Organismo contabiliza 300 muertes y Ortega afirma que “cesó la violencia“

Contexto de Nodal
NLa conflictividad social inició el 18 de abril cuando el gobierno anunció una reforma previsional. A pesar de dar marcha atrás con la medida, las manifestaciones se multiplicaron. La represión estatal y la violencia en las protestas dejaron más de 300 muertos. La oposición denuncia el autoritarismo de la pareja presidencial Daniel Ortega-Rosario Murillo y demanda elecciones anticipadas, mientras que para el gobierno es una conspiración imperialista. Por pedido de la CIDH se instaló una mesa de diálogo que se encuentra suspendida.

CPDH eleva a 300 la cifra de muertos en protestas de Nicaragua

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) informó la mañana de ayer que 300 personas han muerto en el contexto de la crisis en Nicaragua, que tiene 105 días.

De ese total, un 90% falleció por heridas de bala en el pecho, cabeza, abdomen o espalda, indicó Denis Darce, funcionario de la CPDH, durante una conferencia de prensa en la cual se presentó el informe preliminar de datos entre el 18 de abril y el 30 de julio.

“La mayoría de estas personas fallecidas han sido menores de 30 años, todas las muertes son lamentables, pero más aún cuando hablamos de cinco niños”, señaló Darce.

De acuerdo con el informe, unas 2,921 personas han resultado heridas en las protestas y en los actos violentos posteriores.

Además, en muchos de los 1,250 casos de personas que han sido detenidas ilegalmente se han denunciado torturas, violaciones y amenazas, agregó el funcionario.

Darce precisó que el día más mortal en los últimos tres meses fue el 8 de julio, cuando se reportaron los ataques en Carazo y Masaya en contra de los manifestantes que estaban en los tranques y resultaron fallecidas 19 personas.

Por su parte, el gobierno de Nicaragua mantiene que son 195 las personas que han muerto durante la crisis, mientras que la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), calcula 295 fallecidos.

El Nuevo Diario


Daniel: Nicaragua vive una confrontación en el ámbito político, pero cesó la violencia armada

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, aseguró este martes que en el país se vive una confrontación en el ámbito político e ideológico, pero ha cesado al fin la violencia armada.

Durante el acto por el aniversario 39 de la constitución de la Fuerza Aérea, el jefe de Estado apuntó que fueron desactivados todos los tranques y en cada municipio se trabaja y se restablecen la economía y el turismo, aunque todavía no al 100 por ciento.

Hay un esfuerzo de los propios ciudadanos para ver cómo retornar a la normalidad. El golpe ha sido duro y las pérdidas enormes, llevará tiempo la recuperación, pero con ese espíritu de los nicaragüenses estamos seguros de que avanzaremos con celeridad, dijo.

Daniel también destacó la participación de la Fuerza Aérea en diferentes misiones y tareas para la defensa de la nación e insistió en que la situación vivida durante los últimos meses no debe hacer creer al crimen organizado, el narcotráfico y las maras que tienen espacios en Nicaragua.

Aquí no tienen cabida, porque tenemos un Ejército y una Policía comprometidos con el enfrentamiento al crimen, así como con la seguridad y la estabilidad, subrayó.

Según el Presidente Daniel, es un logro haber llegado a esta fecha en paz, algo que parecía muy difícil unas semanas atrás. El país estaba sumido en el terror. Se vieron horrores que no se conocían en Nicaragua: secuestros de ciudadanos, policías, mujeres, jóvenes; hubo torturas, personas quemadas, y luego los asesinos bailaban alrededor de los cadáveres, relató.

Al decir del mandatario, se trató de un plan cuyo antecedente inmediato fueron las manipulaciones en redes sociales y movilizaciones de enemigos de la paz y la estabilidad a raíz del incendio en la Reserva Indio Maíz, pero que en realidad venía desde 2007, cuando el Frente Sandinista de Liberación Nacional regresó al gobierno.

Desde esa fecha buscaban cómo provocar levantamientos armados, y surgieron grupos que atacaban a la Policía y al Ejército, además de causar muertes entre los campesinos, comentó.

Daniel añadió que estos grupos contaban con apoyo exterior y de medios que los presentaban como patriotas cuando en realidad eran asesinos.

Luego, en abril de este año, encontraron la oportunidad de ejecutar su plan golpista y trataron de destruir los logros de una década del Gobierno Sandinista. Fuimos pacientes, accedimos a mantener a los policías en los cuarteles y se dio tiempo para que ellos mismos pusieran fin a la violencia, pero se multiplicaron los crímenes. Interpretaron mal nuestra paciencia y pensaron que, como no reaccionábamos, estábamos derrotados y dejaríamos el poder, continuó el Presidente.

Gracias al propio pueblo y a la fortaleza de la Policía pudimos derrotarlos, enfatizó.

La Voz del Sandinismo


Almagro dice que comisión especial de la OEA para Nicaragua “no constituye ninguna injerencia”

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, negó que la creación de una comisión especial, que busca dar seguimiento a la crisis sociopolítica en Nicaragua e impulsada por ocho países de la OEA, sea una “injerencia”.

“Esa comisión especial no constituye injerencia, si hay otra gente que tiene otra opinión, tendrá que fundamentarla en la reunión del jueves en el consejo permanente”, declaró Almagro en una entrevista con CNN.

“La defensa de la democracia en el continente no constituye injerencia… la defensa de la democracia es una responsabilidad de todos (los países), de tomar iniciativas al respecto, denunciarlos…”, expresó Almagro.

“La situación en Nicaragua llama la atención de los órganos políticos de la OEA… 400 asesinados por lo menos hacen que sea necesario esta dimensión”, agregó.

Al ser preguntado sobre si el diálogo es la solución para la crisis de Nicaragua, que ha dejado 448 muertos según la Asociación Pro Derechos Humanos (ANPH), el secretario declaró que la OEA “hemos apoyado el esquema del dialogo existente (entre obispos y Alianza) y ese esquema es el que debe mantenerse”.

“Más vale apegarse a lo que es aceptable, a los principios y valores del país… esquema de dialogo inclusivo y democrático”, condicionó.

Elecciones anticipadas

Luis Almagro señaló que ya había hablado con Daniel Ortega sobre el tema de las elecciones y recomendó al presidente que dé la “oportunidad” de restituir al país.

La solución es la restitución del país, democracia y elecciones anticipadas”.

“Es importante que tenga una solución democrática… el camino está muy claro, es importante que el presidente vuelva a retomar esa posibilidad (…) Ortega tiene esta disyuntiva por delante”.

Almagro no quiso comparar a Nicaragua con la situación de Venezuela, argumentando que hay “diferencias” que se deben tomar en cuenta como la entrada de los organismos internacionales de derechos humanos al país o el tema de narcotráfico que sufre Venezuela. “Nicaragua está en una disyuntiva y es que puede ir por el camino de Venezuela, y yo no se lo aconsejaría al presidente Ortega”, afirmó Almagro.

“La OEA ha denunciado los asesinatos, detenciones arbitrarias, caso de torturas, hemos sido claro y contundentes al respecto”, dijo sobre el actuar de la OEA ante la crisis de Nicaragua.

100% Noticias


OEA volverá a sesionar para abordar la crisis en Nicaragua

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) sostendrá una reunión extraordinaria el próximo jueves 2 de agosto para dar seguimiento a la grave crisis sociopolítica en Nicaragua y “considerar un proyecto de resolución” presentado por un grupo de ocho países que sería la creación de una comisión especial de la organización que viaje al país a constatar in situ el nivel de violencia contra la población civil y a intentar mediar políticamente con el gobierno de Daniel Ortega para que retome el Diálogo Nacional.

La organización informó mediante un aviso de prensa que la sesión extraordinaria y el proyecto de resolución lo impulsan las misiones de los estados miembros de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, México y Perú.

Será la cuarta ocasión en dos meses que en el seno de la OEA aborda la grave crisis de violación de los derechos humanos de los nicaragüenses por la represión de paramilitares y de la Policía Nacional contra las protestas ciudadanas que, desde el 18 de abril al 25 de julio, deja entre 295 y 448, según cifras de organismos de derechos humanos internacionales y locales.

Este lunes 30 de julio, el gobierno de Ortega envío a la sede la OEA una nota de protesta en la que rechaza que el consejo permanente sesione nuevamente para ver la situación de violencia en el país, y además consideró una “injerencia” sobre los asuntos internos la posible creación de una comisión especial.

Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general de la OEA, en declaraciones a la cadena CNN, dijo este martes 31 de julio que la organización “ya ha propuesto la vía para buscar soluciones: paz, fin de la represión y la violencia; protección de los derechos humanos y los caminos democráticos y electorales” en la cual se le debe permitir a los nicaragüenses expresarse en las urnas”.

La Prensa


Médicos marchan en contra de despidos en hospitales de Nicaragua

Un grupo autoconvocado de trabajadores del sector salud realizaron una marcha en las calles de Managua, como muestra de apoyo a los médicos que fueron despedidos por atender a ciudadanos heridos en León y Carazo.

La marcha se realizó desde el monumento Alexis Argüello, en la Plaza de las Victorias, hasta la rotonda Jean Paul Genie con la participación de más de 100 trabajadores de la salud.

Los manifestantes aseguraron que el único perjudicado con esta medida (despido arbitrario de médicos) es el pueblo, pues requiere de atención, muchas veces especializada.

“Las personas con enfermedades crónicas son los más perjudicados porque requieren de nuestra atención. El gobierno queda como inhumano y estudiantes de medicina se han solidarizado”, dijo el pediatra Abraham Villanueva, quien participó en la marcha.

El temor a ser agredidos por personas afines al gobierno no fue obstáculo para que los médicos y estudiantes de la carrera de medicina participaran de esta marcha.

“Esta es una marcha en solidaridad a los médicos que han sido acusados de terrorismo solo por atender a los heridos que llegaban a los hospitales”, indicó Edwin Carcache, miembro de la Coalición universitaria.

En Carazo, los médicos, camilleros y personal de enfermería que laboraba en el hospital Santiago, de Jinotepe, dijeron que el pasado sábado hubo 10 despidos más, sumando así 50 casos en los últimos días.

La semana pasada fueron despedidos aproximadamente 37 trabajadores de la salud sin justificación en el Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Arguello (Heodra), en León.

La mayoría del personal despedido, al igual que en Carazo, son médicos que atendieron a los jóvenes heridos durante las protestas en contra del Gobierno.

El Nuevo Diario