Argentina: informe revela que hubo más de 4300 despidos mensuales en el primer semestre del año

Más de 4300 despedidos mensuales

Un promedio de 4368 trabajadores y trabajadoras por mes fueron despedidos o suspendidos por empresas públicas o privadas durante el primer semestre de 2018. El dato implica un aumento del 17 por ciento con respecto al mismo período del año pasado y surge de un relevamiento del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), titulado “Sin rebote en el empleo. Análisis de los despidos en 2018”. El mayor grupo afectado por las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri es el de los empleados estatales (46 por ciento del total) seguidos por los del sector industrial (38 por ciento). “La cantidad de despidos y suspensiones en la industria no se ha detenido desde la asunción de Cambiemos”, destaca la consultora que encabeza el economista Hernán Letcher, que contabiliza 76.359 desde noviembre de 2016 hasta fines de junio último.

“Estamos atravesando una tormenta… pero el rumbo seguirá siendo el mismo. Entre todos tenemos que generar más trabajo, porque el trabajo digno es justicia social”, dijo el presidente Mauricio Macri el lunes en la histórica Casa de Tucumán. La cita encabeza las conclusiones del informe elaborado por el Equipo de Estudios Laborales del CEPA en base a un relevamiento de datos originados en sindicatos, centrales obreras, comisiones internas, trabajadores organizados y notas periodísticas.

Hasta el 30 de junio el CEPA contabilizó 26.206 despidos y suspensiones (a un promedio de 4368 por mes), que implican 3837 más que los del primer semestre de 2017. Los perjuicios a los trabajadores no discriminan entre sector público o privado. El 46% de los expulsados (12.191) son o eran empleados estatales: 7.635 bajo la órbita del Poder Ejecutivo y 4.556 pertenecientes a empresas de capital estatal. El grueso de los despidos se produjeron en los primeros dos meses del año.

Dentro del universo de las empresas privadas, la rama industrial encabeza el listado de víctimas con 9.872 trabajadores (38% del total, incluidos 2.466 suspendidos), seguida por el sector de servicios con 3.593 afectados. El estudio permite observar una continuidad en el proceso de expulsión de obreros de la industria, con un promedio de 1.645 expulsados por mes. La suma total de despidos en la industria desde noviembre de 2015 asciende a 76.359 trabajadores, calcula el CEPA, cifra que se corresponde con los 74.320 que computó el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) hasta abril último.

De los 26.206 afectados registrados por el CEPA, 13.924 casos corresponden a despidos, 3.529 a despidos derivados de cierres de empresas o plantas, 1.092 a retiros voluntarios, en tanto 3.179 fueron suspensiones, la mayoría en el sector industrial (2.458). En el segundo trimestre, destacan, uno de cada seis despidos se relacionaron con el cierre de plantas o empresas, porcentaje aún mayor (uno cada cuatro) en el caso de la industria.

Si se consideran los diversos sectores de actividades, dentro de la industria el más perjudicado fue el sector textil (suspensiones en Alpargatas y Dass, despidos en Alpargatas, Karavell y Coteminas), seguido por alimentos y bebidas (sobresale el caso del ingenio San Isidro, de Salta, con 730 despidos, así como los de El Tabacal, Alijor/ La Salteña –300 expulsados en su planta de Garín–, Citrus Alem, La Campagnola y Villa del Sur) y el sector metalúrgico (despidos en Emepa, Epson, Stockl e Indequil). Luego aparecen el de autopartes (Itec de San Juan, 350 despidos, y Metalpar) y los frigoríficos (Beltrom, Pehuajó y BRF).

En el ámbito de los servicios, el sector de comercio representa casi la mitad de los despedidos y suspendidos, a partir de los casos de los supermercados Disco, Jumbo, Carrefour y Coto, el Mercado Central y Winery. Luego aparecen salud, gastronómicos, estaciones de servicio, comercios mayoristas, seguridad, peajes, medicina y juegos.

En el sector público, la mayor cantidad despidos se registró en entes descentralizados como el Conicet, Vialidad, el INTI, Coros y Orquestas, y el Senasa, y en municipalidades como las de Tucumán, Morón, Quilmes, Tres de Febrero o La Plata. Dentro del Poder Ejecutivo, el grueso de los expulsados pertenecía a los ministerios de Agroindustria, de Desarrollo Social y de Economía. También se registran despidos en el gobierno bonaerense y en empresas de capital estatal como Yacimientos Carboníferos Río Turbio, Ferrobaires (más de 800 si se suman las sedes de Buenos Aires, Tandil, Bahía Blanca, Mar del Plata, Bragado y 25 de Mayo), Nucleoeléctrica Argentina, YPF, Fadea y FM.

Página|12


Lombardi defendió los despidos y el ajuste en Télam

El titular del Sistema Nacional de Medios Públicos, Hernán Lombardi, y el presidente de la Agencia Télam, Rodolfo Pousá, defendieron el despido de 354 trabajadores, negaron la persecución política o sindical y destacaron “el clima de libertad con el que se trabaja”.

Puntualmente Lombardi mencionó que los despidos “no son un arbitrio caprichoso, sino que es una consecuencia lamentable de una problema de larga data”. En el mismo sentido se expresó Pousá que señaló: “Tuvimos que afrontar un decisión drástica y dolorosa, reducir la dotación de personal. Este paso duro pero indispensable dará comienzo al proyecto estratégico de una agencia de noticias que responda a los desafíos periodísticos de la industria actual”.

Pousá, al igual que Lombardi, responsabilizó de los despidos a los propios trabajadores y sostuvo que la decisión fue tomada porque “parte del servicio de Télam no se ajustaba a criterios periodísticos profesionales”, y agregó: “Un sector importante no logró adaptarse a los nuevos requerimientos y otro grupo prefirió resistir los cambios propuestos con medidas conflictivas que derivaron en 61 medidas sindicales en más de dos años”.

Los funcionarios también se encargaron de reiterar ante la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados todos los lugares comunes que pesan sobre los trabajadores estatales para justificar el desguace de la Agencia Estatal. En ese marco pusieron sobre la mesa desde el alto nivel de ausentismo hasta los supuestos privilegios pasando por la malversación.

Tiempo Argentino


La Justicia rechazó la reincorporación de los 354 despedidos de Télam

En lo que supone un duro revés judicial para los trabajadores despedidos de Télam, el juez laboral Santiago Zarza desestimó una medida cautelar para dejar sin efecto las 354 cesantías en la agencia estatal de noticias.

A contramano del pronunciamiento fiscal, el magistrado -que subroga el Juzgado Nacional de 1° Instancia del Trabajo 71- rechazó de esta forma la presentación interpuesta por la asociación civil Mesa Nacional por la Igualdad, que había argumentado que los despidos fueron inconstitucionales, ya que se produjeron “en un marco arbitrario y discriminatorio”, sin motivación alguna y sin sumario previo.

“No puedo soslayar que no consta en la causa que los sujetos comprendidos mediante el despido directo y denunciado por la parte actora, no hubieran sido indemnizados. Dicha circunstancia hace ceder, por el momento el carácter alimentario invocado por la accionante, a fin de habilitar la medida cautelar aquí pretendida, sin perjuicio de lo que pudiere resolverse en otra etapa”, argumentó el juez en su resolución, a la que accedió NA.

Y, respecto a la invocación de la existencia de actos discriminatorios en relación con los trabajadores despedidos, Zarza consideró que “tal situación no puede inferirse prima facie a fin de habilitar la medida cautelar, sino que “por el contrario debería sustanciarse en un proceso con debate amplio de la prueba”.

“Debe considerarse que la medida cautelar requerida no implique adelantar la decisión, que pudiere recaer como resultado en un proceso de conocimiento; situación ésta que contradiría el otorgamiento en esta instancia de la aquí peticionada”, advirtió el magistrado al rechazar la petición.

La decisión del juez se conoció apenas un día después de que el fiscal Gabriel de Vedia dictaminara de manera favorable respecto a un recurso de amparo presentado ante la Justicia Nacional del Trabajo que solicitaba la restitución en sus puestos laborales de los 354 empleados despedidos de la agencia estatal de noticias.

De Vedia había destacado que las expresiones vertidas por el titular del Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi, en cuanto a que los despidos “responden a cuestiones ideológicas”, darían “prima facie suficiente sostén” a “la narración de los hechos efectuada por la demandante en lo relativo a las motivaciones que habría tenido la empresa”.

• “Camarazo” por Télam

Poco antes de que se conociera el fallo, reporteros gráficos de varios medios de comunicación realizaron en las puertas de la agencia un “camarazo” en reclamo de la reincorporación de los despedidos.

La protesta fue organizada por la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (aRGra) y se desarrolló en el marco de las actividades que los trabajadores vienen realizando para visibilizar su reclamo al gobierno de Mauricio Macri.

“No silencien a la prensa”, decía el cartel desplegado frente al edificio ubicado sobre Belgrano al 300 y alrededor del cual se congregaron los fotógrafos, muchos con vendas negras en los ojos, que pusieron en alto sus cámaras.

Ámbito Financiero


VOLVER