Elecciones en Brasil: más de 70 militares fueron electos en todo el país

Bolsonaro gana en primera vuelta, pero no evita balotaje con Haddad

El ultraderechista Jair Bolsonaro ganó este domingo por amplio margen la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil, pero deberá medirse con el izquierdista Fernando Haddad el 28 de octubre en el balotaje.

Con el 99,07 por ciento de las urnas escrutadas, Bolsonaro, un excapitán del Ejército, de 63 años, obtenía 46,23 por ciento de los votos, frente al 28,99 por ciento de Haddad, designado candidato del Partido de los Trabajadores (PT) por el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

La posibilidad de la segunda vuelta fue anticipada por una encuesta a pie de urna divulgada tras el cierre de las mesas por el instituto Ibope, que le adjudicó a Bolsonaro un 45 por ciento de los votos válidos y a Haddad, un 28 por ciento.

En el tercer lugar de las votaciones aparecía el centroizquierdista Ciro Gomes, con un 12,50 por ciento; seguido por el socialdemócrata Geraldo Alckmin, quien obtenía un 4,78 por ciento de los sufragios.

Mientras en un hotel en el centro de São Paulo, donde esperaban los seguidores de Haddad, se escucharon gritos de júbilo y alivio al divulgarse los resultados, en la explanada de los ministerios de Brasilia, los partidarios de Bolsonaro reaccionaron con desilusión.

Este domingo, el candidato de extrema derecha afirmó que estaba confiado en que tenía la mayoría de los votos válidos necesarios para ganar la presidencia sin una segunda vuelta. “Si Dios quiere, se liquida hoy”, dijo a periodistas. “Estamos en una creciente trayectoria y confiamos en que las personas de bien de Brasil quieren alejarse del socialismo”.

Aunque no logró ganar en la primera vuelta, los aliados del ultraderechista obtuvieron grandes victorias a nivel estatal, en un resultado sorpresivo que mostró grandes derrotas para los candidatos del PT, incluyendo a la destituida expresidenta Dilma Rousseff, que se postuló para una banca en el Senado.

“No podemos dar un nuevo paso a la izquierda”, dijo Bolsonaro a sus simpatizantes después de ver los resultados oficiales. “No queremos el regreso del tipo de gente que ha traído lo peor de la política al Palacio de Planalto”, puntualizó.

Por su parte, Haddad prometió un Brasil “profundamente democrático” y agradeció al expresidente Lula. “Iniciaremos mañana una campaña para salir victoriosos en la segunda vuelta”, dijo Haddad. “Creemos que hay mucha cosa en juego”, afirmó.

Tras emitir su voto por la mañana en São Paulo, Haddad estaba convencido de que habría segunda vuelta. De hecho, este domingo el izquierdista empezó a tender puentes con otros candidatos. Además, se cree que para que el candidato del PT se acerque a los porcentajes de Bolsonaro es importante el apoyo de Gomes.

Pero ante la diferencia de más de 18 millones de votos que le sacó Bolsonaro, Haddad necesita tejer más alianzas. La pregunta es si logrará hacerlo en 20 días. Durante la campaña, Haddad “se olvidó mucho del centro, que es fundamental. Sin el centro no se gana una elección y menos aún se gobierna, entonces precisa esos apoyos ya. Son tres semanas, una campaña cortísima; y, más aún, tiene que pensar en la gobernabilidad, estableciendo compromisos con esos sectores”, dijo André César, de la consultora Hold en Brasilia.

Bolsonaro y Haddad son los vencedores y, al mismo tiempo, los candidatos con mayor índice de rechazo.

Haddad, un exalcalde de São Paulo poco conocido en otras regiones, heredó una buena parte del electorado de Lula, sobre todo entre la población pobre que mejoró sus condiciones de vida bajo su gobierno (2003-2011).

Pero también heredó el odio que el expresidente de Brasil izquierdista inspira entre quienes le reprochan los escándalos de corrupción revelados por la operación Lava Jato y la crisis económica en la que se sumió el país bajo el mandato de Rousseff, destituida por el Congreso en 2016.

Por eso si bien su principal lema, ‘Haddad es Lula’, le permitió acercarse a la población del empobrecido noreste, bastión histórico del PT, ese puede ser su mayor obstáculo en el balotaje.

Bolsonaro, por su parte, recibió en la última semana apoyos de poderosos sectores, como los ruralistas y las iglesias evangélicas. Sin embargo, debe lidiar con un historial de declaraciones racistas, misóginas y homófobas y con sus justificaciones de la tortura durante la dictadura militar (1964-1985), que le valieron un amplio rechazo de mujeres y de las minorías.

En su último video en Facebook, prometió gobernar “inclusive” para los ateos y para los gais. “Gobernaremos para todos, independientemente de su fe religiosa, inclusive para quien es ateo. Gobernaremos para todo el mundo, para los gais incluso, que hay gais que son padres, que son madres”, afirmó.

En campaña, Bolsonaro ha aprovechado la ola de enfado contra la clase política tradicional tras descubrirse una de las mayores tramas de corrupción del mundo y el aumento de la delincuencia en un país con más asesinatos que cualquier otro.
Sus partidarios culpan de todo al PT, que dirigió a Brasil en 13 de los últimos 15 años, junto con políticas económicas imprudentes que contribuyeron a la peor recesión del país en una generación.

Pero Brasil está dividido sobre el costo que su democracia podría tener que pagar si elige a Bolsonaro, un congresista experimentado que ha elogiado en repetidas ocasiones el régimen militar de 1964-85 y que ha sugerido que sus oponentes solo podrían ganar a través del fraude, aunque ahora se compromete a adherirse con firmeza a los ideales democráticos.

Genies Correa, un administrador de negocios de 46 años en Brasilia, aseguró que votó por Bolsonaro y respaldaría un golpe de Estado si gana el PT, culpando al partido por la desenfrenada corrupción. “Si ellos ganan, se convertiría en Venezuela, la gente tendría hambre, con una moneda que no vale nada”, aseguró.

Por su parte, Margarita Antunes, una historiadora paulistana electora de Haddad, dijo: “Estamos aquí para defender la democracia contra el fascismo que se está instalando en la mentalidad de los brasileños”.

El Tiempo


Al menos 70 candidatos militares fueron elegidos en Brasil

Al menos 70 candidatos militares consiguieron algún cargo o escaño durante la disputa electoral de este domingo en Brasil, la mayoría de ellos en el Legislativo donde cuadruplicaron su presencia, informaron hoy fuentes oficiales.

Impulsados por temas como la seguridad pública y el combate a la corrupción, 961 candidatos militares se postularon para alguno de los cargos de elección popular, de los cuales al menos un 8 % consiguió ser elegido, según la estatal de noticias Agencia Brasil.

Otros, como es el caso del capitán de la reserva del Ejército y candidato presidencial de la ultraderecha Jair Bolsonaro, tendrán que esperar el balotaje del próximo 28 de octubre.

Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura que imperó en Brasil entre 1964 y 1985, obtuvo el 46 % de los votos pero no consiguió la Presidencia en primera vuelta, por lo que tendrá que medirse nuevamente con Fernando Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores (PT) y quien ocupó el segundo lugar con el 29 % de los sufragios.

Lo mismo ocurre con tres estados cuyas gobernaciones tienen candidatos militares activos o retirados que deberán esperar a una segunda vuelta para saber si son elegidos.

Entre ellos está el aspirante al gobierno de Río de Janeiro, el exjuez federal Wilson Witzel del Partido Social Cristiano (PSC), también exinfante de Marina, un novato en la política que fue sorpresa este domingo por obtener mayoría de votos frente al favorito de los sondeos Eduardo Paes, del partido Demócratas (DEM).

Otros candidatos militares que disputarán la segunda vuelta son los comandantes Marcos y Moisés, aspirantes a los gobiernos de Rondonia y Santa Catarina respectivamente y ambos del Partido Social Liberal (PSL), el mismo de Bolsonaro.

Entre los candidatos que se declararon militares ante la justicia electoral en sus postulaciones, al menos 79 nombres fueron confirmados en escaños del Congreso Nacional y en las asambleas legislativas, lo que supone un número casi cuatro veces mayor que en las elecciones de 2014.

Entre ellos ya están aseguradas dos escaños en el Senado y 22 en la Cámara. En los estados, el número pasa de 60 legisladores regionales.

El País


Mais de 70 candidatos com patente militar foram eleitos em todo o país

Pelo menos 8% dos 961 candidatos militares que disputaram as eleições deste domingo (7) conseguiram ser eleitos. Impulsionados por temas como a segurança pública e o combate à corrupção, esses candidatos acabaram se destacando em todos os estados e para todos os cargos em disputa, a começar pela Presidência da República, que será definida em segundo turno entre o capitão da reserva do Exército Jair Bolsonaro (PSL) e o professor Fernando Haddad (PT).

Regional e estadualmente, o cenário tende a confirmar nomes com patentes em registros eleitorais. Três estados vão eleger, em segundo turno, o novo governador com pelo menos um militar na disputa. No Rio de Janeiro, um resultado inesperado colocou o ex-fuzileiro naval Wilson Witzel (PSC), um novato na política, na disputa com o ex-deputado e ex-prefeito da capital Eduardo Paes, que concorre pelo DEM. Também há militares entre os nomes que concorrem ao governo de Rondônia e de Santa Catarina.

Ao todo, em um levantamento que considera apenas os que se declararam militares, é possível apontar pelo menos 79 nomes confirmados também para cadeiras no Congresso Nacional e nas assembleias legislativas. Entre estes, já estão asseguradas duas vagas no Senado e 22 na Câmara. Nos estados, o número passa de 60 parlamentares.

Sudeste

A Região Sudeste teve o maior número de militares eleitos no primeiro turno. Entre os eleitos para todos os cargos, há 40 nomes confirmados e um que passou para a o segundo turno no Rio de Janeiro: Wilson Witzel (PSC), ex-juiz federal e servidor público com passagens pela Marinha. No primeiro turno, Witzel obteve 41,28% dos votos válidos e Eduardo Paes (DEM, 19,56%.

O Rio, que elegeu para o Senado o atual deputado estadual Flávio Bolsonaro (PSL), filho de Jair Bolsonaro, traz para a Câmara Federal o Subtenente Hélio Fernando Barbosa Lopes (PSL), que obteve 345,2 mil votos, e mais três militares filiados ao partido. Na Assembleia Legislativa, cinco militares foram eleitos. O mais votado, com 140 mil votos, foi Rodrigo Amorim (PSL), que ficou conhecido ao ser acusado de quebrar uma placa em homenagem à vereadora Marielle Franco, assassinada em 14 de março.

Outro filho de Bolsonaro que também já foi policial, Eduardo Bolsonaro, foi eleito deputado federal por São Paulo, junto com mais cinco militares. Os paulistas também escolheram Major Olimpo (PSL) para o Senado, com mais de 9 milhões de votos. No Legislativo estadual, pelo menos 10 das 94 cadeiras serão ocupadas por candidatos que se declararam militares.

Pelo menos um cabo, um subtenente e um delegado representarão Minas Gerais na Câmara dos Deputados. Na Assembleia Legislativa, há cinco nomes, entre sargentos, delegados e coronéis que garantiram assento entre os 77 parlamentares estaduais.

No Espírito Santo, quatro deputados estaduais eleitos têm patentes militares.

SUL

Na Região Sul, o governo de Santa Catarina será definido em segundo turno pelo Comandante Moisés (PSL) e o civil Gelson Merísio (PSD). Os catarinenses elegeram pelo menos três militares do partido de Bolsonaro: um para deputado federal – Coronel Armando – e dois para a Assembleia Legislativa – Coronel Mocellin e Sargento Lima.

Os candidatos com patentes nos registros eleitorais eleitos pelos gaúchos também são do PSL: Tenente Coronel Zucco e Capitão Macedo Professor, ambos deputados estaduais.

CENTRO-OESTE
Sete militares foram eleitos deputados nos quatro estados da Região Centro-Oeste e no Distrito Federal (DF). Cinco são nomes ligados ao PSL e pelo menos dois eleitos que têm patentes no nome vão ocupar uma cadeira no Congresso Nacional, ambos representando Goiás: o campeão de votos, Delegado Waldir (PSL), com 274,4 mil e o menos votado, Major Vitor Hugo (PSL), com 31,1 mil votos.

Mato Grosso elegeu o Delegado Claudinei (PSL), com quase 30 mil votos, como um dos 24 estaduais. Em Mato Grosso do Sul, os dois estaduais mais votados são do PSL: Capitão Contar, que teve 78,3 mil votos, seguido pelo Coronel Davi, com 45,9 mil votos. Na lista, ainda figura o Cabo Almi (PT), que obteve 21,2 mil votos. Como distrital, o Delegado Fernando Fernandes (Pros) conquistou uma vaga, com 29,4 mil votos.

NORTE
O Coronel Marcos Rocha (PSL) disputará, em segundo turno, o governo de Rondônia com Expedito Júnior (PSDB). Os eleitores do estado confirmaram, entre os oito deputados federais que os representarão no Congresso, outro coronel. Chritóstomo (PSL) teve o apoio de 28,3 rondonienses, passando na lista como o últimoeleito. Entre os 24 estaduais, estão Cabo Jhony Paixão (PRB) e outro peesselista, Sargento Eyder Brasil.

Duas patentes aparecem entre os oito deputados federais eleitos no Amazonas. Delegado Pablo, do PSL, foi o segundo mais votado no estado (151,6 mil). Capitão Alberto Neto (PRB) também conseguiu um assento no Congresso. Entre os dois militares confirmados entre 24 deputados estaduais, o pesselista Delegado Péricles concentrou o maior número de votos (30,5 mil).

O Pará também terá, entre os 17 federais eleitos, um militar no Congresso Nacional, o Delegado Éder Mauro (PSD), que garantiu a vaga com 145,6 mil votos. E três delegados foram eleitos para a Assembleia Legislativa.

Roraima tem dois militares na lista de deputados estaduais confirmados. E, no Acre, apenas o Sargento Cadmiel Bomfim foi eleito entre os candidatos com patentes militares no nome. Cadmiel, do PSDB, conseguiu mais de 3,6 mil votos (0,86%). Na relação de eleitos do Amapá, não há nomes de candidatos que usaram patentes militares no registro, bem como na do Tocantins .

NORDESTE
Sergipe e Rio Grande do Norte elegeram, cada estado, um nome com patente militar para ocupar assentos no Senado. O mais votado pelos sergipanos foi o Delegado Alessandro Vieira (Rede). Também da Rede, o Capitão Styvenson ficou no topo da lista no Rio Grande do Norte, com 7456,8 mil votos. Os dois estados também escolheram militares para as respectivas Assembleias Legislativas, um em cada.

No Piauí, Capitão Fábio Abreu (PR) é o único deputado federal com patente entre os eleitos. Entre os estaduais com esse perfil, há ainda nomes no Ceará (dois), Piauí (um), Bahia (dois), Paraíba (um), Pernambuco (dois) e Alagoas (um). Apenas o Maranhão não elegeu candidatos declarados militares.

Agencia Brasil


Resultado de las elecciones en todas las regiones de Brasil


Elecciones en Brasil: el Senado será el más fragmentado de la historia y el PT mantiene la primera minoría en Diputados

El Senado brasileño tendrá a partir del próximo año la mayor fragmentación de su historia con la presencia de 21 partidos, según resultados divulgados hoy sobre las elecciones legislativas del domingo, en las que se renovaron dos terceras partes de la Cámara Alta. Habrá, de hecho, seis bloques más que respecto a 2015, cuando estaban representadas 15 formaciones.

El Movimiento Democrático Brasileño (MDB), que lidera el presidente Michel Temer, continuará como la primera minoría con 12 senadores, si bien este domingo perdió siete frente a los 19 con los que inició el anterior periodo legislativo en 2015.

El Partido Social Liberal (PSL), del ultraderechista Jair Bolsonaro, que no tenía representación en la Cámara Alta, para a tener cuatro escaños, uno de los cuales lo ocupará su hijo Flávio Bolsonaro, elegido con un 31,36 % de los votos en Río de Janeiro.

El Partido de los Trabajadores (PT), que lidera desde la cárcel el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado por corrupción, pasó a ser la quinta minoría, al bajar de 13 senadores a los seis de ahora.

La ex presidenta Dilma Rousseff, destituida en 2016 por el Congreso y quien lideraba todos los sondeos previos a las elecciones para uno de los dos escaños por el estado de Minas Gerais, quedó en cuarto lugar con un 15,35 % y no logró una silla en la cámara alta.

Otros importantes nombres del PT, como Eduardo Suplicy, quien ya fue senador durante 24 años y ahora era concejal, y Lindbergh Farias, quien ejerció como jefe del grupo del PT en la cámara, fueron derrotados en los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro, respectivamente.

Otra de las fuerzas tradicionales, el Partido de la Social Democracia (PSDB), perdió dos senadores y se queda con nueve frente a los once que tenía.

Por otro lado, tres de cada cuatro senadores que intentaron el domingo la reelección no lo consiguieron. En números absolutos, 32 de los 54 senadores que ejercían el cargo desde 2011 buscaron renovar su mandato, pero solo ocho de ellos los consiguieron, lo que supone apenas un 25 %, según los resultados de los comicios legislativos que dejaron por fuera a otros importantes nombres de la política brasileña.

Además de Rousseff, Suplicy y Farias en el PT, también se quedó fuera del Senado el histórico Romero Jucá, del Movimiento Democrático Brasileño (MDB) y quien fue jefe del oficialismo en la Cámara Alta en varios Gobiernos y ministro con Lula y Temer.

Otra de las sorpresas de las legislativas fue la derrota a la reelección del pastor evangélico Magno Malta, un fiel aliado de Bolsonaro, al quedar en tercer lugar en el estado de Espírito Santo.

Diputados

El PT de Lula, que tuvo en Haddad a su candidato presidencial, consiguió mantenerse como la primera fuerza de la Cámara de Diputados con 56 asientos, aunque perdió doce con respecto a las elecciones de 2014.

El Partido Social Liberal (PSL), del ultraderechista Jair Bolsonaro, dio un salto exponencial al pasar del solitario diputado que consiguió en 2014 hasta los 52 escaños conseguidos en la víspera de un total de 513 que completan la Cámara Baja.

El tercer mayor grupo en la próxima legislatura será la del Partido Progresista (PP, centro), con 37 diputados, y el cuarto el del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), que lidera el presidente Michel Temer y ha pasado de ser la segunda minoría, con 65 diputados elegidos en 2014, a los 34 de este 2018.

Otra de las siglas tradicionales en la Cámara Baja, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que quedó en cuarto lugar en las presidenciales con el exgobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin, perdió casi la mitad de sus diputados al pasar de los 54 de 2014 a los 29 de este año.

El partido Novo (liberal) irrumpe con ocho legisladores en una Cámara Baja de gran fragmentación con treinta formaciones diferentes con representación parlamentaria, lo que pondrá a prueba el poder de negociación del futuro presidente de Brasil para sacar adelante sus proyectos.

Por otro lado, Eduardo Bolsonaro, hijo de Jair Bolsonaro, fue el diputado federal más votado de la historia de Brasil al obtener 1.843.735 millones de votos por el estado de Sao Paulo. El hijo del ultraderechista superó en la clasificación de diputados federales con mayor número de votos en unas elecciones a Enéas Carneio, quien tuvo 1.573.642 millones de sufragios en 2002.

En las elecciones presidenciales, Bolsonaro obtuvo el 46,03 % de los votos y el progresista Fernando Haddad, sucesor Lula en la contienda, el 29,28 %, por lo que ambos se medirán el día 28 de este mes en una segunda vuelta.

Infobae


 

VOLVER