Nicaragua: más muertes en protestas y Almagro pide adelantar las elecciones

ANPDH reporta 5 muertos en protestas en Masaya

Al menos cinco personas murieron en los enfrentamientos del sábado en la ciudad de Masaya entre civiles y la Policía Nacional apoyada por grupos afines al Gobierno de Daniel Ortega, reportó ayer una ONG, mientras que la Iglesia denunció que una de las víctimas fue ejecutada por una agente policial.

Las víctimas son Junior Gaitán, de 15 años, Donald López, de 27, Rigoberto Carballo, de 28, Eduardo López, de 37 años, y una persona que aún no ha sido identificada, dijo a periodistas el secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva Sánchez.

Asimismo el sacerdote Edwin Román, párroco de la iglesia San Miguel en Masaya, aseguró a los periodistas que Donald López “fue ejecutado” por una oficial que le disparó al pecho cuando estaba detenido e indefenso.

“El joven le dijo: ‘si me vas a matar, mátame’, y la mujer policía lo ejecutó. Cayó enfrente de la parroquia San Miguel”, afirmó el religioso.

El enfrentamiento, según el organismo humanitario, se produjo cuando simpatizantes del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, apoyados por la Policía Nacional, intentaron desalojar a un grupo de civiles que mantienen una barricada en ese lugar.

Leiva y Román hablaron con los periodistas este domingo tras mediar para la liberación de las personadas detenidas el sábado en Masaya, un total de 32 según la cifra disponible, de las cuales 21 fueron puestas en libertad y 11 son investigados.

Hoy se cumplen en Nicaragua 48 días de una crisis sociopolítica, la más sangrienta desde los años 80, que ha dejado 108 muertos y cerca de un millar de heridos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas contra el gobierno de Ortega comenzaron el pasado abril por unas fallidas reformas a la seguridad social, y se acentuaron como consecuencia de las muertes de personas ocurridas durante las manifestaciones.

Un informe elaborado por una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que visitó Nicaragua entre el 17 al 21 de mayo pasado alertó de posibles ejecuciones extrajudiciales con francotiradores en algunas zonas del país, y “graves violaciones de derechos humanos”.

Diario Metro


Almagro: el camino es adelantar elecciones

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo a la Voz de América que el camino para resolver la crisis sociopolítica en Nicaragua es adelantar las elecciones a la brevedad posible.

El camino para Nicaragua son “elecciones tan adelantadas como se puedan hacer, tan a la brevedad como se puedan hacer y que contemos los votos bien de la gente, punto”, señaló Almagro.

“Otros quieren que instalemos a otro gobierno en el poder sin contar con nada de esto (elecciones transparentes), y eso ni de casualidad, no cuenten con la organización (OEA) para avalar ninguna chanchada de esa”, agregó.

Los días 4 y 5 de junio se celebrará la 48 asamblea general de la OEA en Washington. Almagro explicó que “el temario de la Asamblea no depende del secretario general, depende de las iniciativas de los países”.

“El tema Venezuela sí está incluido en la agenda, el tema de Nicaragua no ha sido incluido. Si hay iniciativa (para incluir el tema de Nicaragua) y esa iniciativa es votada, sería una buena idea”, comentó el secretario general de la OEA.

CIDH alerta

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) alertó este viernes de una “nueva etapa de represión” en Nicaragua con ataques a manifestantes desarmados y reiteró su llamado “urgente” al Gobierno de Daniel Ortega para que desmantele las fuerzas “parapoliciales”.

En una entrevista con EFE, el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, dijo haber detectado “nuevas prácticas represivas” durante la denominada “Madre de todas las marchas”, convocada por el Movimiento Madres de Abril y en apoyo a las 83 mujeres que hasta entonces habían perdido a sus hijos durante las protestas.

“La Comisión ha recibido nuevas informaciones que nos indican que hay una nueva etapa de represión en el país”, avisó Abrão.

“Hemos visto nuevas prácticas represivas, como el secuestro de estudiantes y manifestantes, ataques a autobuses que llevaban a las personas para salir de las universidades donde estaban atrincheradas, ataques a personas mayores y particularmente lo que pasó el día de las marchas de las madres”, explicó Abrão.

“Fue un ataque a la población desarmada, a la población civil y sin respetar el Día de las Madres. Nos parece que claramente indica un aumento de la represión”, continuó.

El Gobierno nicaragüense, a través de su canciller, Denis Moncada, culpó este jueves de la violencia a la oposición y negó la existencia de “fuerzas de choque” o grupos paramilitares afines a Ortega.

ONU insiste en misión

La Oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) pidió por segunda vez al Gobierno de Nicaragua autorizar el ingreso de una legación de la ACNUDH al país, para recabar información y verificar las denuncias de violaciones de los derechos humanos, indica un comunicado.

“Reiteramos nuestra solicitud hecha el 7 de mayo a las autoridades nicaragüenses de que nos otorguen acceso inmediato al país para que podamos, de acuerdo con el mandato de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, recopilar información de primera mano sobre lo sucedido durante las protestas y promover acciones concretas para prevenir nuevas violaciones de los derechos humanos”, dijo Liz Throssell, portavoz del alto Comisionado de las Naciones Unidas.

El Nuevo Diario


Excancilleres de Nicaragua piden a la OEA discutir crisis en Asamblea General

Cuatro excancilleres de Nicaragua solicitaron al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que se discuta la crisis del país durante la Asamblea general del organismo, que se celebra el cuatro y cinco de junio en Washington, capital de Estados Unidos.

La reunión de los cancilleres, en la sesión, es antecedida por otra de embajadores que luego pasan los temas a los jefes de diplomacia de los países miembros. La represión gubernamental a las protestas ciudadanas, iniciadas el 18 de abril pasado, han dejado más de un centenar de muertos y más de mil heridos, explicaron en una carta dirigida a Almagro los excancilleres Francisco Aguirre Sacasa, Norman Caldera, Eduardo Montealegre y Enrique Dreyfus.

Consultado vía telefónica, Caldera explicó que existe la posibilidad de “abrir otra reunión de consulta para decir que es lo que está recomendando para Nicaragua: instruir al secretario general que haga las cosas haga más rápido, que las publique, que no queden en secreto”.

La misiva fue enviada a la OEA por los excancilleres el pasado 31 de mayo, pero fue divulgada hasta este domingo. Los diplomáticos pidieron una “apreciación colectiva” de la situación, apoyados en el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana (CDI). En ese artículo, se establece la posibilidad de realizar esa apreciación en Estados “en los que se produzca una alteración del orden constitucional que gravemente su orden democrático”, lo que ocurre para ellos en el caso de Nicaragua.

Almagro ha sido cuestionado por la sociedad civil y la oposición de Nicaragua, porque le consideran cómplice de Ortega, a quien no llama dictador. Sus críticos han señalado que al caudillo nicaragüense lo trata con delicadeza, contrario a Nicolás Maduro de Venezuela, aunque ambos son tiranos.

Los excancilleres no han hecho referencia en su carta a las críticas a Almagro, y han centrado su petición en lo establecido en la Carta Democrática Interamericana (OEA).

Argumentos jurídicos

Su solicitud la basaron en dos criterios: el primero que la violación de derechos humanos es considerada una grave alteración al orden democrático (sentencia del comité jurídico Interamericano, 2009) y el reciente informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que informó de muertes, agresiones y detenciones arbitrarias durante las manifestaciones ciudadanas.

“Durante más de una década los nicaragüenses hemos sufrido actuaciones arbitrarias de todos los poderes del Estado, corrupción y enriquecimiento ilícito de funcionarios públicos, reiterados fraudes electorales, cancelación de personalidades jurídicas y alteraciones a la representación legal de partidos opositores, ataques contra los medios de comunicación, partidirización del aparato estatal, irrespeto a la autonomía municipal, persecución a líderes políticos independientes, y a defensores de derechos humanos, destitución de diputados opositores, represión policial y parapolicial contra las manifestaciones públicas de la oposición y los movimientos sociales, detenciones ilegales y torturas”, dijeron.

Explicaron que la crisis actual es el resultado de la represión policial y parapolicial contra estudiantes universitarios que realizaron marchas pacíficas y desarmadas, en las principales ciudades del país, protestando contra el deterioro de la institucionalidad democrática. Desde 2007, Ortega ha logrado ese deterioro “con el objetivo logrado de gobernar dictatorialmente, sin sujeción de leyes, y perpetuarse en el poder al margen de la voluntad popular”.

La Prensa


Movimientos sociales instan a realizar protestas constantes en Nicaragua

Movimientos sociales y organizaciones de la sociedad civil decidieron articular esfuerzos para garantizar marchas o plantones permanentes en las calles de toda Nicaragua, para exigir justicia por las personas que han sido asesinadas en las protestas contra el Gobierno y presionar a los empresarios para que se decidan a realizar un paro nacional.

De acuerdo con un comunicado de los movimientos sociales, la crisis sociopolítica que hay en Nicaragua ha despertado un alto nivel de conciencia ciudadana, “desenmascarado al Gobierno como una dictadura corrupta y genocida”, alcanzado una organización nacional y desarrollando una capacidad de movilización ciudadana masiva y permanente.

“La articulación de movimientos sociales y organismos de la sociedad civil llama al heroico pueblo de Nicaragua a desarrollar un paro nacional cívico ciudadano para seguir empujando que la familia Ortega Murillo se vaya cuanto antes del poder”, dice el comunicado.

“Juntémonos todos y fortalezcamos la organización en los territorios… Formemos comisiones de organización, logística, seguridad y autodefensa, salud, y comunicación. Fortalezcamos los tranques y levantemos nuevos; así como barricadas. Llamamos a la desobediencia civil, que es legal, pues es un derecho establecido en la Constitución Política”, agrega el documento.

La Prensa


Artistas se manifiestan por la Paz y el Diálogo en Nicaragua

Artistas del canto y la danza, se presentaron la tarde de este sábado en la tarima de la cultura en la Avenida de Bolívar a Chávez, para manifestarse a favor de la Paz y el Diálogo en Nicaragua.

Los artistas expresaron su total repudio a los actos de violencia que vienen desarrollando los grupos criminales de la derecha golpista, en perjuicio de la paz social y el bienestar del pueblo.

“No queremos más violencia en las calles. Queremos paz, queremos un país como el que veníamos trazando, con desarrollo, un país con alegría, con progreso notable”, dijo el folclorista Álvaro Ramírez.

Para Rosa Hernández, en estos momentos difíciles, el pueblo nicaragüense debe permanecer unido, en oración, pidiendo a Dios que llene de amor los corazones de las personas que están haciendo tanto daño a Nicaragua.

“No es justo que nos roben la tranquilidad unos delincuentes, no es posible que nos destruyan todo el progreso que se había logrado en los últimos once años. Queremos paz, queremos estar unidos en amor y solidaridad”, sostuvo.

Las familias que asistieron al evento, destacaron el espíritu que llena a estos artistas que están promoviendo una sociedad de cultura y paz, alimentando las conciencias de valores plenos en la fe y el amor.

Durante el acto cultural, la militancia sandinista presente, se dio un inmenso abrazo y apretón de mano solidario por la paz, y expresaron que seguirán hasta el final clamando a Dios para recobrar la tranquilidad de Nicaragua.

El 19 Digital


Vicepresidenta de Costa Rica pide al Gobierno de Nicaragua cesar la represión

La vicepresidenta de Costas Rica, Epsy Campbell, pidió al gobierno del presidente Daniel Ortega un cese “inmediato a la represión” en contra de los manifestantes en Nicaragua.

“Una vez más, el Gobierno de Costa Rica solicita al Gobierno de Nicaragua el cese inmediato de la represión a los manifestantes que participan en las protestas”, escribió en Twitter la también canciller costarricense.

Campbell demandó que se respete y garantice el goce “pleno del derecho a manifestarse, a la libertad de expresión y a que la participación política de la población sea garantizada”.

Asimismo, la vicepresidenta pidió al gobierno de Nicaragua alcanzar una solución democrática a la grave crisis sociopolítica que atraviesa el país.

“Costa Rica pide al gobierno de Nicaragua alcanzar una solución democrática a esta grave crisis; una solución en la que, por la vía del diálogo y la mediación, se obtenga una salida pacífica en la que no haya más víctimas”, indicó Campbell.

El viernes, dos días después de la masacre en la marcha Madres de abril, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, manifestó su preocupación por los violentos hechos ocurridos en Nicaragua y añadió que Costa Rica ha mantenido una posición acorde con lo planteado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y que está recibiendo los análisis de distintas instituciones en esa materia.

Hoy se cumplen en Nicaragua 48 días de una crisis sociopolítica, la más sangrienta desde los años 80, que ha dejado más de 100 muertos y cerca de un millar de heridos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas contra el gobierno de Ortega comenzaron el pasado abril por unas fallidas reformas a la seguridad social, y se acentuaron como consecuencia de las muertes de personas ocurridas durante las manifestaciones.

Un informe elaborado por una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que visitó Nicaragua entre el 17 al 21 de mayo pasado alertó de posibles ejecuciones extrajudiciales con francotiradores en algunas zonas del país, y “graves violaciones de derechos humanos”.

El Nuevo Diario


VOLVER