Daniel Ortega: “El veneno lo pone el intervencionismo estadounidense a Nicaragua, ahí está la raíz del problema”

807

Presidente Ortega: Violencia en Nicaragua fue financiada

Desde el pasado 18 de abril se ha registrado una ola de violencia en Nicaragua que han promovido grupos violentos vinculados a la oposición del Gobierno sandinista del presidente Daniel Ortega, quien ha realizado varios llamados al diálogo por la paz del país centroamericano.

En entrevista exclusiva con la presidenta de teleSUR, la periodista Patricia Villegas, el mandatario relató su parecer ante los casi 100 días de violencia que ha afectado a su país.

El mandatario expresó que en los meses recientes hubo una “acumulación de la violencia”, gestada con mayor fuerza desde el regreso del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) al Gobierno en 2007. “No había desaparecido (la violencia) de nuestro país, pese a que habíamos alcanzado la paz”, aseguró.

“Los representantes de Estados Unidos (EE.UU.) y los grupos económicos le decían al pueblo que no había que votar por el Frente porque se produciría nuevamente la enemistad con ellos”, indicó y agregó que “ellos no podían entender ni asimilar que el Frente retornara el Gobierno por la vía electoral”.

Re-edición de la guerra de los 80

El equilibrio se rompe a partir de los empresarios, señala el mandatario. Pese al crecimiento de la economía, que se había producido por el entendimiento entre el Gobierno y el bloque empresarial, Ortega responsabilizó a “un grupo de congresistas enemigos de todo lo que es la Revolución” del quiebre definitivo.

“El veneno lo pone el intervencionismo estadounidense a Nicaragua, ahí está la raíz del problema. Si EE.UU. respetara al país, respetara lo que decidimos los nicaragüenses, independientemente de la ideología, respetara un acuerdo entre el país, os trabajadores y los empresarios, los empresarios estarían trabajando con Nicaragua”, afirmó.

El mandatario manifestó que muchos de los hechos de violencia han sido amparados por la Iglesia católica del país y hace eco de las palabras del cardenal Leopoldo Brenes. “Él decía ‘tenemos que luchar por la paz, lo más importante es la paz'”, recordó.

Participación de la Iglesia

Aclaró que no toda la Conferencia Episcopal es parte de esta conspiración de violencia, ya que “fueron casos de algunos sacerdotes que prestaron sus templos para que se convirtieran en cuarteles, incluso torturaron gente que capturaban, con la presencia de un sacerdote”, afirmó.

El mandatario Ortega destacó el papel del Papa Francisco en el conflicto y agradeció su llamado al entendimiento. “Él siempre está por la paz, indiscutiblemente, en eso es muy firme, en defender la lucha por la paz”, señaló.

Con respecto a la implementación de una reforma, el mandatario indicó que hoy más que nunca, urge aprobarla, “pero tenemos que buscar cómo hacerlo, logrando consenso”. “La seguridad social no se puede sostener, menos aún con el golpe que ha sufrido la economía”, apuntó.

Financiamiento de grupos armados por parte del Gobierno

El mandatario negó tajantemente el financiamiento de grupos violentos para perseguir a la población de su país. Acusó, en cambio, a “bandas organizadas, armadas, auspiciadas por la derecha y organismos de inteligencia que vienen desde organismos de EE.UU.”, y los responsabilizó de ejecutar las acciones que asedian a Nicaragua desde abril.

“Si aquí vamos a hablar de paramilitares, los únicos son los grupos de la derecha. Tenemos fuerzas armadas, ejército, policía, que son constitucionales. Y a la par, hay una fuerza clandestina, armada, que se ha convertido en el instrumento de muerte del golpe de la derecha”, dijo el presidente.

Exsandinistas contra Ortega

Sobre los exsandinistas que desde la llegada de Ortega al Gobierno han manifestado su animadversión al Frente, el mandatario afirmó que ellos “ayudan a hacer campaña a los golpistas en contra de Nicaragua”.

También se expresó sobre las opiniones de algunos referentes progresistas, como el expresidente uruguayo José “Pepe Mujica”, o el líder español Pablo Iglesias.

Factores externos

El mandatario sostuvo que la base política de la conspiración contra países como el suyo, además de Cuba y Venezuela está en Florida, Miami, EE.UU.

“Ahí están congresistas y senadores que sienten que es un deber de ellos acabar con el sandinismo” porque “no pudieron hacerlo en la guerra de los 80”, y ante el retorno del FSLN al Gobierno en 2007, dichos congresistas “buscan el financiamiento para que lo apruebe el gobierno de EE.UU, y a la vez mueven financiamiento por otra vía para que esta gente pueda desarrollar sus planes”.

Lo mismo se ve, denunció el mandatario, dentro de organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), acusando que ahora el país se ve perseguido por naciones cuyas administraciones “tienen una mentalidad revanchista que ya llega a hacer ingerencista.

“Lo que han hecho con Venezuela y lo que están haciendo con Nicaragua se llama injerencismo. Esto, por la polarización de América Latina tras la aparición de Gobiernos de derecha”, aseguró.

La mesa de diálogo

Consultado respecto a si se sentaría en una mesa de diálogo con empresarios y con la iglesia, el comandante no titubeó, “Claro, estamos dispuestos a conversar no solamente con ellos sino con todos”.

Eso sí, apunta, con “condiciones, que hay que crear, porque todavía los mensajes que han salido no ayudan a crear esas condiciones, sino que las alejan”.

TeleSur


Entrevista completa a Daniel Ortega:


Tres muertos por ataque armado en Jinotega reportan autoconvocados

Un nuevo ataque de las “fuerzas combinadas” del Gobierno de Nicaragua dejó al menos 3 muertos en la zona norte del país, informaron los manifestantes “autoconvocados” de la ciudad de Jinotega.

El ataque, que se extendió por más de 8 horas entre la noche de ayer lunes y la madrugada de este martes, ocurrió en el barrio Sandino, de Jinotega, a 163 kilómetros al norte de Managua, conocido como “el Monimbó del norte”, debido a la fuerte resistencia ante el Gobierno de Daniel Ortega.

“Esta es la normalidad de la que habla Daniel”, dijo uno de los denunciantes, en un mensaje público, en el que mostró las fotografías de las víctimas.

La diócesis de Jinotega confirmó el ataque del Gobierno, y el sacerdote Carlos Enrique Herrera ingresaría esta mañana al barrio Sandino, para conocer la situación.

Este es el más reciente de los ataques perpetrados por el Gobierno nicaragüense en los últimos tres meses, y que abarcan casi todas las ciudades del Pacífico de Nicaragua, así como del norte, centro, sur a Caribe norte.

Datos de organizaciones humanitarias nacionales e internacionales indican que entre 277 y 351 personas han muerto como producto de la represión en Nicaragua, miles han resultado heridas, y más de 700 han sido “secuestradas” por paramilitares y llevadas a cárceles de la Policía Nacional.

La declaración de IDEA hace hincapié en que “ningún Gobierno” puede invocar “la soberanía y la No intervención” para violar los derechos humanos e impedir su protección internacional, porque esos derechos son “límites al poder del Estado”. EFE
Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al gobierno de Ortega de graves violaciones de los derechos humanos, entre ellas “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”.

El Gobierno de Nicaragua ha rechazado cada uno de los señalamientos.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

Metro


EEUU pide a Daniel Ortega detener violencia y celebrar elecciones adelantadas

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, llamó hoy al gobierno de Daniel Ortega a aceptar elecciones adelantadas en Nicaragua y remarcó que la “violencia patrocinada por el Estado es innegable”.

Esta es la primera reacción oficial del gobierno de Estados Unidos tras una entrevista que Ortega brindó el lunes a la cadena de noticias Fox, en la cual rechazó adelantar elecciones o que los parapolicías respondan a su gobierno.

De acuerdo con Pence, “la propaganda de Ortega no engaña a nadie”.

“La violencia patrocinada por el Estado de Nicaragua es innegable. La propaganda de Ortega no engaña a nadie y no cambia nada respecto a los más de 350 muertos a manos de su régimen. Los Estados Unidos llama al gobierno de Ortega a detener la violencia ahora y celebrar elecciones anticipadas. El mundo está observando”, declaró Pence en un tuit.

De hecho, el tuit de Pence acompaña una publicación de Fox sobre la entrevista a Ortega.

Pence ha sido la máxima autoridad de Estados Unidos que se ha referido, en varias ocasiones, a la crisis en Nicaragua y siempre ha señalado a Ortega de ser el repsonsable de la violencia.

Nicaragua vive una crisis desde el pasado 18 de abril. A la fecha se calcula que hay entre 280 y 350 personas asesinadas.

Las víctimas más recientes son tres ciudadanos de Jinotega, donde anoche hubo un ataque de policías y parapolicías.

En una entrevista concedida a Fox, Ortega sostuvo ayer que Nicaragua está volviendo a la normalidad, negó que los obispos sufran persecución o que en las iglesias hayan muerto personas.

Pero las organizaciones locales e internacionales defensoras de los derechos humanos han acusado al Estado de Nicaragua de reprimir a los manifestantes.

El Nuevo Diario


Represión orteguista causa 295 muertos en Nicaragua, según informe de la CIDH

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció la tarde de este martes que la cifra de muertos en Nicaragua por la represión orteguista alcanza los 295 casos desde el 18 de abril cuando iniciaron las protestas en contra del régimen de Daniel Ortega.

Paulo Abrao, secretario de la CIDH, detalló a través de su cuenta de Twitter el alarmante asenso en la cifra de asesinados en el contexto de las protestas desde su primer informe a finales del mes de mayo que reflejaba 76 personas fallecidas. Otro informe preliminar a mediados de junio superó los 200, hasta finalmente confirmar los 295.

Los datos de diversos organismos de derechos humanos locales como la Asociación Nicaraguense Pro Derechos Humanos (ANPDH) y la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) aseguran que las muertes superan los 350.

La crisis humanitaria ha sido seguida de cerca por la CIDH quienes han instalado el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) y al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

La Prensa

Más notas sobre el tema