Paraguay: liberan a una de las campesinas condenadas por la Masacre de Curuguaty a seis años del golpe a Lugo

9

Caso Curuguaty: Corte dispone la libertad de Lucía Agüero

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia dispuso este jueves la libertad de Lucía Agüero, quien fue condenada a seis años de prisión por la masacre de Curuguaty. La mujer guarda prisión domiciliaria.

La Sala Penal decidió hacer lugar al habeas corpus reparador presentado por el abogado Pablo Aguayo. Por medio de la acción, pidió que la mujer sea liberada, tras cumplirse los seis años de su condena.

El documento fue firmado por los camaristas Cristóbal Sánchez, Emilio Rolón y Arnaldo Martínez. La resolución dispone la inmediata libertad de la procesada Lucía Agüero Romero.

La sentencia de la mujer aún no está firme, ya que sigue pendiente de su casación, informó el periodista Raúl Ramírez.

Lucía Agüero fue condenada a seis años de prisión por su participación en el trágico hecho donde 11 campesinos y seis policías perdieron la vida el 15 de junio del 2012. A este caso se lo conoce como la masacre de Curuguaty.

Última Hora


Caso Curuguaty: preguntas sin respuestas

A seis años del “desalojo” que provocó la muerte de once campesinos y seis policías en Paraguay, además de la salida del poder de Fernando Lugo, sigue con un sinfín de respuestas que desencadenan en irregularidades.

Fue un 15 de junio de 2012 cuando un comando de 324 efectivos policiales, encabezado por el Grupo Especial de Operaciones, ingresaron a las tierras de “Marina kue” (Curuguaty) donde se desató una masacre que hasta hoy día queda inconclusa. Los campesinos esperaban un diálogo, pero se encontraron “con la orden inequívoca de sacarlos a como dé lugar”, como narra el libro La Masacre de Curuguaty: golpe sicario en el Paraguay de Julio Benegas Vidallet.

¿Lo siguiente? Muertes, en plural, las de once campesinos y seis policías. Y confusión, mucha confusión. Posteriormente llegó una investigación judicial que levanta sospechas: la hipótesis del fiscal del caso es que 70 campesinos y campesinas, entre ellos algunos menores de edad, habrían emboscado con escopetas de caza a 324 policías fuertemente armados. Por ahora, ninguna de las muertes de campesinos ha sido investigada.

Los imputados sólo vienen de un lado: ocho campesinos y cuatro campesinas han sido acusados. Cinco de ellos están en la cárcel y seis en prisión domiciliaria tras protagonizar en 2012 una huelga de hambre en prisión de casi 60 días; además hay un adolescente que se auto inculpó y otra joven que está en libertad condicional, a los que hay que sumar más de cincuenta procesados. Ningún policía entre ellos. Las acusaciones son tres: tentativa de homicidio doloso, invasión criminal e invasión de inmueble ajeno.

Las irregularidades en el proceso han sido condenadas por casi la totalidad de las organizaciones internacionales de derechos humanos, incluyendo a los principales órganos de Naciones Unidas.

También se enfrenta a críticas como la ausencia de autopsias a los cadáveres, las detenciones arbitrarias de personas que no estaban en el lugar de los hechos y la falta de toma de declaraciones a los sobrevivientes y testigos, a quienes se persiguió.

Cabe resaltar que 22 balas acabaron con la vida del dirigente campesino Vidal Vega, cuando colaboraba con los organismos que llevaban una investigación paralela a la de la fiscalía.

La pregunta “¿qué pasó en Curuguaty?” recorrió el país y el mundo, demanda hasta hoy a los sectores de poder y a toda la ciudadanía en la lucha por la justicia y la libertad. Muchos de las paraguayas y paraguayos tienen por seguro que lo ocurrido no fue casualidad, y los que se encuentran hoy en la cárcel son inocentes, mientras los verdaderos criminales siguen libres y las tierras que son públicas siguen siendo usurpadas.

DX


Paraguay: A 6 años del golpe parlamentario contra Fernando Lugo

Este viernes se cumplen seis años del golpe parlamentario contra el Gobierno de Fernando Lugo en Paraguay, en el que se transgredió el orden constitucional en la nación, a través de un denominado juicio exprés, que derivó en la destitución del mandatario constitucional.

Pese a ser víctima de una conspiración orquestada por sectores opositores, Lugo volvió a la política en 2013 y actualmente un lugar en el Senado por el partido Frente Guasú, hasta el 2018.

A su vez, el Frente Guasú se consolida como la tercera fuerza política de la nación, tras romper en 2008 más de 70 años de hegemonía del Partido Colorado al ser elegido Lugo como presidente en los comicios de ese año.

¿Cómo se gestó el golpe?

Bajo los cargos de “mal desempeño en sus funciones” y una masacre sobre sus hombres (Curuguaty), Fernando Lugo, presidente de la nación el 20 de abril de 2008, fue obligado a abandonar el cargo cuatro años más tarde, el 22 de junio de 2012 por la realización de un juicio político calificado de exprés e impulsado por la oposición.

“Hubo un golpe de Estado parlamentario en el que los argumentos para un juicio político no tienen ningún valor y fueron rebatidos ampliamente por los defensores”, denunció Lugo en 2012.

Lugo fue apartado del cargo por petición de la Cámara de Diputados (instancia acusadora) por mayoría (76 votos contra 1), por lo que la Cámara Baja aprobó el libelo acusatorio para someterlo a juicio político.

Posteriormente, Federico Franco, quien era el vicepresidente de Lugo, fue el que asumió de forma interina la presidencia tras el golpe parlamentario.

TeleSur

Más notas sobre el tema