Conferencia Episcopal de Chile pide perdón por abusos sexuales y entregará documentación a la Fiscalía

Obispos de Chile piden perdón a las víctimas de abuso sexual y anuncian cambios en trato de denuncias

“Queremos reconocer humildemente que hemos fallado a nuestro deber de pastores al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes y religiosos. A veces no reaccionamos a tiempo ante los dolorosos abusos sexuales, de poder y de autoridad y por ello, pedimos perdón en primer lugar a las víctimas y sobrevivientes”.

De esa manera comenzó la declaración que este mediodía leyó el presidente de la Conferencia Episcopal, el sacerdote Santiago Silva, cuando termina el encuentro que los obispos que reúnen la instancia, tuvieron desde el lunes en Punta de Tralca.

El obispo castrense dio a conocer, de esta forma, las conclusiones que se tomaron en la asamblea plenaria extraordinaria, bajo el título de Declaración, Decisiones y Compromisos de los Obispos de la Conferencia Episcopal de Chile.

demás de pedir perdón, los prelados expresaron su “arrepentimiento” a quienes han acompañado a las víctimas: “a sus familias, a quienes han realizado responsablemente esfuerzos por buscar la vedad, la justicia, la reparación y la purificación, y a los cientos de consagrados y laicos que diariamente dan testimonio del amor, la misericordia y la redención de Cristo y que se ven afectados en su ministerio por causa de los errores, pecados y delitos cometidos”.

“En especial, reconocemos que no siempre supimos acoger en todas las instancias eclesiales las orientaciones del Conejo Nacional de Prevención para abordar oportunamente los casos de abuso sexual. Nuestras faltas y omisiones han causado dolor y perplejidad, han afectado la comunión eclesial y han dificultado la conversión y minado la esperanza”, agregan.

SOBRE LAS DENUNCIAS

Dentro de las decisiones que se tomaron, la Conferencia Episcopal indicó que se incluirá un anexo a las normas que rigen a las diócesis del país, que dicen relación con la voluntad de colaborar con el Ministerio Público en la entrega de antecedentes sobre abuso sexual a menores de edad. El texto, sin embargo, será dado a conocer cuando se formalice el acuerdo de colaboración con la fiscalía nacional.

Pero igualmente, aseguraron que a contar de esta fecha, se darán a conocer públicamente todas las investigaciones previas sobre presuntos abusos sexuales de menores de edad realizada en sus jurisdicciones, lo cual también se solicitó a los superiores de las distintas congregaciones.

Por otra parte se nombró a la abogada Ana María Celis como presidenta del Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas, organismo al que además se le entregaron nuevas atribuciones como dar seguimiento al anexo que se implementará en las diócesis (sobre las Líneas Guía “Cuidado y Esperanza”).

Otras competencias son recabar información actualizada sobre la cantidad de investigaciones previas y procesos penales en curso en el país; crear un departamento de prevención de abusos para ejecutar las orientaciones del Consejo Nacional, cuya directora ejecutiva será Pilar Ramírez.

La Tercera


Conferencia Episcopal entregará antecedentes a la Fiscalía y pide perdón a las víctimas

La Conferencia Episcopal (CECH) anunció que entregará al Ministerio Público todos los antecedentes sobre abuso sexual contra menores de edad ocurridos al interior de la Iglesia.

Tras la Asamblea Plenaria Extraordinaria, los obispos acordaron tener “plena voluntad de colaborar con el Ministerio Público en la entrega de los antecedentes sobre abuso sexual a menores de edad, resguardando los nombres de denunciantes y víctimas que expresamente soliciten reserva de su identidad”.

Eso sí, los obispos no estarán obligados a denunciar por ahora. “Vamos caminando hacia allá. Lo que pasa es que tenemos que hacer primero el convenio con la Fiscalía y luego hacemos la obligación para las jurisdicciones, porque tenemos que saber hasta qué punto vamos a conseguir ese trato”, aseguró elpresidente de la CECH, Santiago Silva.

“El texto de dicho anexo se dará a conocer apenas se formalice el acuerdo de colaboración con la Fiscalía Nacional que trabaja un equipo jurídico en representación de la Conferencia Episcopal de Chile”, anunció la Conferencia Episcopal.

Asimismo informó que “a contar de esta fecha, daremos a conocer públicamente toda investigación previa sobre presunto abuso sexual de menores de edad realizada en nuestras jurisdicciones. Lo mismo solicitamos a los superiores de congregaciones religiosas”.

Además, confirmaron que se nombró a la abogada Ana María Celis Brunet como presidenta del Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas. Celis, que causa resistencia entre las víctimas del ex párroco de El Bosque Fernando Karadima, remplazará al obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González.

Este consejo tendrá nuevas atribuciones, como recabar información actualizada sobre la cantidad de investigaciones previas y procesos penales en curso en el país, y la creación de un Departamento de Prevención de Abusos liderado por Pilar Ramírez, que estará facultada para recibir denuncias sobre abusos.

Se suma que los nombres de clérigos con sentencias definitivas civiles y canónicas por abuso de menores estarán nuevamente disponibles en el sitio Iglesia.cl/prevenirabusos.

“Hemos fallado”

La Conferencia Episcopal reconoció que “hemos fallado a nuestro deber de pastores al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes y religiosos. A veces no reaccionamos a tiempo ante los dolorosos ‘abusos sexuales, de poder y de autoridad’ y, por ello, pedimos perdón en primer lugar a las víctimas y sobrevivientes“.

Nuestras faltas u omisiones han causado dolor y perplejidad, han afectado la comunión eclesial y han dificultado la conversión y minado la esperanza”, aseveró.

Recalcaron que “de ningún modo hemos querido causar ni agravar el daño producido, pero, mirado en una perspectiva del tiempo, algunos de nosotros pudimos ser más activos y atentos al dolor sufrido por las víctimas, familiares y la comunidad eclesial”.

“Dramático flagelo del abuso en nuestra Iglesia”

Los obispos, además, adquirieron una serie de compromisos, como “incrementar nuestra disponibilidad” para reunirse con víctimas de abusos que estén dispuestas a hacerlo y “buscar criterios comunes en los procesos de reparación hacia las víctimas de abuso”.

A esto se suma “la formación permanente en prevención de abusos de todo el personal consagrado y agentes pastorales de las diócesis, y la acreditación de formadores” y “elaborar e implementar un protocolo de buen trato”.

Incluso, valoraron “la voluntad de estudiar los plazos de prescripción legal de los diversos delitos de abuso sexual de menores contenidos en la legislación estatal, de manera que el paso del tiempo no inhiba la posibilidad de sancionar tales ilícitos y de proceder a los procesos de reparación en sus diversos aspectos”.

“Sabemos que las decisiones y compromisos a corto y mediano plazo que hoy hemos anunciado, no solucionan, por sí solos, el dramático flagelo del abuso en nuestra Iglesia, y las complejas causas y raíces del mismo“, sentenciaron.

Cooperativa


VOLVER