AMLO dice que México lleva 30 años sin crecimiento y que recibe un país en “bancarrota”

AMLO: “¿Por qué no aceptan que el neoliberalismo fracasó, que hay más pobres, violencia y deuda?”

El Presidente electo Andrés Manuel López Obrador reiteró hoy que México no ha tenido crecimiento en los últimos 30 años y frente a la crítica de los empresarios porque dijo que el país estaba en “bancarrota”, señaló que el país está en crisis no sólo económica sino también de seguridad.

AMLO lanzó una dura crítica a los empresarios pero también a cierta prensa que, consideró, “se dedicaron, algunos medios de comunicación, durante estos 30 años a aplaudir y a callar, a obedecer y a callar, a quemarle incienso al régimen, de un partido o de otro”.

“Sostengo que hay crisis en México y que hay mucha pobreza, mucho abandono, mucha inseguridad, mucha violencia, y que ha resultado un fracaso la política neoliberal y que la vamos a cambiar”, dijo a los medios de comunicación en el aeropuerto de La Paz, Baja California.

El tabasqueño fue cuestionado sobre la polémica que generó sus declaraciones hechas el pasado domingo en Tepic, Nayarit, sobre que posiblemente no podría cumplir con todo lo que el país demanda pues lo recibe en “bancarrota”.

“Posiblemente por las circunstancias –el país atraviesa una situación económica y social muy difícil–; posiblemente por la situación de bancarrota que se encuentra el país, no vamos a cumplir todo lo que se está demandando, pero sí vamos a cumplir todo lo que ofrecimos en campaña”, dijo el domingo.

En respuesta, Claudio X. González, presidente de Kimberly-Clark de México, negó que el país esté en bancarrota y dijo que el Presidente electo “pudo haber utilizado otro adjetivo”.

El Presidente electo dijo que hay personas que aún no terminar de digerir “lo que sucedió en la elección presidencial. Y la prensa fifí, pues están ahí atentos sacando de contexto las cosas, buscando las podridas”.

“¿Ha estado muy bien el neoliberalismo, hay que aplaudirle? ¿Por qué no aceptan que fue un fracaso la política neoliberal, que sólo benefició a una pequeña minoría, empobreció a la mayoría del pueblo, produjo la inseguridad, la violencia?”, cuestionó.

“¿Por qué no aceptarlo, por qué no reconocerlo? No les estoy diciendo que pidan perdón, quiero que sean autocríticos y que acepten que se dedicaron, algunos medios de comunicación, durante estos 30 años a aplaudir y a callar, a obedecer y a callar, a quemarle incienso al régimen, de un partido o de otro”, dijo.

Hoy, López Obrador dijo que usó la palabra “bancarrota” porque ya revisó los datos y México lleva 30 años sin crecimiento.

“Hicieron algún planteamiento de que no les gustó la palabra, el término, el concepto bancarrota, yo tengo mis datos, llevamos 30 años sin crecimiento económico. La deuda pública, nada más de Fox a la fecha creció de 1.7 billones a 10 billones”, dijo.

“Creció la pobreza; la violencia, no quiero hablar de lo que sucedió ayer, o antier, o del nuevo descubrimiento doloroso para los mexicanos que es el que se estén encontrando cuerpos en la clandestinidad”, añadió.

López Obrador recalcó que la situación de México está mal, que el país se encuentra en una crisis, pero que aún así “vamos a salir adelante”.

“Ahora que digo que está mal la situación, que hay una crisis de México, que use la palabra bancarrota se me lanzan, interpretan de que me estoy echando para atrás y de que no voy a cumplir todos mis compromisos. Falso, voy a cumplir mis compromisos. Nada más que sí quiero que se tenga conocimiento del punto de partida. No es ninguna justificación y vamos a salir adelante”, dijo.

También dijo que la Reforma Energética no ha atraído la inversión que se prometió:

“¿Qué no estaban aplaudiendo la Reforma Energética? ¿Qué no decían que este año íbamos a estar extrayendo 3 millones de barriles diarios de petróleo, que iba a llegar la dolariza, la inversión extranjera, que nos preparáramos para administrar la inversión extranjera que iba a llegar al sector energético?”.

El Presidente electo destacó que en cuatro años de inversión extranjera han llegado 60 mil millones de pesos, 15 mil millones por año y que se está extrayendo un millón 800 mil barriles diarios, como se hacía hace 40 años. “Ha resultado un fracaso”, añadió.

Finalmente, López Obrador también ofreció una disculpa a quienes estén enojados por sus declaraciones.

“Si están enojados, ofrezco disculpas. Les ofrezco disculpas y amor y paz”, dijo.

Ayer, la cúpula empresarial coincidió en que se enfrentan retos de inseguridad, corrupción y crecimiento económico lento menor al esperado de cuatro por ciento, sin que esto implique alejar inversiones.

Claudio X. González llamó, frente a los presentes en el Foro Forbes, a generar confianza necesaria para que haya crecimiento económico suficiente y para eso, dijo, “debe haber inversión, empresarios y empresas”.

Este fin de semana, el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dijo que el país está en bancarrota debido al poco crecimiento económico y falta de empleos, pese a ello, indicó que cumpliría con sus compromisos hechos en campaña.

Sobre esta declaración, el ex dirigente del Consejo Mexicano de Negocios afirmó que “hay que ser realistas” y “se empieza a matizar”.

“No se va a poder hacer todo por falta de recursos y tiempo. Seis años no son suficientes”, declaró.

Sinembargo.mx


¿Qué es un país en bancarrota y por qué México no lo está, como dijo AMLO? Esto dicen los expertos

En su primer día de vuelta a los mítines multitudinarios, en lo que Andrés Manuel López Obrador ha llamado “gira de agradecimiento” por su triunfo, el presidente electo dijo que el país está “en bancarrota”. Una declaración que no solo contrasta con su postura de hace dos semanas, cuando consideró que recibía un país sin crisis financiera, sino que además no es real, según especialistas en finanzas públicas.

La directora de México ¿cómo vamos?, Valeria Moy, explica que una declaración de bancarrota es cuando una persona, empresa, o incluso un país, anuncia que ya no puede pagar las deudas que tiene. En México, detalla, aunque en este sexenio el endeudamiento ha crecido de forma importante, alrededor de 15 puntos porcentuales del PIB de 2013 a 2016, está “a años luz” de llegar a la bancarrota.

“No ha llegado a ser un tema que preocupe a los mercados financieros. Incluso esta deuda que consideramos alta, los mercados financieros y sobre todo las calificadoras empezaron a cuestionarla, y se contuvo, en 2017 se frenó la subida. Entonces yo creo que a nivel macroeconómico tenemos cosas sólidas; sí a nivel microeconómico hay muchos temas que resolver, como salarios, productividad, distribución del ingreso, pobreza”, aseguró.

Según datos de la Secretaría de Hacienda, al cierre de 2017 la deuda externa del sector público federal ascendía a alrededor de 194 mil millones de dólares, lo que representó el 46.2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Mariana Campos, experta en gasto público de México Evalúa, coincide en que no hay un riesgo de bancarrota, aunque advierte que el país sí viene de un periodo en el que fue creciendo el déficit, es decir, que se gastaba más de lo que se ganaba. En 2017 hubo una pequeña recuperación, agrega, pero muy insuficiente.

“Hemos venido manejando desde 2009 las finanzas públicas de una manera insostenible, con un indicador que se llama balance primario que es negativo. Eso nos dice que nuestros ingresos no son suficientes para cubrir los intereses de nuestra deuda, entonces para pagar los intereses nos tenemos que endeudar. Es como si pagas con una tarjeta los intereses de otra tarjeta”, señala.

México sí estuvo en bancarrota… en 1982

“El país lleva 30 años en bancarrota, desde que se está aplicando la política neoliberal”, fue lo que dijo López Obrador el domingo pasado.

Lo cierto es que el país sí entró en bancarrota hace 36 años, justo antes de que empezaran a aplicarse políticas neoliberales. En agosto de 1982, en el fin del gobierno de José López Portillo, el entonces secretario de Hacienda, Jesús Silva Herzog, anunció la suspensión de pagos a acreedores extranjeros, e inició una renegociación de la deuda con Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Se sufre un castigo muy fuerte cuando un país entra en moratoria de pagos porque los demás préstamos que te den, te los van a dar en una tasa altísima, por el riesgo de que no pagues. A México le tomó más de una década poner en orden sus finanzas públicas y generar nueva credibilidad”, subraya Campos.

En el mundo no es común que un país se declare en bancarrota. Grecia llegó en 2015 a no poder pagar sus deudas, pero pasó por varios rescates con duras condiciones impuestas por la zona Euro, desde que su economía se fue a pique por la crisis mundial de 2008.

Argentina es identificado por las especialistas como el caso más claro de un país que cayó en bancarrota, cuando en 2001 declaró cesación de pagos de su deuda externa.

¿Hay crisis o no?

El pasado 4 de septiembre, después del sexto y último informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, López Obrador mostró una visión más optimista del país al ser cuestionado por los resultados del último sexenio.

“No tenemos una crisis financiera, no nos está pasando lo que está sucediendo en Argentina. Eso también hay que considerarlo. Sí tenemos problemas graves, hay mucha pobreza, mucha inseguridad, violencia, pero hay condiciones también, hay ánimo, esperanza en la gente de que las cosas van a mejorar”, declaró en un viaje a Monterrey.

Animal Político buscó al equipo económico del equipo de transición para pedir detalles sobre la situación económica en que considera que está el país, pero no obtuvo respuesta.

Tras las declaraciones de López Obrador, el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, negó en un foro con empresarios que México esté en bancarrota, aseguró que tiene finanzas públicas sanas y dijo que el crecimiento económico ha sido superior al de países como Chile, Brasil, Estados Unidos y Colombia.

“Me parece que también exagera Hacienda diciendo que las finanzas públicas gozan de cabal salud, que la deuda es incluso baja en relación a otros países. Comparar eso es como decir que el vecino tiene cinco tarjetas de crédito, pero gana diez veces más que yo”, critica Campos.

Las expertas consultadas coinciden en que no hay una crisis, ni siquiera una situación de recesión económica, pero sí hay mucho que mejorar.

Campos pone como ejemplo de la situación la salud de una persona: no es lo mismo alguien que aunque tiene una salud débil y se fatiga, sigue con su vida y va a trabajar, que cuando llega a un punto de en el que tiene que ser internado en el hospital. Así México tiene mala salud económica, pero no está en crisis.

“No estamos en problemas graves”, considera Valeria Moy. “El tema es que el crecimiento económico ha sido muy mediocre a lo largo de mucho tiempo; no es que no hayamos crecido, pero sí hemos crecido poco. Problemas hay muchísimos, dista de estar donde tendría que estar, tendría que haber más crecimiento, más rápido, empleo mejor pagado; o sea, en todo eso estoy completamente de acuerdo, pero no daría el brinco a decir que estamos en bancarrota”.

Animal Político


VOLVER