Crisis en Nicaragua: incidentes y personas heridas en nueva marcha opositora

Ataque a marcha deja tres heridos

Tres personas resultaron heridas durante el ataque a una marcha de autoconvocados que se realizó este sábado en Managua. Yasuara Baldizón, de 32 años, recibió un impacto de bala en la pierna cuando la manifestación se adentró en el barrio Duacualí.

Los testigos aseguraron que los agresores eran simpatizantes del gobierno.

Otro de los heridos fue identificado como sandinista y medios oficialistas informaron que se llama Róger Antonio López, de 41 años, quien habría sido atrapado por manifestantes.

Personas que iban en la marcha afirmaron que López fue uno de los parapoliciales que disparó contra la multitud, provocando la reacción de un grupo de enardecidos manifestantes antigubernamentales que lo capturaron y lo golpearon.

Uno de los testigos mostró un casquillo de bala y un proyectil que fueron detonados por un partidario del gobierno. La tercera persona herida fue el manifestante antigubernamental Luis Hulmo, de 40 años, quien recibió una pedrada en la boca.

Extraoficialmente se conoció que dos personas más resultaron heridas de bala durante el ataque a la marcha. Los heridos fueron trasladados al hospital Vivian Pellas.

Policía desvió marcha

La manifestación había sido convocada para salir de la rotonda Jean Paul Genie y dirigirse a la rotonda Rubén Darío. Sin embargo, desde el inicio la Policía y simpatizantes del gobierno asediaron a los participantes en la protesta.

La rotonda Jean Paul Genie fue tomada desde horas tempranas por simpatizantes del gobierno, quienes estaban protegidos por antimotines. En los semáforos del casino Pharaohs un grupo de uniformados hicieron un cordón que evitó que los manifestantes continuaran su ruta hacia la rotonda Rubén Darío.

El bloqueo policial provocó roces y tensiones, ya que los ciudadanos se acercaron a los policías y los increparon por su actuación represiva. Algunos protestantes trataban de evitar un enfrentamiento e intentaban calmar a las personas que reclamaban con más vehemencia a los policías.

La marcha continúo hacia Los Robles, para recorrer después los barrios México, colonia Máximo Jerez, Liberia, la colonia 10 de Junio y Don Bosco. En Ducualí se produjo el ataque a los manifestantes.

Durante la trayectoria, las personas salían de sus casas para saludar a los protestantes que finalizaron su recorrido en el paso a desnivel de Rubenia.

Los autoconvocados gritaron “sí, se pudo”, y para finalizar entonaron las notas del himno nacional. Minutos después, un fuerte dispositivo de policías a bordo de varias camionetas llegó a Rubenia.

Pierde cuatro dientes

El autoconvocado Luis Hulmo, de 40 años, perdió cuatro piezas dentales cuando participaba en la marcha. Hulmo recibió una pedrada en la boca, cuando estaba en medio de una revuelta que se originó en la marcha, específicamente cuando esta pasaba en el barrio Unión Soviética.

En este sector, una mujer sacó una bandera del Frente Sandinista y empezó a ofender a los protestantes. Un grupo de jóvenes respondió a las provocaciones y empezaron a lanzar agua y otros objetos hacia la casa de los sandinistas, quienes desafiaron más a los manifestantes.

Algunos ciudadanos intentaron calmar a los marchistas. Hulmo quedó atrapado en medio de un enfrentamiento a pedradas y fue atendido por paramédicos voluntarios que estuvieron en la marcha y trasladado en un carro hacia un hospital.

CIDH pide cesar criminalización de protestas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió al Gobierno del presidente Daniel Ortega finalizar el hostigamiento y amenazas contra los manifestantes y cesar la estigmatización y criminalización de la protesta.

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) de la CIDH recibió información del ataque a personas durante la marcha ¨Juntos somos patria¨ en el barrio Ducualí, donde una mujer recibió un balazo en su pierna derecha y un hombre fue herido en el estómago.

En su octava semana de trabajo, el MESENI identificó la persistencia del Estado de Nicaragua en criminalizar la protesta social.

¨Sobre acciones violentas de terceros en contra de personas afines al Gobierno, la CIDH condena todas las prácticas de humillación y hostigamiento. Son conductas indignas para los derechos humanos, que valen para todo indistintamente¨, concluyó el MESENI.

El Nuevo Diario


Represión en fiestas patrias de Nicaragua

En plena celebración del 197 aniversario de la Declaración de la Independencia de Nicaragua de la corona española, simpatizantes orteguistas dispararon y lanzaron piedras este sábado contra la marcha Juntos somos Patria, cuya manifestación fue aprovechada por el orteguismo para capturar a Carlos Valle, quien tiene cuatro meses exigiendo la libertad de su hija. Ella lleva meses encarcelada por exigir democracia en Nicaragua.

El ataque ocurrió en el barrio Ducualí, en Managua, donde al menos cuatro personas resultaron heridas, dos por impactos de bala, otra recibió una certera pedrada, y uno de los atacantes fue capturado y linchado por la población enardecida.

Los heridos son: Yasuara Adriana Baldizón, de 32 años, quien recibió un balazo en la pierna derecha; un señor de 57 años —quien no quiso decir su nombre— fue impactado por una bala en el abdomen; Luis Dolmus recibió una pedrada en la boca, causándole la pérdida de dos piezas dentales; y un supuesto paramilitar identificado como Róger Antonio López, de 41 años, que fue golpeado por la población por atacar a los manifestantes.

Según los autoconvocados, el ataque se produjo cuando paramilitares que acechaban la marcha realizaron disparos hacia el lugar donde caminaban los manifestantes, en el barrio Ducualí. Al escuchar las detonaciones aumentó la tensión entre los autoconvocados, quienes corrieron para socorrer a los heridos.

Los lesionados fueron trasladados en vehículos particulares hacia centros asistenciales. Mientras tanto, cinco patrullas de la Policía Nacional, que siguieron a los manifestantes durante todo el recorrido, no hicieron nada para capturar a quienes dispararon.

Capturan a padre de Elsa valle

Además, la Policía Nacional aprovechó la oportunidad para capturar a Carlos Valle y su esposa Rebeca Montenegro, que llevan cuatro meses exigiendo la libertad para su hija Elsa Valle, quien es considerada una presa política.

En un video que circula en las redes sociales se observa el instante en que una patrulla policial interceptó a la pareja, cerca del mercado Roberto Huembes, y sin dar explicación los oficiales los suben por la fuerza al vehículo, mientras se escuchan los gritos de la hija menor del matrimonio, quien iba con ellos al momento del arresto.

Horas antes de la captura, en el paso a desnivel de la colonia Centroamérica, un sujeto no identificado se parqueó junto a un grupo de antimotines y le gritaba a Valle que su hija Elsa era “una vaga”, insultos que hicieron enojar a Valle y le propinó un puñetazo al motociclista.

Asedio constante

Desde que comenzó la marcha en la rotonda Jean Paul Genie los manifestantes fueron asediados por la Policía. A pesar del temor los autoconvocados avanzaron sobre la Carretera a Masaya hasta llegar a la Embajada de México, donde oficiales antidisturbios frenaron el avance de los civiles.

Los manifestantes les gritaban “asesinos” a los oficiales y les reclamaron por reprimir al pueblo, situación que ha dejado al menos 320 muertos en Nicaragua, durante los últimos cuatro meses, según el último informe de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

Debido al fuerte cordón policial los manifestantes se vieron obligados a dirigirse hacia el sector de Los Robles y adentrarse en sectores como la colonia 10 de Junio, Ducualí y Don Bosco.

Al llegar al paso a desnivel de Rubenia, donde culminó la marcha, cientos de manifestantes gritaban “sí se pudo” y cantaron el Himno Nacional, después de más de tres horas bajo el sol y asediados por simpatizantes sandinistas.

¿Aprovechan marchas para montajes contra fichas?

En las últimas marchas azul y blanco los simpatizantes del Gobierno han llegado a provocar a los manifestantes, mientras tanto los policías aguardan a corta distancia para arrestar a quien caiga en provocación.

Uno de los casos más conocidos ocurrió en la Marcha de las Banderas, realizada el 2 de septiembre, la cual fue atacada a balazos por paramilitares mientras la Policía formó un cordón para cerrar el paso a los manifestantes. Días después capturaron al líder estudiantil Edwin Carcache y lo acusaron de varios delitos.

Policía miente sin pudor

La Policía Nacional publicó su versión de los hechos a través de una nota de prensa en la que califica a los manifestantes de “terroristas” y “golpistas” y los responsabiliza por golpear al paramilitar que presuntamente realizó los disparos.

“Colonia 10 de Junio… grupos de terroristas golpistas, que se autodenominan cívicos, realizaron disparos con armas de fuego, resultando lesionada en pierna derecha Yasuara Baldizón, de 31 años de edad”, dice el documento oficial.

“Paso a desnivel Rubenia… grupos de terroristas golpistas que se autodenominan cívicos, profanando la bandera azul y blanco, agredieron al ciudadano Róger Antonio López, lo torturaron, lo pintaron de azul y blanco con espray y le ocasionaron lesiones graves. Actualmente se encuentra hospitalizado”, continúa la nota.

Además, el documento de la institución del orden señala a los manifestantes de atacar una vivienda con morteros y piedras cerca de Bello Horizonte.

La Prensa


Derecha continúa agresión contra familias nicaragüenses

Grupos de la derecha nicaragüense, a pesar de la derrota del intento de golpe de Estado, continúan agrediendo a las familias en señal de impotencia, intolerancia y desesperación.

Este sábado facciones terroristas golpearon a un ciudadano en Managua que se trasladaba por la carretera a Masaya en una motocicleta junto a su niño.

Otros criminales también atacaron a Róger Antonio López, de 41 años, cuando pasaba en su moto por el Instituto Japón. El agredido fue llevado a un centro asistencial y se encuentra estable.

Además, una vivienda fue apedreada por los terroristas, que solo desean quitarle la paz a las familias.

La Voz del Sandinismo


VOLVER