El Senado uruguayo vota el proyecto de ley integral para personas trans

La Cámara de Senadores votará este martes el proyecto de ley integral trans, una iniciativa que ha recogido fuertes apoyos de la sociedad civil pero que a su vez generó una fuerte polémica durante su tratamiento parlamentario.

El proyecto, aprobado en comisión el pasado miércoles con cuestionamientos de la oposición, habilita a los menores de edad a comenzar procesos de hormonización o a cambiarse de nombre sin la anuencia de sus padres o tutores, mientras que sí exige el permiso de los responsables legales para realizar una intervención quirúrgica.

Asimismo, dispone una pensión (de hasta $ 11.500) para las personas trans perseguidas por la dictadura. “Establécese un régimen reparatorio para las personas nacidas con anterioridad al 31 de diciembre de 1975 que acrediten de forma fehaciente que por causas relacionadas con su identidad de género fueron víctimas de violencia institucional o privadas de libertad (…) por agentes del Estado”, dice el texto.
Idas y vueltas

La habilitación de los procesos de hormonización y las intervenciones quirúrgicas concitaron buena parte de la atención durante la discusión en la comisión. En un primer borrador, se establecía que ambos procesos podrían ser iniciados sin la anuencia de los responsables legales.

Ante los reclamos de algunas organizaciones, muchas de ellas vinculadas a instituciones religiosas, la bancada del Frente Amplio había aceptado revisar la redacción. Pero cuando los legisladores oficialistas hicieron saber que pensaban dejar por el camino esos artículos, se encontraron con la resistencia de organizaciones civiles de la vereda opuesta. Incluso el Mides planteó que eliminar esa disposición sería un retroceso.

Firmas

Organizaciones sociales que se movilizaron a favor de la Ley Trans entregaron el pasado miércoles 60.000 firmas que reunieron en defensa del proyecto. La entrega de firmas se realizó en la antesala de la Cámara de Senadores.

La movida se generó a raíz de que organizaciones vinculadas a iglesias evangélicas habían comenzado una recolección de firmas contraria a la ley y los defensores del proyecto entendieron que la mejor forma de contrarrestar eso era con una movida similar. Los contrarios al proyecto habían recolectado alrededor de 40.000 firmas.

El Observador


Proyecto de Ley para personas Trans


VOLVER