Argentina: el gobierno descarta un plebiscito por el aborto y anuncia cambios en el Código Penal

Aborto legal: Peña descartó un plebiscito y confirmó cambios en el nuevo Código Penal

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, descartó esta mañana -luego de que la media sanción por la legalización del aborto cayera degfinitivamente en el Senado por 38 votos en contra, 31 a favor y dos abstenciones -la propuesta que formuló ayer el diputado “verde” del PRO Daniel Lipovetzky de llamar a una consulta popular sobre el tema.

“No creemos que una consulta popular sea una opción”, dijo Peña, quien no descartó que pueda modificarse la legislación en torno al aborto cuando se traten reformas al Código Penal, en este caso solo se podría trabajar en torno a la despenalización.

En este sentido, el jefe de Gabinete anunció que el anteproyecto que el Ejecutivo mandará al Congreso con las modificaciones al plexo normativo, incluye un capítulo sobre aborto.

En declaraciones a la prensa en la Casa de Gobierno, el jefe de ministros señaló que se debe “mejorar el acceso a la salud” y prevenir “la cuestión del embarazo adolescente”. Además, se pronunció a favor de avanzar con políticas que prevengan “embarazos no deseados”.

Subrayó que “desde 1921” que el Congreso no trataba la cuestión de la despenalización del aborto y celebró que se hayan logrado “consensos” vinculados a las políticas de salud sexual.

Peña indicó que hay “legislación vigente” sobre ese tema y se debe “ver cómo se van aplicando estas políticas de salud en las distintas provincias”.

Infonews


Una despenalización que no es tal: Qué dice sobre aborto el anteproyecto de reforma del Código Penal

En un intento de saldar la discusión por el derecho de las personas gestantes a decidir, el Gobierno buscará introducir el tema en el proyecto de reforma del Código penal que presentará el 21 de agosto, aunque hasta no está claro cuáles serán los alcances de los cambios. En principio, se limitarían solo a la despenalización y no la legalización del aborto. Por lo pronto, el anteproyecto que elaboró la comisión de expertos incluye modificaciones que intentarían “lograr un equilibrio que contempla todos los derechos constitucionales en juego: el derecho a la vida y el derecho a la libre disponibilidad del cuerpo de la mujer y a su autonomía personal”, explicó ayer el juez Mariano Borinsky, presidente de la Comisión de Reforma del Código Penal Argentino.

El anteproyecto, que según sostuvieron fuentes del Ministerio de Justicia puede recibir modificaciones, incluye la figura de “persona por nacer”, mantiene la penalización a los médicos que realicen interrupciones de embarazo y contempla la posibilidad de eximir de pena a las mujeres que aborten, quedando la decisión final a criterio del juez que intervenga en cada caso.

El artículo 88 del anteproyecto de reforma establece que “se impondrá prisión de uno a tres años a la mujer que causare su propio aborto o consintiere en que otro se lo causare”. Borinsky explicó que de acuerdo a la propuesta, la tentativa de la mujer embarazada de causar su propio aborto no es punible. El juez podrá disponer que la pena se deje en suspenso o eximirla de ella, teniendo en cuenta los motivos que impulsaron a la mujer a cometer el hecho, su actitud posterior, la naturaleza del hecho y las demás circunstancias que demuestren la inconveniencia de aplicar pena privativa de la libertad.

De esta manera, se reduciría la escala penal –hoy es de 1 a 4 años de prisión y ahora sería de 1 a 3 años– y, si se impone alguna sanción, esta podría quedar en suspenso. El anteproyecto deja a criterio de cada juez la decisión de eximir o no de pena a la mujer. “No hay que minimizar el hecho de que es la única eximición de pena en todo el Código penal”, dijo al respecto Borinsky.

Horas después de que el Senado rechazara el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo y mantuviera la ley vigente desde hace casi un siglo (1921), Borinsky confirmó que en el nuevo código se mantiene la penalización de los médicos que realicen abortos. “(El aborto) seguirá siendo un delito. Seguirá penalizado tal como se venía haciendo”, señaló el especialista. El anteproyecto establece que “los médicos y profesionales que lleven a cabo las interrupciones de embarazo tendrán una sanción en suspenso, la que podrá ser reemplazada por una sanción alternativa, tal como la detención domiciliaria o la realización de tareas comunitarias”.

Según explicó el jurista, en el texto del anteproyecto se tomará en cuenta el fallo FAL de la Corte Suprema, que en 2012 precisó los alcances del aborto no punible en los casos de violación y cuando estuviera en riesgo la salud de la mujer. “De esta manera, una mujer que desea interrumpir su embarazo evita estar tres meses en un hospital esperando autorización judicial, ya que no es necesaria la intervención de un juez para que se aplique esta regla. Además, el médico estará más seguro de practicar el aborto en estos casos de abuso sexual, ya que el supuesto estará contemplado expresamente en la norma penal, en el Código Penal”, informó Borinsky.

Y agregó: “También se mantienen las dos causales de aborto no punible previstas en el actual Código Penal (riesgo para la vida o salud de la mujer y embarazo producto de un abuso sexual), extendiéndose el concepto de salud de manera tal que queda incluido como supuesto de aborto no punible los casos en los que se verifique riesgo para la vida o la salud tanto física como la mental de la mujer, en consonancia con el estándar de salud definido por la Organización Mundial de la Salud”.

El anteproyecto, que plantea novedades en la totalidad del Código Penal, incorpora una pena de hasta dos años de prisión para el “delito de aborto imprudente causado por un tercero –conducta que actualmente no es delito–, y protege a la mujer, ya que se establece que no será penalmente responsable en estos casos”, explicó Borinsky.

Borinsky calificó de “novedad absoluta” la incorporación a la normativa argentina de la figura “persona por nacer”. El anteproyecto la menciona al explicar que “se prevé el delito de lesiones ocasionadas sobre la persona por nacer, con pena de 1 a 4 años de prisión, figura que actualmente no se encuentra contemplada en el Código Penal, y se exceptúa de este tipo penal a la mujer embarazada”.

Página/12


La Iglesia agradeció a los senadores por votar contra el aborto legal

“Queremos agradecer a tantos hombres y mujeres, a los senadores y organismos e instituciones que se han pronunciado en defensa de la vida. Agradecemos especialmente el testimonio de los pobres, que siempre nos enseñan a recibir la vida como viene y a saber cuidarla porque es un don de Dios”, afirmó la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

En su primer pronunciamiento tras la sesión que culminó en la madrugada de este jueves, los obispos afirmaron que la Iglesia participó del debate “procurando un diálogo iluminador sin considerar enemigos a quienes pensaran distinto”. 

En su comunicado, la Comisión Ejecutiva de la CEA expresó que, en el marco del debate sobre el aborto en el Congreso, “el diálogo ecuménico e interreligioso ha crecido en este tiempo aunando esfuerzos para proteger la vida, desde la concepción hasta la muerte natural”.

“Se trata ahora de prolongar estos meses de debate y propuestas en la concreción del compromiso social necesario para estar cercanos a toda vida vulnerable. Nos encontramos ante grandes desafíos pastorales para anunciar con más claridad el valor de la vida: la educación sexual responsable, el acompañamiento a los hogares maternales surgidos especialmente en nuestros barrios más humildes para acompañar a mujeres embarazadas en situaciones de vulnerabilidad y la atención a personas que han pasado por el drama del aborto”, puntualizaron los religiosos.

El documento llevó la firma del presidente de la CEA, monseñor Oscar Vicente Ojea,obispo de San Isidro; del vicepresidente primero, cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina; del vicepresidente segundo, monseñor Marcelo Daniel Colombo, arzobispo electo de Mendoza, y del secretario general, monseñor Carlos Humberto Malfa, obispo de Chascomús.

Ámbito


Y ahora ¿qué hacemos?: cinco voces feministas

¿Y después del rechazo en el senado qué? Quizás todavía es demasiado temprano para preguntarse eso. Tal vez habría que dormir un poco primero, descansar un par de días, enfriar la cabeza. Pero bueno, no nos aguantamos la ansiedad: le preguntamos a cinco amigas cómo pensaban que había que seguir. Y esto nos dijeron.

1-“No vamos a quedarnos encerradas en nuestras casas” – Celeste Mc Dougall, docente.-

Tuvimos una derrota en términos legislativos pero tuvimos un gran triunfo en las calles: fuimos dos millones, con un despliegue organizativo también sin precedentes en términos de que nosotras no somos una empresa de eventos, sino un grupo de feministas que estamos luchando por un derecho.

Fue una concentración en un día de lucha y de fiesta que tenía dispuestos tres escenarios, seis carpas, además de todas las que tenían las organizaciones que son parte de la campaña y las que no, intervenciones en el espacio público. Esta ola es imparable, porque es imparable acá, en la región y en el mundo. Y si no fue ayer, más temprano que tarde vamos a conquistar nuestro derecho.

Si algo tenemos claro las feministas es que “mujer que se organiza no plancha más camisa”. No vamos a quedarnos encerradas en nuestras casas. Vamos a seguir saliendo a exigir que se cumplan nuestros derechos.

2-“Potenciar el hacer colectivo: hablar, transmitir. Ese es el desafío” – Ana Arriel, psicóloga.-

El viernes a la tarde escuché las medidas de seguridad que estaban tomando en la Plaza para el miércoles y se me ocurrió armar una guardia psicológica para quien quiera estar en la movilización pero no pueda tramitar el hecho de estar en una multitud. Logré convocar a 22 profesionales que desde las 18 y hasta las 4 de la madrugada pusieron el cuerpo para poder sostener a todxs. Hicimos postas sanitarias en la puerta del hotel Bauen.

Lo viví con mucha alegría y mucho laburo. Con muchas ganas de poner el cuerpo para sostener a quienes querían venir. Cuando comenzó a llover, lo empezamos a hacer por teléfono.

Me sorprendió muchísimo que lo que no se pudo hablar hace cinco años en la UBA hoy convoque a un montón de profesionales y se haya hecho explícito. Profesionales que pusieron sus cuerpos para el ejercicio del derecho a la salud pública. Nuestra función fue performática: hablando con la gente, conteniendo. Bajando la angustia que producía la ansiedad.

Hay algo que armé yo y resonó en un montón de personas. Y eso es lo que saco de conclusión: las ganas del hacer colectivo están latentes todo el tiempo. Sólo hay que generar las formas dentro de este proceso que es completamente novedoso y que arrasa con las formas más tradicionales y clásicas de hacer política.

Hablar, transmitir, ese es el desafío. Hay que sostener este amplio movimiento feminista que es super diverso y no va a parar. Hay algo que se movió y eso se nota en lxs pibxs, que son increíbles.

Yo milito hace 19 años en distintos espacios y mi mamá, paraguaya, jamás me dijo una sola palabra al respecto. Ayer por primera vez me mandó un mesanje que decía “Me encanta esta lucha que están haciendo. Estoy orgullosa de vos. Se va a caer”.

Y eso no fue por mi, fue por lo que pasó en la calle.

3-“Hay que reforzar los espacios donde se viva la sexualidad desde el placer” – Patricia Rosemberg, médica.-

Fuimos tantas, pero tantas, que nos íbamos enterando de los fuimos sabiendo el reusltado y que lo vivimos igual con alegría, lucha, sororidad, todos nos tratamos amorosamente. una potencia infinita. Cuando las causas nos movilizan no necesitamos más las representaciones de los políticos.

Para mi sigue por tres lugares: desde mi lugar de médica y militante, reforzando cada vez más lugares donde hoy se acceda a la interrupción voluntaria del embarazo, más lugares donde se viva la sexualidad desde el placer y no solamente desde la lógica de educación sexual, anticonceptivos y aborto legal. Me parece que son refuerzos inconmensurables para hacer cada vez más y llegar a más lugares para que se acceda a lo que hoy podemos acceder.

Por otro lado hay que tomar un descanso de muy poco tiempo y salir a las calles nuevamente. Creo que el año que viene hay que volver a presentar el proyecto aún cuando no cambie el escenario. No hay que aflojar con las charlas, las consejerias, los encuentros, el encuentro de mujeres. No hay que aflojar con el feminismo más popular.

4-“Tenemos que ser guerreras con mentalidad de ajedrecistas” – María de los Ángeles Roberto, docente y metodista.-

La que se viene ahora es muy dura con respecto al disciplinamiento de las mujeres. Si hay algo que les molestó mucho a los senadores machistas de las provincias del Noroeste argentino fue lo que ellos vieron como una amenaza de la rebelión de las mujeres, la rebelión de los cuerpos, el deseo, que es lo que estuvo tan presente a lo largo de las exposiciones y los debates. Se sienten muy amenazados.

Desde el Paro Internacional de Mujeres estamos pensando en fortalecer la formación interna en charlas y seminarios, porque ellos no van a cumplir con los objetivos de la pseudo preocupación que tenían con respecto a la Educación Sexual Integral. Lo que van a hacer es bajar más lineamientos sobre lo que llaman la ideología de género. Esos bastiones los seguirán defendiendo, se nos viene un tiempo peor. Es en este tiempo donde tenemos que estar mucho más fortalecidas. Tenemos que estar preparadas como guerreras física y mentalmente y con mentalidad de ajedrecistas, sabiendo cuáles van a ser las movidas del enemigo al que estamos enfrentando.

Sabemos cuáles son las agrupaciones de la Iglesia Católica más recalcitrante que está bajando la línea de que nosotras las feministas somos las enemigas porque planteamos la ideología de género y por eso avalamos la ESI. No dan solo el no a la ley del aborto, están clausurando todo lo anterior.

5-“Hay una sola respuesta: una iglesia y un estado separados” – Marina Glezer, actriz.-

Formo parte de cinco colectivos de mujeres organizadas. Pienso que los espacios asamblearios nos llevan todo el tiempo a la misma respuesta: una iglesia y un estado separado y una nueva lucha por un estado laico. Y también la exposición de una clase política ignorante, innominiosa e injuriosa que no representa a la mayoría de las mujeres.

Creo que debemos ser organizadas y unidas más que nunca porque la fuerza está en el conjunto, en la deconstrucción, en una posibilidad de pensarnos de otra manera.

Tenemos que visibilizar esas muertes por abortos clandestinos y otorgarles la responsabilidad a este Senado que rechaza la media sanción de Diputados y que no se hace cargo de que las mujeres nos morimos en abortos clandestinos. Tienen una vara de doble moral con la que vamos a pelear desde este momento y hasta construir una mayoría parlamentaria que nos represente, no un montón de personas por poder otorgado por sí mismos, en roscas políticas y denigrando la política.

Cosecha Roja