Familiares de periodistas asesinados en la frontera critican al gobierno de Lenín Moreno por los documentos desclasificados

Familiares de periodistas ‘indignados’ por documentos del Gobierno; los abrieron en reunión con la CIDH

Vergüenza e indignación. Esos son los sentimientos que los familiares del equipo periodístico, asesinados en manos de disidentes de las FARC, sienten tras verificar la información que el Gobierno les entregó en mayo pasado.

Desde ese mes, los documentos fueron guardados bajo custodia y hoy por primera vez los revisaron en conjunto con el equipo especial de CIDH, que investigará el caso.

Tras esa revisión, las familias indicaron que la documentación “no tiene nada de desclasificados”, pues encontraron cartas de pesar de otros países, una bitácora que mostraría solo que pasaron por el puesto militar de Mataje, fotografías de las credenciales de los tres comunicadores y otros papeles que mostrarían una supuesta negociación de la Policía con los disidentes.

Ricardo Rivas, hermano del fotógrafo Paúl Rivas, dijo que una vez más el pueblo ecuatoriano ha sido burlando por las autoridades y cuestionó el sistema del Estado para clasificar como reservado documentos simples que incluso son de conocimiento público.

Cristhian Segarra, hijo del conductor Efraín Segarra, fue más crítico y señaló que las autoridades les ocultan información. Él también denunció que más del 80% de la documentación entregada por el Gobierno son papeles que “no revelan nada”.

Ahora, los miembros de la CIDH deberán analizar la documentación y emitir un criterio sobre las responsabilidades y manejo del caso por parte del Gobierno del presidente Lenín Moreno.

Los seis sobres sellados con la “información reservada” sobre el secuestro y posterior asesinato de los periodistas de Diario EL COMERCIO fueron entregados la mañana de este miércoles 25 de julio del 2018, por los familiares de las víctimas a los integrantes del Equipo de Seguimiento Especial (ESE) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En el acto estaban los parientes del reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra. y fueron entregados a Esmeralda Arosemena, vicepresidenta de la CIDH; Edison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión, y Adriana Camargo, experta del Equipo de Medidas Cautelares.

Ricardo Rivas, hermano del fotógrafo Paúl Rivas, informó que desconocían hasta ese momento el contenido de los documentos y estos estaban guardados bajo estrictas normas de seguridad en una entidad financiera. “Hoy hacemos la entrega oficial a la CIDH. Estamos muy agradecidos por la apertura y sensibilidad que han tenido con este caso emblemático”, señaló.

Los familiares esperaban que la documentación entregada hoy aportara a la investigación que realiza la CIDH. Se trata de la verdad que “nos ha entregado el Gobierno Nacional y la verdad que vamos nosotros a observar una vez que se han aperturado los sobres y los entreguemos a los comisionados”.

Esmeralda Arosemena dijo que se efectuará un seguimiento especial y se solidarizó con las familias de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra. Apuntó que se realizarán todos los esfuerzos necesarios para alcanzar la justicia y la verdad.

Luego Cristhian Segarra, hijo Efraín, entregó los seis sobres con la documentación. En ese instante, Arosemena agradeció el gesto.

“Aprovecho la oportunidad para expresarles el compromiso de la CIDH para dar una respuesta a los familiares y a la sociedad ecuatoriana. Muchas gracias por su presencia en este acto simbólico”, indicó Arosemena.

Al final intervino Cristhian Segarra, quien cuestionó al Gobierno por la forma cómo se manejó el caso.

“Estamos ante un Estado indolente que permitió muchas cosas, que no fue capaz de proteger a sus ciudadanos en territorio ecuatoriano, que no fue capaz de reaccionar durante el secuestro y que no pudo hacer absolutamente nada por traerlos de vuelta a casa y que todas las acciones y todo lo que ocurrió hasta hoy se ha dado en Colombia”, aseguró Segarra.

El Comercio


¡Nada de reservado! Gobierno de Ecuador solo entregó notas de condolencias y oficios alojados en webs institucionales a familias de periodistas asesinados

“Hemos sido burlados”, critican familiares de Javier Ortega, Efraín Segarra y Paúl Rivas
Tras un primer análisis de la información reservada entregada por el Gobierno ecuatoriano, Ricardo Rivas, hermano del fotoperiodista Paúl Rivas, asesinado junto a Javier Ortega y Efraín Segarra a manos de disidentes de las FARC, denunció que en el paquete existen “3 o 4 papales que aporten a la investigación”; el resto son notas de condolencias, papeles de una cronología y documentos que están alojados en la página web de la respectiva Cancillería y de los ministerios.
Rivas criticó que “el clasificar en forma reservada, papeles de condolencias, papeles de una cronología que todo el mundo lo sabe, papeles que se pueden bajar de la página web de la respectiva Cancillería o ministerios, documentos que son públicos, pero creo que para nuestros ministros han sido reservados”.

“Me gustaría tenerles al frente a los ministros y decirles: si creen que la información que ha sido entregado aportaría a la investigación”, criticó.

Desde el punto de vista de las familias del equipo periodístico asesinado, “si tal vez existen 3 o 4 papales que aporten a la investigación es mucho”.

“Creo que los que aportarían ya se encuentran en los expedientes del respectivo caso”, sumó en declaraciones a la prensa.

Asimismo, manifestó que el Gobierno de Ecuador no entregó “ningún expediente”

“No sé con qué criterio se clasifica en nuestro país papeles reservados, es importante decirlo, en un caso muy sensible debían, las autoridades, primero, ser sensibles justamente a esta información”, acotó.

De su lado, Cristian Segarra recalcó: “Hemos sido burlados, es una vergüenza, se evidencia que nos mintieron desde el principio, la conclusión es que capaz nosotros mismos debimos haber ido a negociar y a rescatar a nuestros familiares porque aquí ni se hizo nada”.

Ecuador Inmediato


CIDH revisa documentos desclasificados del secuestro de periodistas de El Comercio

Molestos e indignados se mostraron al mediodía de este miércoles los familiares de periodistas secuestrados y asesinados del diario El Comercio al conocer la información que fue desclasificada por el Gobierno.

En una reunión reservada, los familiares realizaron una primera revisión de la documentación. Ricardo Rivas calificó como una falta de respeto clasificar de forma reservada papeles de condolencia; expresó que tal vez hay unos 3 o 4 papeles que pueden aportar para la investigación.

“Hemos sido burlados, se evidencia que nos mintieron desde el principio. (…) Se evidencia que nosotros mismos debimos ir a negociar dijo”, Cristian Segarra, hijo de Efraín. Consideran haber sido engañados por el gobierno ecuatoriano al recibir “documentos desclasificados” donde no existe información que aporte a las investigaciones.

En Quito, el Equipo de Seguimiento Especial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), conformado por Esmeralda Arosemena y Édison Lanza, junto a familiares del equipo periodístico de El Comercio, secuestrado y asesinado por disidentes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en la frontera norte, revisan los documentos de este caso que fueron desclasificados por el Gobierno Nacional.

Antes, los allegados a Javier Ortega (periodista), Paúl Rivas (fotógrafo) y Efraín Segarra (conductor) retiraron la documentación de una entidad bancaria, donde estuvo resguardada.

En total son seis sobres que contienen alrededor de 900 hojas.

En el grupo de la CIDH, que se quedará en Ecuador hasta el viernes, también están el relator Especial para la Libertad de Expresión, Edison Lanza, y la experta del equipo de medidas cautelares, Luz Adriana Camargo, además de un grupo de apoyo técnico.

Ellos llegaron a este país por invitación del gobierno ecuatoriano que pidió la conformación de un equipo de seguimiento especial de la CIDH para buscar el esclarecimiento del caso.

Al mismo grupo que asesinó a los periodistas se le atribuye el secuestro y muerte de dos comerciantes ecuatorianos y de cuatro efectivos de la marina en un atentado con explosivos. Desde inicios de este año, esos disidentes han protagonizado una serie de ataques en el sector fronterizo, dominado por el lado colombiano por mafias de narcotraficantes, según las autoridades.

El Universo