Una nueva denuncia de abuso sexual en la Iglesia chilena

Confirman nueva denuncia de abuso sexual el interior de la iglesia en el Maule

Este jueves el fiscal regional del Maule, Héctor de la Fuente, confirmó una nueva denuncia de abuso sexual en contra de un menor de edad por parte de un miembro de la iglesia católica de la zona.

En específico se trata de una acusación realizada por un joven que hoy tiene 15 años, en contra del encargado de la Pastoral Juvenil de la diócesis de Talca, Luciano Arriagada, por hechos ocurridos este año, según detalló Radio Cooperativa.

El fiscal de la Fuente afirmó al respecto que “destaca el hecho que existe un menor de edad por lo que debemos tomar todos los resguardos para la investigación en contra del señor Arriagada tal como se ha señalado en los medios de comunicación, información aportada por el propio arzobispado”.

En total, la fiscalía regional del Maule tiene 11 causas abiertas contra miembros de la iglesia católica por abusos sexuales, en donde las víctimas confirmadas son 15 personas.

A esto se suman tres nuevas denuncias realizadas por las Hermanas del Buen Samaritano, tanto en el extranjero como en Chile. Los antecedentes están a cargo del fiscal Gonzalo Pino, junto a la Brigada de Delitos Sexuales de la PDI.

Radio Agricultura


Orden de los Frailes Carmelitas Descalzos cesó a cura por abuso sexual a menor

Durante esta jornada, la Orden del Carmelo Descalzo en Chile ratificó que, luego de recibir una denuncia por abuso sexual de un menor de edad en contra del sacerdote Mario Mancilla Vera, se le prohibió el ejercicio público del ministerio sacerdotal hasta que termina la investigación.

De acuerdo a un comunicado de la orden emitido este miércoles, el 13 de junio de 2018 se recibió la acusación, iniciándose la investigación previa el 27 de junio la que finalizó este 22 de agosto, la que concluyó la verosimilitud de los hechos denunciados.

Según las orientaciones vigentes en esta materia, los antecedentes serán enviados a la Congregación para la Doctrina de la Fe, precisó la orden religiosa.

Según el texto, el presbítero denunciado se mantendrá con la medida cautelar impuesta desde el inicio de esta investigación, la que consiste en la prohibición del ejercicio público del ministerio sacerdotal.

“La Orden del Carmelo Descalzo en Chile, reitera su compromiso y cercanía hacia la víctima y su familia, expresando su dolor y vergüenza por estos hechos”, destaca el comunicado.

Agrega que también manifiesta su adhesión para esclarecer la verdad siguiendo las líneas de la guía “Cuidado y Esperanza” de la Conferencia Episcopal de Chile, y su compromiso con la construcción de ambientes sanos y seguros, para niños, niñas, jóvenes y para toda persona vulnerable al interior de la Iglesia.

En esta línea, varias sedes eclesiásticas han recibido la visita de las autoridades fiscales y de la policía desde que a mediados de junio el Ministerio Público comenzara con los allanamientos a las diócesis para conseguir información con la que espera dilucidar las decenas de casos abiertos contra miembros del clero.

Tres de ellas en Santiago, dos este mes de agosto y otra más el pasado junio, mismo mes que también se registró el obispado de la ciudad de Rancagua; y otras dos en julio en la región de La Araucanía, en las ciudades de Temuco y Villarrica.

La Conferencia Episcopal de Chile hizo público a comienzos de agosto una lista en el sitio web con los nombres de 42 sacerdotes y un diácono condenados, por la Justicia civil o la canónica, por abusos sexuales a menores.

La Fiscalía tiene investigaciones abiertas sobre 38 casos, que involucran a 73 personas investigadas -sacerdotes diocesanos, de diversas órdenes y laicos-, y a 104 víctimas, la mayoría de ellas menores de edad en el momento de cometerse los hechos.

El Mostrador


VOLVER