Combos: Las bandas ilegales de Colombia – Por Luciano Capristi

Por Luciano Capristi *

En Colombia existen diferentes grupos delincuenciales llamados Combos que imponen fronteras ilegales dentro de los barrios al mismo tiempo que manejan el tráfico de drogas y armas. Además de financiarse con la extorción, ahora incursionaron en la distribución de diferentes mercaderías. Conflictos con los comerciantes, guerras entre bandas y la ilegalidad son etiquetas cotidianas en ciudades como Medellín, donde los habitantes dicen estar acostumbrados y resignados.


(Foto del medio colombiano El Tiempo)

“Todos vivimos bajo el mismo cielo, pero ninguno tiene el mismo horizonte”, dijo el político alemán Konrad Adenauer. Colombia tiene atracciones turísticas dignas de destacar y una de ellas es la ciudad de Medellín. En el pueblito de Paisa una persona puede tomarse un guarapo (jugo de caña de azúcar y limón) mientras ve el atardecer. El parque Arví también constituye un lugar importante por ser una reserva ecológica así como el Parque de los Deseos donde se ubica el jardín botánico. Pero al montarnos en un metrocable y subir cuesta arriba se puede observar otra perspectiva del paisaje.

La plaza de Botero junto con sus esculturas gigantes ubicadas en la parte central de la ciudad comienzan a volverse minúsculas alrededor de las miles de casas instaladas en los barrios populares. Dentro de los callejones de las comunas hay niños y niñas que juegan, pero otros tantos jóvenes se ven envueltos en negocios ilegales.

Los Combos son estructuras armadas que manejan el narcotráfico y las extorciones en varias ciudades de Colombia. Sus acciones ilícitas también involucran homicidios, hurtos menores y lesiones a aquellas personas que no “colaboren con la vacuna”.

La “vacuna” o “rifa” es una cuota que recaudan a lo largo de un perímetro e incluyen a comerciantes locales, transeúntes o propios vecinos. Sin este dinero “no se garantiza la seguridad”, así lo explicóuno de los lideres de estos grupos en una entrevista para Mundo Actual. Se maneja un glosario aparte en cuanto a significados, pero “cualquiera entiende la violencia”, remarcó el escritor y periodista colombiano Alonso Salazar.


(Foto de el medio colombiano Mundo Actual)

En su libro “No nacimos pa semilla” asegura que Medellín es una ciudad en guerra donde “intervienen muchos poderes”. Pero una característica común que tienen los Combos con otras organizaciones ilegales en Latinoamérica, son los jóvenes. “En el libro intentamos conservar el estilo de las expresiones originales, para presentar la propia voz de aquellos protagonistas de la violencia que padecemos”, expresó Salazar. La perpetuidad de los grupos, según el escritor, continúa gracias a que estas bandas en muchos casos atraen a los menores con drogas y promesas de reconocimiento dentro de un círculo social.

Los años 90 trajeron consigo desarrollos tecnológicos y nuevas economías de mercado, cambiando los ejes de las relaciones internacionales una vez finalizada la Guerra Fría. América Latina enfrentó grandes crisis económicas a mediados de los 80 y su deuda externa era de alrededor de 108 mil millones de dólares. El Fondo Monetario Internacional (FMI) fomentó una estrategia basada en exportaciones. Esto significaba más fuga de capitales dirigidos principalmente a Estados Unidos. En los distintos países comenzaron los desempleos, el hambre y más índices de delincuencia. A partir de esos tiempos, según la Defensoría del Pueblo en Colombia, aumentó el número de bandas criminales en los barrios bajos de ese país.

La policía vs Los Combos

“Aparecen en barrios donde no hay oportunidades y encuentran una identidad, ya que tienen un espacio de autoridad”, reveló el ex Coronel de policía, Héctor Saavedra, quien estuvo 11 años en el servicio de inteligencia en Cali, ciudad de Colombia.

Con respecto al narcotráfico especificó que el Estado es “irresponsable” y, a pesarque “mejoró la situación en estos 20 años” se carece de políticaspúblicas para “solucionar el problema”. “Me ha tocado participar en casos donde toda una familia armó un Combo en Pereira y otro  en donde todos los participantes eran menores y el líder era un abuelito de 80 años”, informó el ex agente.


(Foto del medio colombiano El Tiempo)

En el proceso que realizan las fuerzas de seguridad para atrapar a las estructuras criminales, se tienen en cuenta las denuncias las cuales se pueden realizar vía online en la fiscalía de Colombia, aunque “el 40% de los delitos no son denunciados”, aseguró Saavedra.

La policía primero plantea un enfoque específico para atacar a los Combos determinando cuales son los objetivos. Luego se hace un informe denominado “noticia criminal”, que es entregado a la fiscalía, la cual se encarga de permitir el seguimiento con todo tipo de recursos.

Por otra parte Saavedra afirmó queel número de bandas aumentan en toda la región y cada vez toman más poder, ya que “mueven mucho dinero fácil” con la venta de drogas y armas. “Primero los endulzan  a los jóvenes con la primera dosis gratis, después la mayoría pierde el control”, sentenció el ex Coronel.

Sin embargo, se registraron excesos del accionar de seguridad en la lucha contra las bandas criminales. Según los documentos judiciales de El Consejo de Estado de Colombia,hubo casos en donde efectivos de la policía dispararon a estos grupos criminales sin la orden de un superior. Fuerzas de seguridad, como el Ejército,  argumentaron que estas muertes ocurrieron por “errores de procedimiento” y son “casos aislados”.

La costumbre del miedo

La existencia de los combos trajo aparejado el cambio de hábitos entre los habitantes de los barrios colombianos. Un ejemplo de ello son los ciudadanos que intentan transitar libres por los barrios de Medellín, ya que primero tienen que pedir permiso y dar algo a cambio para transitar entre sus calles.

Elkin Aristizabal vive en Medellín y trabaja entregandoproductos alimenticios y de aseo a los establecimientos de comercio enColombia.

“Para poder trabajar tengo que pagar alrededor de 28 dólares mensuales y es una característica que depende de la mercancía”, especificó Aristizabal. En la actualidad le prohíben la entrada a todos los distribuidores de huevo, leche y gas natural, porque según el comerciante, los Combos tienen su empresa y se encargan de la venta y comercialización.


(Foto del medio colombiano El Tiempo)

Una vez no pagué y me robaron, pero un día mi camioneta se descompuso y junto con mi hijo nos ayudaron a repartir los alimentos en moto”, comentó Aristizabal. Lo que marca la complejidad del tema, ya que estas bandas al mismo tiempo que incrementan la inseguridad ciudadana también ofrecen “ayuda social” en zonas donde el Estado no se hace presente.

De esta forma, los Combos, cuando se acercan fechas festivas, como Navidad o Día del Niño, en vez de pedir dinero recaudan juguetes para los niños y niñas de los barrios populares. Al mismo tiempo, si se aceptan sus demandas, ofrecen “seguridad” y responden a toda persona que tenga “inconvenientes” con el dueño del negocio o local, que haya pagado “la vacuna”.

“Si se cumple con la cuota, a uno no le pasa nada”, dijo el repartidor, aunque recalcó que si se les falla con el pago, la situación se torna “delicada”.Para agudizar más este entramado, se  identifican a los líderes de los Combos con ex integrantes de varios grupos guerrilleros, según un informe presentado por la fundación Ideas para La Paz de Colombia.

En los debates presidenciales para las elecciones de 2018,ningún candidato se manifestó sobre el tema de los Combos. Medellín tiene un atractivo turístico ejemplar para cualquier ciudad del mundo, pero ¿Quiénes habitan bajo el mismo cielo se habrán acostumbrado a los conflictos de su tierra?

* Luciano Capristi es estudiante de periodismo en la Universidad Nacional de Avellaneda


VOLVER