Monjas se suman a las denuncias por abusos sexuales contra sacerdotes

“Se metía a las piezas de las monjas”: Religiosas de Talca denuncian abusos sexuales por parte de sacerdotes

Un grupo de exmonjas de la Congregación de las Hermanas del Buen Samaritano, en Talca, denunció haber sido víctimas de abusos sexuales y laborales por parte de los sacerdotes.

“(Un cura) me abrazó, me acercó a su pecho, ¡a su pecho! y comenzó a darme besitos, ¿es normal que le den besos a las monjas en la cara llegando a los labios? ¡Un cura! Y me zafé porque me di cuenta, me dio asco. Dije padre, disculpe, me está llamando la madre, y me responde el cura ‘ya, anda hija, pero vuelve luego’. Disculpen la palabra ‘¡a la cresta! Y a lavarme las manos bien lavadas con jabón y la cara, ¡porque un cura me manoseó! ¡un cura!”, relató Yolanda Tondreaux en el reportaje de Informe Especial titulado El fin del silencio: No somos esclavas, somos mujeres.

Por su parte, la exreligiosa Eliana Macías sostuvo que fue violentada sexualmente por un sacerdote, al que no individualizó: “La primera vez que me vio, en Molina, me queda mirando y me dice ‘esos senos están muy abajo’ y me pescó así para arriba”.

“Entraba a las habitaciones y entonces justo llegó a mi cama y me levantó la ropa. Dijo: ‘Hace mucho frío aquí’, yo me levanté y dije ‘¿quién está aquí?’. Se metía a las piezas de las monjas”, agregó Macías. “A mí me daba asco. Repugnancia”, sentenció.

“Decía que nunca había visto una mujeer desnuda, por eso lo hacía. El cura también se iba al patio y se desnudaba. Lo sabía la madre superiora”, denunció Macías.

Celia Saldivia, otra exmonja, añadió: “El sacerdote siempre estuvo abusando de las hermanas, sexualmente (…) Muchas veces vi a las hermanas desnudas en la habitación, revisándolas él”.

En el reportaje, las religiosas también denunciaron abusos por parte de otras que tenían mayor rango: “Una vez estaba llorando. Ella me dijo ‘no llore porque me vas a obligar a subir a tu cama’. Ella sube, me empieza a hacer cariño y de repente la siento acá al frente. Aparte de besar, me comenzó a manosear”, declaró Consuelo Gómez.

“ME TRANSFORMÉ EN SIRVIENTA POR HABER DENUNCIADO”

Gómez aseguró que denunció los hechos a su superiora Patricia Ibarra, sin embargo, sostuvo, “me sacó como si fuera una terrorista y me quitó todo. Me transformé en la sirvienta de ellas por haber denunciado el abuso. Que parezco una perra detrás de la hermana, esas mismas palabras me dijo”.

Además, Gómez aseguró que, aunque estaba enterado de los hechos, el entonces obispo Horacio Valenzuela, de quien el Papa Francisco aceptó la renuncia en junio pasado, no tomó medidas.

“El trato fue de empleadas, porque nosotras trabajamos todo el día, y eso que yo estaba delicada de salud, tenía que trabajar”, contó Macías respecto a las tareas de los sacerdotes que debían realizar sin recibir un pago por ello. Finalmente, muchas de ellas fueron expulsadas de la congregación.

CHEQUES KARADIMA

Tondreaux, además, denunció que Valenzuela y el expárroco de la iglesia de El Bosque, de Santiago, Fernando Karadima, recibían cheques para sus cosas personales de “10, 20 millones”. Todo esto, después de este último fuera sentenciado canónicamente por los casos de abuso sexual.

Ahora Noticias


Fiscalía subió a 37 los casos vigentes por abusos sexuales en la Iglesia Católica

El Ministerio Público informó que aumentaron a 37 las investigaciones vigentes por abusos sexuales perpetrados por sacerdotes, consagrados y laicos de la Iglesia Católica de Chile, en los cuales hay tres obispos indagados, sin precisar si es por encubrimiento.

De esta manera, se sumaron tres casos a los 34 revelados el lunes por el organismo, que también precisó que hasta entonces había un total de 266 víctimas de abuso sexual entre las indagatorias en curso y las concluidas.

“Hay actualmente investigaciones que estamos determinando si efectivamente se ha producido la prescripción de los hechos o ha habido reiteración de las conductas o el encubrimiento, y en consecuencia serían causas a las que podríamos hacer reproches penales”, explicó el fiscal nacional, Jorge Abbott.

En ese sentido, advirtió que “no se descarta citar a nadie”.

En los 37 casos actuales hay 68 personas indagadas, entre las cuales, según se reveló este miércoles, hay tres obispos involucrados, pero sin detallar si se trata de obispos eméritos o ejercicio ni la figura bajo la cual son investigados.

Obispos alistan reunión de la próxima semana

A propósito de la citación declarar del arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, como imputado por encubrimiento por parte de la Fiscalía de Rancagua, la relación con la justicia será el tema principal de la reunión que sostendrán la próxima semana los obispos en Punta de Tralca.

El vocero de la Conferencia Episcopal, Jaime Coiro, subrayó que “la disponibilidad del arzobispo de Santiago es la disponibilidad de todos los obispos a concurrir, aportar antecedentes, entregar a la Fiscalía aquellos elementos que pueden ayudar en estos casos”.

Asimismo, afirmó que “si ellos no han actuado correctamente, es la Justicia la que tiene la facultad de determinarlo”.

Cooperativa