¿Quién es Mario Abdo Benítez?

¿Quién es Mario Abdo Benítez?

Por Nicolás Retamar, de la redacción de NODAL

El nuevo presidente del Paraguay nació en la capital Asunción, el 10 de noviembre de 1971. Además de ser político, se desempeña como empresario en el sector privado.  El presidente electo es hijo de Mario Abdo Benítez, exsecretario privado de Alfredo Stroessner, el dictador paraguayo que gobernó desde el 15 de agosto de 1954 hasta el 3 de febrero de 1989- y de Ruth “Manon” Benítez Perrier, sobrina del militar stronista Rodolfo Perrier, quien fue uno de los principales implicados en la privación de la libertad y violación de niñas y adolescentes por parte del propio Stroessner y sus allegados.

Abdo Benítez contrajo matrimonio dos veces. La primera vez fue con Fátima María Díaz Benza, con quien tuvo dos hijos varones: Mario y Santiago. Luego de separarse de Fátima conoció a Silvana López Moreira Bo y volvió a contraer matrimonio. Silvana es nieta de Nicolás Bo Parodi, empresario paraguayo que dominó desde hoteles hasta medios de comunicación.

“Marito”, como es apodado el presidente electo para diferenciarse de su padre Mario, estudió en un colegio privado de Asunción y terminó sus estudios secundarios en Estados Unidos en 1989, año en que finalizó la dictadura de Stroessner.

Mario Abdo Benítez tiene el título de Sub-Teniente de Aviación de Reserva y fue nombrado por el Comando de Aeronáutica como Paracaidista Militar.  Luego de cumplir con el servicio militar obligatorio estudió en Estados Unidos donde se recibió de Licenciado en Marketing Político en 1995 en la Post University, ubicada en el Estado de Connecticut.

En el ámbito privado se desempeñó desde 1997 hasta 2012 como presidente del Directorio de la empresa de Almacenamiento y Distribución de Asfaltos S.A. -Aldia S.A- una fábrica de emulsiones asfálticas. Entre 2010 y 2014, la empresa logró contratos con el Ministerio de Obras Públicas y la Municipalidad de Asunción que ascendieron a 18,5 millones de dólares.

Su otra empresa, Creando Tecnología SA -Createc S.A.- fue fundada en 1998 con su exesposa Fátima Díaz Benza. Entre 2010 y 2014 también realizó trabajos para el Estado paraguayo por un valor de 3,8 millones de dólares.

Resultado de imagen para Mario Abdo Benítez

Después de 2014, año en que Abdo Benítez se distanció de Horacio Cartes -el presidente saliente- ninguna de las dos empresas realizó trabajos para el gobierno. Sin embargo, luego de la victoria en las primarias presidenciales del Partido Colorado en diciembre de 2017, Aldia SA volvió a ganar una licitación de 1,7 millones de dólares.

En política Mario Abdo Benítez se inició en 1992 en el “Movimiento de Reconciliación Colorada”. Trece años después fue integrante del movimiento “Reconstrucción Nacional Republicana” y, para las elecciones internas del Partido Colorado en el año 2006, fundó el movimiento “Paz y Progreso” -antiguo slogan de Alfredo Stroessner- junto con su amigo de toda la vida Alfredo “Goli” Stroessner, nieto del dictador que murió en Brasilia el 18 de agosto de 2006. Fue el nuevo presidente quien en la Junta de Gobierno del Partido Colorado propuso – y fue aceptado por todos menos uno que se retiró de la sala – hacerle un homenaje de un minuto de silencio al dictador.

Ese mismo año fue elegido miembro de la Junta de Gobierno del Partido Colorado. En 2008 “Marito” se convirtió en vicepresidente del Partido Colorado y en 2013 encabezó una lista propia para pelear por una banca en la Cámara de Senadores, dentro del “Movimiento Honor Colorado”. Fue electo senador y durante una sesión extraordinaria el 1 de julio 2015 fue elegido presidente del senado por el periodo de un año.

En las primarias presidenciales del Partido Colorado en diciembre de 2017 venció al ex ministro de Hacienda Santiago Peña -candidato del presidente saliente Horacio Cartes- con el 51% de los votos.  El domingo 22 de abril de 2018 Mario Abdo Benítez se transformó en el nuevo presidente de la República del Paraguay al vencer a Efraín Alegre con el 46% de los votos en un país donde no hay segunda vuelta.


Mario Abdo Benítez, hijo de la dictadura, al timón de Paraguay

El Presidente electo, de 46 años, es hijo de quien fue mano derecha del dictador Alfredo Stroessner; pero Marito, como también se le conoce, promete un salto para delante en el país sudamericano, además de mano dura contra la impunidad y la corrupción.

De sangre política y militar. Mario Abdo Benítez, Marito para los amigos, de 46 años, es el Presidente electo más joven de Paraguay y tomará el timón del país sudamericano el próximo 15 de agosto.

Benítez, la cara del vejestorio y conservador Partido Colorado, en las elecciones del pasado 22 de abril se quitó la piedra más incómoda de su camino, el centroderechista Efraín Alegre, del Partido Liberal Radical Auténtico.

No puedo dejar de recordar a mi padre (Mario Abdo, al igual que él), quien fue un gran colorado”, manifestó, emocionado, en su primer speech tras alzarse con la Presidencia en la que estará cinco años y sin opción de reelegirse.

Ahora, uno de sus retos es limpiar la imagen de su pasado, pues Marito nunca ha escondido su simpatía por el dictador Alfredo Stroessner (1954 y 1989), de quien su padre fue secretario particular, algo que sembró un cultivo de críticas entre sus opositores acérrimos, que no olvidan los más de 400 muertos, los casi 20 mil torturados y los más de 20 mil exiliados, en cifras de la Comisión Verdad y Justicia.

En reiteradas ocasiones señaló que Stroessner “dejó las bases de las grandes infraestructuras que hasta hoy tiene el pueblo paraguayo”, según la agencia France Press (AFP).

Además, siempre recuerda un parentesco entre su abuela y la madre del dictador: “Lo que a mí me cuentan es que muchas veces Stroessner, antes de que fuera Presidente, cuando venía a Asunción para estudiar en el Colegio Militar se quedaba en la casa de mi abuela, porque había un parentesco lejano entre mi abuela y la mamá del general Stroessner”. De hecho, cuando murió el dictador, en 2006, quiso que la junta de gobierno le rindiera tributo, indicó el diario paraguayo ABC Color.

Sin embargo, Benítez, también asegura que siente orgullo de que “víctimas que sufrieron maltratos y torturas de la dictadura de esa época hoy trabajan con él. Nadie puede dudar de mi compromiso con la democracia. “Esta es otra era. Si hubiera tenido rechazo no estarían conmigo”, dijo, según la AFP. Y es que su admiración por uno de los “monstruos” de Paraguay no le impidió alzarse con el trono obteniendo 3.7 puntos de
ventaja sobre Alegre.

TRAYECTORIA

Ilustración: Rafael Orea

De cuna capitalina, Asunción, el nuevo mandamás de Paraguay se fue a los 16 años a Estados Unidos, donde estudió Marketing Político en la Universidad Teikyo Post de Connecticut y a su regreso a su tierra natal, tras la caída de Stroessner, se formó militarmente como subteniente de aviación de reserva y paracaidista.

También es director de dos empresas de construcción, Almacenamiento y Distribución de Asfalto (Aldía SA) que creó en 1997 y Creando Tecnología SA, la cual fundó en 1998 con su exesposa Fátima Díaz Benza, con quien tuvo dos hijos. Después le entregó las arras a su actual mujer Silvana López Moreira, nieta de un connotado empresario (Don Nicolás Bo Parodi) de la época dictatorial de Stroessner, informó ABC Color.

La sangre política que corre por sus venas le llevó a fundar, junto con Alfredo Stroessner, nieto del dictador, el movimiento Paz y Progreso en las internas del Partido Colorado del que también fue miembro de la Junta de Gobierno. Años después, viento en popa, fue el segundo al mando del Partido Colorado (2005) y después logró la Presidencia del Senado (2015-2016).

El saliente presidente Horacio Cartes (2013-2018), también colorado, no fue santo de su devoción y el año pasado se enfrentó a éste a capa y espada para impedir un polémico proyecto que habilitaba la reelección presidencial. En un tenso pulso que derivó en violentas protestas, Cartes tiró la toalla de dicho proyecto e intentó opacar a Benítez en las elecciones primarias de diciembre, postulando como candidato a Santiago Peña. Pero…game over  otra vez, la Presidencia es de Marito. Esta disidencia no logró quebrar al Partido Colorado, en el poder desde 1947, con un break durante el gobierno del exobispo Fernando Lugo (2008-2012), quien fue destituido por “mal desempeño de sus funciones”.

HERENCIA

Cartes deja un país en plena expansión económica, pero con un peso pesado sobre los hombros de Benítez: la pobreza. Según la estatal Dirección de Estadísticas y Censo, en el país sudamericano, de siete millones de habitantes, casi una de cada tres personas vive en la pobreza o en la extrema pobreza.

En Paraguay falta todo por hacer. Tenemos deudas sociales. No se concibe que con toda nuestra riqueza, tengamos tanta pobreza”, reconoció Cartes, en declaraciones recogidas por el diario argentino Clarín.

Sin embargo, la corrupción no ayuda a paliar la pobreza y una de las banderas de campaña de Benítez fue reformar el Poder Judicial, manchado de acusaciones de corrupción contra varios jueces, de manipular expedientes y de retrasar procesos a su conveniencia, según la Associated Press (AP).

Prometo que cuando sea Presidente honraré el voto del pueblo fortaleciendo las instituciones para luchar contra los mayores vicios de la democracia: corrupción e impunidad”, manifestó Benítez en uno de sus últimos mitines electorales. Pues, el nuevo mandamás uruguayo, derechista, enemigo del aborto y del matrimonio homosexual, prometió “un salto para adelante” en Paraguay.

Excelsior


Entrevista al candidato Mario Abdo Benítez – ANR – Colorado Añeteté

“Yo vengo para cambiar la realidad del Paraguay…”

Entrevista de Hugo Ruiz Olazar

–¿Quién es Mario Abdo? ¿Cómo se hizo político? ¿Cómo llegó tan rápido a esta instancia?

–Yo vengo militando en política desde el año 92 con el Movimiento de Reconciliación Colorada. Después fui electo miembro de la Junta de Gobierno con ODD (Osvaldo Domínguez Dibb), cuando se lanza para Presidente de la República en 2003.

–¿Cómo fue?

–Por la afinidad que yo tenía desde chico con sus hijos, con Julio Osvaldo, Alejandro… Éramos todos del mismo colegio, del San Andrés. No teníamos ningún interés en buscar un cargo electivo. Era más bien por solidaridad, por amistad…

–Ese movimiento casi llegó…

–Casi llegó. Osvaldo se inscribió el último día y tuvo casi 65 días de campaña. Yo fui delegado del departamento de San Pedro y ahí ganamos. De ahí ya no paré. Fui electo en el 2006 miembro de la Junta de Gobierno. Cuando cae el partido en el 2008 fui propuesto para vicepresidente segundo del partido y vicepresidente cuando el partido estaba en la llanura. En el 2013 me candidaté con mi lista propia pudiendo estar en una lista oficial. Creo que de esa forma me gané el respeto de mis colegas y el liderazgo en un sector importante del partido siendo el senador más joven…

–Goli Stroessner qué influencia tuvo en su carrera…

–Con Goli militamos juntos…

–También vienen del colegio…

–El es mayor que yo. Yo era compañero de Humberto, hermano menor de Goli. Él ya fue candidato a senador por ODD en el 2003. Renunció a su banca. Después sí entramos juntos como miembros de la Junta de Gobierno cuando ODD se vuelve a presentar. Acuérdese que ODD se presenta para Presidente de la República y después se candidata a Presidente del Partido Colorado. Ahí nosotros fuimos electos con Goli como miembros de la Junta. Después Goli fue electo senador de la nación en el período 2008-2013.

–¿Ustedes son parientes o no?

–No somos parientes, pero somos muy amigos de familia…

–¿No es que su abuela haya sido la prima hermana de la mamá de Alfredo Stroessner?

–Algo así… Creo que hay un parentesco por parte de las abuelas, de la mamá de mi papá. Lo que a mí me cuentan es que muchas veces Stroessner antes de que sea Presidente de la República, cuando venía a Asunción (de Encarnación) para el Colegio Militar se quedaba en la casa de mi abuela, porque había un parentesco lejano entre mi abuela y la mamá del general Stroessner.

–De ahí la confianza extrema que tenía Stroessner con su padre… –Claro. Papá era 10 años menor. La confianza y la amistad ellos construyeron antes ya de que Stroessner esté en el poder, y después durante la administración del general.

–¿Su mamá es Manón…?

–Manón Benítez Perrier.

–¿Cuántos hermanos?

–De padre y madre dos. Mi hermana menor y yo. Mi mamá tiene tres hijos anteriores. Mi papá tiene cuatro hijas que no son con mi mamá. Somos dos hijos de Mario Abdo Benítez con Ruth (Manón) Benítez Perrier. Los tres hijos de mamá prácticamente se criaron con nosotros.

–¿Cuál es su relación con los hermanos?

–Somos nueve en total. Con algunos tenemos más relación, más frecuencia. Obviamente por el hecho de que yo haya vivido con mis hermanastros de parte de mi mamá tengo una relación más cercana con ellos. Nos criamos juntos. Somos como hermanos si no fuese por el apellido.

–¿Vivían en la casa (mansión) de la avenida Mariscal López?

–En la etapa final (del stronismo) sí. Teníamos una casa alquilada sobre Boggiani, y otra también alquilada en la zona de Eusebio Ayala.

–¿Qué dice su mamá de esta carrera hacia la Presidencia? No le involucró mucho en la campaña…

–Sí, ella está siempre conmigo. Me acompaña…

–¿Cómo participa?

–Está pendiente, preocupada como toda madre por los desafíos que tenemos, por todo lo que pasamos. Llegar adonde llegamos fue un camino lleno de obstáculos porque nos enfrentamos con poderosos. Una madre tiene siempre una enorme preocupación. Estuvo muy atenta y me sirvió mucho de contención en los momentos difíciles (se emociona). La experiencia es insustituible. No hay academia ni Universidad que enseñe lo que la madre. Ella es una mujer que también pasó muchas vicisitudes. Me ayuda siempre a reflexionar en el manejo de la realidad…

–Hay cosas que tienen que manejar como familia, por el cordón umbilical con el pasado y, al mismo tiempo, su propuesta presidenciable para el futuro.

–El destino me puso en un lugar donde tenemos que administrar la realidad. El hecho de que mi padre haya sido un protagonista de la historia eso genera tal vez hasta un prejuicio hacia mi persona, a lo mejor con razón –para mí sin razón– pero respeto el prejuicio que pueda generar…

–Lógicamente, usted admiró a su padre…

–¡Cómo que no, claro que sí!

–¿Cómo era como padre?

–Mi padre era un hombre noble. Le veía muy poco por la actividad que él tenía, pero el poco tiempo que nos dio fue de mucho cariño, de mucho afecto. Yo no tengo más que admiración hacia mi padre. Fue un ejemplo. Para mí él siempre fue un buen padre, un hombre muy noble. Fue un gran trabajador también…

–¿Y todo lo que dicen de él? ¿Quiso comprobar si es verdad? ¿Son cosas del pasado?

–Es tan común para mí que se construya o se intente construir un prejuicio, yo creo con razón por el proceso histórico pero también injusto en el manejo de la realidad. Yo pude construir una identidad propia. Me he ganado credenciales democráticas luchando en defensa de la Constitución nacional. Estuve en la plaza. He defendido nuestro sistema de República. Veo la historia como un escenario de aprendizaje. El pasado nadie puede cambiar. Tenemos que pensar menos en el pasado y más en la necesidad de construir un futuro mejor, una sociedad más justa. Mi mirada y mi enfoque es hacia el futuro, aprendiendo del pasado, teniéndole al pasado no como un lugar donde uno pueda guardar rencores ni odios sino que sea parte de un aprendizaje para madurar, para generar templanza en el carácter y, por sobre todo, para construir un futuro con esperanza.

–¿Las cosas del pasado ya están todas pagadas? porque hay todavía voces que reclaman cosas…

–No sé. Yo respeto y respeto por sobre todo a la gente que sufrió y que tiene todo el derecho de levantar su voz si se siente amenazada. Ojalá le pueda demostrar que yo soy Marito del siglo XXI y que con mi conducta se puedan con el tiempo sentir tranquilos. Yo quiero demostrar que mi compromiso es con el futuro del Paraguay a través de una propuesta revolucionaria y de cambio. Fui uno de los que presentó el proyecto de ley de información pública, la ley de transparencia. Cuando fui presidente del Congreso derrumbé estructuras que por años estaban administrando de manera irregular los recursos humanos del Congreso. Presenté la ley para tipificar el nepotismo, defendí lo que yo consideré justo en su momento, una violación constitucional para introducir la figura de la enmienda para la reelección presidencial de manera irregular. Estuve en la plaza. Defendí un Partido Colorado autónomo e independiente cuando me candidaté a presidente del partido, un partido que no dependa del Ejecutivo, con voz propia. Me enfrenté al poder. Construí un itinerario que me gané con un liderazgo transformador. Después de todo, llegar a esta instancia para ser presidente y que nada cambie en el Paraguay a mí no me interesa. Yo vine para cambiar la realidad de la república del Paraguay.

–Hubo mucha polémica por aquellas sus declaraciones sobre las madres solteras y la recomendación que usted supuestamente les dio para que envíen a sus hijos al servicio militar…

–Fue una distorsión maliciosa y manipuladora de quienes quieren construir un proyecto desde la mentira…

–¿Cuál fue el mensaje?

–Primero, imagínese, el nuestro es un proyecto que le tiene como hoja de ruta principal a un Estado que pueda sostener y apoyar a las madres en general, a las mujeres en estado de vulnerabilidad. Justamente dentro de nuestra gran propuesta para el sector de la juventud, una herramienta más es la ley vigente. No es una ley que propone Marito: el servicio militar obligatorio está vigente….

–Y por qué ese énfasis en el servicio militar obligatorio. Eso está en la Constitución…

–Está, y está el objetor de conciencia.

–¿Por qué esa remarcación?

–Así como hablé de incorporar módulos técnicos en la media haciendo alianza estratégica con SNPP y Sinafocal queremos incorporar a nuestro sistema educativo módulos técnicos en la media para que el joven salga. Y ahí yo incorporo como otra herramienta la utilización de la ley del servicio militar obligatorio. El único proyecto que puso en la agenda nacional la asistencia a la mujer paraguaya es el proyecto de Mario Abdo Benítez. Entonces, todo lo que se construye con maldad les sale mal (a los opositores)…

–Da pie a la susceptibilidad…

–Manipularon en forma maliciosa e inescrupulosa mis declaraciones…

–El hecho de remarcar en el servicio militar también produce susceptibilidades. Dicen que su posición equivale a simpatía hacia el militarismo, ergo stronismo…

–Esa es una manipulación, una ignorancia supina, porque en la Constitución –que no hizo Marito– el servicio militar obligatorio está vigente, la figura del objetor de conciencia está vigente y la propia ley dice que tiene que hacer un servicio civil a la comunidad.

–¿Usted hizo el servicio militar?

–Claro que hice.

–¿Dónde?

–En Cimefor Aviación. Salté el año pasado con mi remesa en el aniversario del Regimiento de Paracaidistas “Silvio Pettirossi”. Soy subteniente de reserva egresado en el 89. Fue una experiencia muy gratificante y hoy, adonde vaya sigo encontrando a mis camaradas. El cuartel es el único lugar donde no hay discriminación entre clases sociales. Ahí somos todos iguales. Mi hijo mayor, Marito, también ya se fue. Yo recomiendo. Es una experiencia positiva.

–¿Qué les dice a los que aseguran que el presidente Cartes le va a marcar la agenda?

–Yo respeto las opiniones de todos, pero reitero, yo vengo de la lucha política. Mi candidatura no surgió de pactos ni de acuerdos. Surgió de la lucha en defensa de principios. Soy consciente de que tanto el presidente Cartes como el expresidente Nicanor (Duarte), por su experiencia, pueden hacer una gran contribución en apoyo del nuevo Presidente que quiere liderar un proceso de transformación en el Paraguay. Tanto ellos como los representantes de los otros partidos también puedan ser grandes colaboradores. Pero reitero, quien va a marcar la agenda política, quien va a liderar ese proceso de transformación va a ser Mario Abdo Benítez.

–¿Usted apoya el juramento de ambos en el Senado?

–Es una decisión que va a tomar el Senado. Yo, en su momento, hablé. Yo impugné la candidatura de Nicanor Duarte Frutos cuando se candidató a senador. La Corte le permitió continuar el proceso. Estuvo en la papeleta, fue votado y no pudo jurar pero el circuito jurídico culminó. Para mí los expresidentes tienen que ser senadores vitalicios, pero la Corte habilitó y también el Tribunal Electoral. Lo que me queda es pedir juicio político a los miembros de la Corte. Pero yo no puedo dejar de respetar un fallo de la máxima instancia judicial, aunque no lo comparta.

–¿No teme que la gente vuelva a salir a la calle porque ve que las instituciones no funcionan o están manipuladas o compradas?

–Yo estoy de acuerdo en que la gente se manifieste, que participe más en la construcción de su nación. Es algo que va a beneficiar a cualquier Gobierno de buenas intenciones.

–¿No va a poner en riesgo al Gobierno?

–Yo no veo como amenaza que el pueblo levante su voz de protesta. Hay una ciudadanía madura. La gente espera algo de mi liderazgo, por eso me quiere votar, y yo voy a honrar ese compromiso y ese mandato. (Continuará…)

Resultado de imagen para Mario Abdo Benítez

Educación

Es mucho mejor pensar en invertir en tecnología en las escuelas, en dotarle de una computadora a cada niño, porque el crecimiento exponencial de la tecnología va a cambiar lo que significa ser analfabeto o no. Lo que yo quiero es utilizar todas las herramientas que me da la Constitución y todas las facultades que tengo para cuidar de una juventud que necesita y de una juventud, adolescentes y niños que necesitan más solidaridad por parte del Estado.

Poder Judicial

Uno de nuestros ejes de campaña es la reforma estructural del Poder Judicial, y no hay reformas estructurales que funcionen si tenemos gente moralmente averiada. Vamos a enfrentar esas reformas como una necesidad histórica por la necesidad que tenemos de construir una justicia fuerte, independiente. Este año hay una renovación de cinco miembros. Es una enorme oportunidad de generar consensos para poner, no jueces amigos sino jueces justos.

Economía

Hay una expectativa positiva en términos de capacidad de pago y de orden a través de la ley de responsabilidad fiscal. El Paraguay tiene credibilidad crediticia internacional. Se colocaron bonos a 30 años de plazo, a 5% de interés. Significa que hay credibilidad. Es un país que viene creciendo a pesar de las crisis regionales. La expectativa es que crezca aún más.

Salud

Podemos mejorar rápidamente el servicio de salud pública con un proceso de integración y fortalecimiento de las unidades de salud familiar. Tenemos que hacer una integración, de tal forma que el paciente pueda ir a un centro regional o a la capital departamental o a Asunción pero en forma totalmente integrada. Hoy esa integración no existe.

ABC


VOLVER