Nueva marcha nacional y pedido de diálogo a Ortega y Murillo

164
Contexto de Nodal
La conflictividad social inició el 18 de abril cuando el gobierno anunció una reforma previsional. A pesar de dar marcha atrás con la medida, las manifestaciones se multiplicaron. La represión estatal y la violencia en las protestas dejaron más de 300 muertos. La oposición denuncia el autoritarismo de la pareja presidencial Daniel Ortega-Rosario Murillo y demanda elecciones anticipadas, mientras que para el gobierno es una conspiración imperialista. Por pedido de la CIDH se instaló una mesa de diálogo que se encuentra suspendida.

Marcha Nacional por los reos del régimen Ortega – Murillo

Este 15 de agosto está prevista la marcha nacional convocada por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, el Movimiento Campesino y otras organizaciones, para exigir que se liberen a unos doscientos ciudadanos que están detenidos y procesados por haber participado en las protestas contra la pareja presidencial, Daniel Ortega y Rosario Murillo Zambrana.

“Volvemos a las calles como mensaje directo a Ortega de que el pueblo sigue descontento por las detenciones arbitrarias, por la criminalización de las protestas… y para visibilizar el clamor popular de que libere a todos los presos políticos, porque los estudiantes, campesinos y médicos enfrentan juicios arbitrarios solo por levantar su voz por una Nicaragua sin régimen”, dijo Lesther Alemán, representante universitario y miembro de la Alianza.

La marcha nacional tiene el lema ¡Libres se los llevaron, libres los queremos! y está prevista para las 10:00 de la mañana. Recorrerá desde la rotonda Cristo Rey hacia la rotonda La Virgen, en Managua.

Además, el Movimiento Campesino convocó para hoy a un plantón a las 8:00 de la mañana frente a los juzgados de Managua, para expresar el repudio a la audiencia inicial en contra de los líderes campesinos Medardo Mairena, Pedro Mena y Víctor Manuel Díaz González.

El 18 de abril estallaron las protestas sociales contra las reformas al Seguro Social. La represión de los grupos paramilitares y la Policía Nacional ha causado al menos 450 muertos, según organismos de derechos humanos. El Ejecutivo admite solo 198 muertos y los achaca a los manifestantes.

Se denuncia que las detenciones son ilegales y que el sistema judicial obstaculiza una defensa legal adecuada, se restringe el acceso a audiencias a abogados y organizaciones de la sociedad civil, y se niega información sobre el estado de salud de las personas detenidas.

El Movimiento Campesino y otras organizaciones también se manifestarán este 15 de agosto en varios municipios, igual para exigir al Gobierno cese la represión y se retome el Diálogo Nacional.

Francisca Ramírez, del Movimiento Campesino, afirmó que “a pesar de que la persecución continúa” contra los campesinos, “seguiremos luchando por una patria donde no nos gobierne un asesino como es Ortega”.

La Prensa


Miles firman carta a Ortega para retomar el diálogo

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia publicó este martes una carta que sería enviada al presidente Daniel Ortega donde le piden retomar el diálogo nacional para poner fin a la violencia y superar la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua.

El documento ha sido respaldado por más de 6,500 nicaragüenses bajo el título “Crisis en Nicaragua: La urgente salida que necesitamos” en la plataforma change.org que está en línea.

En la petición, la Alianza Cívica le solicita a Daniel Ortega retomar el diálogo mediado por los obispos de la Conferencia Episcopal “para dar respuestas a las aspiraciones de los nicaragüenses: respeto a la vida y los derechos ciudadanos; elecciones libres, justas y transparentes; justicia por igual para todos y sólidas instituciones democráticas”.

Estas acciones, según la Alianza Cívica, son necesarias “para detener un mayor derramamiento de sangre e impedir que la República colapse”.

En concordancia con la declaración del Consejo Permanente de Organización de Estados Americanos (OEA), los más de seis mil nicaragüenses que han firmado la petición y los miembros de la Alianza Cívica —que reúne a estudiantes, sector privado, campesinado y sociedad civil— también le plantean a Ortega que acuerde en el diálogo nacional el adelanto de las elecciones generales.

Fin de la violencia

Otras peticiones elevadas al presidente Daniel Ortega son cesar la represión en sus diversas formas, así como la criminalización de las protestas, tomas de tierras, intimidación a los miembros dialogantes y defensores de los derechos humanos.

Además, plantean la necesidad de desarmar y disolver todos los grupos parapoliciales y otros civiles armados, bajo supervisión de la OEA y Naciones Unidas; y la liberación de todos los “presos políticos” e información detallada sobre la lista de personas que actualmente figuran como desaparecidas.

“Nosotros junto a la gran mayoría de nicaragüenses, estamos altamente conmovidos por los cientos de vidas segadas por la violencia y por los miles de heridos, detenidos o desaparecidos, víctimas de este conflicto. Nos preocupa que continúe indefinidamente el ambiente de violencia que provoque mayores pérdidas de vidas humanas”, explica la Alianza Cívica.

En general, demandan acabar con todo clima de confrontación y restablecer la seguridad ciudadana, con el compromiso de todos de contribuir al establecimiento de un ambiente de trabajo, paz, tranquilidad social y apego al respeto de las leyes.

La crisis también ha acelerado el retroceso de la economía en todos los índices de actividad, “arrojando al desempleo a cientos de miles de trabajadores, mientras otros tantos han migrado por la misma inseguridad”, agregan.

Segunda marcha por liberación de presos políticos

Hoy se realizará en Managua la marcha nacional “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, convocada por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, con la que pretenden presionar al Gobierno del presidente Daniel Ortega para que libere a los que consideran son “presos políticos”.

Esta será la segunda jornada de manifestaciones por la liberación de las personas detenidas o que enfrentan procesos judiciales. La primera tuvo lugar el pasado sábado, cuando miles de personas se manifestaron a nivel nacional.

La marcha de este miércoles en Managua es respaldada por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham). Iniciará a las 10:00 a.m. en la rotonda Cristo Rey y finalizará en la rotonda La Virgen.

La marcha coincide con la audiencia inicial en contra del líder campesino y miembro de la Alianza Cívica, Medardo Mairena, a quien el Gobierno le adjudica delitos como crimen organizado, asesinato y terrorismo.

Según datos de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), en Nicaragua, al menos, 130 personas que están siendo judicializadas, acusadas de delitos como terrorismo, crimen organizado, secuestros, extorsión y hasta asesinatos por participar en las protestas antigubernamentales.

Los informes de la oficina de derechos humanos de la ONU han dado cuenta que en Nicaragua las críticas al Gobierno, incluidos líderes campesinos, profesionales de la salud, estudiantes, periodistas independientes, representantes de la Iglesia Católica y miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, “siguen siendo objeto de intimidación, amenazas y privaciones de libertad, incluyendo detenciones colectivas y malos tratos”.

El Nuevo Diario


Asamblea Nacional aprueba reforma al Presupuesto General de la República

La Asamblea Nacional aprobó este martes una reforma al Presupuesto General de la República, luego de una amplia presentación del Ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, que brindó detalles exhaustivos del daño ocasionado a la economía de parte de los grupos golpistas.

Esta reforma al Presupuesto General de la República, presenta una disminución en las proyecciones de ingresos y gastos, situación dada por la actitud de grupos que durante el mes de abril, mayo, junio y julio, causaron zozobra, muertes y funestos tranques que paralizaron la economía, con la intención de dar un golpe de estado que fue frustrado por el mismo pueblo que demandó el orden constitucional y el retorno de la paz.

Acosta explicó a los legisladores que la reforma garantiza el gasto social para seguir combatiendo la pobreza, mantiene los programas de inversión pública, promueve la seguridad ciudadana y protege el empleo del sector público.

“En este presupuesto a pesar del golpismo estamos defendiendo a la población, a los más pobres. Sigue siendo la prioridad del Presidente Comandante Daniel Ortega, la salud, la educación, la seguridad ciudadana, los recursos dirigidos al campo para atender a la pobreza, sigue estando el pueblo como máxima prioridad”, refrendó el ministro.

Las principales instituciones que reciben el mayor aporte del presupuesto siguen siendo el Ministerio de Salud (14, 216 millones) Ministerio de Educación 3,289, Trasferencias Municipales 6,700 millones, Universidades 4,872 millones y Corte Suprema de Justicia 3,208 millones.

Reacomodo de la inversión pública

Detalló que por primera vez en 9 años, se refleja una reforma en disminución de los ingresos, en este caso de 7 mil 462.3 millones de córdobas, lo que equivale al 9.2% del presupuesto y al 1.7% del PIB.

Con esta reforma, el presupuesto de ingresos y egresos pasa de 80,773. 2 millones a 73, 310.9 millones de córdobas. En esta reforma se reduce el Programa de Inversión Pública en 4 mil millones.

“A pesar de esto queremos decir que aún se mantiene un Programa de Inversión Pública robusto todavía, porque quedan 17 mil millones de córdobas en inversión pública. Una reducción del 18.5 % y las razones, las causas por las cuales se está enfocando esta reducción, es por los tres meses de inactividad no puede recuperarse inmediatamente la construcción de carreteras, de puentes, de edificios, entonces de aquí a diciembre se va a consumir seis meses y estamos reduciendo el equivalente a la inactividad de abril, mayo y junio”, explicó Acosta.

También explicó que los proyectos del PIP, que no pudieron entrar a proceso de licitación, están siendo trasladados en el tiempo, a fin de ejecutarse cuando las finanzas retornen su equilibrio o el próximo año.

“Esto son los impactos del destrozo de la economía, de la actividad, del golpismo y lo estamos trasladando al 2018 para reducir el presupuesto, dado que las pérdidas del ingreso son 7 mil 462 millones, que no se van a recuperar y debemos equilibrarlo con el gasto. Queremos dejar claro que no se está reduciendo la provisión de servicios públicos, de educación, de salud, los programas dirigidos a la sociedad, estamos acomodando la inversión pública”, explicó.

Acosta refrendó que el Gobierno Sandinista seguirá manteniendo el cumplimiento de la ley del 6% de las universidades públicas, así como las asignaciones al Poder Judicial, Transferencias Municipales, entre otros presupuestos mandatados por la Constitución de la República.

“Esta política fiscal responsable obliga a la administración pública a mayores medidas de austeridad, hay que ahorrar porque tenemos menos ingresos, por lo cual hay que hacer mayor esfuerzo de ahorro, de austeridad, reducción de gastos por teléfono, combustibles, energía eléctrica, a fin que impacte positivamente en el nuevo equilibrio presupuestario y sobre toda las cosas proteger; el empleo que provee servicios, los maestros, los trabajadores de la salud, la seguridad ciudadana para proteger a la población, la población no tiene la culpa de los destrozos del golpismo, nuestra población trabajó muy fuerte durante estos últimos años para que la economía estuviera creciendo al 4.3% al 31 de marzo, los culpables son otros, y como dice la población, los culpables deben pagar”, planteó Acosta.

Nicaragua era una economía en constante crecimiento

Acosta antes de presentar las cifras del nuevo presupuesto, hizo una detallada radiografía de cómo estaba el país antes del intento de golpe de estado, certificando que los últimos 10 años han sido los mejores en la historia económica y social del país. Igual hizo un recuento de los daños causados por la violencia, los crímenes y todo lo relacionado al intento del golpe de estado.

Recordó que gracias a los programas socios productivos ejecutados por el gobierno, el modelo de alianza y la estabilidad social, la pobreza general y pobreza extrema se redujeron considerablemente.

“Definitivamente la década del 2007 al 2016 en la historia económica, fue la mejor década en crecimiento económico y distribución del país, de los últimos 100 años. En ninguna época se había crecido en un stop de 44% del cambio del PIB y se ha logrado reducir la pobreza en prácticamente el 40%, moviendo el indicador de pobreza en 42.5 a 24%”.

“La pobreza acumulada en el 2008 era del 47.9 por ciento, en el 2016 estaba en 24.9% prácticamente el 50 % de la reducción de la pobreza en general y la extrema pobreza que estaba en 17.3 se redujo en el 2016 a 6.9%, eso son los resultados que exige la población y es por eso que el gobierno del Presidente Daniel ha tenido un alto respaldo en todos los sondeos nacionales e internacionales”, refrendó Acosta.

El país entró a convertirse según el índice de paz global en uno de los tres más seguros de Centroamérica y el séptimo de América Latina, con un indicador de 6 homicidios por cada 100 mil habitantes. En el plano económico, recordó que Nicaragua con la crisis internacional del 2009 fue el país que menos perdió con 2.3, y que retomó el crecimiento desde el 2009 hasta los siguientes años con una media de 5.2 %. Se estaba trabajando para crecer arriba del 6 %.

“Este era el país que íbamos construyendo bajo el liderazgo del presidente, un país mejor para todos, este es el país que se echó a perder el 18, 19, el 20 de abril, mayo y junio, este es el país que destrozaron los enemigos de la patria”, planteó.

Datos dejados por el funesto golpe fallido

Entre las cifras negativas que dejó el golpe fallido, se resume en que antes del 18 de abril el país fue agredido brutalmente, comenzando por la violación al derecho a la libertad de movilización y libre tránsito de mercaderías, aumentó la inseguridad ciudadana y se secuestró a más de mil furgones de toda el área centroamericana, saqueo y destrucción a la infraestructura productiva, comercial público y privado, robos, secuestro y asesinatos.

“El golpe de estado fallido tenía un objetivo, no solo destruir la vida de los conciudadanos, asesinar a los hermanos, sino destruir al país, para destruir la esperanza del pueblo, la esperanza de los pobres, porque un golpe del terrorismo lo que más sufren son los pobres, porque pierden todo y hasta la vida. Esto nunca lo va olvidar la población y no sé si lo va a perdonar, nunca la va olvidar porque se quiso destrozar la esperanza y daño la economía profundamente”, exclamó.

Hasta la fecha se redujo el número de empleadores en 8 mil 708 (reducción del 25% con respecto a abril) de estos el 90% eran micro y pequeños negocios (con 5 y 10 empleos). En la Seguridad Social se redujeron 119 mil 567 personas, de estos 71 mil con empleos en el sector privado. De este empleo perdido pertenecían a los micros y pequeñas empresas.

Producto del golpismo el sector público fue dañado en su infraestructura en 205 millones de dólares, este daño se concentró en el 90 % en las alcaldías y el MTI, principalmente vehículos, equipos de construcción y edificios. En el sector turismo tuvo pérdidas en infraestructura por 277 millones de dólares y dejó de percibir en ingresos unos 231 (total 508 millones de dólares), mientras el sector transporte (de carga y pasajeros) dejó de percibir 525 millones de dólares (actividades que no pudieron ejercer por los tranques de la muerte).

El 19 Digital


Recorte presupuestario de Ortega no afectará al Ejército ni la Policía

El presidente Daniel Ortega anunció que este martes se presentará ante la Asamblea Nacional el proyecto de reforma de recorte al Presupuesto General de la República, que significará un tijeretazo de de siete mil millones de córdobas. Sin embargo, ante la drástica reducción prometió “que no se afectará la capacidad de trabajo y de servicio de todas las instituciones”, y en especial señaló las del Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional.

Ortega presidió —junto a la vicepresidenta Rosario Murillo— el 38 aniversario de la Fuerza Naval en el centro de convenciones Olof Palme. Lo acompañaban el jefe del Ejército, el General Julio César Avilés, y toda la comandancia de la institución castrense, en un acto partidario en el que Ortega despotricó contra “los terroristas-golpistas” por “el enorme daño a la economía”.

Desde el 2007 al 2017, cada reforma al presupuesto significaba contar con un poquito más de recursos para implementar los programas de las diferentes instituciones y ahí veníamos caminando a buen paso”, dijo Ortega. “Por primera vez, como resultado de los golpistas terroristas que apostaron a destruir la economía para derrocar al Gobierno, este año la Reforma al Presupuesto no va a colocar más recursos sino que va a aplicar un recorte en el gasto”, agregó el caudillo sandinista.

La reforma al presupuesto que será presentada al Parlamento dominado por el régimen de Ortega recorta en 7,462.3 millones de córdobas (9.2% del total y 1.7% del PIB), los ingresos esperados para el presente año. Además, busca autorización para emitir bonos por 9,035.6 millones (280 millones de dólares) “para compensar en parte la caída de los ingresos de recaudación”, a la vez que se crea un ‘Comité de Estabilidad Financiera’, con autoridad para emitir ‘Bonos de Estabilidad Financiera’, denominados en dólares, pero pagaderos en córdobas a 25 años de plazo.

Ortega se mostró dramático con la afectación económica durante esta crisis que lleva más de tres meses y ha dejado 308 muertos. Sin embargo, al culpar a los manifestantes por la caída, dijo que las instituciones de su gobierno seguirán operando. Aunque no mencionó los despidos masivos que ha ejecutado en el sector salud y de educación.

“Mañana vamos con esa Reforma, que por primera vez no va a colocar más recursos, sino que va a recortar recursos, pero sin afectar los programas fundamentales, sin afectar la capacidad de trabajo y de servicio de todas las instituciones del Estado” advirtió Ortega, que de inmediato lanzó la salvedad para la Policía y el Ejército.

“El recorte va, pero no va afectar las capacidades de la Fuerza Naval, ni del Ejército, ni de la Policía, sosteniendo las actividades con un presupuesto más ajustado, pero sin afectar las actividades”, enfatizó el caudillo sandinista.

Más dinero para el Ejército

Algunos de los sectores más perjudicados con la reforma al presupuesto general de la república son la salud, que perderá 26,6 millones de dólares; la educación, cuyos ingresos mermarán en 19,7 millones, y el Programa de Inversión Pública, con 18,5 millones de dólares menos.

Aunque la Policía Nacional sí perderá dinero con los recortes por un monto total de 58.5 millones de córdobas, al Ejército se le asignan recursos adicionales por un total de 143.8 millones de córdobas. La partida se distribuirá para el Ministerio de Defensa (Ejército de Nicaragua adquirió dos fragatas), y el Ministerio de Gobernación para la compra de 850 mil libretas para pasaportes.

Hasta la fecha, el Ejército de Nicaragua ha dicho que se sitúa al margen de la crisis. Sin embargo, en las últimas semanas la comandancia general ha comparecido junto a Ortega en actos partidarios, donde la bandera del Frente Sandinista domina los escenarios.

“¿Cuál es la posición del Ejército de Nicaragua sobre la grave crisis nacional de gobernabilidad, que ha dejado más de 317 muertos y 1,800 heridos desde el 18 de abril?”, es una de las preguntas que la redacción de Confidencial hizo al Ejército, luego de que relaciones públicas de la institución dijo que respondería a un cuestionario. Sin embargo, han transcurrido ya más de tres semanas desde que enviamos la solicitud, pero el Ejército se rehúsa a responder las diez preguntas formuladas.

Ortega y Murillo insisten en “normalidad”

Tanto Daniel Ortega como Rosario Murillo insistieron la noche del lunes que el país regresa a la normalidad, pese a que la persecución contra manifestantes y líderes ciudadanos continúa.

En la “normalidad” que Ortega y Murillo sostienen no mencionan tampoco la criminalización de la protesta a través de la persecución judicial. Ni la presencia de paramilitares y policías en las calles que intimidan y requisan a los ciudadanos. En cambio, la pareja presidencial desató una crítica furibunda contra quienes consideran “terroristas”.

“Es increíble como la normalidad, la tranquilidad, la seguridad les irrita, les molesta, les enloquece! Los comparo con los vampiros que no pueden ver la luz; es como la Cruz que se les clava en el pecho: la tranquilidad, la seguridad, la normalidad, el afán de trabajar y prosperar de las familias nicaragüenses”, dijo Murillo, quien calificó la normalidad como una “recuperación milagrosa, por lo que le damos gracias a Dios todos los días”.

Ortega critica a la OEA y Mike Pence

Por primera vez, Ortega criticó abiertamente al Grupo de Trabajo conformado por el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que pretende mediar en la crisis.

El mandatario señaló a los países que promovieron ese Grupo de Trabajo de haber asumido “una política intervencionista, injerencista” contra su gobierno. Según él, los países que promovieron el grupo de trabajo “han sido llamados a organizarse y a articularse por las fuerzas intervencionistas e injerencistas de Estados Unidos”.

Además, Ortega criticó criticó que el vicepresidente de Estados Undos, Mike Pence, pida a otros Gobiernos que se pronuncien sobre la situación de Nicaragua, porque “se está agrediendo a la Iglesia”, lo que tildó como “el colmo”.

Confidencial


VOLVER
Más notas sobre el tema