Costa Rica: la huelga nacional logra frenar el impulso de la reforma fiscal en el Congreso

Huelga logró frenar impulso del plan fiscal en el Congreso

La huelga general de los sindicatos logró por fin algunos réditos en los pasillos legislativos: los discursos de diálogo afloraron en los principales partidos de oposición, los cuales se declararon dispuestos a “desacelerar” el trámite del proyecto de reforma fiscal si el Gobierno decide sentarse a negociar con los trabajadores, siempre y cuando estos depongan el paro.

A pesar de la vía rápida, el ritmo veloz que tenía el trámite del proyecto se frenó en los últimos días, marcados por la cautela dentro del Congreso y por las manifestaciones en sus calles aledañas.

Sin embargo, la petición de fondo exigida por los sindicatos no fue atendida (ni parece que pueda serlo).

Ellos habían solicitado retirar por completo el plan fiscal de las discusiones legislativas, algo que es inviable, pues el texto se tramita con un procedimiento abreviado, lo presentó el gobierno anterior y actualmente la Asamblea desarrolla sus sesiones ordinarias, en las que el Ejecutivo no tiene mayor injerencia.

No obstante, el término “diálogo” se encendió y podría marcar las discusiones en las próximas semanas, en medio de un periodo de pausa obligatorio que deberá tomarse la presidenta legislativa, Carolina Hidalgo, para declarar la admisibilidad de las últimas 373 propuestas para realizar las últimas modificaciones al texto.

Entre tanto, los partidos Liberación Nacional (PLN) y Restauración Nacional (PRN), principales bancadas de oposición con 17 y 14 escaños respectivamente, externaron su visto bueno para desacelerar el proceso, aunque censuraron las protestas y pidieron detenerlas.

Por el lado del PLN, el discurso fue enérgico, de “repudio” hacia las acciones sindicales contra la libertad de tránsito y algunos servicios esenciales; mientras que el PRN se enfocó más bien en atacar la falta de canales de diálogo como una supuesta falla del Gobierno.

De cualquier manera, el llamado a diálogo fue compartido y especialmente contundente por parte de los liberacionistas, una bancada que –a diferencia de la restauracionista– apoya abiertamente la reforma fiscal y cuyos votos serían esenciales para una eventual aprobación.

En esa línea, el jefe de fracción del PLN, Carlos Ricardo Benavides, aseguró que la propuesta de su partido sería detener por un momento las negociaciones, aunque con la condición intacta de que los grupos sindicales pongan fin a su huelga.

Esa propuesta fue analizada de buena manera por el jefe de fracción oficialista del Partido Acción Ciudadana (PAC), Víctor Morales. Sin embargo, deja cabos sueltos, ya que la incidencia que podrían tener las negociaciones en el proyecto fiscal sería reducida. El proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas está a días de entrar a su fase final en el Plenario legislativo, donde se presentarán sus últimos cambios y luego se votará.

¿Pausar el proyecto?

“El trámite legislativo no debe servir como una excusa para creer que no hay un espacio suficiente para conversar. Nuestra decisión es que el Gobierno y los sindicatos, como tienen la obligación, realicen el diálogo que corresponde. Siempre y cuando se depongan las medidas de presión y la huelga, la Asamblea Legislativa podría hacer el espacio razonable y suficiente para que eso ocurra entre las partes (…) Nosotros creemos que debe haber un estado ya de calma, de serenidad y de paz en el ambiente”, Carlos Ricardo Benavides, PLN.

“Nos complace porque en ninguno de los casos se está hablando de retirar, de dejar de avanzar o de desconocer el proyecto fiscal en esta Asamblea Legislativa (…) Lo que plantea el PLN podría permitirnos alcanzar el objetivo que todos queremos, que es que este proyecto salga, dentro de un espíritu de diálogo y negociación con todos los actores y todas las fuerzas posibles”, Víctor Morales Mora, PAC.

Una pausa providencial

Junto con los llamados al diálogo y la ebullición de la huelga, el plan fiscal además encontró un momento de pausa obligatorio.

Desde este martes, la presidenta legislativa Carolina Hidalgo deberá seleccionar cuidadosamente cuáles mociones de reiteración admite de las 373 que propusieron los diputados.

Este proceso de admisibilidad es especialmente importante porque cada propuesta debe cumplir varios requisitos muy específicos, al tratarse de reiteraciones de viejas propuestas y los últimos cambios que podrían realizarse.

Asimismo, la regulación del procedimiento abreviado mediante el que se tramita el proyecto estableció límites muy específicos, como que los diputados solo podrían reiterar una moción para afectar cada artículo o que también podrían presentar una sola moción para introducir uno o varios capítulos.

Ante este tipo de advertencias, la diputada Hidalgo señaló que se tomará su tiempo para evitar cualquier vicio posible, pues las “valoraciones técnicas” así lo ameritan.

Igualmente, la presidenta recordó que el procedimiento “no tiene un plazo establecido específico”, por lo que podría extenderse los días que ella considere necesarios.

Lo cierto es que la pausa además llegó al mismo tiempo que las gestiones sobre la mesa entre sindicatos y Gobierno, sin saber a ciencia cierta si el trámite del plan fiscal se frenará por petición de los diputados o si el diálogo no frenará el proceso de la huelga.

Posiciones se mantienen

Un dato nada despreciable que confirmaron los jefes de fracción del PLN y del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Carlos Ricardo Benavides y Erwen Masís, es que los apoyos de sus bancadas al proyecto fiscal siguen intactos.

Según comentaron ambos, las fracciones que dirigen consideran que una solución fiscal es necesaria, por lo que cualquier propuesta que hagan no representa una negociación por votos ni mucho menos.

No obstante, en el PLN existen dudas sobre la uniformidad de los criterios, como las que desembocó la reciente posición de la diputada puntarenense Franggi Nicolás, quien dijo no estar del todo segura de su posición en relación con el plan fiscal e, incluso, se reunió con representantes sindicales el lunes a pesar de que su partido había tomado la decisión de no hacerlo.

Por su parte, en el PUSC la situación es similar, pues, si bien el diputado Masís señaló que siguen en su mayoría convencidos de que el plan “tiene que continuar como parte de uno de los ingredientes para que el país siga adelante”, hay pequeñas diferencias de criterios que tendrán que resolverse para salir en bloque.

El socialcristiano aseguró que “sería muy lamentable” no votar favorablemente el proyecto “principalmente para quienes están en las calles”, pues, “si se viniera una crisis, los recortes tendrían un impacto muy fuerte, especialmente en las clases más necesitadas”.

Los legisladores del PLN, del PUSC y de los oficialistas del PAC suman un total de 36 votos, siete más de los que se requieren para aprobar la iniciativa cuando llegue a la votación en primer debate.

Opuestos sigue –más tibiamente– el PRN, cuyo jefe de fracción, Carlos Avendaño, aseguró que tomarán la decisión de apoyar o no la iniciativa más adelante. También se mantiene en contra la mayoría de los diputados de fracciones minoritarias, con excepción del independiente Erick Rodríguez, economista que ha calificado como necesaria la aprobación de la reforma.

Semanario Universidad


Gobierno y sindicatos tendrán primer acercamiento este miércoles, confirma arzobispo Quirós

os sindicatos y el Gobierno se sentarán este miércoles en una mesa preliminar de diálogo con la intermediación de la Iglesia Católica y sostendrán un acercamiento previo para iniciar una negociación. El encuentro se realizará en la Casa Arzobispal, ubicada en el centro de San José, a las 9 de la mañana.

Así lo dio a conocer el arzobispo de San José, José Rafael Quirós, esta tarde de martes luego de la reunión que mantuvo la Conferencia Episcopal con jerarcas del Gobierno. Quirós aseguró que ambas partes dieron el visto bueno para sentarse a dialogar sin condiciones.

El ministro de Trabajo, Steven Núñez, quién encabezó la reunión de esta tarde por parte del Gobierno, detalló que el proceso de diálogo consistirá en dos fases: un acercamiento inicial en el que se establecerá la mesa de diálogo para que haya una negociación.

Núñez agregó que no ve necesario la presencia del presidente de la República, Carlos Alvarado, durante el encuentro de este miércoles.

Sobre el cese de la huelga, como una de las peticiones del Gobierno para sentarse a negociar, el ministro señaló que mantienen la posición de que no quieren más bloqueos en las calles. “En la fase uno vamos a buscar que en espacio de una negociación vamos a buscar que cesen los bloqueo en las calle”.

Durante la reunión en la Casa Arzobispal, ubicada a un costado de la Catedral, estuvieron presente autoridades del Gobierno como el ministro de Trabajo, Steven Núñez; el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza; la ministra de Justicia, Marcia González; el ministro de Seguridad, Michael Soto; el viceministro de diálogo Social, Juan Alfaro; el presidente Ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el viceministro de Hacienda, Nogui Acosta.

Por parte de la Conferencia Episcopal asistió el arzobispo de San José, José Rafael Quirós; el arzobispo de Limón, Javier Román; director de la pastoral Social Caritas para Costa Rica, Edwin Aguiluz; delegado episcopal de Pastoral Social de la Arquidiósesis, David Solano; y Luis Rojas.

La reunión se extendió por más de hora y media en la Casa Arzobispal, en el centro de San José. Foto: Rita Valverde

Las partes iniciaron pasadas las 3 de la tarde y el encuentro se extendió por dos horas.

Antes de iniciar la reunión, el presidente Ejecutivo de la Caja indicó que más allá de ser partícipe de la negociación con los sindicatos, el interés era mostrar la afectación de la institución durante los últimos días.

“Lo que venimos a exponer, es principalmente el nivel de afectación que ha habido en la Caja producto de la huelga, y lo que eso implica en términos de salud a los costarricenses que dependen de la Caja para atender sus necesidades”, indicó Román Macaya, antes del encuentro.

Sobre este punto, el Ministro de Trabajo agregó que aprovecharon el espacio para conversar con Monseñor y sus representantes para hacerles ver cuál es la situación de las instituciones que estuvieron acá representadas para que ellas conocieran cuál es el balance.

“Estamos muy optimistas ya que vemos posible que haya un espacio de acercamiento que derive en un proceso de diálogo”, acotó.

Avance de la reforma fiscal

Sobre la posibilidad de congelar el proyecto, como han dicho manifestado algunas fracciones durante las últimas horas, mientras que el Gobierno logra negociar con los sindicatos, el ministro de la presidencia, Rodolfo Piza, dijo que por parte del Poder Ejecutivo “respetan que el proyecto está en manos de la Asamblea Legislativa y el mandato constitucional asignado a los procedimientos”.

Sin embargo, reconoció que el proyecto de Ley para el Fortalecimiento de las Finanzas “tiene un margen amplio establecido en el propio 208 Bis, que permite sentarse a dialogar”

“El proyecto tiene un plazo mientras se conoce, se dan las audiencias que establece la ley. De manera que hay una buena pausa dentro del propio 208 Bis”, agregó.

Los sindicatos aceptaron la intermediación de la Iglesia para establecer un acercamiento preliminar, según lo dieron a conocer el pasado lunes en conferencia de prensa.

Semanario Universidad


Preparan nueva megamarcha

Son 10 días de huelga nacional indefinida los que se cumplen este miércoles y los sindicatos preparan una segunda megamarcha en San José. La primera se dio llevó a cabo ocho días y contó con la participación de 500.000 personas, de acuerdo con cálculos de líderes sindicales.

El malestar y la lucha en contra del proyecto 20.580, Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, conocido como paquetazo o combo fiscal, reinan en las calles y cada vez adquieren más fuerza.

“Viene otra concentración nacional, puede ser esta semana o la próxima, eso es lo que vamos a definir. Si la anterior concentró a 500.000 personas, esta que viene será más grande y desbordará todo lo que se ha hecho en el país”, expresó Roblin Apú, secretario general de la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE).

Martha Rodríguez, líder sindical de la Unión Nacional de Empleados de la Caja y Seguridad Social (Undeca), añadió que organizan el movimiento, sin embargo no se refirió a posibles fechas.

“La fecha es parte de la estrategia que estaremos informando. Los autobuseros están asustados por la mentira del gobierno, que les quitarán las placas, la libertad que tienen. Estamos organizando la movilización nacional hacia la Asamblea Legislativa para recordar que esta lucha es del pueblo”, sentenció.

Las actividades diarias no cesan y este miércoles se realiza otra marcha, la cual de nuevo saldrá del Parque Central, a partir de las 8 a.m., rumbo a la Asamblea Legislativa, donde los sindicatos establecieron el campamento La Victoria.

Las medidas regionales se mantienen, sin descartar posibles bloqueos en algunos sectores.

Apú agregó que el gobierno despliega una campaña de terror y de intimidación a los educadores interinos, además amenaza a los transportistas con quitarles las placas de los buses por transportar a huelguistas.

“El movimiento regionalizado a lo largo y ancho del país se fortalece. La gente está enardecida y, en lugar de provocar temor, la llena de fortaleza para seguir en esta lucha, que es justa para nosotros y el país”, manifestó.

MILES MARCHARON AYER

Podría pensarse que el movimiento de huelga se debilita con el paso de los días, sin embargo se mantiene fuerte y cada vez se suman más personas a las marchas hacia el Congreso, sobre la Avenida Segunda, según afirman los líderes sindicales.

“El movimiento está muy fuerte, se ve fortalecido en las regiones, en comunidades y en al área central. Esto es un gran éxito, llegamos a estas condiciones contra el miedo, contra el autoritarismo, las amenazas y ahora contra la doctrina militar de la represión policial”, concluyó Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP).

Diario Extra


Presidente y ministra suspenden gira a EE.UU. por huelga en Costa Rica

La ministra de Comercio Exterior de Costa Rica, Dyalá Jiménez, informó hoy que debido a la huelga sindical que atraviesa el país, se suspendió una gira a Estados Unidos para la atracción de inversiones, en la que tenía previsto participar el presidente Carlos Alvarado.

La ministra dijo en una conferencia de prensa que la gira comenzaba en Seattle y que continuaría en Sillicon Valley, sitio donde se preveía la incorporación del presidente Alvarado durante cuatro días.

La gira comenzaba el pasado 15 de septiembre y terminaba el día 24.

El objetivo era “ver temas de inversión extranjera directa y con la academia en una serie de reuniones muy positivas para el país”, explicó la funcionaria.

“Lo que decidimos el presidente y yo es reprogramar la gira y se le ha comunicado a las empresas y a la academia que teníamos una necesidad nuestra” de permanecer en Costa Rica, agregó Jiménez Figueres.

La ministra comentó que se ha puesto a las órdenes del Gobierno y del sector exportador para coordinar temas de comercio exterior y la facilitación de las exportaciones e importaciones durante la huelga que hoy cumple nueve días.

Jiménez agradeció el trabajo de la Fuerza Pública que el lunes habilitó el paso al estatal puerto de Moín, provincia de Limón (Caribe), el más importante del país y donde un grupo de manifestantes tenía cerrado el paso.

La ministra comentó que aún no hay una cuantificación de las pérdidas que la huelga está provocando al sector exportador e importador por medio de bloqueos al libre tránsito y atrasos en la operación de los puertos.

Los sindicatos en huelga exigen el retiro del Congreso del proyecto de ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que tiene como principal iniciativa la conversión del impuesto de ventas del 13 por ciento a un impuesto de valor agregado (IVA), con la misma tasa, pero que aumentará la cantidad de productos y servicios por gravar.

Los grupos sindicales aseguran que la ley afectará en mayor medida a las clases medias y bajas, especialmente con las reducciones a pluses salariales en el sector público que la iniciativa plantea.

El Gobierno afirma que el 82 por ciento del dinero que pretende recaudar con la reforma tributaria provendrán del 30 por ciento de la población con mayores ingresos y solo el 4,8 por ciento se recargará al 30 por ciento de la población más pobre

El sector empresarial ha urgido al Gobierno a que mantenga el orden y el libre tránsito para evitar que crezcan las pérdidas económicas, y ha acusado a los sindicalistas de defender “privilegios” salariales que aumentan el gasto público.

Otras consecuencias de la huelga son el cierre de al menos la mitad de los centros educativos del país y cancelación de citas y cirugías en los centros de salud públicos.

El Gobierno informó que sin incluir el sector educación, en huelga permanecían el lunes el 9,3 por ciento de los trabajadores públicos.

El País


VOLVER