Tras las masivas marchas, el oficialismo busca aprobar los allanamientos a Cristina Fernández

186

Después de la multitudinaria movilización de ayer, el Senado intentará aprobar los allanamientos a Cristina Kirchner

Luego de dos intentos fallidos y de la multitudinaria movilización de ayer, Cambiemos intentará este miércoles en el Senado aprobar los allanamientos a los domicilios de Cristina Kirchner pedidos por el juez Claudio Bonadio en la causa de los cuadernos de las coimas, que salieron a la luz luego de que se conocieran las anotaciones de Oscar Centeno, ex chofer de Roberto Baratta en el Ministerio de Planificación que conducía Julio De Vido.

La sesión comenzará a las 14 y se discutirá también la ley de extinción de dominio para recuperar los bienes de la corrupción. Aunque en la orden del día aparece primero la situación judicial de la ex presidente, quien en una nota presentada en Labor Parlamentaria intentó poner condiciones a la Justicia.

Bonadio solicitó que se autoricen allanamientos a tres domicilios: el de Recoleta, ubicado en Juncal 1306, el de Río Gallegos en la calle Mascarello 441, y el de El Calafate en la calle Padre de Agostini y Los Tehuelches. La decisión debe pasar por el Senado porque así lo dispone la Ley de Fueros (25.320), que protege a los senadores de ir a prisión y de que allanen sus viviendas, entre otras cosas.

Si bien el debate no prosperó dos veces -la última porque dos senadores de Cambiemos no estuvieron presentes-, esta vez se espera que haya quórum para comenzar la discusión y luego se tendrían los votos para aprobar los operativos. Los reúnen entre el oficialismo, que unánimemente votará a favor, y entre algunos peronistas no kirchneristas del bloque de Miguel Ángel Pichetto, que dio “libertad de acción” a los legisladores.

Aunque varios del PJ no quieran acompañar la medida -lo demostraron la semana pasada cuando no aportaron al quórum-, el propio Pichetto justificó su voto favorable diciendo que “es una medida de prueba que no define ningún rango de responsabilidad” y que “es una tarea que realiza el magistrado al cual no se le puede impedir llevarla adelante en el marco de esta investigación”.

Por su parte, lógicamente, el Frente para la Victoria cerrará filas para defender a Cristina Kirchner y votarán todos en contra. En sus discursos, seguramente habrá repudios contra Bonadio y acusaciones de persecución judicial contra la ex presidente.

En el escrito presentado, la ex jefa de Estado puso condiciones. La primera, que “no haya cámaras de televisión ni fotográficas, para evitar así la posterior difusión de imágenes en programas oficialistas con clara intención de humillación y hostigamiento”. También que estén presentes sus abogados y un senador o senadora que ella designe. En cuarto lugar, que “se resguarden los objetos de uso personal y de aquellos que conformen el ajuar de las casas” y, por último, que “Bonadio no rompa nada y disponga que se utilicen los instrumentos técnicos necesarios con los que cuentan las fuerzas de seguridad y los organismos de inteligencia para escanear paredes, divisiones y/o cielo rasos de durlock”.

Ayer, una multitud se manifestó frente al Congreso para pedir por el desafuero de Cristina Kirchner, con fuertes consignas contra su persona y contra Miguel Ángel Pichetto, apuntado como el hombre que no habilita que la ex presidente sea desaforada y vaya a prisión.

“Presa la queremos”, “No vuelven más”, “Argentina sin Cristina” y “devuelvan lo robado” fueron los principales cánticos que se escucharon en la marcha. Fue apoyada por dirigentes de Cambiemos como los diputados Graciela Ocaña, Paula Oliveto y Waldo Wolff.

Extinción de dominio

Luego de discutir la situación de Cristina Kirchner, el cuerpo buscará darle sanción definitiva a la iniciativa para recuperar los bienes de la corrupción, que ya tiene media sanción en Diputados. Sin embargo, al no haber consenso entre todos los bloques sobre cuál es el texto que debe aprobarse, se espera una larga discusión y hay posibilidades de que el debate se estanque.

Sucede que Cambiemos, el bloque Justicialista y el Frente para la Victoria tienen visiones diferentes sobre el contenido y los alcances de la norma. Esto llevo a que en la comisión de Justicia y Asuntos Penales los senadores de esos tres espacios presentaron dictámenes diferentes y el que más firmas obtuvo fue el del PJ, por lo que será el primero en tratarse.

La iniciativa del justicialismo sostiene que la extinción de dominio debe ejecutarse en el fuero penal una vez que exista una sentencia de primera instancia, mientras que el dictamen de Cambiemos le otorga al fuero civil la potestad de dictar la medida y de hacerlo antes de que haya condena.

El dictamen del kirchnerismo, en tanto, plantea que la extinción de dominio debe alcanzar también a los delitos económicos, especialmente cuando se trate de corrupción: el ejemplo característico es el de las coimas, con la idea de que la extinción no se aplique sólo al funcionario que la cobre, sino también a la persona que la pague.

Infobae


Multitudinaria marcha para reclamar el desafuero de Cristina

Una multitud se congregó frente al Congreso para reclamar el desafuero y “cárcel” para la senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner, además de reclamar la sanción de la ley de Extinción de Dominio para que los corruptos “devuelvan la plata”.

Los manifestantes respondieron en masa a la convocatoria impulsada por el oficialismo a través de redes sociales con el objetivo de presionar al Senado para que autorice el pedido de allanamiento hecho por el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa de los cuadernos.

“Devuelvan la plata”, “Queremos flan” y “No vuelven más” fueron parte del menú de cánticos que miles de ciudadanos entonaron durante todo el transcurso de la protesta, que se replicó en la mayoría de las capitales provinciales y grandes ciudades del Interior.

La convocatoria fue organizada por Ricardo Benedetti, coordinador de Análisis y Control de Gestión del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, organismo que comanda Hernán Lombardi. La marcha fue rápidamente motorizada por redes sociales bajo diversos agrupadores como #21, #21ATodosAlCongreso y #21AYoVoy.

Por lo pronto, varios diputados y dirigentes del oficialismo promovieron las convocatoria. Algunos de los que se plegaron fueron nada menos que el presidente del interbloque Cambiemos en la Cámara baja Mario Negri y los también diputados oficialistas Fernando Iglesias, Waldo Wolff y Graciela Ocaña. Desde la Coalición Cívica también se ocuparon de promocionar con énfasis la marcha de la mano de dos “lilitas” de pura cepa: la parlamentaria del Mercosur Mariana Zuvic y la diputada nacional Paula Oliveto.

En la Ciudad de Buenos Aires, el epicentro de la movilización fue la esquina de Callao y Rivadavia, pero ante la gran cantidad de personas la multitud se desplegó a lo largo de Callao hasta Mitre, por Entre Ríos hasta Yrigoyen, y por Rivadavia hasta Rodríguez Peña. Además de carteles, con leyendas como “NSB” (No somos boludos) y “Devuelvan lo robado”, también se destacó la presencia de un muñeco gigante de la diosa de la Justicia griega, así como también algunos vendedores ambulantes llevaron flan para vender.

Asimismo, varios manifestantes llevaron bolsos, en alusión al protagonismo de esos objetos en el pago de coimas. Entre la multitud se destacó el comediante Alfredo Casero, uno de los principales impulsores de la movilización y que llegó acompañado por Zuvic.

Convertido en una suerte de estrella de la movilización, el artista fue homenajeado por el público, que rodeó al acto y cantó “Queremos flan”, el reclamo con que el humorista intentó explicar la situación del país y la herencia recibida.

Con esta convocatoria el oficialismo busca sumar presión a la bancada peronista de la Cámara alta para que aporte quórum el próximo miércoles, cuando el oficialismo intente por tercera vez autorizar el requerimiento del juez federal Claudio Bonadio para allanar los tres domicilios de la ex jefa de Estado.

Desde la bancada encabezada por el rionegrino Miguel Pichetto aseguran que el número para sesionar el próximo miércoles está garantizado y recuerdan que la última convocatoria naufragó porque dos senadores de Cambiemos se ausentaron.

El temario de la protesta incluirá el reclamo de la sanción de la Ley de Extinción de Dominio, una figura que habilitará al Estado a recuperar bienes obtenidos por el delito, cuyo proyecto iba a ser tratado en la misma sesión del Senado en la que se iba a debatir la autorización para los allanamientos.

Ámbito Financiero


Cristina pidió al Senado que autorice los allanamientos pero con condiciones

La ex presidenta Cristina de Kirchner presentó un comunicado este martes a sus compañeros senadores a través del jefe de bancada del FpV en la Cámara alta, Marcelo Fuentes, que participó en la reunión de Labor Parlamentaria. En él, aceptó los allanamientos pedidos por el juez federal Claudio Bonadio pero puso condicionamientos.

“Quiero dirigirme, en primer lugar, a los senadores y senadoras que, de distintas bancadas opositoras, se hicieron cargo de los críticos momentos que atraviesa el Estado de Derecho y el sistema de representación democrático en Argentina y no prestaron quorum para autorizar el -literalmente- inédito pedido de allanamiento múltiple sobre mi vivienda en esta ciudad y El Calafate y mi domicilio en la ciudad de Río Gallegos”, comienza el texto de la senadora.

“Tengo muy claro que dicha actitud no fue por solidaridad personal ni ‘corporativa’, sino que, por el contrario, obedeció a la firme decisión política de no convalidar la utilización del Poder Judicial como instrumento de persecución política a los opositores y de distracción mediática para la población”, continuó.

La expresidenta continuó que en su texto que no tiene “ningún inconveniente” en que el cuerpo que integra autorice lo solicitado por el magistrado Claudio Bonadio.

“Corresponde aclarar que esta decisión no implica convalidar la irracionalidad de las medidas dispuestas por Bonadío en su cruzada persecutoria contra mi persona, sino que tiene por principal objetivo terminar, de una vez por todas, con el show montado alrededor de estos allanamientos sin fundamentos”, explicó Cristina.

A pesar de la autorización, la exmandataria realizó una serie de pedidos condicionantes. Así solicitó que el Senado garantice que las medidas que se lleven adelante sean para garantizar pruebas relacionadas con la investigación y pidió que no se tomen imágenes de sus viviendas para difundir posteriormente en los medios.

En este sentido, solicitó que no ingresen ni cámaras de televisión, ni fotográficas y que estén presentes sus abogados, al efecto de garantizar su defensa y el control de legalidad de los allanamientos

También solicitó que se hagan presentes durante los procedimientos un senador o senadora, designados por ella misma, al efecto de garantizar lo que disponga y ordene la Cámara de senadores.

Además, pidió que se resguarden los objetos de uso personal y de aquellos que conformen el “ajuar de las casas”. “Para ser más clara señores senadores y señoras senadoras: si encuentran lingotes de oro, millones de dólares o piedras preciosas en bolsas, se los pueden llevar; pero si encuentran un anillo o un collar, está claro que son objetos de mi uso personal”, expresó.

Por último, exigió que Bonadio “no rompa nada y disponga que se utilicen los instrumentos técnicos necesarios con los que cuentan las fuerzas de seguridad y los organismos de inteligencia, para escanear paredes, divisiones y/o cielo rasos de durlock”.

“Debo aclarar que en mis viviendas se empleó esta forma de construcción, especialmente en mi casa de El Calafate”, expresó y aclaró que en esta solicitud no la movilizaba sólo el impedir el daño material que se pudiera ocasionar, sino el daño emocional y apeló al fallecimiento de Néstor Kirchner ocurrido en 27 de octubre de 2010.

“Es que, en mi casa de El Calafate, el 27 de octubre de 2010, se produjo el momento más doloroso de mi vida y por lo tanto su preservación tal como está es, para mí y para mi familia, muy importante”, señaló.

La carta con la autorización a allanar sus viviendas se conoce el mismo día en el que está convocada una marcha oficialista para solicitar que el Senado, avale tanto el pedido de Bonadio como que apruebe el proyecto de Extinción de Dominio que busca regular qué hacer con los bienes de la corrupción.

Ámbito Financiero


VOLVER
Más notas sobre el tema