El reconocimiento del matrimonio igualitario en el horizonte de la reforma constitucional en Cuba

Cinco iglesias protestantes se declararon el pasado 28 de junio, fecha en que millones de personas celebran el Día del Orgullo LGBTI, contra el probable reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo en Cuba, anunciado por la diputada Mariela Castro en una conferencia de prensa realizada en mayo.

“Cuando sea el cambio constitucional podemos presentar todas estas propuestas… la idea principal es no demorarlas en ley nueva e incorporarlas en las que ya existen para que sea más expedito”, dijo la legisladora y directora Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Manuel Vázquez Seijido, subdirector del Centro, añadió que “los activistas por los derechos de la comunidad LGBTI en Cuba aprovecharán la capacidad de iniciativa de la diputada”.

Este anuncio, realizado ante la proximidad de la reforma constitucional que se emprende en Cuba, generó la polémica reacción de cinco de las denominaciones cristianas con membresía más numerosa.

La declaración suscrita por los líderes de la Liga Evangélica de Cuba, las convenciones bautistas de occidente y oriente, la Iglesia Evangélica Asambleas de Dios y la Iglesia Metodista en Cuba, plantea que “el matrimonio es exclusivamente la unión de un hombre y una mujer”.

En su segundo punto añade que “la ideología de género no tiene relación alguna con nuestra cultura, nuestras luchas de independencia, ni con los líderes históricos de la Revolución”, descartando así no solo demandas de la comunidad sexodiversa, sino reclamos de las mujeres.

“De igual manera, tampoco guarda ningún vínculo con los países comunistas, dígase la antigua Unión Soviética, China, Vietnam y menos aún Corea del Norte”, continúa diciendo la declaración.

Este discurso con implicaciones políticas ha provocado polémica, al menos en las redes sociales.

“Apelan a la supuesta contradicción entre la ideología de género y los regímenes comunistas que tanto han criticado”, dijo el activista Yadiel Cepero en el grupo público de Facebook Construyendo una agenda de la diversidad sexual en Cuba.

“Por mucho tiempo la presión religiosa se ha tenido como un mal menor”, comentó Ulises Padrón, especialista del Cenesex. “Ahora llega este documento que deslegitima las luchas de activistas”.

Hasta el momento estas reacciones no han sido respaldadas públicamente por las instituciones estatales y organizaciones religiosas comprometidas con la defensa de los derechos LGBTI, como el propio Cenesex y la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM), única denominación cristiana que promueve la inclusión de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales.

Esta iglesia cuenta con el apoyo de Mariela Castro, quien asistió a varias ceremonias religiosas (algunas públicas) durante las jornadas contra la homofobia y la transfobia que organiza Cenesex.

Elaine Saralegui, la única pastora autorizada por ICM en el país, dijo a OnCuba que compartiría este domingo en sus redes sociales una reacción a la carta de las iglesias evangélicas. Sin embargo, aún no ha sido publicada.

Otros líderes religiosos con posiciones respetuosas hacia las minorías sexuales no respondieron a las solicitudes de entrevista.

El 29 de junio, un día después de la polémica declaración de las iglesias evangélicas, ICM consagraba en Matanzas su primer templo en una celebración que reunió a decenas de cristianos LGBTI.

El Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), organización que reúne a numerosas denominaciones cristianas del país, a su turno rehusó declarar sobre la carta contra el matrimonio igualitario y las familias homoparentales.

“Dentro de ese organismo no hay consenso respecto al tema de los derechos LGBT y la facción conservadora es dominante allí”, comentó Adiel González Maimó, estudiante de teología.

Las iglesias evangélicas, mientras tanto, solicitaron sin éxito la autorización del Partido Comunista de Cuba para marchar por las calles de La Habana “en defensa de la familia tradicional”.

“La marcha no fue autorizada, pero haremos un ‘clamor’ en todos nuestros templos este 14 de julio”, confirmó la presidencia de la Iglesia Metodista en Cuba.

Los metodistas figuran entre los principales impulsores de la campaña con el lema “Estoy a favor del diseño original”, en referencia al matrimonio exclusivamente heterosexual. Esta iglesia cuenta con más de 40 mil feligreses, según estadísticas recientes.

La Constitución cubana vigente, en su artículo 36, reconoce como matrimonio “la unión voluntariamente concertada de un hombre y una mujer con aptitud legal para ello, a fin de hacer vida en común”. Hasta el momento 26 países del mundo contemplan el matrimonio entre personas del mismo sexo.

En medio de este debate, el VII Pleno del Comité Central de Partido Comunista de Cuba analizó la semana pasada el anteproyecto de nueva Constitución que preocupa a una parte de la comunidad cristiana.

Del texto solo ha trascendido que contiene “importantes modificaciones”, sin renunciar a “los preceptos fundamentales del sistema socialista”.

La Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM), única denominación cristiana que promueve la inclusión de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales, publicó hoy una declaración oficial.

“A nuestros hermanas, hermanos con identidades sexuales y de género no heteronormativas, gays, lesbianas, bisexuales, transgéneros, transexuales, queer, a las personas heterosexuales que defienden estas causas, a las familias diversas, a quienes han perdido la fe por causa de teologías medievales, queremos decirles: ¡Dios existe y les ama! Es poliamoroso y radicalmente inclusivo”, afirma ICM.

OnCubaMagazine


VOLVER