AMLO sobre el acuerdo en el TLCAN: “Trump nos escuchó y logramos mantener la soberanía energética”

AMLO: “Trump nos escuchó y logramos mantener la soberanía energética”

En días pasados, Andrés Manuel López Obrador aseguró que para el Gobierno entrante era una buena señal que Donald Trump ya no hiciera comentarios negativos sobre nuestro país. Ayer, en llamada telefónica con Enrique Peña Nieto para anunciar el acuerdo comercial que lograron México y Estados Unidos, el mandatario estadounidense aprovechó para recordar la buena relación que tiene con AMLO y pedir al todavía presidente que le mandará sus saludos.

Al dar sus impresiones respecto del nuevo tratado comercial con el país vecino, Obrador se dijo satisfecho. “Este paso da estabilidad económica, financiera”, indicó. También, de acuerdo con el tabasqueño, fue un logro que el mandatario estadounidense escuchara y aceptara su postura de respetar la soberanía de México para un acuerdo que se reserva el derecho de reformar la Constitución mexicana en materia energética a través de la cual se respete al petróleo y a los recursos naturales como parte de la nación.

“Fue tomada en cuenta nuestra recomendación, en el tema energético. Quiero reconocer la actitud del presidente Donald Trump que entendió nuestra postura, que estuvo de acuerdo en este aspecto que era fundamental. Nosotros no podíamos acordar otra cosa y originalmente se había elaborado un capítulo muy extenso y muy comprometedor desde nuestro punto de vista”, declaró AMLO a su llegada a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

“Este texto se hizo a un lado y se redujo a tres párrafos -continuó- pero muy importantes para dejar de manifiesto que México es un país libre y soberano, sobre todo en este tema tan importante de los energéticos. México se reserva el derecho de reformar su Constitución, sus leyes en materia energética. Y quedó asentado que el petróleo y los recursos naturales de México pertenecen a nuestra nación”.

Sin embargo, admitió que “hay otras cosas que no nos satisfacen del todo”, como que no se incluyera a Canadá en este acuerdo comercial, por lo que hizo un llamado al primer ministro de ese país, Justin Trudeau para que participe en las negociaciones. “Importa que se convoque al gobierno de Canadá para que se mantenga el TLCAN de Norteamérica. Nos interesa mucho que sea un tratado de tres países. Qué participe (Trudeau) en la negociación en estos días y que se busque el acuerdo, la negociación”, concluyó.

La Política Online


Tras diferencias, México y EU logran nuevo pacto comercial

México y Estados Unidos llegaron ayer a un acuerdo bilateral preliminar como parte de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Al anunciar el acuerdo tentativo en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recordó el escepticismo que había al inicio de las seis semanas de negociaciones a escala de secretarios de Estado, y lo acreditó al hecho de que su gobierno siempre negocia duro, como lo hace México.

Asimismo, Trump subrayó que el nuevo pacto podría llamarse “el Acuerdo Comercial Estados Unidos-México.

Lo llamaban TLCAN. Lo vamos a llamar el Acuerdo Comercial Estados Unidos-México, y nos vamos a librar del otro nombre, por la mala connotación, pues Estados Unidos fue dañado bastante mal por ese tratado durante muchos años, y ahora es realmente un buen acuerdo para los dos países, aseveró. Es un gran día para el comercio, añadió.

En conversación telefónica con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, Trump también se mostró optimista al decir: Gracias, Enrique. Felicidades. Es una cosa realmente fantástica. Los dos trabajamos bastante duro.

Peña Nieto también celebró el hecho y agradeció a su homólogo estadunidense la voluntad políticapara lograr el acuerdo, por lo que propuso a Trump –abstemio– un brindis con tequila para celebrar este entendimiento.

Trump y Peña Nieto dijeron que las conversaciones con Canadá comenzarían de inmediato, aunque el presidente estadunidense no descartó que Ottawa quede fuera de lo negociado, y amenazó con aplicar aranceles a los automóviles fabricados en Canadá si no se alcanzaba un acuerdo entre las tres partes.

Podríamos tener un acuerdo por separado o podríamos ponerlo en el mismo entendimiento, dijo.

Creo que con Canadá, francamente, lo más fácil que podemos hacer es aplicar un arancel a la entrada de sus automóviles. Es una cantidad tremenda de dinero y es una negociación muy simple. Podría terminar en un día y recibimos mucho dinero al día siguiente, abundó.

La situación cambiará

Asimismo, el magnate insistió en que Estados Unidos había sido perjudicado por el TLCAN y en que la situación cambiará.

Esto es algo muy especial para nuestra industria manufacturera y nuestros agricultores, expresó.

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que la Casa Blanca está lista para notificar al Congreso de su país, antes del viernes, sobre el plan de Trump para firmar el documento bilateral, pero dijo que estaba abierto a que Canadá se una al pacto.

La notificación sería sobre la intención de sellar un nuevo acuerdo comercial dentro de 90 días, lo que le daría tiempo a Peña Nieto para firmarlo antes de dejar el cargo el primero de diciembre.

El pacto entre Estados Unidos y México eleva el umbral regional de contenido automotriz con acceso libre de aranceles dentro del TLCAN a 75 por ciento, desde el 62.5 por ciento actual, destinado a impulsar la manufactura de automóviles en Norteamérica.

El acuerdo también exigiría que entre 40 y 45 por ciento del contenido de un automóvil sea hecho por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora.

Asimismo, requiere un mayor uso de acero, aluminio, vidrio y plásticos de Estados Unidos.

Trump cedió respecto de su demanda de implementar una cláusula de caducidad que pondría fin al pacto a menos que se renegocie cada cinco años y que las empresas dijeron que obstaculizaría la inversión a largo plazo en la región.

Canadá y México se oponían estrictamente a la cláusula. En cambio, Estados Unidos y México acordaron una vida útil de 16 años para el TLCAN, con una revisión cada seis años que puede extender el pacto durante 16 años más, lo que proporcionaría más seguridad empresarial.

El representante republicano Kevin Brady, presidente de la Comisión de Recursos y Arbitrios de la Cámara de Representantes y aliado crucial de Trump, expresó cautela sobre el aparente adelanto de ayer. Brady dijo que prevé analizar cuidadosamente los detalles y hacer consultas en las próximas semanas para determinar si la nueva propuesta cumple con las prioridades comerciales establecidas por el Congreso.

El segundo republicano de mayor rango en el Senado, John Cornyn, calificó el anuncio del acuerdo como una medida positiva, pero señaló que Canadá debe formar parte del pacto final.

Un acuerdo trilateral es el mejor camino, dijo, y agregó que millones de empleos están en juego.

Matt Blunt, presidente del American Automotive Policy Council, que representa a General Motors, Ford y Fiat Chrysler, dijo que el grupo era optimista sobre el nuevo acuerdo, aunque todavía estaba revisando los detalles.

La Jornada


México y EEUU dejan fuera del TLCAN la ‘cláusula sunset’

Estados Unidos y México acordaron una vigencia de 16 años para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y cada seis años se llevará a cabo una revisión que podría extenderlo por 16 años más, dijo el lunes el Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

El plan no contendría una expiración automática del TLCAN como había propuesto anteriormente Estados Unidos, que busca que se estableciera una “cláusula sunset” en el pacto.

La declaración se da luego de que Estados Unidos y México alcanzaron un acuerdo el lunes para cambiar el Tratado y se espera que las conversaciones con Canadá empiecen de inmediato, dijo el presidente estadounidense, Donald Trump.

“Solían llamarlo TLCAN. Vamos a llamarlo acuerdo comercial entre Estados Unidos y México. Nos libraremos del nombre TLCAN”, dijo Trump a los periodistas. El nombre tiene una “mala connotación”, aseguró.

El acuerdo impulsó a los mercados financieros y abrió la puerta a que Canadá vuelva a las negociaciones para reformular el acuerdo sellado en 1994 junto a Estados Unidos y México.

Un alto funcionario comercial estadounidense dijo que hay esperanzas de que pueda alcanzarse un pacto final para el viernes.

El pacto entre los dos países requerirá que el 75 por ciento del contenido de los automóviles sea fabricado en la región del TLCAN, por encima del 62,5 por ciento actual, según un segundo funcionario estadounidense. Se elaborará una ficha técnica con los contenidos específicos en Estados Unidos y México.

El acuerdo también exigirá que entre el 40 y el 45 por ciento del contenido de los vehículos sea hecho por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora, declaró el segundo funcionario.

Excelsior


Canadá asegura que firmará nuevo acuerdo comercial sólo si es “bueno” para el país

El Gobierno canadiense dijo que solo firmará un nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y México si “es bueno” para Canadá, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara un pacto con las autoridades mexicanas.

“Sólo firmaremos un nuevo TLCAN que sea bueno para Canadá y bueno para la clase media”, afirmó un portavoz de la ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, en un comunicado.

Trump anunció un acuerdo con México para renegociar el TLCAN, en vigor desde 1994, al que espera que se sume “pronto” Canadá.

El portavoz de Freeland añadió en la nota que la rúbrica de su país “es requerida” para renovar el TLCAN, y subrayó que “el avance” entre México y Estados Unidos es una condición necesaria para cualquier acuerdo global.

“Estamos en contacto regular con nuestros socios negociadores y seguiremos trabajando hacia un TLCAN modernizado”, destacó el portavoz.

Durante el anuncio en la Casa Blanca, Trump apuntó que está por ver si Canadá “puede ser parte de este pacto”.

“Puede ser un acuerdo separado o pueden sumarse”, agregó Trump, al adelantar que las negociaciones con Ottawa comenzará “pronto” para su eventual integración.

El impulso para reabrir el TLCAN fue la llegada a la Casa Blanca de Trump en 2017, quien lo calificó en reiteradas ocasiones de “desastre”, aunque hasta ese momento había sido considerado un éxito de la integración comercial por los Gobiernos de los tres países vecinos.

El TLCAN engloba más de 1 billón de dólares anuales de intercambio.

El Universal