¿Estudiantes con discapacidad o con capacidades especiales?

Por Comisión Asesora en Discapacidad, Accesibilidad y Derechos Humanos UNDAV

Son muchas las veces que nos encontramos en la disyuntiva de no saber cómo nombrar aquello que desconocemos. En el año 2008, la Argentina adhirió como Estado Parte a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. En ella se realiza un cambio de concepto sobre la discapacidad pasando de un modelo asistencialista / rehabilitador a uno de derechos humanos.

La Convención reconoce que la discapacidad es un concepto que evoluciona y que es el resultado de la interacción entre la deficiencia de una persona y obstáculos tales como barreras físicas y actitudes imperantes que impiden su participación en la sociedad.

Cuantos más obstáculos hay, más discapacitada se vuelve una persona. Las discapacidades incluyen deficiencias físicas, mentales, intelectuales y sensoriales como la ceguera, la sordera, el deterioro de la movilidad y deficiencias en el desarrollo, sumadas a las barreras sociales. Sin embargo, es necesario aclarar que las personas sordas hablantes de Lengua de Señas Argentina (LSA) se consideran parte de una comunidad lingüística minoritaria, por lo que no se autoperciben como sujetos con discapacidad.

Dicho esto, entendemos que hay personas que tienen discapacidad y es así como debemos nombrarlas. No son discapacitados/as ni tienen capacidades especiales; son personas con discapacidad y no sufren o padecen una enfermedad.

En línea con lo expuesto, es responsabilidad de la Comisión Asesora en Discapacidad, Accesibilidad y Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) acompañar, informar y capacitar a toda la comunidad educativa en cuestiones vinculadas a la discapacidad y accesibilidad con el fin de promover un entorno inclusivo en todos los ámbitos académicos a través de acciones que permitan la accesibilidad física, académica, actitudinal y comunicacional.

Por lo tanto, venimos realizando dentro de la Universidad diferentes acciones con el objetivo de conocer en profundidad las inquietudes y necesidades de nuestra comunidad académica. Este año hemos llevado a cabo el primer censo para estudiantes, docentes y trabajadores/as no docentes con discapacidad y también para estudiantes, docentes y trabajadores/as no docentes sordos/as.

Para ello, se trabaja de manera articulada con las distintas áreas, departamentos y secretarías a fin de poder acompañarlos para que lleven adelante los ajustes razonables y apoyos necesarios señalados en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su protocolo facultativo, evitando de este modo malas prácticas y violación hacia los derechos.

También contamos con dos espacios de participación: el primero está conformado exclusivamente por estudiantes, docentes y no docentes sordos/as o con discapacidad, donde compartimos experiencias, sugerencias y propuestas, apuntando al empoderamiento y autonomía. El segundo es un espacio destinado a trabajar con los equipos de la gestión, donde se abordan las inquietudes que traen los/as trabajadores y los señalamientos que la Comisión tiene para realizar.

A través de un proceso interno, tanto de visibilización como de instalación en agenda y problematización de la temática de la accesibilidad, impulsado y sostenido desde la Secretaría de Bienestar Universitario a través de la Comisión Asesora en Accesibilidad, Discapacidad y Derechos Humanos, con el acompañamiento de distintos actores de la comunidad universitaria y áreas de gestión, y aunque aún estamos en pleno proceso instituyente de nuestra universidad, podemos dar cuenta de un afianzamiento de ciertos dispositivos y articulaciones inter e intra universitarios que vienen resultando claves para poder abordar cuestiones que consideramos fundamentales para llenar de sentido la palabra “inclusión”.

En efecto, nos encontramos en un momento de trabajo integrado entre las distintas áreas, actores y ejes de trabajo.

Por todo lo expuesto, podemos decir que es uno de nuestros principales objetivos avanzar en la eliminación de barreras, promoviendo la igualdad de derechos, reconociendo la diversidad en todos los ámbitos de nuestra institución y luchando todos los días por garantizar la accesibilidad física, académica y comunicacional de quienes habitamos la UNDAV.

Incluir es dar la bienvenida

Bajo el lema “Incluir no es dejar entrar. Es dar la bienvenida”, la Comisión Asesora en Discapacidad, Accesibilidad y Derechos Humanos de la UNDAV, dependiente de la Secretaría de Bienestar Universitario, tiene como objetivo fundante garantizar el acceso, la permanencia y el egreso de sus estudiantes sordos/as hablantes de LSA o con discapacidad en igualdad de condiciones al resto de sus compañeros/as; como también garantizar la plena inclusión de los/as trabajadores/as que tienen discapacidad o se comunican mediante LSA.

Fuente-Universidad Nacional de Avellaneda