El Congreso uruguayo debate una ley integral para personas trans

Senado “congeló” cinco artículos polémicos del proyecto de ley para personas trans

La Comisión de Población, Desarrollo e Inclusión del Senado “congeló” este lunes cinco artículos que fueron considerados polémicos del proyecto de ley para personas trans y evaluará si se sacan o si se incluyen de forma definitiva.

Dos de los artículos que fueron puestos a discusión son el 5° y el 17° que permiten el cambio de identidad, sexo y hormonización de los menores que deseen hacerlo sin necesitar el consentimiento de sus representantes legales.

Dentro de los integrantes de la comisión, hay algunos frenteamplistas que tampoco estuvieron de acuerdo con estos artículos ya que consideraron que para realizar este tipo de cambios se debería esperar a cumplir la mayoría de edad.

Mientras se llevaba a cabo la reunión, cientos de personas se presentaron frente a la puerta del Senado para reclamar en contra a la votación del proyecto de ley.

“He aquí parte del pueblo uruguayo (…) estamos aquí por nuestros hijos, por nuestros nietos, por la juventud, los adolescentes y los niños debido a que nos sentimos como padres y abuelos despojados de nuestros derechos inalienables de sustento, apoyo, educación, protección y en forma especial de la moral”, informaron durante la lectura de una proclama.

“La moral que sostiene y emerge de principios y valores que indiscutiblemente lo faculta y cultiva la familia debidamente constituida por un hombre y una mujer en el momento solemne de la declaración de matrimonio. Principios y valores que siempre fueron defendidos por nuestros constituyentes”, agregaron.

El proyecto de ley para personas trans tiene, entre otros, el objetivo de reparar los actos de “discriminación y estigmatización” de los que fueron “históricamente víctimas”, según lo que indica en su exposición de motivos.

Además busca que exista una integración tanto a nivel social como cultural así como que tengan derecho a la cultura y a la salud sin “ningún tipo de discriminación y/o patologización por su identidad de género”, según consta en el proyecto de ley.

Firmas

Este lunes se presentaron 33.000 firmas de organizaciones de evangelistas en contra de la ley trans mediante una carta firmada que fue entregada por la misma mujer que la semana pasada se presentó en el Parlamento para dar las rúbricas recogidas en plazas, shoppings y ferias.

Debido a que en la ocasión anterior no había presentado sus datos -como nombre, cédula o si formaba parte de un colectivo- la mujer presentó una carta informando su identidad y propósito.

En la carta además solicitó que su entrega quedara registrada en actas y que se le otorgara una contestación formal.

El País


Colectivos trans se reúnen a trazar estrategias para parar “mentiras”

Este lunes la Comisión de Población del Senado comenzará a votar el proyecto de Ley Integral de la Población Trans. No solo en su interior promete ser arduo el debate, sobre todo en lo relativo a los artículos 5 y 17, que promete rispideces entre el oficialismo y la oposición. Algo parecido también ocurrirá en las calles.

Bajo el hashtag #JuntosPodemos, se difundió a través de Whatsapp una convocatoria para este lunes a las 15.30 en la Plaza 1 de Mayo, frente al Palacio Legislativo. Nadie firma el llamado, atribuido a grupos que están en contra de esta ley. Otro video, protagonizado por adolescentes, también apunta al gobierno y a los medios de “adoctrinar” en lo referente a la Ley Trans; en esta grabación, de poco más de dos minutos, también viralizada, los jóvenes que lo protagonizan van al punto que genera más polémica del texto, los referidos artículos 5 y 17, donde “establece que menores de edad pueden cambiar de nombre y/o sexo, intervenciones quirúrgicas u hormonizarse, aún sin el consentimiento de los padres, afectando a la persona desde la niñez de una manera irreversible”. Este video tampoco es firmado.

Para la activista Delfina Martínez, de la Unión Trans del Uruguay, se trata de una estrategia “política y religiosa” cuyos responsables ya son conocidos. Como tales, nombra a la iglesia evangelista Misión Vida del pastor Jorge Márquez, a los hogares Beraca, a los diputados nacionalistas Álvaro Dastugue y Gerardo Amarilla -ambos de fe evangelista- y también a la senadora blanca Verónica Alonso (que estuvo relacionada a Misión Vida). “Lo que están tratando es de confundir a la gente. También aluden a colectivos que no existen”.

Martínez refiere al colectivo “Boomerang”, nombrado en una nota de El País el pasado viernes, integrado por “extrans” y “exgais”, que se manifestó en contra del proyecto. “Los géneros no son estáticos, pero no es que vos ‘te vas y volvés’ porque te arrepentiste. Quizá para alguien muy vulnerable, que se acerque alguien con un plato de comida y un discurso evangelizador te lava el cerebro. Eso está ocurriendo en Brasil, en muchas iglesias evangélicas y se está viniendo para acá”, dijo la activista en diálogo con ECOS.

La idea de Unión Trans es aportar al debate y se dicen afines a algunas modificaciones al proyecto del ley. Sobre el tema que genera más polémica, Martínez apunta a la “deformación” que están dando al proyecto.

“Es importante que las personas puedan construirse en su identidad incluso siendo menores de edad. Hoy hay adolescentes que se están hormonizando con el acompañamiento de los padres. Esto incluye un equipo médico multidisciplinario, un abordamiento psicológico”, afirmó. Cuando no existe ese consentimiento, se recurre a la instancia judicial, que es quien define.

“Los padres que no acompañan a un hijo en ese cambio son los mismos que quizá te echan de tu casa por ponerte una caravana”, indicó Delfina Martínez. “Ese discurso de ‘a mis hijos no los tocan’ se basa en el miedo a un efecto contagio”, ironizó.

Según publicó La Diaria el sábado, seis de cada diez personas trans dijeron haber sufrido discriminación familiar y que el abandono del hogar en esta población se da aproximadamente a los 18 años, casi siempre por este tema; este factor tiene incidencia directa con las situaciones de marginación y de explotación sexual en este colectivo, que no llega a las mil personas.

Ante la sensación de que ese discurso en contra está comenzado a ganar la calle, organizaciónes como la Unión Trans, la Asociación Trans del Uruguay (ATRU), Transboys, la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUU), movimientos afro y movimientos feministas se reunirán el jueves -Martínez se excusó de dar el lugar y la hora- para analizar estrategias sobre “cómo parar estas mentiras”. El uso de adolescentes en esos videos les preocupa especialmente, ya que consideran que apunta a “legitimar” ese discurso.

“Nosotros no vamos a ir todavía a la calle. Queremos trazar estrategias pensadas”, indicó Martínez.

Ecos

VOLVER