El Estado mexicano reconocerá que hubo violaciones a los DDHH contra el movimiento estudiantil de 1968

Admitirá Estado que en 1968 se violaron derechos

El Estado mexicano, a través de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) de la Secretaría de Gobernación (Segob), hará un reconocimiento público de que en el movimiento estudiantil de 1968, en el que se destacan los hechos del 2 de octubre en Tlatelolco, se cometieron violaciones a los derechos humanos.

Después de 50 años y teniendo como sede el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, se espera que el titular de la CEAV, Jaime Rochín, se pronuncie por un reconocimiento frente a las víctimas, sus familiares y representantes de organizaciones civiles.

El escenario será el Conversatorio Recomendación de la CEAV sobre el 68, en donde se tiene prevista la participación de Jaime Rochín y Mario Patrón, titular del Centro Pro. Abordarán como tema principal la vigencia del reclamo por las víctimas del 2 de octubre.

De acuerdo con organizaciones sociales, en ese mismo foro se analizará la actuación del Estado en el movimiento estudiantil y en otros acontecimientos en los que hubo violaciones a los derechos humanos, entre ellos la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

La CEAV lleva a cabo pláticas con víctimas del movimiento estudiantil, con ex dirigentes que buscan no sólo la reparación del daño por parte del gobierno federal, sino también que el titular del Ejecutivo pida perdón por las violaciones cometidas.

En entrevista con EL UNIVERSAL, en abril pasado, Jaime Rochín destacó que una de las principales deudas del Estado es con las víctimas directas e indirectas de las manifestaciones estudiantiles de 1968.

“Más vale tarde que nunca, y en este 50 aniversario de los hechos lamentables de 1968 debemos pensar en generar un reconocimiento claro de esta violación a los derechos humanos por parte del Estado.

“Es muy importante que [las víctimas] puedan aportar, si así lo desean, elementos para la verdad de los hechos, es decir, que pudieran intervenir y conocer los documentos de trabajo, para generar una investigación objetiva sobre lo que realmente ocurrió, no sólo la verdad en concreto, sino una memoria que pueda señalar cuáles son las consecuencias en el aspecto personal como en el sicosocial”, propuso en septiembre de 2017.

“El objetivo es cómo podemos ayudarlos para la reparación integral, porque las víctimas quieren y requieren, como parte de su reparación, justicia y verdad”, insistió entonces.

En abril pasado, informó que la CEAV trabaja en conjunto con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), con el Archivo General de la Nación y con el Instituto Nacional Electoral (INE).

Con esas instancias se pretende generar un proceso de memoria colectiva para el próximo 2 de octubre.

El Universal


VOLVER