Panamá: la Corte Suprema se declara competente e investigará al expresidente Martinelli por espionaje

82

CSJ no declina competencia y sigue proceso a Martinelli por espionaje

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) rechazó una petición de la defensa del expresidente Ricardo Martinelli para que declinara la competencia en el proceso que le sigue al exgobernante por las escuchas supuestamente ilegales.

El juez de garantías del caso, Jerónimo Mejía, anunció la decisión después de la medianoche y tras una sesión que comenzó a las 6:00 p.m., con nueve horas de retraso.

Mejía explicó que su competencia quedó fijada en el acto de acusación, el 9 de octubre de 2015, y que, según la ley vigente, esa competencia no se pierde con la renuncia de Martinelli al Parlamento Centroamericano, que aún ayer no se había concretado.

Mejía: el juez de garantías y el pleno mantienen competencia

Mejía –en funciones de juez de garantías– negó la solicitud de la defensa de Martinelli para que declinara la competencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en el proceso de los pinchazos, tras su renuncia como diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen).

“Este juez mantiene, retiene y no pierde ni perderá la competencia, ni [lo hará] el pleno de la Corte Suprema de Justicia, por una pérdida del cargo de diputado”, señaló Mejía al dictar su fallo pasada la medianoche de hoy, en el reinicio de la audiencia de acusación.

“Todo indica que judicialmente el señor Martinelli, a las 12:10 a.m. de hoy, sigue siendo diputado del Parlacen y la Corte sigue manteniendo competencia sobre su proceso”, indicó el magistrado.

De acuerdo con la sentencia de Mejía, la competencia del juez de garantías quedó establecida en el acto de acusación del 9 de octubre de 2015, presentado por el magistrado fiscal, Harry Díaz.

El 9 de octubre de 2015, el magistrado Díaz presentó un escrito de acusación, en el que pidió enjuiciar a Martinelli por la supuesta comisión de cuatro delitos: interceptación de telecomunicaciones sin autorización judicial; seguimiento, persecución y vigilancia; peculado por malversación y peculado de uso. Díaz solicitó una condena de 21 años de prisión.

Mejía argumentó que dicha competencia no es declinable, de acuerdo con la normativa legal vigente. Y es que al momento de la acusación Martinelli tenía la condición de diputado del Parlacen y todavía anoche la mantenía, pero si no fuese así, ni el juez ni la Corte perderían la competencia del proceso.

Mejía citó los artículos 243 y 244 del Código Judicial, en los que se desarrolla que la competencia es improrrogable y que la misma no puede ser suspendida por ninguna de las partes.

“No puede dejarse que la voluntad de una persona violente todo el sistema”, dijo Mejía con respecto al pedido de la defensa de Martinelli.

También indicó que las reglas del juego no se pueden variar en la fase intermedia, en la que actualmente se encuentra el proceso.

La defensa de Martinelli, por intermedio del abogado Carlos Carrillo, anunció que apelaría la decisión del juez, pero Mejía le dejó claro que, de acuerdo con la ley vigente, la decisión con respecto a la competencia, en los casos de diputados, no es apelable ni ante él ni ante el pleno.

Llamado de atención

El juez de garantías también hizo un llamado de atención a los abogados defensores. Les indicó que entiende su derecho de ejercer la defensa legal con vehemencia, pero los exhortó a no constituirse en obstáculo para dilatar el proceso.

Instó a los abogados a informar a su cliente sobre la fase en que se encuentra el proceso y que este no se puede retrasar por el hecho de que no se tome sus medicamentos.

Audiencia sigue

Mejía anunció que mañana miércoles, a partir de las 9:00 a.m., continuará la audiencia de acusación al expresidente Martinelli, concretamente en la fase de alegatos previos.

Reacciones

La ex candidata presidencial del PRD Balbina Herrera, querellante en el proceso, manifestó que el fallo del juez “es una demostración de que la justicia no puede ser manipulada al antojo de una persona”.

Por su parte, el abogado Carlos Herrera Morán, abogado del médico Mauro Zúñiga, víctima de los pinchazos, indicó que la defensa de Martinelli recibió un duro golpe, ya que el proceso seguirá en la Corte Suprema de Justicia.

El inicio

La audiencia empezó con nueve horas de retraso, ya que Martinelli se rehusó a acudir al acto, alegando que su condición de salud estaba deteriorada y que con la presentación de su carta de renuncia al Parlacen la Corte no tenía competencia para conocer su proceso.

Pero fue trasladado a las 6:00 p.m. para que concurriera a la audiencia de acusación, inicialmente programada para las 9:00 a.m.

Martinelli llegó en silencio, esposado y escoltado por agentes de seguridad, en una camioneta acompañada de una caravana de, por lo menos, cinco vehículos y una ambulancia. Lucía menos animado que en las otras dos ocasiones en las que compareció.

Alegaciones previas

Una vez iniciada la audiencia, la defensa de Martinelli indicó al juez de garantías que el acto debía suspenderse, porque la vida de este corría peligro tras detectársele una arritmia cardiaca y la presión arterial alta.

La defensa hizo entrega de un electrocardiograma efectuado por paramédicos del 911, en el que, según el abogado Carlos Carrillo, quedaba claro que su cliente era en ese momento propenso a que le dé un paro cardiaco, por lo que pidió que se le llevara a un hospital.

En tanto, el juez dijo desconocer dicho informe, pues él había sido informado por funcionarios del Sistema Penitenciario de que Martinelli estaba en condiciones de salud para ser trasladado y enfrentar la audiencia.

Mejía señaló que fue informado que desde el viernes pasado Martinelli empezó una huelga de hambre y había decidido no tomar los medicamentos contra la hipertensión arterial.

Luego, el juez pidió que interviniera el médico de la cárcel El Renacer, donde Martinelli permanece detenido desde el 11 de junio pasado, tras su extradición desde Estados Unidos.

Acto seguido, se escuchó el testimonio del médico Feliciano Eloy Maure, de El Renacer, quien dijo que fue él quien ordenó el electrocardiograma a Martinelli en el penal. “No estoy aquí para joder a nadie […]. En estos momentos, no hay nada que comprometa su vida”, dijo Maure, quien aclaró, de paso, que no era necesario hospitalizar al acusado.

El juez Mejía indicó que quedaba claro que la vida del expresidente no corría peligro y procedió con la audiencia.

El magistrado fiscal de la causa, Harry Díaz, acotó que no se podía estar en cada audiencia tratando el problema de salud del expresidente Martinelli.

El exgobernante habla

“Usted no gusta de mí, me odia, por razones que desconozco, pero eso no importa. Yo quería venir aquí. Me siento un perseguido político, me vulneran mis derechos y mi salud”, le dijo el expresidente Ricardo Martinelli al magistrado juez de garantías al hacer uso de la palabra.

“A mí me dijeron que el magistrado me quería aquí vivo o muerto”, remarcó el exgobernante.

Inmediatamente, Mejía lo interrumpió y le aseguró que lo que le dijeron es falso. Mejía negó tener “sentimientos de animadversión” contra nadie y que el exgobernante fue llevado a la audiencia siguiendo los protocolos de la Dirección General del Sistema Penitenciario.

Recusación

A través del abogado Luis Eduardo Camacho González, la defensa de Martinelli presentó una recusación contra el propio juez Mejía.

Antes de explicar el recurso, Camacho se quejó ante el juez de que la Secretaría General de la Corte no le recibió dicho documento.

Según Camacho, la causa alegada es que Mejía había actuado en distintas etapas del proceso: declaró a Martinelli “en rebeldía”, solicitó su detención al pleno de la Corte y gestionó una nota a la Cancillería para solicitar la extradición del acusado a Estados Unidos, entre otras diligencias.

“Los jueces de garantías no son los que intervienen en las otras etapas, como es la fase intermedia”, alegó Camacho. También se refirió a lo que denominó “un temor fundado de parcialidad”.

“Usted adelantó criterios con respecto a temas que nosotros vamos a plantear”, agregó el abogado.

En tanto, el fiscal Díaz replicó que la recusación era “extemporánea”.

Adicionalmente, recordó que el artículo 55 del Código Procesal Penal señala que “la recusación solo procederá por motivos anteriores al inicio del proceso”, y no “por el proceso en sí”.

En tanto, Mejía respondió que cuando se ha “sentido” impedido y el pleno no acepta su solicitud de impedimento, se abstiene de votar. Pero remarcó que esa no es la actual situación.

“Yo, en este expediente, no me siento en absoluto impedido”, dijo, y citó el artículo 485 del Código Procesal Penal, que señala: “El magistrado que ejerce las funciones de juez de garantías será reemplazado por su suplente en el juicio. Dicho magistrado también tendrá a su cargo la etapa intermedia del juicio”. Su suplente es Luis Mario Carrasco.

Igualmente, se negó a recibir el escrito de recusación de la defensa, “porque eso es absurdo. No puedo recibir una recusación contra mí mismo”.

La Prensa


Martinelli se presenta obligado a la audiencia por “Caso Pinchazos”

El trasladado del expresidente, Ricardo Martinelli desde el centro penitenciario El Renacer hacia la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para decidir si finalmente va a juicio por cargos de espionaje se inició a las 5:30 de este lunes 25 de junio
Con nueve horas de retraso inicia la audiencia intermedia solicitada por el magistrado fiscal Harry Díaz para la formulación de la acusación a Ricardo Martinelli, que estaba programada para las 9:00 a.m en el segundo tribunal de justicia de la CSJ.

El expresidente se negaba a ser trasladado a comparecer por lo que la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) del Ministerio de Gobierno informó que para realizar la conducción se basaron en el Decreto 393 de 2005, que establece que las diligencias judiciales son de carácter obligatorio y que de negarse a cumplir voluntariamente, le será exigida.

La Corte Suprema de Justicia informó que la audiencia de acusación contra Martinelli es por la supuesta comisión de los delitos contra la inviolabilidad del secreto y el derecho a la intimidad, y contra la administración pública.

Martinelli está acusado en Panamá de malversar fondos para crear una red de espionaje que alcanzó a 150 personas durante su mandato (2009-2014), incluyendo periodistas y políticos, muchos de ellos críticos con su gestión.

Por su condición de diputado del Parlamento Centroamericano, los casos contra el expresidente deben ser tratados por la Corte Suprema y no por la justicia ordinaria.

Panamá On

Más notas sobre el tema