Aborto en Chile: Piñera se declara en contra tras demorarse en condenar ataque a mujeres en una marcha

Frase de Piñera y pañuelos celestes en el Congreso encienden la ola conservadora anti aborto libre

En el oficialismo confirmaron que no darán pie, ni siquiera a debatir, la posibilidad del aborto libre en Chile, la principal demanda del reactivado movimiento feminista. Tanto el ministro del Interior, Andrés Chadwick como el Presidente Sebastián Piñera cerraron la puerta a esta reivindicación, mientras los parlamentarios oficialistas transformaron el Congreso en una trinchera exhibiendo pañuelos celestes.

El primero en dar un portazo a las demandas feministas fue el ministro Chadwick, quien durante una actividad con líderes evangélicos en Hualpén, Región del Biobío, fue enfático en señalar que “si se presenta o se sigue dándole curso a un proyecto de ley sobre el denominado aborto libre, el Presidente es totalmente contrario, y ejercerá todas las atribuciones que la Constitución le otorga, como lo ha señalado, para impedir que eso sea ley”.

Sus dichos fueron confirmados por el propio Sebastián Piñera al plantear que “como Presidente tengo esta convicción profundamente en el alma y voy a hacer todo lo que sea necesario para defender la vida de todos mis compatriotas”. Añadió que “en forma fuerte y clara, nuestro gobierno es partidario de defender la vida y muy especialmente de los niños que están por nacer, porque son los niños más inocentes, los más vulnerables y los que más necesitan que defiendan el derecho esencial que es el derecho a nacer”.

Pañuelos celestes, carteles verdes

En el Parlamento, el senador RN Manuel José Ossandón llevó la batuta y repartió pañuelos celestes entre sus pares, en señal de rechazo al aborto. Se trata de un símbolo de la campaña “Salvemos las dos vidas”, alentada por sectores conservadores en clara contraposición a la pañoleta verde, que utilizan las defensoras del aborto libre. “Esta campaña se debe mirar de manera positiva, porque un aborto termina con la vida de un feto, pero además revienta la vida de una madre”, dijo el parlamentario.

Ossandón fue tajante en que no hay piso para avanzar en el aborto libre que exige el movimiento feminista y algunos parlamentarios de oposición, más allá de lo ya legislado. “Indistintamente de que yo no esté de acuerdo, se aprobó la ley que despenaliza el aborto en tres causales, pero un aborto libre y gratuito es algo que a nuestro juicio atenta contra todo sentido”, dijo.

Además, en un claro mensaje a la ex Nueva Mayoría y el Frente Amplio, dijo que “en vez de estar precupado de la eutanasia y el aborto, como la oposición, a mí me importan los niños y que salvemos las vidas en los hospitales de nuestro país”.

A la protesta contra el aborto libre se sumaron los diputados de la UDI, que también se pusieron el pañuelo celeste. “Para nosotros es muy importante que ese sector de la sociedad que no marcha o que marcha en silencio su postura en contra del aborto, sepa que existimos y que estamos con ellos. Y no solo eso, sino que además vamos a luchar con todas nuestras fuerzas para evitar que se instale el aborto libre en Chile y por eso para nosotros es muy importante defender tanto a la madre como al bebé que está por nacer independiente si tiene 1 hora de haber sido concebido o tiene 9 meses de gestación”.

En la otra vereda, los legisladores de oposición pusieron en sus escaños los carteles en favor del Aborto libre, seguro y gratuito.

“Miopía” del Gobierno

Desde la oposición, hubo críticas a esta arremetida del oficialismo. El diputado Juan Luis Castro (PS) criticó la actitud asumida por Sebastián Piñera, frente a la demanda y señaló que “es una miopía del Gobierno impedir la discusión sobre el aborto libre”. “Si bien he dicho que no soy partidario del aborto libre, creo que éste es el momento en que Chile tiene que legislar y tomar una decisión en este tema”, dijo el presidente de la Comisión de Salud de la Cámara Baja.

El parlamentario añadió que “le pediría al Presidente Piñera que si de verdad no quiere impedir que todo lo que tenga relación con el aborto prospere, lo primero que debiera hacer es decirle a la UDI, partido de gobierno que lo apoya, que no concurra al Tribunal Constitucional a ponerle trabas al decreto que él mismo firmó, junto al ministro de Salud, para el aborto en tres causales. Esa será su prueba de fuego”.

Añadió que “dentro de pocos días, el Senado argentino, posiblemente aprobará en último trámite el aborto libre. Yo me pregunto si vamos a esperar a que exista un tránsito de mujeres, con ofertas y ofertones, incentivos y traslados para que vayan mujeres chilenas a abortara Mendoza o Buenos Aires? Nosotros en Chile no vamos a tomar una decisión en el país?, preguntó el diputado Castro.

Por su parte, el senador PPD Guido Girardi, presidente de la Comisión de Salud del Senado, emplazó al Gobierno a “que no impida estos debates de sociedad, de derechos fundamentales”.

El parlamentario, quien ingresó en 2014 una moción que quedó en primer trámite sin informe de la comisión, añadió que “en la democracia no existen los vetos. En 2012 perdimos el proyecto de aborto terapéutico que presentamos. Cinco años después se aprobó porque la sociedad evoluciona más rápido que su elite política y nosotros tenemos una elite conservadora en general y una sociedad que es mucho más abierta. Estoy seguro que en algunos años más, como ha ocurrido en todos los países civilizados, Chile va a terminar con una situación de exclusión que mutila los derechos de las mujeres y va a permitir que cada cual tome sus propias decisiones”.

El Mostrador


The Guardian critica al gobierno de Piñera por lentitud a la hora de condenar ataque a mujeres en marcha por aborto

El diario inglés The Guardian consignó lo ocurrido durante la marcha por el aborto libre el pasado miércoles, donde tres mujeres fueron apuñaladas por desconocidos. “Ningún sospechoso ha sido arrestado, pero los participantes en la marcha argumentan que los radicales anti aborto son los responsables”, consignaron en un artículo difundido durante el fin de semana.

En primera instancia se apuntó al Movimiento Social Patriota de lo ocurrido, pero ellos mismos salieron a desmentir su vínculo con el ataque.

The Guardian destacó que “Chile tenía una de las políticas de aborto más estrictas del mundo hasta que el gobierno de Michelle Bachelet suavizó la prohibición total de permitir el aborto en casos de violación, si existe un riesgo para la vida de la madre o si no se espera que el feto sobreviva”.

Sin embargo, “su sucesor derechista, Sebastián Piñera, se ha opuesto fuertemente a cualquier otra reforma, y ​​los activistas por los derechos de las mujeres están preocupados de que las reformas puedan ser revertidas por su gobierno, una coalición que incluye varias figuras estrechamente alineadas con la dictadura de Pinochet”.

Fue allí cuando recalcaron que la ex Presidenta Michelle Bachelet condenó lo ocurrido rápidamente vía Twitter: “Este tipo de amenaza contra los movimientos sociales recuerda los peores años de la dictadura y son inaceptables en un país democrático”.

Pero la reacción del gobierno de Piñera “fue silenciada, mientras que la mayoría de los medios de comunicación del país en un principio no cubrieron la violencia”.

El medio inglés argumentó su posición citando a Natalia Valdebenito, quien a través de una editorial en su programa radial alegó que “nadie prestó atención” y que “a la mañana siguiente, no había nada en las portadas de los periódicos, nada en la televisión. No vi al Presidente condenar los ataques, el ministro del Interior no apareció a primera hora catalogando de inadmisible que hayan apuñalado a tres compañeras que van pacíficamente a marchar”.

El Dínamo


VOLVER