Según informe de la ONU, Colombia se mantiene como el mayor productor de cocaína del mundo

Colombia, mayor productor de cocaína en el mundo: ONU

Colombia sigue siendo el principal productor de cocaína del mundo al registrar aumentos históricos de las plantaciones de coca y de su capacidad para producir esa droga en 2017, según informó este miércoles la ONU.

Los cultivos de hoja de coca crecieron 17% hasta 171.000 hectáreas, mientras que el potencial de producción de cocaína subió 31% respecto de 2016 a 1.379 toneladas, un récord desde que comenzaron estas mediciones en 2001, dijo la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudc).

“Quiero expresar mi profunda preocupación por la cantidad de dinero que mueven las drogas ilícitas”, dijo el representante en Colombia de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudc), Bo Mathiasen, en la presentación del informe anual.

En 2016 los sembradíos ilícitos de coca se situaban en 146.000 hectáreas y la capacidad de producción de la droga era de 1.053 toneladas métricas.

Mathiasen afirmó que actualmente no solo hay más plantaciones, sino que estas producen un 33% más de hojas que en 2012 por la variedad de las plantas y su menor afectación de plagas.

“Una de las razones para el incremento es la percepción de menor riesgo frente a la actividad ilegal. Ante esta baja percepción en el riesgo, aumentó el área sembrada”, afirmó.

La ONU estimó que la producción potencial de cocaína en Colombia tiene un precio en el mercado local de 2.700 millones de dólares, pese a que el kilo bajó 11% el año pasado, a 4,4 millones de pesos.

“Si se contrasta este comportamiento con la oferta de cocaína, podría inferirse que los precios respondieron a un aumento en la disponibilidad”, reza el documento.

Aunque la ONU resaltó el aumento en las incautaciones (435 toneladas, 20% más que en 2016) y que la erradicación forzosa casi se triplicó, llamó la atención porque “el ritmo es menor al incremento de la producción potencial”.

Auge en fronteras

La ONU alertó que las fronteras con Venezuela y Ecuador son las más impactadas por los narcocultivos, actividad a la que están vinculados 119.500 hogares colombianos.

El departamento más afectado sigue siendo Nariño, limítrofe con Ecuador, que tiene un área sembrada mayor a la de Perú, segundo país con más cultivos ilícitos con 43.900 hectáreas.

Por ser un punto estratégico de salida de droga a Estados Unidos, esa zona es disputada por los rebeldes del Eln, narcotraficantes y disidencias de las Farc, la otrora guerrilla comunista que el año pasado se desarmó y transformó en partido.

El 64% de los aumentos de los sembradíos se presentó en Antioquia, Cauca, Putumayo y Norte de Santander, en los límites con Venezuela. Pero el 80% de las plantaciones sigue encontrándose en los mismos sitios que en la última década.

“La economía ilegal en estos municipios supera ampliamente la economía legal”, afirmó Mathiasen.

En este sentido, la ONU declaró que tiene “una profunda preocupación por el capital derivado de la economía de las drogas”, que afecta los esfuerzos para superar el conflicto armado.

“Para nadie es una mentira”: Duque

En respuesta al informe de la ONU, el presidente de la República, Iván Duque, señaló que “para nadie es una mentira que entre los años 2012 o 2013 y el año 2018 ha habido una tendencia de crecimiento exponencial”.

Por lo que, el mandatario aseguró que en las próximas semanas su gobierno, que asumió el 7 de agosto, presentará una “política integral” contra el narcotráfico. Las medidas incluyen desarticular redes de suministro, prevención de la drogadicción y erradicación forzosa.

La meta del Gobierno es acabar con por lo menos 140.000 hectáreas en cuatro años. “La decisión aquí es frontal contra ese delito”, aseveró Duque.

El Presidente ha cuestionado la estrategia antidrogas de su antecesor Juan Manuel Santos, que combinaba la eliminación de plantaciones con acuerdos de sustitución voluntaria con los campesinos cocaleros consagrados en el acuerdo de paz con las Farc.

En el pacto, los excombatientes se comprometieron a ayudar a combatir el narcotráfico, cuyos recursos financiaron su levantamiento armado.

A raíz del repunte del cultivo y tráfico de drogas, Duque examina retomar las fumigaciones aéreas con el herbicida glifosato, suspendidas desde 2015 por potenciales afectaciones a la naturaleza y la vida humana.

Estados Unidos, principal consumidor de cocaína, apoya la medida

Asimismo, se pronunció la ministra de Justicia, Gloria María Borrero: “Indudablemente estamos nadando en coca, tenemos 170 mil hectáreas y además ha aumentado la productividad por eso vamos a enfrentar con fuerza el tema del narcotráfico en Colombia, estamos enfocados en ese objetivo y para eso implementaremos una estrategia de tolerancia cero al tráfico de drogas. Yo soy de los que piensa que perdimos una generación entera por esta problemática y debemos recuperarla”, expresó.

Entre tanto, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, explicó que la erradicación de cultivos ilícitos será tratada como un problema de seguridad nacional, en el que van a colaborar las Fuerzas Armadas para enfrentar problemáticas como el aumento de cultivos ilícitos en los parques naturales (8 mil hectáreas) y la minería ilegal, que junto con el narcotráfico genera dramáticos daños ambientales.

El Heraldo


Monitoreo de Cultivos Ilícitos SIMCI 2010

UNODC y Min Interior presentan del Censo de Cultivos de Coca en Colombia

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y el Ministerio del Interior y de Justicia presentaron ante la opinión pública y la comunidad internacional los resultados del Monitoreo de Cultivos de Coca en Colombia para el año 2010, desarrollados por el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI) y compendiados en el informe titulado Monitoreo de cultivos de coca 2010.

El lanzamiento nacional se llevó a cabo en las instalaciones de UNODC en Bogotá, con la presencia del Ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras; el Representante de UNODC, Aldo Lale-Demoz; el Director de la Policía, General Óscar Naranjo; la Directora del Programa contra Cultivos Ilícitos de Acción Social, Nuris Obregón; y la Subdirectora Estratégica de la Dirección Nacional de Estupefacientes, Jani Jalal. El informe fue presentado por el Coordinador Técnico de SIMCI, Leonardo Correa.

“Gracias a la implementación del sistema integrado de monitoreo soportado en la interpretación de imágenes de satélite y el trabajo directamente en el terreno, se ha establecido que los cultivos de coca se redujeron a 62.000 hectáreas, lo cual representa una disminución del 15% respecto al año anterior. De igual manera la producción bajó a 350 toneladas métricas de cocaína pura, es decir, la mitad de lo que producía el país hace 10 años” anunció el Representante de UNODC en Colombia, Aldo Lale-Demoz.

La notable reducción de cultivos ilícitos se atribuye tanto a las acciones que adelantan las autoridades colombianas, como a las estrategias de implementación de la política de Desarrollo Alternativo, las cuales han permitido asegurar cerca de cuatro millones de hectáreas libres de coca en zonas altamente vulnerables a su siembra, y bajo las cuales se les ha permitido formar 620 organizaciones campesinas que promueven el desarrollo de productos alternativos a los cultivos ilícitos.

También reveló que la mayor parte del área cultivada con coca en el país se concentra en ocho departamentos, los cuales suman el 77%: Nariño, Cauca, Guaviare, Antioquia, Putumayo, Córdoba, Bolívar y Chocó. Las reducciones más importantes entre 2009 y 2010 se dieron en regiones de alta concentración de cultivos de coca, entre ellas Meta-Guaviare (34%) y la región Central (18%), las cuales tienen una “tradición” de cultivos de coca.

El estudio también establece que los cultivos son cada vez más pequeño y menos concentrados, y se encuentran en territorios alejados, dispersos y tienen una menor productividad. Esta nueva dinámica ha aumentado la tala y deforestación (35% de los cultivos se instaló en zonas de bosque), lo cual amenaza zonas de alta concentración de biodiversidad como la del Pacífico colombiano.

En la medición que realiza el informe se registra que el balance entre los incentivos para sembrar coca y los incentivos para desarrollar actividades lícitas está cada vez más a favor de la legalidad. De acuerdo con este estudio existen 63.660 familias involucradas en el cultivo de coca y producción de pasta (sin incluir población flotante). El ingreso diario de estos campesinos es de US$1.2, lo cual los ubica por debajo de la línea de pobreza.

onudc


ONU asegura que Nariño registra misma cantidad de coca que todo Perú

La oficina de la ONU contra la droga y el delito presentó el informe correspondiente al 2017 sobre cultivos ilícitos en Colombia, en el que advierte que esta es la cifra más alta desde que verifican estas siembras.

El total de cultivos en el país llegó a 171.000 hectáreas en el 2017 frente a las 146.000 del 2016, es decir, 25 mil hectáreas más, mientras que el 64 por ciento de este aumento corresponde a los departamentos Antioquia, Cauca, Putumayo y Norte de Santander.

Uno de los aspectos más dramáticos sucede en el departamento de Nariño donde, según la ONU, hay la misma cantidad de coca que tiene hoy todo el Perú. En esa región hay 45 mil 735 hectáreas sembradas con coca.

Sin embargo, sorprende que pese a que la problemática persiste en el puerto de Tumaco (Nariño), que es una de las zonas del país que tradicionalmente más siembra coca, la cifra se redujo en un 16 por ciento.

La oficina de la ONU advierte además que actualmente hay 119 mil familias involucrados en el negocio de la coca que corresponde sólo a los sembradores, mientras que las fronteras con Venezuela y Ecuador son las más impactadas.

Según este informe, el negocio de la coca movió 2 mil 700 millones de dólares y agrega que el consumo también ha aumentado.

La FM


VOLVER