Uruguay: Es incompatible tener empresas offshore con la función pública – Por Luvis Pareja

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Luvis Pareja*

Tras la divulgación de la segunda tanda de documentos sobre los Panama Papers y Mossack Fonseca, el estudio panameño epicentro de las maniobras mundiales de evasión fiscal, que salpicó al entorno del presidente uruguayo Tabaré Vázquez, el gobierno dispuso que es incompatible tener empresas offshore ´para quienes detenten cargos o seam funcionarios públicos.

El secretario general de la Secretaría Nacional contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo de la Presidencia, Daniel Espinosa, dijo en el Parlamento que aquellos funcionarios con cargos públicos que cuenten con empresas off shore deberán renunciar a su puesto. Indicó que una vez que se reglamente la Ley Integral contra el Lavado de Activos todos los funcionarios que estén en esa situación deben proceder de esa manera.

Espinosa aclaró que no estaba tipificando delitos, sino disponiendo una prohibición de ejercer cargos públicos”, aclaró. La nueva investigación -revelada por un consorcio internacional de periodistas- había dejado al descubierto al empresario uruguayo Miguel Brechner, representante del presidente Tabaré Vázquez en el directorio del Plan Ceibal, a Javier, hijo del mandatario, y también a Gianfranco y Mariano Macri, hermanos de Mauricio, el jede de Estado argentino

“En el caso del hijo de Vázquez, no es funcionario, no le aplica la prohibición. Puede haber el problema que quieran, pero no le aplica la prohibición de la ley”, explicó. En el caso de Brencher, cuando se apruebe el decreto reglamentario, debe haber una vinculación “debería renunciar al cargo; no hay polémica en cuanto a interpretación”, subrayó Espinosa.

El hijo del presidente es cuestionado por su papel en los negocios que consiguieron empresarios uruguayos en Caracas durante el primer gobierno de su padre (2005-2010) y por el hecho de que le compró dos offshore a Mossack Fonseca a mediados del 2008 y les abrió cuentas bancarias.

El semanario Búsqueda denunció que el ingeniero Brechner representa al Banco República (oficial) ante el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (Latu), a pedido del Fondo de Recuperación de Patrimonio Bancario del Banco Central. En 2012 el Fondo pasó a manos una filial del Banco República, cuando Brechner ya ocupaba el cargo de presidente del Plan Ceibal, en representación del Poder Ejecutivo.

El Plan Ceibal se creó en 2007 como un programa de inclusión e igualdad de oportunidades con el objetivo de apoyar con tecnología las políticas educativas uruguayas. Desde su implementación, cada niño que ingresa al sistema educativo público en todo el país accede a una computadora para su uso personal con conexión a Internet gratuita desde el centro educativo.

Pero los resultados concretos son motivo de debate en Uruguay, luego que un estudio de la Universidad de la República señalara que el plan ha tenido impacto nulo en matemáticas y lectura y que su interés final era la venta de computadoras al Estado.

Según investigaciones del Senado, Brechner está vinculado a la offshore de Islas Vírgenes Británicas (BVI) HighTech Pacific Corp. Según surge de los Panama Papers, su esposa e hijos eran directores y accionistas de la sociedad al menos hasta mediados del 2017, mientras que Brechner tenía un poder para representarla.

Cientos de argentinos con inversiones off shore, expuestos por la difusión de los Panamá Papers, tenían intermediarios uruguayos para sus contactos con Mossack Fonseca, y ésto quedó al descubierto luego que los involucrados – empresarios del sector agropecuario, farmacéutico y ganadero, algunos apellidos ilustres- buscaran acogerse al “blanqueo” de capitales impulsado por el gobierno de Mauricio Macri para declarar propiedades, cuentas bancarias y otros bienes.

Fueron 125 los argentinos intentaron legalizar propiedades off shore por 125 millones de dólares: casas en Punta del Este, departamentos en Miami y/o cuentas bancarias en Suiza y paraísos fiscales. Sus identidades no se revelan debido a que la ley de blanqueo impone el secreto fiscal, o como lo califica la prensa, la impunidad por la evasión y figa de capitales, aunque el 20 de junio se filtró la historia sobre una offshore secreta de Gianfranco y Mariano Macri, hermanos del presidente argentino.

(*) Periodista uruguayo, analista asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)