Alto funcionario de EEUU confirma planes de invasión militar de Trump contra Venezuela

Alto funcionario de EEUU confirmó planes de invasión militar de Trump contra Venezuela

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planteó en agosto del año pasado invadir militarmente a Venezuela, confirmó este miércoles un alto funcionario del gobierno norteamericano a la agencia estadounidense Associated Press (AP).

La información divulgada por el referido medio revela con detalle las reuniones que sostuvo Rex Tillerson -ex secretario de Estado- y el ex consejero de Seguridad Nacional, H. R. McMaster, con Trump, a quien le explicaron, por separado, que un ataque militar contra Venezuela traerían consecuencias negativas para Washington en la región.

Sin embargo, según indica AP en su información, Trump insistió en su idea y puso como ejemplo “exitoso” las invasiones militares contra Granada (1983) y Panamá (1989) que dejaron miles de civiles muertos.

Asimismo, señala que increpó sobre estos planes al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, según indica el medio con información confirmada por dos altos cargos del gobierno de Colombia.

Estos encuentros sucedieron el 10 de agosto de 2017. Días previos Trump impuso sanciones unilaterales a funcionarios del gobierno venezolano y contra Pdvsa, principal empresa del país.

El 11 de ese mismo mes, Trump declaró a la prensa, desde Nueva Jersey, que su gobierno tenía sobre la mesa la “opción militar” contra Caracas.

En septiembre, durante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, Trump volvió a asomar estos planes durante una cena privada a Santos y a otros tres presidentes de la región que no se detallan.

Estos planes del presidente de EEUU —que están sustentados con la declaración firmada por Barack Obama que declara a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria” — han sido ampliamente condenados y denunciados por el gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro, y subestimados por la campaña mediática que promueve la derecha nacional e internacional.

Durante un acto de ascenso militar realizado este miércoles, Maduro ratificó su rechazo a los planes intervencionista de Washington y ordenó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) a no bajar la guardia.

“Nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana no puede bajar la guardia ni un segundo porque defenderemos el derecho más grande que tiene la patria en toda su historia, el derecho más grande que tiene nuestro pueblo que es a vivir en paz, con dignidad, con nuestra propia identidad”, expresó Maduro.

De igual forma, indicó que los planes intervencionistas de Trump se dieron después de que dirigentes de oposición visitaran a la Casa Blanca.

AVN


Presidente Nicolás Maduro: Jamás una intervención de EE UU resolverá problemas de Venezuela

El presidente de la República, Nicolás Maduro ratificó su rechazo a los planes intervencionistas de Estados Unidos y señaló que una operación de este tipo jamás resolverá la situación interna del país.

Durante un acto de ascenso de funcionarios militares, Maduro reiteró su condena a los planes que orquestó el gobierno de Estados Unidos, liderado por Donald Trump, que según un cable de la agencia AP, presionó a sus asesores en agosto del año pasado para invadir al país latinoamericano.

Maduro recordó que en su momento el Gobierno denunció estos planes y que parte de la campaña psicológica y mediática contra el pueblo es subestimar estas advertencias.

“Todavía en la campaña mediática y en la guerra psicológica diaria hay gente que repite y hay gente que cree que es mentira que el imperio estadounidense agrede, amenaza y bloquea a Venezuela”, dijo el jefe de Estado. El país” debe seguir defendiendo su derecho a atender sus propios problemas con sus propias soluciones no será jamas una intervención militar del imperio estadounidense una solución para los problemas de Venezuela jamás”, agregó.

La información divulgada por el referido medio revela con detalle — y citando como fuente a un alto funcionario— las reuniones que sostuvo Rex Tillerson -ex secretario de Estado- y el ex consejero de Seguridad Nacional, H. R. McMaster, con Trump, a quien le explicaron que un ataque militar contra Venezuela traerían consecuencias negativas para Washington en la región.

Sin embargo, según indica AP en su información, Trump insistió en su idea y puso como ejemplo “exitoso” las invasiones militares contra Granada (1983) y Panamá (1989) que dejaron miles de muertos.

Ante esto, el jefe de Estado venezolano condenó esta postura de su par estadounidense, y expresó: “Hay que ver la visión supremacista y criminal de quienes gobiernan los Estados Unidos al reivindicar la masacre de Granada y la masacre de Panamá que aun duele como herida abierta en el cuerpo de espiritual de América Latina y El Caribe”.

Asimismo, Maduro refirió que la información indica que Trump presionó a presidentes de gobiernos de la derecha aliados al imperialismo, como Juan Manuel Santos de Colombia para apoyar su idea intervencionista.

También detalló que esta idea surgió del mandatario estadounidense luego de una visita que hicieran dirigentes de oposición a Washington, por lo que llamó a fortalecer la unión cívico-militar ante cualquier escenario de agresión.

“Nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana no puede bajar la guardia ni un segundo porque defenderemos el derecho más grande que tiene la patria en toda su historia, el derecho más grande que tiene nuestro pueblo que es a vivir en paz, con dignidad, con nuestra propia identidad”, expresó Maduro.

En agosto del 2017, Trump arreció su campaña contra el país suramericano y asomó por primera vez la “opción militar” contra Caracas.

“Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar si es necesario”, expresó el mandatario desde su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey, el 11 de agosto de 2017, tras imponer sanciones a funcionarios del Gobierno venezolano.

Noticias 24


ANC abrirá investigación ante los planes intervencionistas de EEUU contra el país

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, anunció que este jueves el Poder Originario abrirá una investigación sobre los planes del presidente de los Estados Unidos (EEUU), Donald Trump, sobre una invasión contra Venezuela.

Durante el programa Con el Mazo Dando transmitido por VTV, comentó la noticia que difundió este miércoles un cable de la agencia AP que confirma que a mediados de agosto de 2017 el presidente Trump solicitó a sus asesores invadir a Venezuela.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, condenó estos planes intervencionistas de EEUU y ratificó su compromiso en defender la soberanía y la paz de los venezolanos.

Cabello denunció que Trump pidió un invasión como una solicitud hecha por dirigentes de la oposición venezolana, quienes visitaron a la Casa Blanca, tal y como lo condenó el jefe de Estado previamente.

“Yo este caso lo voy a llevar mañana mismo a la Asamblea Nacional Constituyente para que se habrá una investigación. Ya basta de verdad de los traidores a la patria”, dijo el dirigente, quien condenó las agresiones de EEUU.

Las fuerzas políticas estadounidenses sostienen un asedio político y económico contra Venezuela, especialmente mediante sanciones ilegales que generan un bloqueo financiero e impiden al Gobierno Nacional comprar alimentos, medicinas y otros bienes al pueblo.

En agosto de 2017 la campaña contra el país caribeño arreció cuando Trump asomó la posibilidad de tomar acciones militares contra Venezuela, planes que fueron confirmados este miércoles por un alto funcionario de EEUU, citado por AP.

Ciudad CCS


Discuten en el seno del Consejo de DDHH de la ONU entorno a abusos en Venezuela

Doce países americanos más todos los de la Unión Europea firmaron la declaración que denuncia la grave situación humanitaria que sufre el país andino y las profundas violaciones registradas por la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU.

El documento lo firmaron Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, Guatemala, Guayana, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú; los 28 países miembros de la Unión Europea; 8 europeos no comunitarios; y 5 asiáticos u oceánicos.

“Estamos muy preocupados por lo expuesto en el informe de la Oficina del Alto Comisionado que detalla asesinatos extrajudiciales, uso excesivo de la fuerza, arrestos arbitrarios, tortura y malos tratos, y la falta de acceso a la justicia, así como la erosión del equilibrio de poderes”, reza la declaración.

“También estamos muy preocupados por el grave impacto de la crisis económica y social en los derechos a la alimentación y a la salud. El informe destaca un rápido incremento de la desnutrición, especialmente entre los niños”, añade.

El texto fue leído por un representante peruano que fue dos veces interrumpido por su homólogo venezolano, quien pidió que la lectura fuera suspendida arguyendo aspectos burocráticos de la pertinencia de sacar a relucir un país en un orden del día que no correspondía.

La posición venezolana fue apoyada por sendas intervenciones de Cuba, Bolivia y Egipto quienes denunciaron tanto aspectos de procedimiento como la politización del Consejo.

Perú respondió que el tema diez de la agenda -que era el marco en que se celebró la intervención- permite hablar de países donde se presuma que haya serias violaciones a los derechos humanos y que por lo tanto precisen de asistencia técnica del Consejo.

Precisamente la declaración pide a Venezuela que abra sus puertas a la asistencia humanitaria y a cooperar con los mecanismos de la Oficina del Alto Comisionado.

Dicha posición fue apoyada públicamente por Reino Unido y México quien recordaron “la grave situación de violaciones a los derechos humanos” en Venezuela.

El presidente del Consejo, el esloveno Vojislav Suc, fue el encargado de dirimir en la cuestión y dio la razón a Perú argumentando que el tema diez permitía la posibilidad de hacer referencia a países específicos si se creía que en ellos se cometían abusos.

El representante peruano prosiguió pero fue de nuevo interrumpido por el diplomático venezolano quien esta vez denunció que se citara en la alocución al informe del Alto Comisionado, que definió como “ilegal, arbitrario, sin mandato y sin fundamento”.

Tildó a los miembros del Consejo de tener “doble rasero” y de sentar “un precedente de enorme gravedad”.

En su segundo informe a distancia -las autoridades le deniegan el acceso al país- sobre la situación de las libertades fundamentales en Venezuela, el Alto Comisionado denunció cientos de homicidios, presuntas ejecuciones sumarias, uso excesivo de la fuerza en contra de manifestantes, torturas y detenciones arbitrarias por las fuerzas de seguridad.

Ante los graves y sistemáticos abusos cometidos en Venezuela y la impunidad generalizada en la mayoría de estas violaciones el alto comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, pidió una implicación mayor de la Corte Penal Internacional (CPI).

Ñandutí