Estados Unidos advierte sobre injerencia China en El Salvador y América Latina

EE.UU.: Habrá “reevaluación de nuestra relación con El Salvador”

En un comunicado de la oficina de la Secretaría de Prensa de la Casa Blanca, el Gobierno de los Estados Unidos aseguró este jueves que la decisión tomada por el Gobierno de El Salvador “tendrá implicaciones para las próximas décadas” y que afectará “no solo a El Salvador, sino también el bienestar de la economía y seguridad de toda la región de las Américas”.

La noche del lunes, el presidente de la República de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, anunció sorpresivamente que rompía relaciones con China Taiwán y que las establecía con la República Popular China.

La Casa Blanca informó en este comunicado que esta decisión “es de gran preocupación para Estados Unidos” y “dará lugar a una reevaluación de nuestra relación con El Salvador”.

El gobierno estadounidense calificó la decisión de “no transparente” y advirtió que se da “a solo unos meses de terminar” el mandato del presidente actual.

En el comunicado, EE.UU. advierte que las relaciones con China pueden estimular crecimiento a corto plazo pero “pueden verse decepcionados a largo plazo”, ya que los incentivos de China “facilitan la dependencia económica y dominación, no un trabajo conjunto.

El Mundo


Declaración de la Casa Blanca sobre El Salvador

El martes, el gobierno de El Salvador anunció que descontinuaría sus relaciones diplomáticas de décadas con Taipéi para establecer relaciones diplomáticas con Beijing. Los líderes del partido de gobierno de El Salvador han tomado esta decisión, la cual tendrá implicaciones para las próximas décadas, de una manera no transparente y a tan solo unos meses de terminar su mandato. Esta es una decisión que afecta no solo a El Salvador, sino también el bienestar de la economía y seguridad de toda la región de las Américas.

La receptividad por parte del gobierno de El Salvador de una aparente interferencia de China en la política interna de un país del Hemisferio Occidental es de gran preocupación para Estados Unidos y dará lugar a una reevaluación de nuestra relación con El Salvador.

Los países que buscan establecer o ampliar las relaciones con China para atraer inversiones estatales directas para estimular el crecimiento económico a corto plazo y el desarrollo de infraestructura, pueden verse decepcionados a largo plazo. En todo el mundo, los gobiernos se están dando cuenta que los incentivos económicos de China facilitan la dependencia económica y dominación, no un trabajo en conjunto.

Estados Unidos continuará oponiéndose a la desestabilización de la relación entre ambos lados del Estrecho por parte de China y la interferencia política en el Hemisferio Occidental.

Embajada de Estados Unidos en El Salvador


China llama a Estados Unidos a frenar su hegemonía tras declaraciones sobre El Salvador

El portavoz de la Cancillería china, Lu Kang, llamó a Washington a que frene su hegemonía y respete el derecho de otras naciones a determinar sus propias políticas.

El diplomático comentó así las declaraciones de la Casa Blanca de que la decisión de El Salvador de establecer las relaciones diplomáticas con China mina la seguridad económica del todo el continente americano.

“La parte china llama a ciertos países a que respeten el derecho de otras naciones a determinar su propia política interna y exterior y a que renuncien a la hegemonía”, dijo Lu Kang a la prensa.

Señaló que El Salvador estableció las relaciones diplomáticas con China partiendo del principio de una sola China conforme a las normas fundamentales del derecho internacional y las relaciones internacionales, así como a los intereses fundamentales de los dos pueblos.

El diplomático recalcó que el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y El Salvador de ninguna manera socava la seguridad en los dos continentes americanos teniendo en consideración que Pekín tiene relaciones diplomáticas con 25 países de esta región además de El Salvador.

El 21 de agosto el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, anunció la ruptura con Taiwán y el establecimiento de las relaciones diplomáticas con China.

El Salvador es el tercer Estado que rompe las relaciones con Taiwán en los últimos meses siguiendo el ejemplo de República Dominicana y Burkina Faso.

Tras la ruptura con El Salvador, Taiwán se queda con 17 aliados diplomáticos, cuatro de ellos en Centroamérica y Suramérica: Belice, Honduras, Nicaragua y Paraguay.

Las relaciones oficiales entre Pekín y Taipéi quedaron suspendidas en 1949, después de que las fuerzas del partido nacionalista chino Kuomintang, encabezado por Chiang Kai-shek, sufrieran una derrota en la guerra civil contra el Partido Comunista de China y se trasladaran a Taiwán.

Los contactos informales entre Taiwán y la China continental se reanudaron a finales de la década de 1980.

La Página


VOLVER