Liberan a los dirigentes sociales y migrantes senegaleses detenidos por protestar

“Hemos sufrido todo tipo de maltratos”

“Nos vamos con todos los militantes y trabajadores liberados por el pueblo”, gritó el dirigente de la CTEP Juan Grabois al nutrido grupo que, pasada la medianoche, festejaba entusiasmado el cese de su detención y la de otros once militantes y dirigentes apresados por protestar conta la brutalidad policial.

“Todo esto es exclusiva responsabilidad del Gobierno, que generó un clima de odio y de persecución contra los trabajadores y los humildes, a los que quieren mostrar como enemigos de la sociedad”, reflexionó ante los medios presentes el dirigente cercano al Papa, que en los últimos días acompañó en dos de sus presentaciones judiciales a la ex presidenta Cristina Kirchner.

“Está volviendo la xenofobia, está volviendo el fascismo. Es terrible lo que están haciendo con nuestra patria”, concluyó antes de festejar la liberación de todos los detenidos.

Mientras estaba retenido en un camión celular junto a otros dirigentes, Grabois consiguió enviar un mensaje a través de las redes sociales, donde denunciaba las condiciones en que fueron detenidos, golpeados y maltratados.

Juan Grabois había sido detenido cuando reclamaba la liberación de dos militantes del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y de seis vendedores callejeros senegaleses. Grabois quedó detenido en la comisaría 18ª, en San Juan y Entre Ríos, junto a otros dirigentes sociales entre los que se encontraban Rafael Klejzer y Jaquelina Flores.

Antes de ser capturados por la policía, los dirigentes acababan de incorporarse a una protesta frente a la comisaría por las detenciones que la Policía de la Ciudad había realizado un rato antes en un operativo en Constitución. En un momento, la policía decidió reprimir la protesta con balas de goma y gas pimienta. Grabois, junto a otros los otros dirigentes, intentó frenar a los efectivos y terminó detenido. El resto de los manifestantes pudo dispersarse y se refugiaron en la Facultad de Sociales, en Santiago del Estero y Carlos Calvo.

Después de que se conociera la detención, se concentraron afuera de la comisaría para esperar la salida de Grabois dirigentes sindicales como Juan Schmid de la CGT, Eduardo López y Roberto Baradel de Ctera y Roberto Pianelli de los metrodelegados; los diputados Felipe Solá, Leopoldo Moreau y Victoria Donda; y dirigente políticos como Emilio Pérsico, del Movimiento Evita, y Gabriela Cerruti de Nuevo Encuentro.

Las organizaciones sociales convocaron a la militancia a la puerta de la comisaría para exigir la liberación de todos los detenidos.

Grabois es un dirigente social muy cercano al papa Francisco. Días atrás, recibió amenazas de parte de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y críticas de parte de la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, cuando junto a los líderes de la CCC y Barrios de Pie anunció un plan de lucha para reclamar un aumento de emergencia en la AUH, en planes de empleo y jubilaciones. “Si no está asegurada la comida para los compañeros, no hay posibilidad de contención. No queremos repetir un escenario como el de 2001”, avisó entonces.

Página 12


VOLVER