Piñera defiende la Ley de Identidad de Género tras el Te Deúm por las fiestas patrias

Sebastián Piñera tras el Te Deum: “Todos somos hijos de Dios”

“Todos somos hijos de Dios”, dijo el Presidente Sebastián Piñera tras participar, este martes en la Catedral Metropolitana, en tradicional Te Deum Ecuménico.

El Mandatario se pronunció de esta manera al ser consultado por la prensa respecto a la Ley de Identidad de Género -recientemente aprobada por el Congreso- y a los abusos sexuales al interior de la Iglesia Católica chilena.

“Quiero recordar que todos somos hijos de Dios y todos nacemos con la misma dignidad y merecemos el mismo respeto. Eso fue lo que buscó la Ley de Identidad de Género”, dijo el Jefe de Estado respecto al proyecto, aprobado y despachado por el Congreso, y que contó con apoyo de La Moneda.

La iniciativa ha generado molestia en el mundo religiosos, particularmente por la inclusión de menores de edad, pero también en sectores de Chile Vamos.

Lea también Francisco Chahuán: “La agenda de las minorías distrae al Gobierno”

El Mandatario aludió a ese punto recalcando que la ley “se hizo con un cuidado muy especial por los jóvenes menores de 18 años y mayores de 14 años”.

“Nadie quiere más a sus hijos que sus padres, nadie sabe mejor lo que es bueno para sus hijos que sus propios padres, y es lo que la ley recoge al establecer que (el cambio de sexo registral) tendrá que ser autorización de sus padres”.

“La Iglesia sabe mejor que nadie que se equivocó”

Piñera también se refirió a los casos de abusos sexuales que ensombrecen a la Iglesia Católica chilena, y subrayó que “la propia Iglesia sabe mejor que nadie que se equivocó y, por lo tanto, tal como se dijo en la homilía principal, está en un acto de purificación”.

“Espero que la iglesia pueda no sólo enfrentar, sino también superar los tiempos oscuros que vivió cuando se cometieron tantos abusos sexuales contra nuestros niños y jóvenes”, manifestó el Mandatario, que llamó, sin embargo, a “no quedarnos atrapados en las mismas divisiones y querellas del pasado”.

A juicio del Jefe de Estado, “nuestra generación no tiene derecho a traspasar a nuestros hijos y nietos los mismos odios y las mismas querellas que tanto nos dividieron y tanto daño nos causaron en el pasado”.

“Quiero que festejemos las Fiestas Patrias en unidad, como hijos de una misma patria, porque todos somos chilenos y todos queremos lo mejor para nuestro país”, concluyó, antes de partir de regreso a La Moneda acompañado de la primera dama, Cecilia Morel.

Parlamentarios valoraron mea culpa de la Iglesia

Luego de la ceremonia, el presidente del Senado, Carlos Montes (PS) rescató que “lo novedoso fue que la homilía la haya hecho un monje benedictino (Benito Rodríguez) y su reflexión mucho más global respecto de lo que deben ser las autoridades, las virtudes que deben tener y la necesidad de reconstruir las confianzas, además de plantear con fuerza que tenemos que acoger a los migrantes”.

“Obviamente que tiene que haber un saneamiento. La Iglesia está reconociendo, falta sin duda más reflexión, más profundidad y más medidas, porque esto no puede continuar”, y probablemente tiene que haber sanciones a muchas personas que han cometido barbaridades de esta naturaleza”, complementó.

A su juicio, “esto refleja la magnitud del problema que está viviendo la Iglesia Católica”.

“Hubo un primer acercamiento a reconocer que en la Iglesia han ocurrido cosas que él (el sacerdote) llamó errores, pero que son mucho más que eso, son delitos, son barbaridades y muchas cosas que (espero) se enfrenten profundamente y saquen lecciones para que no vuelva ocurrir”, sostuvo.

En tanto, la presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández (PS), valoró que “se habló mucho de la migración, de quienes vienen a nuestro país, de recibir un trato digno”.

“Que le demos trato digno a quienes han tomado nuestro país como destino, eso es muy importante”, agregó la diputada.

Por su parte, el senador Juan Antonio Coloma (UDI) resaltó que hubo “dos frases que impactan: primero, hacer un Te Deum desde el reconocimiento de la precariedad, que quiere decir que hay una sensación de humildad; (también), que existe un ánimo de purificación, que es no sólo reconocer un error, sino también enmendarlo”.

Además, valoró la presencia de las autoridades en la homilía: “Que hayan estado todos los poderes del Estado en el Te Deum es valioso, (porque) de alguna manera hay que entendernos mejor”.

Lo anterior, en alusión a la fallida acusación constitucional contra tres jueces de la Corte Suprema que enfrentó al Poder Legislativo y Judicial –apoyado por el Ejecutivo-: “No la compartí para nada, pero es un derecho; lo importante es que todo funcione mejor hacia adelante”.

Gobierno lamenta protestas contra identidad de género

Por su parte, la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Isabel Plá, se refirió a las diversas manifestaciones de creyentes evangélicos, tanto en el Te Deum Evangélico del domingo como en el Ecuménico de hoy, contra la aprobación de la Ley de Identidad de Género.

“Nuestro Gobierno está muy tranquilo y lamentamos profundamente que haya personas que no lo entiendan de esta manera”, condenó.

Cooperativa


VOLVER