Acuerdos de Paz: el gobierno y la Farc establecen ruta de trabajo para la reincorporación

Gobierno y Farc acuerdan ruta para la reincorporación

Tras finalizar la primera reunión de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación del Acuerdo Final (Csivi) con las FARC, el alto consejero para el Posconflicto, Emilio Archila, manifestó que el Gobierno está comprometido con la reincorporación y trazó la ruta de trabajo para empezar a resolver los inconvenientes que se han presentado con este tema.

“Acordamos la metodología que se va a seguir. Vamos a vernos cada 15 días. Ambas parte pusimos de presente la intención que existe del lado del Gobierno de cumplir con los acuerdos, con las dificultades que el presidente ha señalado”, dijo Archila.

De acuerdo al alto consejero, en la reunión se establecieron los términos en los que van trabajar y agregó que para ambas partes fue muy provechoso el encuentro.

Entre los temas que tratarán en la próxima reunión está la desfinanciación de los proyectos productivos de los excombatientes, que según manifestó Archila, hasta el momento solo están en ejecución 100 de ellos para los cerca de 10 mil excombatientes.

Ante la CIDH

Luciano Marín Arango, más conocido por su seudónimo Iván Márquez, y Seuxis Paucias Hernández, el mismo Jesús Santrich, estarían dispuestos a acudir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, al considerar que se encuentran en un limbo jurídico, pues ninguna entidad colombiana se ha pronunciado sobre su situación jurídica.

Precisamente, y según lo que ha trascendido, ya tres de sus miembros y líderes del ahora partido político, hicieron la solicitud de medidas cautelares ante CIDH, aunque por ahora se desconocen los nombres.

Según los exlíderes guerrilleros, ni la Fiscalía, ni la Corte Suprema ni la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) les han resuelto su situación jurídica, por lo que es toda una incertidumbre todo lo relacionado con la reincorporación definitiva a la vida civil.

Además, no lo irían a instancias internacionales para denunciar lo anterior, sino que adicionalmente pondrían sobre el tapete lo que ellos consideran lo que considera el incumplimiento flagrante de lo pactado en La Habana con el gobierno Santos.

“El incumplimiento de los acuerdos ha generado desazón; por eso se le pide a la CIDH que analice el escenario. Además, nos reservamos los tres nombres porque queremos evitar presiones del Estado colombiano ante ese organismo”, explicó a EL TIEMPO el abogado Gabriel Parra, quien representa en Washington a los tres ex-Farc que pidieron medidas de protección.

Diario del Huila


“Colombia lesiona injustificadamente diálogos con el ELN”: Venezuela

El gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro acusó a la administración del mandatario de Colombia, Iván Duque, de “lesionar injustificadamente la continuidad y los avances del proceso de negociación” con la guerrilla del ELN, que inició el anterior mandato de Juan Manuel Santos, al tiempo que reiteró estar “al servicio” de dichos diálogos de paz.

“Venezuela lamenta y denuncia que el Gobierno entrante de Colombia no guarde compromiso alguno con la paz verdadera y el entendimiento en su país. Los anuncios que han hecho desde Bogotá referentes a los diálogos de paz con el ELN amenazan injustificadamente la continuidad y avances del proceso”, señaló la Cancillería del vecino país en un comunicado.

Como se conoce, el pasado miércoles, tras intervenir en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, el presidente Duque anunció que Venezuela ya no sería más país garante para el proceso de negociación con el ELN, que se encuentra actualmente suspendido y en evaluación. Sin embargo el mandatario reiteró que tiene voluntad de dialogar, a partir de dos condiciones inamovibles: que el grupo subversivo libere a todos los secuestrados y ponga fin a todas las actividades criminales.

Y enfatizó que, de retomarse la mesa de diálogos, no podrá aceptar que Venezuela siga acompañando dicho proceso dado que, según sus palabras, está siendo cómplice de terroristas. “Un país que ha auspiciado al ELN en su territorio, que lo ha protegido, que ha permitido que desde su territorio se fragüen actos criminales contra el pueblo colombiano, está lejos de ser garante. Además, allá lo que hay es una dictadura, cómplice de actividades criminales”, afirmó.

Para Duque, Venezuela está acogiendo a los cabecillas de esa organización ilegal armada, y ello permite que se orquesten planes dirigidos en contra del pueblo colombiano.

Este domingo, en entrevista con El Espectador, el jefe de la delegación de paz de esa guerrilla en la mesa de La Habana, “Pablo Beltrán”, calificó como “lamentable” la decisión del presidente Duque de relevar a Venezuela como país garante. “Es falta de seriedad el desconocimiento unilateral de un acuerdo hecho sobre quiénes son los testigos internacionales de esta mesa. Los acuerdos de esta mesa están firmados hasta por los seis países garantes, es un pacto que concierne más allá de lo límites nacionales. Si un gobierno desconoce un acuerdo firmado como Estado, ¿quién le va a creer cuando haga un futuro acuerdo? Si hay una materia en que es indispensable que haya una política de Estado, es sobre la paz; para que no cambie con cada gobierno”, dijo el jefe guerrillero.

Por otra parte, el pasado 19 de septiembre, el presidente Duque retiró también, mediante una resolución, a los representantes del Gobierno en la mesa de diálogo con el ELN (Gustavo Bell, Beatriz Rettberg, Luz del Socorro Ramírez, Freddy José Padilla de León, Carlos Alonso Rojas, Alberto Fergusson, José Noé Ríos y Edgar Reyes), explicando que era un trámite administrativo, pues ya se les había acabado su contrato, y que ello no quiería decir que se cerraban las puertas a seguir dialogando. Lo que se espera es que, de reanudarse las conversaciones, se designen nuevo negociadores.

En el comunicado de la Cancillería venezolana, se reseña que el vecino país “es y será garantía para la paz real y duradera en Colombia”, y que “estará siempre al servicio del pueblo de Colombia para siga abriendo y transitando el camino hacia la paz”.

El Espectador