Más años en el gobierno que en la llanura: el Partido Colorado en la historia política de Paraguay – Por Magdalena López

Más años en el gobierno que en la llanura: el Partido Colorado en la historia política de Paraguay

Por Magdalena López*

El Partido Colorado: autor, actor e intérprete de la historia de Paraguay**

El Partido Colorado es apoyado por actores sociales muy disímiles y, a pesar de priorizar el crecimiento económico por sobre la inclusión social, obtiene caudal electoral rural y urbano, con respaldo de sectores socioeconómicos bajos, medios y altos.

La mística del partido, asociada al relato heroico del pasado de Francia y los López, al “resurgimiento” tras la Guerra contra la Triple Alianza, al pensamiento nacional enemigo de “las doctrinas foráneas”, a un fuerte conservadurismo y al patriotismo, genera una gran adhesión a la ANR que, generalmente, se convierte en un valor a transmitirse familiarmente. Esto sumado a una práctica extendida de corrupción y utilización de influencias para “solventar” aquello que el Estado y debería gestionar y proveer, hacen de la ANR un actor clave de la política paraguaya.

Desde su creación en el año 1877 -junto con los coletazos de la Guerra contra la Triple Alianza y en un Paraguay devastado por el enfrentamiento bélico – los dos partidos tradicionales y hegemónicos del Paraguay son actores centrales de la vida política del país.

La Asociación Nacional Republicana (ANR o Partido Colorado) y el Partido Liberal (Partido Liberal Radical Auténtico, PLRA) se mantuvieron en el poder de manera sostenida. El primero entre 1886 y 1904, entre 1948 y 2008 y desde 2013 a la actualidad; y el segundo entre los años 1904 y 1940 (con interrupciones) y en 2012-2013.

La alternancia vacilante entre mandatarios líderes de las distintas vertientes de la ANR, que primó en el período 1947-1954, fue completamente revertida por los 35 años de régimen autoritario de Alfredo Stroessner (1954-1989). Para explicar el contexto de ascenso del General Alfredo Stroessner es fundamental entender el rol central que ejecutó el Partido Colorado que le dio un marco institucional al poder desmedido del dictador que condensó la presidencia del partido, del Estado y de las Fuerzas Armadas. Asimismo, el Partido Liberal funcionó de organización títere dentro del congreso.

Transición y democracia teñidas de rojo

Luego de más de tres décadas, en 1989, Rodríguez, colorado y consuegro de Stroessner, encabezó un golpe que derrocó al tirano. El Partido Colorado sostuvo la dictadura y utilizó la estructura de todo el sistema gestado y fortalecido en los 35 años anteriores para llevar adelante la “transición desde arriba”.

Todos los presidentes de la transición fueron de este partido, y demoró hasta 2008 que acceda a la presidencia un candidato no colorado.

Los 61 años ininterrumpidos de encabezar el Ejecutivo se terminaron en 2008, cuando Fernando Lugo, liderando la Alianza Patriótica para el Cambio -una coalición que incluyó al PLRA- derrocó a la ANR de la presidencia. Sin embargo, es importante remarcar que el Partido Colorado obtuvo la mayoría en el Congreso, donde los partidos de la Alianza se presentaron en listas separadas.

Esta mayoría legislativa le permitió al Partido Colorado aliarse con el Liberal para derrocar a Lugo tras el Golpe Parlamentario de 2012.

Un año después, el Partido Colorado retornó a la presidencia, tras la figura de Horacio Cartes Jara, un advenedizo empresario sin trayectoria partidaria que tuvo que hacer cambiar el reglamento interno de la ANR para poder candidatearse. Si bien para el 2013, la ANR no tenía otro presidenciable para posicionar, el cheque no era en blanco porque Cartes sabía, también, que sin el Partido no hubiese llegado a la presidencia ni podría mantenerse en ella. El ímpetu tecnocrático de Cartes se enfrentó progresivamente a los límites impuestos por el partido, obligándolo incluso a despedir a sus ministros no colorados o a exigirles que abrazasen la doctrina partidaria y se convirtiesen (lo que llevó a su Ministro de Hacienda, Santiago Peña a dejar su trayectoria familiar liberal para afiliarse al coloradismo).

La mítica del empresario que venía a renovar la ANR a fuerza de especialistas encontró límites en los líderes más tradicionales que acusaron a Cartes de haber “comprado” al partido para beneficiarse como empresario. Estos líderes empezaron a articularse detrás de la figura de un candidato joven pero de fuerte raíz colorada, para candidatearlo en las internas y ser el presidenciable de 2018.

El elegido fue Mario Abdo Benítez quien proviene de la línea tradicional del partido. Hijo de quien fuera secretario privado de Stroessner, con formación militar y de marketing, encarnó el “retorno a la esencia colorada” y se separó del cartismo, centrando su campaña interna en torno a las críticas a la gestión del presidente.

Imagen relacionada

Abdo se impuso en las internas y, en abril de 2018 -tras el “Abrazo Republicano” que reunió a todas las listas divididas en las internas detrás del ganador-, logró obtener la presidencia del Paraguay con la menor diferencia de votos de todas las elecciones desde 1989, en una contienda electoral fuertemente resistida por la alianza opositora (GANAR) que denunció hasta último momento fraude en varios niveles.

En la conformación y propuesta de Ministerios y Secretarias, Abdo ha priorizado a figuras fuertes del partido que ayudaron a posicionarlo como candidato posible.

Desde que triunfó, el Abrazo Republicano se ha resquebrajado y su relación con Cartes (elegido senador pero imposibilitado a asumir como tal) desmejoró mucho, lo que abre el interrogante sobre la posibilidad de gobernar con la resistencia del cartismo, un grupo de mucha relevancia dentro de ambas Cámaras.

Los destinos del Paraguay están, nuevamente, muy atados a las definiciones políticas que se den dentro del Partido Colorado.

*IIGG/CONICET. Coordinadora del Grupo de Estudios Sociales sobre Paraguay (UBA)

** Algunas partes de este artículo son extractos de “Transición y democracia en Paraguay (1989-2017) ‘El cambio no es una cuestión electoral’” de Magdalena López, Editorial SB.


VOLVER