El jefe de la Iglesia chilena Ricardo Ezzati es imputado por encubrir abusos sexuales

Ricardo Ezzati es imputado por encubrir abusos sexuales en la Iglesia Católica

El Ministerio Público ha dado un nuevo golpe a la Iglesia Católica en su cruzada por investigar los casos de abusos sexuales y encubrimiento de parte de sacerdotes y personas ligadas a la institución. A 24 horas de que se diera a conocer un inédito informe sobre todas las causas de este tipo que ha conocido desde el año 2000, la Fiscalía de Rancagua, ha citado a declarar como imputado al jefe de la Iglesia chilena, monseñor Ricardo Ezzati, por el presunto delito de encubrimiento de abusos.

“Reitero mi compromiso y el de la Iglesia de Santiago con las víctimas, con la búsqueda de la verdad y con el respeto a la justicia civil. Tengo la convicción de que nunca he encubierto ni he obstruido a la justicia, y como ciudadano cumpliré con mi deber de aportar todos los antecedentes que contribuyan a esclarecer los hechos”, ha dicho Ezzati, arzobispo de Santiago, a través de un comunicado. En el escrito se anuncia que la declaración será el próximo 21 de agosto.

Desde que en enero se produjo la polémica visita del Papa al país que derivó en una histórica renuncia en masa de los obispos y la decisión de Francisco de limpiar la jerarquía, el Ministerio Público ha allanado oficinas de la Iglesia Católica, tomó la decisión de solicitar al Vaticano los antecedentes que recogieron hace algunos meses los enviados especiales del Papa sobre abusos sexuales y resolvió la designación de investigadores especiales en cada una de las regiones del país.

Hace dos semanas, gracias a los nuevos antecedentes incautados, el sacerdote Oscar Muñoz fue encarcelado por abusos sexuales contra menores y estupro. Era hasta enero pasado el canciller del arzobispado de Santiago y, por lo tanto, parte de la jerarquía y mano derecha de los principales líderes, por lo que se sospecha que ha habido encubrimiento. Los delitos que cometió contra niños y adolescentes -tres de ellos sobrinos directos suyos- se habrían cometido entre 2002 y marzo de 2018 y la iglesia no los denunció a la justicia civil, pese a conocerlos. Por años ejerció un papel importante: como canciller debió conocer de primera fuente los casos de abusos sexuales que explotaban en la institución. Hace algunos días, el fiscal jefe de Rancagua, Emiliano Arias, indicó que “podría configurarse el delito de encubrimiento” por parte de Ezzati, en el marco de la investigación contra Muñoz.

El líder de la Iglesia Católica en Chile ha recibido críticas incluso desde dentro de la institución. Entre los documentos encontrados en los registros de Rancagua se encontró una carta del obispo Alejandro Goic, uno de los cinco al que el Papa le ha aceptado la renuncia, en que cuestionaba el papel de Ezzati en este tipo de hechos: “A veces tengo la impresión, quizás muy subjetiva, de que no compartes los criterios del Consejo Nacional de prevención de Abusos”, le reprochaba al arzobispo de Santiago.

Actualmente, según el informe de la Fiscalía, son 37 causas las que se encuentran abiertas a nivel nacional y 68 personas investigadas: 36 son clérigos (tres obispos, 31 sacerdotes y dos diáconos), 22 pertenecen a órdenes o congregaciones sin ser clérigos (hermanos, por ejemplo), ocho son laicos (profesores o líderes de algún grupo espiritual) y en dos casos aún no se logra determinar su vínculo con la institución, según informó el abogado Luis Torres, director de la Unidad Especializada en Derechos Humanos, Violencia de Género y Delitos Sexuales de la Fiscalía Nacional chilena.

Los 37 casos vigentes involucran a 104 víctimas: 52 eran menores de edad al momento de los hechos, nueve eran adultos y el resto aún debe determinarse, según informó Torres. De acuerdo al estudio del Ministerio Público, existen “cincos casos por encubrimiento u obstrucción a la investigación contra superiores de congregaciones u obispos a cargo de una determinada diócesis”. Consultado hace unos días por la prensa acerca de las acusaciones de encubrimiento, Ezzati indicó que lo que en realidad le preocupaba era “el clima de maledicencia que hace tanto daño a las personas, al país y a la verdad”.

Las reacciones de las víctimas han sido inmediatas. Juan Carlos Cruz, abusado por el influyente Fernando Karadima, probablemente el caso de mayor simbolismo en el país, escribió en Twitter: “El cardenal Ezzati es citado a declarar como imputado. Le quedará poco tiempo como arzobispo de Santiago, pero recién empieza su nueva misión de responder por su encubrimiento, mentira y otros delitos ante la justicia. Que se preparen el resto del episcopado, Errázuriz y compañía”, señaló en referencia a Francisco Javier Errázuriz, ex líder de la Iglesia Católica chilena entre 1998 y 2011.

La Prensa Austral


“No más obispos encubridores”: Laicos pidieron renuncia de cardenal Ezzati en medio de misa en la Catedral

Solo horas después de ser citado a declarar como imputado por eventual encubrimiento de abusos sexuales, el cardenal Ricardo Ezzati mantuvo el silencio sobre la diligencia, pero acudió a realizar la misma por el apóstol Santiago, santo patrono del arzobispado de la capital.

Sin embargo, en medio de la ceremonia, un grupo de la Asamblea de laicos y laicas de Santiago irrumpió en la Catedral Metropolitana y pidieron la renuncia del arzobispo Ezzati y del resto de los prelados.

En medio de la misma, los fieles se levantaron de sus asientos y extendieron letreros con su petición: “No más obispos encubridores (…) que renuncien todos”, consignaban algunos de los carteles de la agrupación. La protesta se realizó de forma pacífica, aunque Ezzati fue sacando anticipadamente de la ceremonia.

“Creemos que es muy grave que él siga ejerciendo como arzobispo de Santiago, dada la condición en que se encuentra. Ni siquiera eso le hace dar un paso al costado, por respeto a lo que significa la Iglesia”, sostuvo el vocero de los laicos, Osvaldo Aravena.

El religioso fue citado a declarar por la Fiscalía de Rancagua y el fiscal nacional Jorge Abbott no descartó citar a otras altas autoridades de la Iglesia Católica en Chile. Hasta el momento hay 37 casos en investigación, que incluyen a 3 obispos. En total, son 104 las víctimas y al menos la mitad de ellas eran menores de edad cuando se cometieron los abusos.

La diligencia a la que tendrá que acudir el arzobispo Ezzati se realizará el próximo 21 de agosto.

El Desconcierto


Ministerio Público instruye a fiscales investigar abusos en Iglesia Católica “sin límite temporal”

El Ministerio Público instruyó a sus fiscales investigar todos los casos de abusos sexuales en la Iglesia Católica, sin importar la fecha de ocurrido los hechos, para así interrumpir la prescripción de los delitos.

Esto, a través de un instructivo dado a conocer por La Tercera, donde insta a los fiscales a indagar en todos los casos “sin límite temporal respecto de la fecha de comisión de las conductas delictivas”.

“Se establece la necesidad de realizar actividades investigativas y protección de víctimas en toda causa iniciada, postergando la decisión sobre el término por prescripción de la acción penal o incompetencia ante juzgados del crimen o civiles con competencia en estas materias”, consigna el documento.

Según la Fiscalía, la intención es “ejercer de mejor forma la persecución penal, al buscar determinar la comisión de hechos posteriores que sí sean de competencia del actual sistema de justicia penal, o que hayan provocado el efecto de interrumpir la prescripción”.

Junto con ello, se buscará determinar las zonas donde los involucrados se desempeñaron y ver si sus nombres se repiten en casos de abusos en otras regiones, además de dar con otros hechos que eviten que estos delitos prescriban.

El Ministerio Público además informó que los fiscales deben iniciar las investigaciones por iniciativa propia, además de identificar a las víctimas y que en caso que sean “adultas, se requiere que ellas denuncien o ratifiquen los hechos”, ya que en caso contrario “no se podrá continuar con la investigación”.

El Dínamo


Víctimas de abusos sexuales en Iglesia Católica entregan antecedentes a obispo Ossandón

Durante la tarde de ayer, agrupaciones de víctimas de casos de abusos sexuales al interior de la Iglesia Católica se reunieron con el administrador apostólico de Valparaíso, el obispo Pedro Ossandón.

En la reunión entregaron nuevos antecedentes sobre casos de abusos en la región, los que serán incorporados a la investigación que llevará adelante el Ministerio Publico.

Se trata de un encuentro entre víctimas y autoridades del Obispado de Valparaíso, que antecedente a la anunciada reunión que sostendrán el fiscal nacional, Jorge Abbott, con los enviados papales Jordi Bertomeu y Charles Scicluna.

En la cita. la agrupación entregó nuevos datos sobre presuntos casos de abuso sexual perpetrados por al menos 5 sacerdotes en ejercicio en la región de Valparaíso.

Así lo confirmó uno de los voceros de la agrupación, Mauricio Pulgar, quien se refirió a uno de los casos denunciados a las autoridades de la Iglesia. En concreto, el que involucra al sacerdote Humberto Henriquez, cuando aún era seminarista y llegó a terminar sus estudios a la Diócesis de Valparaíso.

A esta prueba se le suma otras que involucraría a otros 4 sacerdotes en ejercicio, incluyendo al obispo emérito de Valparaíso, Gonzalo Duarte, los que deberían incorporarse a la carpeta investigativa que el Ministerio Público solicitó al Vaticano, previo a la reunión entre el Abbott y los enviados papales.

Un proceso que otra de las víctimas de abusos en la región, Sebastian del Rio, mira con recelo. Asegura que tiene esperanza en el trabajo del Ministerio Público e incluso en el rol del Vaticano, pero en el caso de la Conferencia Episcopal dice que su desconfianza es absoluta.

La reunión tendrá una segunda instancia en dos semanas más, posterior a la carta que la agrupación de víctimas de abuso sexual clerical en la región entregarán al presidente Sebastián Piñera en el palacio de La Moneda.

Biobio