Cuba: publican nuevas normas para agilizar inversión extranjera

Publican nuevas normas para agilizar inversión extranjera en Cuba

En busca de hacer más ágiles los procesos de evaluación y autorización de los proyectos con capital foráneo en Cuba, la Gaceta Oficial Extraordinaria número 38 publica hoy un paquete de disposiciones que modifican normas complementarias a la Ley 188 de Inversión Extranjera.

Se trata de un decreto y tres resoluciones que entrarán en vigor dentro de 30 días naturales, y que actualizan las reglas para esta actividad aprobadas en 2014 como parte de la actualización del modelo económico cubano.

Uno de los cambios principales se recoge en el Decreto 347, modificativo del Reglamento de la Ley 188, pues en lo adelante el expediente a presentar por el inversionista para su evaluación y aprobación incluirá un estudio técnico económico de pre-factibilidad, es decir, con menos requerimientos.

En conferencia de prensa, Déborah Rivas, directora general de Inversión Extranjera del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), argumentó que en la actualidad esa solicitud debe complementarse con un análisis de la factibilidad del negocio.

Aclaró que esta facilidad no significa la eliminación de los permisos fijados para el establecimiento de los inversionistas en el país, como las normas relativas al medio ambiente, por ejemplo.

La especialista acotó que el propósito es quitar obstáculos y hacer más sencillo el proceso de presentación del expediente, el cual será revisado -tal y como sucede hoy- por una comisión integrada por 16 instituciones u organismos en busca de que la propuesta sea de interés para la nación.

También en aras de allanar el camino de los interesados en invertir en Cuba, fueron adecuadas a las normas internacionales las bases metodológicas para la presentación de la información técnica financiera.

El nuevo manual le explica a consultoras nacionales e inversionistas cómo realizar la evaluación económica de los proyectos, simplifica el número de tablas a mostrar, además de incorporar indicadores específicos por sectores.

Tales transformaciones, comentó Rivas, responden a pedidos de las propias consultoras que acompañan a los inversores en la exposición del negocio, pues plantean que el procedimiento actual no les permitía hacer un análisis con profundidad.

La directiva del Mincex insistió en que las normas no lo resuelven todo, porque agilizar la aprobación de los proyectos requiere, a su vez, del empeño de los empresarios y organismos involucrados.

También publicada este jueves aparece la Resolución número 14 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, la que deroga la vigente Resolución 16 referida al régimen laboral de la inversión extranjera.

Yudelvis Álvarez, directora jurídica de ese organismo, especificó que no se introducen modificaciones significativas, sino que se trata de precisiones para aclarar temas como la solución de conflictos de trabajo.

En fecha reciente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, insistió en la necesidad de dar un mayor impulso en materia de inversión extranjera por lo que representa para el desarrollo del país; “hay que ser creativos y correr riesgos, sin afectar nuestra soberanía”.

El Consejo de Ministros aprobó un conjunto de decisiones, entre ellas la realización de despachos mensuales para chequear caso a caso los negocios con capital foráneo.

Se reconoció que, además de cuestiones objetivas como el bloqueo impuesto por EE.UU. y la dualidad monetaria y cambiaria, subsisten factores de carácter subjetivo y organizativo que limitan el progreso de esa actividad.

Análisis oficiales exponen que Cuba requiere atraer por la vía de inversión extranjera alrededor de dos mil millones de dólares cada año, en aras de acelerar las bajas tasas de crecimiento económico.

ACN


Visita Presidente cubano importantes objetivos económicos y sociales de la capital

El Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, visitó en la mañana de este miércoles el Instituto de Investigaciones para la Industria Alimentaria, fundado en el año 1977 con el auspicio de la FAO y otras agencias de cooperación de varios países, el cual se encuentra ubicado en el municipio de La Lisa.

En intercambio con el consejo de dirección de la entidad científica, integrado en más de un 90 % por mujeres, detalle que destacó el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, se conoció sobre la misión de este centro que –basado en el alto nivel de su capital humano– innova, desarrolla, produce y transfiere tecnologías sostenibles para ayudar a satisfacer las necesidades alimentarias y nutricionales de la población cubana.

De sus 40 años de trabajo se significó en la reunión el desarrollo de productos como el yogurt de soya, suplementos nutricionales para grupos vulnerables, entre ellos niños, ancianos y personas enfermas, además de aromas líquidos y en polvo, emulsiones, alimentos forticados y la chocolatería fina artesanal.

El debate giró en torno a las potencialidades que tiene el país para mejorar la calidad de su industria alimentaria. No podemos darnos el lujo, precisó Díaz-Canel, de tener un centro de investigación de esta magnitud, creado por la Revolución, y no explotarlo al máximo.

El Jefe de Estado compartió conceptos fundamentales como el de tener un sexto sentido para buscar en la ciencia y la informatización la solución a muchos de los problemas que se nos presentan; destrabar las ataduras que impiden se complete el círculo desde la investigación hasta los resultados; analizar constantemente las tendencias mundiales y estar actualizados; estrechar la relación entre científicos y productores para no buscar fuera lo que puede desarrollarse aquí; y diseñar sistemas de trabajos que chequeen de manera periódica la materialización de las investigaciones.

Entre otros temas, se refirió a la inocuidad, calidad y conservación de los alimentos, al rescate de producciones que anteriormente se hacían en el país, al uso excesivo de azúcar en determinados productos que atenta contra la salud, a la asesoría que debe brindar el Instituto de Investigaciones de la Industria Alimentaria a los proyectos de desarrollo local, así como a la continuación de los trabajos iniciados por el Comandante en Jefe referidos a la generalización del uso de la Moringa, la Sacha Inchi y la Estevia.

Acompañado por el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ulises Rosales del Toro, y la ministra del sector, Iris Quiñones Rojas, el Presidente cubano visitó luego una de las plantas piloto de la entidad, que se dedica a las investigaciones en productos cárnicos.

ANTILLANA DE ACERO: FÁBRICA INSIGNE DE CUBA

Ya en horas de la tarde, Díaz-Canel llegó hasta la Empresa Siderúrgica José Martí, conocida popularmente como Antillana de Acero, fábrica insigne del país que se encuentra en el municipio capitalino del Cotorro, y donde se acomete un importante proceso inversionista para su total modernización.

Allí recorrió la Nave de Acería, considerada el corazón de Antillana, pues es en ese lugar donde se producen las palanquillas con las que luego se hacen barras y cabillas. Conversó con los obreros sobre el salario, los turnos de trabajo, los horarios para el descanso, la alimentación, la transportación y sus necesidades de recreación.

Con el espíritu noble que caracteriza a los obreros y el sentido de pertenencia por una fábrica con tanta historia como esta, los trabajadores que lo esperaron para saludarlo a la salida de la Acería le ratificaron el apoyo a la Revolución. Con ellos conversó sobre el proceso inversionista que ha emprendido la siderúrgica, mediante el cual aumentarán los niveles de producción de acero y laminados y, por consiguiente, el bienestar y el salario de sus trabajadores.

Luego, en un encuentro con los directivos de la fábrica y el ministro de Industrias, Alfredo López Valdés, el Presidente cubano reiteró la urgencia de que la inversión de Antillana de Acero salga bien, por el impacto que tendrá en la economía de la nación.

Sus resultados, dijo, tienen que palparse en los procesos productivos y también en el ambiente de la fábrica que hoy muestra una imagen deteriorada.

Hay que mejorar la atención a los trabajadores, precisó, y para ello no tenemos que esperar a que concluya la inversión, se pueden ir haciendo determinadas acciones en temas como la alimentación, la transportación y la recreación de los obreros.

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros señaló la necesidad de trabajar en paralelo, con «luz larga», y determinar con cuánta materia prima se cuenta en el país para que, cuando «Antillana se convierta en una fábrica robustecida», no falte la chatarra que moverá sus producciones.

Finalmente reconoció el tremendo esfuerzo que se hace en esta industria cubana para no detener sus actuales producciones, en medio del ajetreo que supone el proceso inversionista en curso.

Como una de las fábricas más importantes calificó a Antillana de Acero, de ahí la prioridad que le ha puesto el país y el chequeo sistemático que se mantendrá sobre su desarrollo.

Granma


VOLVER