Argentina: ordenan el traslado “arbitrario” de Milagro Sala a una cárcel federal

Milagro Sala fue trasladada a una cárcel de Salta

Milagro Sala fue trasladada esta noche al penal federal salteño de General Güemes por orden del juez Pablo Pullen Llermanos. La dirigente social se encontraba cumpliendo arresto en su domicilio del barrio El Carmen y su traslado fue dado a conocer por sus allegados a Sala, quienes calificaron la decisión judicial como “arbitraria y contraria a lo dispuesto” por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Suprema de Justicia.

El martes pasado la dirigente de la Tupac Amaru fue hallada inconsciente en ese domicilio y trasladada al hospital de Jujuy Pablo Soria, tras desvanecerse y perder la conciencia, aunque días después volvió a la vivienda.

En la disposición del juez se exigió “las máximas medidas de seguridad” tanto para su traslado como para las veces que tenga que viajar a Jujuy para las diferentes audiencias judicales, por lo que se notificó tanto al ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, como así también a su par de Seguridad, Patricia Bullrich.

El Comité por la Libertad de Milagro Sala afirmó que esta resolución “es una medida absolutamente arbitraria y contraria a lo dispuesto por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y ratificado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ordenó la detención domiciliaria de la dirigente social en su residencia habitual”.

“La notificación se realizó esta noche, pero en la cédula no hay ninguna fundamentación respecto a la medida que será denunciada ante los organismos internacionales. La defensa presentará un habeas corpus en favor de la dirigente social. Desde el Tribunal Criminal donde se desarrolla la audiencia del juicio conocido como ‘Pibes Villeros’ será directamente trasladada a Güemes”, precisó.

“La quieren muerta. El gobernador (Gerardo) Morales y el juez Pullen Llermanos continúan con su política constante de hostigamiento contra Milagro. Cada vez queda más en claro que no les interesa en lo más mínimo su vida. No les interesa la justicia sino la revancha contra una mujer que hizo lo que no hizo ningún político en Jujuy por los más humildes”, precisó el Comité.

Sala se encuentra detenida desde enero de 2016 y estuvo en el Penal de Alto Comedero de Jujuy hasta agosto del año pasado, cuando fue trasladada a El Carmen para seguir con prisión domiciliaria. Sin embargo, en octubre de 2017 Pullen Llermanos le revocó la prisión domiciliaria y fue llevada nuevamente a la cárcel de mujeres.

Pero en diciembre del mismo año volvió al domicilio de El Carmen, tras una decisión del magistrado basada en la orden de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y acorde a lo dispuesto por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Sala está procesada en seis causas y en la actualidad cumple una condena en suspenso de tres años, acusada de ser la instigadora de un “escrache” en 2009 contra Morales, quien en ese momento era diputado.

Página|12


Nuevos reclamos por la situación de Milagro Sala

Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación Madre de Plaza de Mayo, envió una carta a la Corte Suprema de Justicia y apeló a sus “investiduras” para que “alguna vez” hagan cumplir las leyes y sean respetados los derechos de Milagro Sala, la perseguida dirigente de la Tupac Amaru. “Me dirijo a ustedes en un momento de mucha desesperación, después del episodio que sufrió la semana pasada Milagro Sala, que está en vuestras manos”, pidió Bonafini. La dirigente social está atravesando dificultades en su salud, se encuentra “emocionalmente muy vulnerable” y “viene transitando un cuadro de depresión”, dijo a PáginaI12 Elizabeth Gómez Alcorta, una de sus abogadas.

Hace una semana comenzó el juicio oral por la cauda denominada “pibes villeros”, en referencia al nombre de una cooperativa que retiró en diciembre de 2015 dinero del Banco Nación, un proceso que en algunos medios se difundió como un robo, aunque fue un trámite normal. Durante la audiencia, Milagro Sala se indignó cuando sancionaron a uno de sus defensores, Luis Paz, por haber recusado a las juezas del tribunal que comenzaba a juzgarla. Las magistradas copiaron y pegaron partes de un fallo sin citarlo y sin relación con la causa. Su defensa pidió que sean apartadas por esto y las juezas respondieron con 10 mil pesos de multa y la amenaza de suspenderle la matrícula a Paz. Sala fue expulsada de la audiencia por cuestionar el proceso y mientras la sacaban le dijo en la cara a una de las magistradas que no podía estar juzgándola porque se había sacado 3,75 en el examen para acceder al cargo. Al llegar a la audiencia había mostrado un cartel en solidaridad con los despedidos de la agencia oficial Télam.

“La secuencia de la semana pasada hizo que se desmayara, y a partir de ese momento fue altamente hostigada, no le permitieron tomar contacto con su familia y sus abogados, al día siguiente que ya estaba mejor también le prohibieron tener ese contacto, el juez fue a verla y del hospital la llevaron directamente a la sala de juicio”, describió Gómez Alcorta. “Físicamente está bien pero desde el punto de vista emocional está con un cuadro de gran fragilidad”, completó.

En el mismo sentido se pronunció Estela Díaz, integrante del Comité por la Libertad de Milagro Sala y secretaria de Igualdad de Género de la CTA (Central de Trabajadores Argentinos). “A ella también le afecta mucho el deterioro de la salud de sus compañeros y compañeras presas, cuatro mujeres y dos varones, sobre todo de Mirta Guerrero, hay una persistencia de esta situación que ya lleva dos años y medio”, indicó en diálogo con este diario. “Vive un proceso de hostigamiento, un cuadro general que es el proceso represivo contra su familia y su organización, le han rechazado los recursos en todas las instancias, es muy preocupante, la han arrinconado para dejarla sin expectativas de que haya justicia”, agregó la dirigente.

En su carta Bonafini dijo a los integrantes de la Corte Suprema que supone que “están informados del desprecio permanente que tiene el gobernador Gerardo Morales por las leyes, desoyendo vuestro pedido de prisión domiciliaria para Milagro, porque el lugar donde está alojada es igual a un campo de concentración nazi”.

Página|12


VOLVER