Bolivia: la Fiscalía emite pedido de juicio contra el expresidente Carlos Mesa

435

Pedido de juicio al expresidente Mesa desata tormenta política/h3>

Un pedido de la Fiscalía de llevar a juicio al expresidente Carlos Mesa desató una tormenta política y alimentó denuncias de que el mandatario Evo Morales quiere deshacerse de un posible rival en las elecciones de 2019.

El fiscal general Ramiro Guerrero requirió el lunes al Tribunal Supremo de Justicia que abra un juicio al exgobernante de 64 años, argumentando que durante su mandato (2003-2005) quitó las concesiones mineras a la empresa chilena Quiborax en el Salar de Uyuni, lo que ocasionó un daño al país.

Quiborax demandó a Bolivia en 2006 ante el CIADI, el tribunal de arbitraje del Banco Mundial. Este falló a favor de la empresa, que finalmente cobró hace un mes 42,6 millones de dólares de indemnización.

Según el gobierno de Morales y la Fiscalía, el decreto de Mesa tenía fallas que favorecieron a la compañía chilena e imposibilitaron la defensa boliviana ante el CIADI.

Pero líderes opositores afirmaron que la decisión de llevar a juicio a Mesa obedece a una estrategia de Morales, en el poder desde 2006, de recurrir a cualquier mecanismo para eliminar a todo rival que amenace su aspiración de conseguir un nuevo mandato en las urnas el próximo año.

Mesa “está sufriendo los embates de la guillotina judicial de Evo Morales”, que está “criminalizando a la oposición”, afirmó el exmandatario Jorge Quiroga (2001-2002).

“El juicio al expresidente Carlos Mesa muestra el abuso del que es capaz este gobierno. Nuestra solidaridad ciudadana con Carlos y con todos los perseguidos políticos del gobierno”, declaró el acaudalado empresario y excandidato presidencial Samuel Doria Medina.

El partido opositor del poderoso gobernador de Santa Cruz Rubén Costas también expresó su solidaridad “con el expresidente Carlos Mesa por la clara persecución política judicial de la que es víctima”.

“Si es candidato, Evo pierde…”

“No quiero pensar que iré a la cárcel, pero estoy consciente que puede ocurrir. Por supuesto que me preocupa y me asusta, pero estoy con la convicción de quien lucha por una causa justa”, declaró Mesa a la radio Fides este miércoles.

Mesa es un historiador y periodista que se desempeña además como vocero de Bolivia en la demanda presentada por Morales contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en busca de una salida al océano Pacífico.

Aunque no está en campaña electoral, los analistas piensan que si lanza su candidatura complicaría las opciones de Morales en 2019, pues las encuestas le dan un alto nivel de apoyo y podría aglutinar a la oposición boliviana.

“Eso le preocupa al gobierno y por eso tratan de desacreditarlo”, dijo a la AFP el analista Carlos Cordero.

“Si Carlos Mesa es candidato y toda la oposición se alinea, partidos y plataformas ciudadanas, Evo Morales pierde y eso el gobierno lo sabe”, declaró a la AFP el analista Iván Arias.

Mesa ha cuestionado la intención de Morales de postularse a un cuarto mandato consecutivo (para el periodo 2020-2025), arguyendo que esa posibilidad fue rechazada en un referendo nacional en 2016.

Pero en un polémico fallo, en noviembre de 2017, el Tribunal Constitucional dio luz verde a una nueva candidatura del mandatario indígena izquierdista, argumentando que de lo contrario se lesionaban sus derechos humanos.

“Que se defienda”

El oficialismo salió al paso de las críticas negando que la justicia sea instrumentalizada con fines políticos.

La ministra de Comunicación, Gisela López, dijo en Twitter que el juicio de la fiscalía “es por el pago de 42M (millones) que nuestro país perdió por su aberrante violación de normas que benefició a una empresa chilena”.

“Deje de hacer política en la plaza y defiéndase en el juzgado”, lanzó en dirección del expresidente.

“Nadie está persiguiendo a Carlos Mesa, si es inocente que se defienda”, dijo a su vez el diputado oficialista Javier Quispe.

Según el procedimiento legal, si el Tribunal Supremo acepta la petición de la Fiscalía debe solicitar al Parlamento que autorice el juicio de responsabilidades.

La oposición afirma que tanto el fiscal general como los magistrados del máximo tribunal están alineados con el gobierno.

Si dos tercios de los 166 miembros del Congreso aprueban el juicio (Morales cuenta con esos votos), la fiscalía inicia el proceso, aunque no se ha informado cuánto tiempo tomaría.

Página Siete


Mesa ve 4 irregularidades e insiste al TSJ anular juicio por caso Quiborax

El expresidente Carlos Mesa comenzó la batalla judicial por el caso Quiborax. Este martes, en medio de una lluvia de apoyo de diversos sectores políticos, el exmandatario presentó al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) la solicitud para la anulación del requerimiento de juicio de responsabilidades presentado por la Fiscalía General del Estado debido a que existen al menos cuatro “graves irregularidades” en la investigación.

En tanto, varios ministros de Estado y legisladores del MAS le pidieron al vocero de la demanda marítima que deje de hacer “show” y que se defienda en los tribunales judiciales “y no en las plazas” ante medios.

El memorial presentado por Mesa señala que entre las irregularidades están que no se tomó en cuenta la fase de extinción de las concesiones y expulsión y la forma de cómo se llevó la parte de la defensa ante el arbitraje en la Ciadi. Observó que no se convocó al expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé.

En cuanto a la segunda fase, señala el documento, “la situación es peor” porque pese a que en fecha 18 de junio de este año, se denunció ante el Fiscal General del Estado “gravísimas irregularidades” en las negociaciones fallidas entre el Gobierno y las sociedades Non Metallic Minerals y Quiborax y en la forma como se realizó la defensa de Bolivia en este arbitraje, solicitando inclusión en la investigación del exministro de Defensa Legal del Estado, Héctor Arce Zaconeta; actual ministro de Minería, César Navarro, y Pablo Menacho Diederich, actual procurador general.

También criticó la falta de convocatoria a testigos clave como los abogados Ericka Chávez, Carmiña Llorenti y Dante Justiniano, las dos primeras fueron citadas, pero no asistieron y la Fiscalía no activó mecanismos para cumplir este requerimiento.

Asimismo, Mesa criticó que el caso fue “dividido artificialmente” al enviar el fiscal general, Ramiro Guerrero, una acusación en su contra al TSJ como juicio de responsabilidades, y otra a la Fiscalía Departamental de La Paz, en la que estarían los exministros denunciados por Mesa como responsables del fracaso del juicio con Quiborax.

MAS cuestiona

En tanto, ministros de Estado cuestionaron las declaraciones de Mesa sobre la “criminalización de la política”, al descalificar estas aseveraciones en sentido que la compensación económica de 42,6 millones de dólares que tuvo que pagar el Estado a la empresa chilena se debió a errores en leyes aprobadas en su administración.

“Aquí no hay una acusación política. (…) Nosotros hemos visto los memoriales que ha presentado (Mesa), son memoriales más dirigidos a la opinión pública, no son memoriales con un contenido jurídico”, sostuvo el ministro de Justicia, Héctor Arce.

A su vez, el titular de Minería, César Navarro, descalificó a Mesa al llamarlo “wawa (bebé) engreída y malcriada”, por haber acusado a Arce, Navarro y Pablo Menacho, entre otros, de ser los responsables de la pérdida ante Quiborax.

“El tema del mar terminó este año. El próximo año se van a definir las candidaturas a presidente, los de la oposición lo usan como comodín, pero no lo ven como candidato (…) Mesa existe a través de los medios y no políticamente”, aseguró al sostener que no importa que sea o no el vocero marítimo.

A su vez, la diputada Valeria Silva (MAS) cuestionó que la intención del expresidente pretender defenderse acercándose a las fuerzas político-partidarias en vez de hacerlo sólo en el ámbito judicial.

42,6 millones pagó Bolivia tras perder el arbitraje en el CIadi, Bolivia debió pagar esa cifra por indemnización, además de gastos por abogados.

TSJ: JUICIO A MESA NO ES PRIORITARIO

El magistrado del TSJ, Edwin Aguayo, informó ayer que aproximadamente en 15 días la acusación por el caso Quiborax contra Carlos Mesa ingresará a Sala Plena, y señaló que no se da prioridad a ningún caso, ya que se cumple la agenda de temas que se ha programado.

Aguayo informó que previamente se hará un análisis del cumplimiento de requisitos formales y, en base a ello, presentarán un informe que se pondrá a consideración de Sala Plena. “Estimo que en 15 días aproximadamente el caso ingresará a Sala Plena (…) no se da prioridad a ningún caso, las causas son atendidas en razón al tiempo en el que van ingresando”, aseguró.

¿POR QUÉ SÓLO SE ENJUICIA A MESA?

Según el Ministerio Público, el requerimiento acusatorio para el juicio de responsabilidades sólo apunta a Carlos Mesa porque se trata de un proceso especial bajo la tuición de la Ley 044 de juzgamiento de altas autoridades, que sólo se utiliza para presidentes, vicepresidentes y magistrados. En tanto, la acusación contra los exministros de Mesa y los actuales ministros Héctor Arce, César Navarro y el procurador Pablo Menacho fue remitida a la jurisdicción ordinaria y enviada a la Fiscalía de La Paz. Esta separación de casos fue criticada por Carlos Mesa.

JURISTA: PROCESO ES PARTE DE UNA “CACERÍA DE BRUJAS”

El abogado constitucionalista y expresidente del Colegio Nacional de Abogados, César Cabrera, explicó que el juicio contra Carlos Mesa, más allá de lo jurídico, es parte de una “cacería de brujas” para allanar el camino del presidente Evo Morales a una “ilegal repostulación”.

El jurista aseveró que el juicio de responsabilidades es el “camino más expedito” para eliminar a Mesa, quien tiene buen respaldo en las encuestas, ya que depende de la Fiscalía y de la Asamblea Legislativa, donde el oficialismo es mayoría, y donde el TSJ es tribunal de última instancia, ya que no existe otro tribunal de apelación. “Estimo que hasta fin de año van a cerrar este caso. Porque un juicio en la jurisdicción ordinaria tardaría años”, dijo, a tiempo de explicar que una sentencia condenatorio inhabilitaría a Mesa para ser candidato. La pena máxima que podría recibir es 10 años de cárcel.

Por otra parte, líderes políticos como Jorge Tuto Quiroga, Rubén Costas y Samuel Doria Medina salieron a respaldar y dar su apoyo a Carlos Mesa, ante la “persecución política” que sufre el exmandatario por el caso Quiborax.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, también pidió que no se enjuicie Carlos Mesa.

Eju TV


VOLVER

Más notas sobre el tema