Argentina: la Corte Suprema ordenó que Milagro Sala vuelva a prisión domiciliaria

35

La Corte Suprema pidió que se cumpla la resolución de la CIDH

En resguardo de la vida de Sala

El máximo tribunal le solicitó al Poder Judicial de Jujuy el cumplimiento inmediato de lo ordenado por la Corte Interamericana en cuanto al arresto domiciliario de la dirigente social y garantice la preservación de su integridad física. También le reclamó que explique las razones del incumplimiento de esa disposición.

El máximo tribunal le solicitó al Poder Judicial de Jujuy el cumplimiento inmediato de lo ordenado por la Corte Interamericana en cuanto al arresto domiciliario de la dirigente social y garantice la preservación de su integridad física. También le reclamó que explique las razones del incumplimiento de esa disposición.

La Corte Suprema ordenó que de manera “urgente” el Poder Judicial de Jujuy adopte medidas para el “pleno e inmediato cumplimiento” de la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos con el objetivo de “salvaguardar la vida, integridad personal y salud” de la referente de la Tupac Amaru Milagro Sala, que está detenida en un penal de Salta desde el martes pasado, en abierta desobediencia del fallo internacional. El máximo tribunal respondió así ante un requerimiento de la Corte IDH y ante la presentación de un hábeas corpus por parte de los abogados de la dirigente social, y pidió al Superior Tribunal provincial explicaciones por el incumplimiento.

La respuesta unánime de los jueces de la Corte llega a dos días del límite del período de respuesta que tenía el Estado ante  una instancia de supervisión abierta en la Corte IDH —a pedido del CELS, Abogadas del Noroeste Argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales (Andhes) y Amnistía Internacional— respecto del cumplimiento de la resolución dictada en noviembre del año pasado, que ordenó  “salvaguardar la vida, integridad personal y salud” con medidas alternativas a la prisión preventiva que cumple desde enero de 2016.

Resolución

El Poder Judicial de Jujuy acató tardíamente —tras la orden de la Corte Suprema de cumplir con la Corte IDH en diciembre pasado— la resolución al ordenar la prisión domiciliaria Sala, aunque condicionándola con restricciones extraordinarias en una quinta de la localidad de El Carmen, pero el martes pasado el juez Pablo Pullen Llermanos volvió a quebrar el cumplimiento al enviar a la dirigente de la Tupac al Penal Penal Federal de Salta, ubicado en Güemes, a 100 kilómetros de la capital jujeña.

“Esta Corte Suprema, como cabeza del Poder Judicial de la Nación, tiene la obligación de adoptar las medidas conducentes que, sin menoscabar las atribuciones de otros poderes, tiendan a sostener la observancia de la Constitución Nacional”, advirtieron los integrantes del máximo tribunal y requirieron al Superior Tribunal de Justicia de Jujuy que adopte “con carácter urgente las medidas del caso para dar pleno e inmediato cumplimiento” a la resolución de la Corte IDH.

Además, el máximo tribunal aceptó el pedido de hábeas corpus presentado por los abogados de Sala y exigió que “en el plazo de 5 días se brinden las razones por las cuales no se habría dado cumplimiento a su pronunciamiento”.

Más temprano, el CELS, Andhes y Aministía internacional había emitido un comunicado conjunto denunciando el el “permanente incumplimiento por parte del Estado argentino” de la resolución de la Corte IDH y recordaron que el juez Pullen Llermanos argumentó el “intempestivo” traslado al penal de Salta por supuestas razones del cuidado de la salud de la dirigente social sin explicar “por qué la cárcel federal sí tendría las condiciones adecuadas”. En ese sentido, los organismos habían advertido ante la corte interamericana que “el sistema federal registró el año pasado un preocupante record de fallecimientos por suicidios”.

A esa denuncia formal ante el sistema interamericano, se sumó ayer el pedido de organismos de derechos humanos —encabezados por Madres y Abuelas de Plaza de Mayo— ante el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti para que intercediera y le subrayaron que “toda demora podría resultar irreparable”.

Página12

 


VOLVER

Más notas sobre el tema