Docentes y estudiantes marchan en la tercera semana de paro universitario

Convocan a una movilización federal por la tercera semana de paro universitario

El paro docente, que afecta la actividad de las universidades nacionales por tercera semana consecutiva, se hace sentir también en las 60 escuelas secundarias e instituciones educativas preuniversitarias que dependen de ellas. En ese marco, docentes, estudiantes, padres y madres del Colegio Nacional de Buenos Aires (CNBA) realizarán hoy una marcha de antorchas al Ministerio de Educación.

“Como miembros de la comunidad educativa queremos expresar nuestra solidaridad con el reclamo docente, en la certeza de que la educación pública de calidad empieza con el reconocimiento de la justicia de esa demanda de mejora salarial por parte de los educadores”, sostiene el petitorio que comenzaron a circular padres y madres de las comunidades educativas de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini y del CNBA, dependientes de la UBA, con un mensaje dirigido al ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro. El escrito expresa su preocupación por la “alarmante situación” que viven las instituciones, sometidas a “políticas de ajuste y vaciamiento”, y exige al Gobierno que “se arbitren, con la mayor urgencia, todos los medios a su alcance para la resolución inmediata de este conflicto”.

La paritaria de los docentes universitarios y preuniversitarios está trabada desde abril, con una oferta oficial de un 15 por ciento de aumento en cuotas, propuesta que ya fue rechazada en varias reuniones por todos los gremios del sector.

A diferencia de lo que sucede en el nivel universitario, en los colegios y escuelas secundarias los padres y madres de los estudiantes, que son menores, son un actor de peso dentro de la comunidad educativa. En el caso del CNBA, toda la comunidad participará mañana de una marcha de antorchas desde el Colegio hasta el Palacio Sarmiento, “contra el ajuste en la educación pública”.

“Nos sentimos muy apoyados por los estudiantes, así como por los padres y madres del Colegio. La organización Padres y Madres Autoconvocados mostró un apoyo unánime al reclamo docente y estuvieron presentes en el abrazo que hicimos el viernes”, destacó el secretario gremial de la Asociación Gremial Docente del CNBA, Nicolás García Roel. “Estamos muy convencidos de que la oferta de un 15 por ciento del Gobierno es inaceptable. Sería acordar una reducción salarial. Vamos a rechazarlo hasta las últimas consecuencias. Tenemos la confianza de que esta semana será un punto de inflexión”, agregó el dirigente. La AGD, integrante de la federación Conadu Histórica, inició ayer su tercera semana de paro consecutiva, y el viernes definirá su continuidad. También paran esta semana las federaciones Conadu y Fedun.

Las medidas de fuerza de los docentes cuentan con el apoyo de los estudiantes, que también exigen un freno al ajuste del presupuesto universitario. “Atacan la universidad pública por lo que representa, porque es donde se forman sujetes critiques o meritocratiques, que piensen de forma individualista o colectiva. Lo que les pasa a las universidades se replica en todos los ámbitos. En la Provincia de Buenos Aires tuvo que estallar una escuela para que empiecen a revisar al resto. Lo que quieren es una universidad de élite”, aseguró la presidenta del centro de estudiantes del Pellegrini, Natalia Mira.

En la Escuela de Educación Secundaria Técnica de la Universidad Nacional de Quilmes, donde también paran los docentes, se realizarán actividades para visibilizar el conflicto y la difícil situación presupuestaria de la institución. La escuela, que brinda desayuno, almuerzo y merienda a 400 estudiantes, depende financieramente de la universidad, que al igual que el resto del sistema universitario este año sufrió retrasos en las partidas para gastos de funcionamiento, aumentos de tarifas y servicios públicos y suspensión de obras de infraestructura, lo que obligó a generar recortes en las actividades escolares.

Noticias Urbanas


Paro de docentes universitarios: ¿por qué no hay clases en las universidades públicas?

Los profesores de las universidades nacionales y los colegios preuniversitarios realizan un paro toda la semana por el “insuficiente aumento salarial” y por “la crisis presupuestaria” que atraviesan las universidades. Te aportamos datos sobre salarios e infraestructura para entender el conflicto.

Por tercera semana las universidades nacionales no tienen clases debido a una medida de fuerza de los docentes. Los profesores de las universidades nacionales y los colegios preuniversitarios realizan un paro toda la semana por el “insuficiente aumento salarial” y por “la crisis presupuestaria” que atraviesan las universidades. Acá te presentamos datos sobre salarios e infraestructura para entender el conflicto.

Salarios

El Ministerio de Educación de la Nación otorgó dos aumentos: un 5% en mayo y un 5,8% en agosto. La oferta del Gobierno es del 15% en tres tramos (5% en mayo y 5,8% en agosto -ya dados unilateralmente- y un 4,2% adicional en octubre). Esta oferta no tiene cláusula gatillo, es decir, que no habría nuevos aumentos que se disparen si la inflación supera la suba salarial acordada inicialmente, algo que tanto el Gobierno como consultoras privadas prevén que pasará este año.

Los docentes rechazaron la propuesta y, además del paro, convocaron a una marcha nacional por aumento salarial y mayor presupuesto para el jueves 30 de agosto. Los principales pedidos de los gremios son un aumento salarial del 30% y una cláusula gatillo de actualización por inflación, como la que firmó el Gobierno en 2017.

Según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central (donde se miden las expectativas de cerca de 50 consultoras y especialistas), en 2018 la inflación sería del 31,8 por ciento. La inflación para el período marzo 2018 y marzo 2019, los meses que se discuten en esta paritaria, sería menor y estaría cerca del 30% según este mismo relevamiento, por encima del 15% que se oferta oficialmente.

En 2017 el acuerdo paritario incluyó una cláusula gatillo, por lo que el aumento del salario igualó a la inflación en el período de marzo-marzo (25,4% según el INDEC).

Infraestructura

El presupuesto inicial para las universidades nacionales en 2018 fue de $95 mil millones, un 26% más que lo presupuestado inicialmente en 2017, un aumento levemente superior a la inflación del último año de 24,8% según el INDEC. Sin embargo, todavía resta saber la ejecución de estos fondos y las universidades se quejan de que no se está cumpliendo lo previsto en dicha ley.

En un comunicado el Consejo Interuniversitario Nacional denunció que hay “obras licitadas que no han comenzado, presentan retrasos o están detenidas”. Según aseguró esta entidad que nuclea a más de 60 universidades e institutos universitarios de todo el país, “el conjunto de obras en estas condiciones supera los $3 mil millones, lo que implica un enorme daño al normal funcionamiento” de estas instituciones.

Desde el Ministerio de Educación de la Nación aseguraron a Chequeado que las obras que estaban en marcha siguen a ritmo normal, pero admitieron que sí se han postergado las obras nuevas planeadas para este año. Además, desde la cartera que lidera el ministro Alejandro Finocchiaro afirmaron que esto se realizó porque se tomaron “otras prioridades edilicias” en otros niveles educativos y admitieron que hubo un período del año en el que las transferencias de gastos corrientes “se estiraron” más de lo normal, pero -dijeron- “ya se encuentran regularizadas”.

Las quejas de las universidades se suman a las críticas de muchos científicos por la pérdida del poder adquisitivo de los investigadores, por el desfinanciamiento de la Ciencia y las condiciones edilicias de las universidades (si bien muchos de los científicos pueden trabajar para otras organizaciones como el Conicet, generalmente lo hacen en edificios de universidades). Uno de esos ejemplos es el caso de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), que hace cuatro meses que no tiene gas.

Chequeado


La campaña viral en defensa de las universidades públicas

En 57 universidades públicas de todo el país las clases todavía no arrancaron. La situación es crítica: en la paritaria docente, el Gobierno ofreció un aumento del 15% cuando la inflación ya ronda casi el 20% en 7 meses, y el presupuesto bajado desde el Ministerio de Educación para algunas de esas casas de estudio ni siquiera permite que se puedan pagar sus gastos y salarios, por lo que desde hace tres semanas se mantiene el cese de actividades como medida de fuerza.

La respuesta de la gente ante este panorama fue contundente: ya se realizaron abrazos simbólicos, como en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires o a la Universidad Nacional Arturo Jauretche, de Florencio Varela, la cual tiene un presupuesto que sólo permite pagar sueldos hasta octubre de este año.

Por otro lado, el jueves 30 de agosto se realizará una marcha “en defensa de la universidad pública”, convocada a las 17 desde el Congreso Nacional hasta el Ministerio de Educación.

Además de estas acciones, también se hizo viral una campaña en redes sociales para repudiar esta situación, expresar el apoyo a la lucha docente y defender el derecho a la educación pública. De esta manera surgieron los hashtag #LaEducaciónNoSeVendeSeDefiende y #UniversidadesEnPeligro.

Así, bajo el mensaje “seguí la cadena, rompé el cerco mediático”, estudiantes, graduados y graduadas son invitados a compartir qué carrera estudiaron y en dónde con el fin de visibilizar el reclamo, ya que la noticia es ocultada en los principales medios de comunicación.

El Destape


VOLVER