Aborto, como cirqueras, actrices, murgueras y poetas”. Agrega: “Este 4 de junio es muy especial porque venimos de dos meses en los que por primera vez se está discutiendo el aborto en el Congreso. Y vamos a mostrar toda la fuerza, porque todos estos #NiUnaMenos son también ‘Sin Aborto Legal no hay NiUnaMenos’. Todo el movimiento feminista y de mujeres considera y consideró que nosotras tenemos que encabezar este reclamo de cara a Plaza de Mayo que termina en el Congreso, donde le vamos a poner toda la expectativa para que el 13 de junio empiece la primera gran batalla en Diputados y sigamos en Senadores hasta que el aborto sea legal, seguro y gratuito”.

En provincias como Entre Ríos y Tucumán, la convocatoria también es para hoy. El colectivo #NiUnaMeno de Concepción del Uruguay comienza la jornada a las 14 con una radio abierta, talleres y charlas. A las 17 será la marcha y lectura del documento único. “Volveremos a tomar las calles en contra de la violencia machista. Marcharemos en Plaza Ramírez para reafirmar que vivas nos queremos”, cuentan desde allá.

De nuevo en CABA, Mónica Macha, del Frente de Mujeres de Unidad Ciudadana dice: “Nos disponemos a marchar en contra de estas políticas económicas y sociales, en contra del acuerdo con el FMI, que son temas de nuestra agenda feminista y con toda la expectativa también de lograr la media sanción del proyecto de legalización del aborto el 13 de junio. En ese sentido, la instancia de la marcha de hoy va a estar muy en sintonía con esta demanda histórica que venimos teniendo las mujeres para contar con esta ley muy pronto. Con esa expectativa, con la organización de siempre y con la pasión que significa haber logrado entre todas nosotras que el feminismo tenga el lugar que tiene hoy en la política nacional y en la política mundial”.

El movimiento feminista inunda las calles para revertir las prácticas que buscan disciplinar las libertades de mujeres, lesbianas, trans y travestis, y garantizar el derecho de las personas con capacidad de gestar a decidir sobre sus cuerpos y proyectos de vida. Una conquista que no se hubiera dado sin décadas de trabajo y militancia de todo el movimiento de mujeres.

Página 12


Uruguay | Bajo la consiga “Ni una muerta más” feministas se movilizaron contra los femicidios

Este domingo se realizó la marcha “NiUnaMenos” 2018, una convocatoria que se realiza cada 3 de junio en varias ciudades de Latinoamérica desde el 2015.

En Uruguay la movilización fue convocada por la Coordinadora de Feminismos y se llevó a cabo en Montevideo, pero también varias ciudades del interior.

La consigna para este año fue “Ni una muerta más”.

En Montevideo la movilización comenzó temprano, a las 14 horas en el callejón de la Universidad de la República, con una concentración e intervención de las organizaciones feministas.

La marcha comenzó a moverse a las 16 horas detrás de una pancarta que expresaba “Tocan a una y respondemos todas, feministas alertas y en las calles”, y fue acompañada por los clásicos cánticos “alerta, alerta, alerta que camina la lucha feminista por América Latina”, “ni una muerta más, ni una mujer menos”, entre otros hasta llegar a la plaza de los Bomberos donde se encendió una fogata, los asistentes se pusieron en ronda y se leyó la proclama de manera colectiva.

La marcha finalizó con un “abrazo caracol” entre algunas de las manifestantes que coreaban “somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar”, con abrazos y puños al aire.

Las feministas denuncian el asesinado de 23 mujeres en lo que va del año, la mayoría de ellas en manos de sus parejas o ex parejas y responsabilizan al Estado por la falta de acciones frente a la violencia machista.

Algunas de las consignas manifestadas en los carteles de las asistentes hacen referencia a la necesidad de dar visibilidad a la situación y a la exigencia de que la ley integral contra la violencia de género, ya aprobada, tenga presupuesto para que se asegure su implementación.

En Argentina, donde se dio origen a la marcha “NiUnaMenos”, la movilización central pasó para este lunes 4 de junio, y este domingo se llevó a cabo un pañuelazo frente al Congreso de la Nación para reclamar aborto legal, seguro y gratuito y exigir “ni una muerta más por aborto clandestino”.

La Red 21


Semana clave para avanzar con histórico debate del aborto

La Cámara de Diputados escribirá esta semana un nuevo capítulo en el debate histórico sobre la legalización del aborto, ya que el martes comenzará a diseñar el dictamen que se tratará en el recinto de sesiones el 13 de junio y cuyo resultado genera incertidumbre por la treintena de legisladores que continúan indecisos.

El tratamiento de la iniciativa, que permite la interrupción del embarazo hasta la semana 14, era reclamado desde hace siete años por la Campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, que nuclea a organizaciones y personalidades del país.

Así, con las miradas puestas en el reclamo que institucionalizó la insignia del pañuelo verde en cada marcha de “Ni Una Menos”, la Cámara baja escuchó, en un plenario de cuatro comisiones coordinadas por el diputado del PRO Daniel Lipovetzky, junto a sus pares de Cambiemos Carmen Polledo, Gabriela Burgos y Alejandra Martínez, las opiniones de 738 oradores, entre ellos médicos, artistas, filósofos y religiosos de diversos sectores, a lo largo de 15 jornadas.

Luego de esas exposiciones comenzará mañana un nuevo capítulo, que consistirá en el debate interno de las comisiones de Legislación General, Salud, Familia y Legislación Penal, que deben redactar el dictamen que se discutirá el 13 de junio.

La primera reunión será mañana a las 15, donde se analizará cada punto del proyecto y se intentará convencer a los 30 indecisos, según las fuentes consultadas, para garantizar dictamen de mayoría.

Los cambios que buscan incluir

Una de las modificaciones que se analizan es regular la objeción de conciencia, no incluida en el proyecto y que habilitaría a los profesionales a ejercerla de manera individual, pero no así a las instituciones de salud.

Otro de los cambios está vinculado al artículo que habilita a las adolescentes de entre 13 y 16 años a practicarse un aborto sin la autorización de sus padres, punto que quieren eliminar para que esa situación quede supeditada a lo dispuesto por el Código Civil y Comercial, que establece que “el adolescente debe prestar su consentimiento con la asistencia de sus progenitores”, y que en caso de conflicto entre ambos “se resolverá teniendo en cuenta su interés superior y sobre la base de la opinión médica”.

Asimismo, se analiza la posibilidad de contemplar el aborto después de la semana 14 en casos de “malformaciones
fetales graves incompatibles con la vida extrauterina”, en tanto que también quedaría autorizado después de ese lapso en casos de violación, en los que bastaría una declaración jurada de la mujer, sin intervención judicial.

Una última modificación consistiría en poner a disposición de las mujeres que manifiesten su voluntad de abortar la información necesaria “para que tomen una decisión informada, que incluiría un período de reflexión obligatoria e incorporaría medidas para reforzar la educación sexual y la creación de un comité interdisciplinario para acompañar a la embarazada”.

Esas reformas se irán analizando en las tres reuniones plenarias que preceden a la elaboración del dictamen.

El Tribuno


Los números que reflejan la violencia

Hoy hace cuatro años que el grito colectivo de NiUnaMenos llenó las plazas del país y atravesó fronteras. A pesar de la fuerza colectiva no ha habido grandes cambios en los números de la tragedia personal y política de las mujeres del país. En lo que va del año se produjo un femicidio cada 32 horas, según denuncia la organización La Casa del Encuentro: 114 mujeres y niñas fueron asesinadas por ser mujeres. Esos femicidios se llevaron también la vida de 17 hombres y niños que estaban en la línea de fuego del victimario, y dejaron sin madre a 107 hijas e hijos, la mayoría menores de edad.

Los datos fueron relevados entre 1 de enero y el 31 de Mayo de 2018 y se presentan en el “Informe de Investigación de Femicidios” del Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano”, coordinado por La Asociación Civil La Casa del Encuentro.

En diálogo con Página/12, Ada Rico, presidenta de la organización, analizó los resultados. En estos cinco primeros meses del año, le llamaron la atención algunos datos.

Entre ellos:

la cantidad de travesticidios, fueron 4 en cinco meses;
el número de mujeres migrantes asesinadas, fueron 6, mientras que en 2017 habían sido 10 en todo el año;
la edad de las víctimas, hay muchas muy jóvenes, y con hijos e hijas muy pequeños. “Hay 107 hijos de los cuales el 71 por ciento son menores de edad, son muy chiquitos, porque las mamás son muy jóvenes. Es altísimo. Nunca dio tanto”, comentó.

“Comparando con el mismo período del 2017, hubo un descenso del 12 por ciento en la cantidad de femicidios. Pero siempre hay que esperar el año completo para poder evaluar”, apuntó. También señaló que se repite la poca cantidad de denuncias. Solo un 12 por ciento de mujeres recurrieron a esta instancia para cortar la violencia. “No hacen la denuncia porque sienten que la justicia no las va a proteger. Lo que más quiero remarcar es la necesidad de capacitación de la justicia. Todo esto que tenemos es producto de que la justicia tiene fallos sexistas y las mujeres no se animan a denunciar porque los efectores de justicia no tienen capacitación suficiente”, dijo.

El informe reclama la necesidad de: Capacitaciones obligatorias a jueces/fiscales/abogadxs y fuerzas de seguridad en materia de género. Inclusión de la perspectiva de género en los concursos a cargos en el Poder Judicial, Ministerio Público y Ministerio de Defensa.

Victimarios

De los 114 femicidios registrados por los medios entre enero y mayo de 2018, la mayor parte fueron producidos por parejas o ex parejas: 44 fueron producidos por esposos – parejas – novios, y 25 por ex esposos – ex parejas – ex novios.

Estos hombres tienen en su mayoría entre 31 y 50 años (39 casos), luego le siguen los que tienen entre 18 y 30 años (27) y en tercer lugar, los que tienen entre 51 y 65. Llama la atención la presencia de 5 victimarios de entre 13 y 18 años.

20 hombres se suicidaron luego de matar.

Lugar del hecho

La vivienda sigue siendo el lugar más inseguro para las mujeres que sufren violencia. La mayor parte de los femicidios ocurrieron en sus casas (33) o en las que compartían con el victimario (26). Le siguen en cantidad, otras viviendas (10) y vía pública (9).

En cuanto a las provincias donde se produjeron estos femicidios, Buenos Aires encabeza la lista con 34, le sigue Santa Fe con 13 (ver aparte) y luego Córdoba con 10. Sin embargo la tasa de femicidios cada 100 mil habitantes ubica a Neuquén a la cabeza con un 0,91, luego sigue Chaco con 0,76 y en tercer lugar se ubica Tucumán con 0,55.

Cómo las mataron

Fueron apuñaladas 27 mujeres, 25 baleadas, 17 golpeadas, 10 estranguladas y 9 incineradas. “Las mujeres incineradas es un número alto porque además hay dos que están graves. El año pasado fueron 11 en todo el año”, dijo Ada Rico.

La creatividad y la saña con que los hombres dan muerte a las mujeres no tiene límites: las hubo asfixiadas, degolladas, ahorcadas; y también por traumatismos, hacha y machete, y sobredosis.

Hubo 3 mujeres asesinadas en presunción de prostitución o trata y 11 con indicios de abuso sexual.

Víctimas colaterales

El total de hijas e hijos que quedaron huérfanos porque su madre fue asesinada en lo que va del año asciende a 107, de los cuales 76 son menores de edad. En ese sentido, Rico hizo hincapié en la necesidad de que la Cámara de Diputados apruebe la ley de reparación económica para hijos e hijas de víctimas de femicidios, conocida como ley Brisa. “Tiene sanción del Senado del año pasado, y todavía no la trataron en Diputados. Estamos hablando de una cantidad muy elevada de menores de edad que se beneficiarían”, dijo. La Ciudad de Buenos Aires fue la primera en aprobar, en agosto del año pasado, la ley n° 5.861 de “Reparación económica para niñas, niños, adolescentes y jóvenes víctimas colaterales de femicidios”, que otorga un monto económico equivalente a una jubilación para niños, niñas, adolescentes y jóvenes hasta 21 años, cuya madre haya sido víctima de un femicidio por parte de su padre. Hasta el momento, 11 víctimas tramitaron y están cobrando la asignación, proyecto impulsado por La Casa del Encuentro y presentada por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.

En estos momentos hay varios proyectos para modificar la ley con el objetivo de que, sin importar quien haya sido el femicida, los chicos y chicas que quedan huérfanos puedan cobrar esta asignación mensual.

Página 12


VOLVER