Nueva crisis en Haití: huelga y varios muertos en protestas contra las políticas impuestas por el FMI

Huelga paraliza Haití tras disturbios de últimos tres días

Haití quedó este lunes prácticamente paralizado por una huelga de transporte luego de tres días de violentos disturbios por un aumento en los precios de los combustibles, que el Gobierno dejó sin efecto poco después del anuncio.

El primer ministro, Jack Guy Lafontant, encabezó este viernes una reunión con los representantes del Parlamento para evaluar la situación creada tras las violentas protestas, que han dejado al menos tres muertos y varios heridos.

En el primero de dos días de huelga convocada por los sindicatos, Puerto Príncipe, la capital de este país, quedó prácticamente desierta, con la presencia en las calles de solo vehículos privados, ya que el transporte público era nulo. Las personas, además, han optado por permanecer en sus casas por precaución.

Al mediodía un grupo de personas intentó llegar hasta el Parlamento, pero fue dispersado por agentes de la Policía, que hizo disparos al aire, de acuerdo con distintos reportes. Aunque las aerolíneas han empezado a retomar los vuelos, la situación sigue siendo tensa y varios embajadas, como la de Alemania, Canadá y Estados Unidos no abrieron hoy sus puertas y han pedido a sus ciudadanos no salir en la calles y estar atentos.

La violencia callejera se desató el viernes pasado en Puerto Príncipe, cuando el Gobierno anunció que al día siguiente entraría en vigor un fuerte incremento del precio de los combustibles, como parte del paquete de ajustes que firmó en febrero último con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este sábado se recrudecieron las manifestaciones y actos vandálicos y el primer ministro, Jack Guy Lafontant, quien en un primer momento había llamado a la calma, anunciaba horas después de que el aumento quedaba sin efecto “hasta nuevo aviso”.

Sin embargo, el caos continuó en la capital y otros puntos del país, a pesar de que casi a medianoche del sábado el presidente haitiano, Jovenel Moise, recordó que el incremento había sido revocado y pidiera la calma y el retorno de la normalidad.

Las autoridades dispusieron aumentos de un 37 % en el precio de la gasolina; de un 40 % en el gasóleo (diesel) y más de un 50 % en el queroseno, este último muy utilizado para alumbrar las casas haitianas de amplios sectores de escaso poder adquisitivo.

El ministro de Comunicación del país, Guyler C. Delva, señaló este viernes en Twitter que “el tiempo de los golpes de Estado ha terminado” y que Moise “fue elegido democráticamente” y “seguirá trabajando para sacar a la población de la pobreza”.

Por su parte, el Ministerio de Turismo condenó este viernes los ataques a los hoteles y otros bienes privados este fin de semana. “No podemos resolver los problemas con violencia (…) hay que respetar los bienes y las infraestructuras”, señaló en un comunicado.

La Comunidad del Caribe (Caricom) expresó hoy su “profunda preocupación” por la violencia desatada en Haití. En un comunicado, el presidente de Caricom, Andrew Holness, en nombre de los miembros, agregó que dicho organismo “deplora la pérdida de vidas, propiedades y ataques contra infraestructuras” e hizo un llamamiento a la “contención” y a que se “ponga fin a las protestas y la violencia”.

“Los temas que han desencadenado las mismas solo pueden ser solucionados en un ambiente de calma, por lo que en ese sentido, la Comunidad del Caribe da la bienvenida a acciones tendentes a apaciguar la situación”, agregó.

Por último, subrayó que la comunidad desea que se vuelva “lo antes posible” a la normalidad y, mientras tanto, da la bienvenida al apoyo de las Naciones Unidas para “seguir la situación de cerca”. Las protestas violentas de los tres últimos días en
Haití alcanzaron la ciudad de Malpasse, fronteriza con República Dominicana, donde fueron incendiadas las oficinas aduaneras, por lo que el Gobierno dominicano anunció el reforzamiento de la seguridad en la frontera entre ambas naciones.

El Tiempo


EEUU alerta ante posible salida del presidente Moïse por inestabilidad en Haití

El gobierno de Estados Unidos se mantiene alerta ante la posible salida del presidente haitiano Jovenel Moise, debido a la situación de inestabilidad en la que se encuentra el país caribeño, a raíz de las violentas protestas ocurridas desde el pasado viernes.

Según un reporte de Efe, el asesor de seguridad nacional John Bolton y el secretario de Estado Mak Pompeo dicen que no creen que Jovenel Moïse pueda esperar hasta el lunes. Por esta razón, hay consultas con algunos países aliados de América Latina, el Caribe y Europa que estarían en condiciones de recibir al presidente y su familia.

Por otro lado, en la capital del gobierno de Estados Unidos tomó nota de la situación de seguridad que se degrada con el aumento de los combustibles; hay mucha preocupación dentro del Departamento de Estado.

El comando sureño de los Estados Unidos está en alerta máxima en caso de que tengan que evacuar al presidente Jovenel para salvaguardar su integridad física.

En este mismo tenor hay una reunión en este momento en el Palacio Nacional dominicano entre el presidente Danilo Medina , el jefe de servicios secretos dominicano, Sigfrido Pared Pérez y los altos comandantes militares con el acuartelamiento del ejército nacional.

Haití se ha vuelto ingobernable desde ayer con el aumento en los combustibles entre 37 y 51 por ciento. Haití todavía vive las consecuencias del terremoto de 2010; todavía la nación caribeña no se recuperó de este fenómeno natural.

Acento


3ème journée d’émeutes en Haïti

Dimanche, deux jours après le début de violences déclenchées par l’annonce de la hausse des prix des carburants malgré la suspension samedi de cette décision la situation demeurait toujours tendue et confuse à Port-au-Prince et dans certaines villes provinces et de nombreux axes routiers étaient toujours impraticables.

Les manifestants ont fait peu de cas de l’appel au calme du Chef de l’État et des avertissements du Ministère de la Justice et de la Police Nationale d’Haïti (PNH) et les activités économiques ont été paralysées dans la zone métropolitaine. Quelques marchandes de trottoir tentaient courageusement de reprendre un semblant d’activité comme des taxi-moto, même si les clients étaient rares… et que l’on entendait des tirs sporadiques…

Malgré une présence policière en certains endroits, de nouvelles scènes de pillages ont été rapportées dans la capitale et dans la commune de Delmas ou des commerces ont été attaqués et pillés (magasins d’alimentation, entreprises de vente de matériaux de construction et magasins de vêtements). Très agressifs et menaçant, certains individus portant cagoule, foulard ou casque de moto, étaient armés de machettes et de couteaux.

Des barricades de pneus enflammés étaient consolidées, d’autres nouvelles étaient érigées dans les diverses artères de la Capitale, mais aussi à Carrefour, Delmas et Pétion ville entre autres…

De plus en plus de manifestants réclament le départ du Chef de l’État et de son Gouvernement. Un appel à une grève générale de 48 heures circule dans le pays sans que l’on sache s’il s’agit d’un mot d’ordre syndical ou d’une stratégie déstabilisatrice de ceux qui sont derrière ces émeutes et qui manipulent une grande partie des manifestants. Tout se déroule dans la plus grande confusion, de plus, les services de télécommunication, (Téléphone et internet) qui ont été endommagés rendent la vérification de certaines informations difficiles…

Samedi et dimanche matin, plusieurs compagnies aériennes ont annulé leurs vols, avec une possibilité de prolongation, le personnel ne pouvant pas se déplacer en toute sécurité pour assurer leurs services à l’aéroport International Toussaint Louverture.

Dimanche on nous signale que le bureau de la douane à Malpasse aurait été incendié par des individus non identifiés…

Par ailleurs, des discussions entre les blocs parlementaires sont en cours pour déterminer la suite à donner à la crise, certains exigent la démission immédiate du Premier Ministre.

Dans la diaspora, notamment à Montréal la communauté haïtienne s’inquiète de la flambée de violence en Haïti et craignent pour le sécurité de leur famille et de leurs proches restés en Haïti. Une situation dont l’issue incertaine ne semble pas prête à rentrer dans l’ordre pour le moment…

Haiti Libre


Preocupa también a la OEA crisis y violencia en Haití: Almagro hace vehemente llamado a la paz

El Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, OEA, Luis Almagro, se refirió a la grave crisis social en Haití, donde por lo menos 5 personas han perdido la vida a causa de violentas protestas, luego del anuncio de aumento de combustibles, dejado luego sin efecto por el propio presidente Jovenel Moïse. Almagro, urgió a que “se ponga fin a la violencia en Haití.”

A través de su cuenta en Twitter abordó en torno a la situación y crisis en Haití lo siguiente: “Hacemos un llamado urgente a poner fin a la violencia en Haití y extendemos las condolencias a familiares y allegados de las víctimas.”

“Exhortamos a solventar las diferencias por vías pacíficas e institucionales”, señala el Secretario General de la OEA en su tuit posteado hace algunas horas.

CARICOM

Mientras que también la Comunidad del Caribe (CARICOM) manifestó estar “profundamente preocupada por la violenta protesta en Haití, un Estado Miembro de la Comunidad”, al tiempo que “lamentó la pérdida de vidas humanas y los daños”, luego de las recientes protestas que se escenifican en el país caribeño.

En un comunicado oficial, el presidente de CARICOM, Andrew Holness hablando en nombre de la comunidad declaró que “la comunidad lamenta la pérdida de vidas, las propiedades y el daño a la infraestructura y exige moderación y el fin de las protestas y la violencia.”, según señaló.

“La Comunidad observa que los problemas que han desencadenado estas protestas solo pueden resolverse en una atmósfera de calma. A este respecto, la Comunidad acoge con satisfacción las medidas adoptadas para desactivar la situación”, conforme agregan en el comunicado oficial.

Añadió que “la Comunidad espera un pronto regreso a la normalidad y celebra, entre tanto, el apoyo de las Naciones Unidas para supervisar la situación”, lo que deja entrever que “se estaría gestando el apoyo de las Naciones Unidas para contrarrestar la situación en el país.

Se recuerda que la República Dominicana, país que tiene una frontera común con Haití, y cuya inestabilidad en los últimos días ha afectado el comercio bilateral existente desde hace décadas entre las dos naciones, está solo registrado como observador en el CARICOM.

Acento