Evo tras el fallo de La Haya: ”Bolivia nunca va a renunciar a una salida soberana al mar”

Contexto de Nodal
El 24 de abril de 2013 el gobierno de Bolivia presentó ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya una demanda para exigirle a Chile la negociación de una salida soberana al mar. En la Guerra del Pacífico (1879-1883), Chile le quitó a Bolivia 400 km costa, 120 mil km2 de territorio y su única salida al mar. Este lunes 1° de octubre, por 12 votos contra 3, la CIJ dictaminó que Chile no tiene la obligación de negociar un acceso soberano al océano Pacífico para Bolivia.

Bolivia acata el fallo de la CIJ y reitera vigencia de la demanda marítima

Al anochecer en La Haya, Bolivia ratificó este lunes que acatará el fallo adverso que dictó la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda marítima, aunque recordó que éste no sepulta la aspiración boliviana de retornar al mar y futuras negociaciones que pudieran realizarse con este objetivo.

La postura fue fijada por el canciller, Diego Pary, a través de un mensaje publicado en su cuenta en Twitter. “Bolivia respeta la decisión de la Corte en relación a la demanda marítima. Valoramos la ratificación de la existencia de un tema pendiente y de continuar con el diálogo para resolver nuestro enclaustramiento marítimo provocado por la invasión de 1879”, escribió.

Aseguró además, como lo hicieran antes el presidente Evo Morales y el agente de la causa, Eduardo Rodríguez Veltzé, que “Bolivia no cesará en su lucha por el reencuentro con el Océano Pacífico” y que “el diálogo de los pueblos es inevitable. El mar es de los pueblos”.

“Bolivia y Chile estamos destinados a usar los mecanismos diplomáticos para encontrar soluciones duraderas que contribuyan a la convivencia y la complementariedad de nuestros pueblos”, sentenció el ministro.

El presidente Evo Morales escribió en la misma red social: “Bolivia nunca va a renunciar a una salida soberana al mar. El pueblo boliviano y el mundo saben que mediante una invasión nos arrebataron el acceso al océano Pacífico. Estamos por la justicia y tenemos razón, por eso entendemos la invocación de la CIJ de continuar el diálogo”.

A su turno, el agente Rodríguez Veltzé lamentó el alcance del fallo del máximo tribunal de justicia del mundo y anticipó que “independientemente de este resultado mantendrá su interés en resolver esta controversia internacional que a juicio nuestro no es intratable” y que “puede merecer soluciones”.

Dijo que esto es posible porque “de ninguna manera la corte ha puesto un candado ni ha cerrado, menos a perpetuidad, la situación de Bolivia”, sino que ha determinado “simplemente” que el planteamiento boliviano no ha sido aceptado.

“Esta decisión no está eliminando la pretensión de Bolivia de reivindicar un acceso al océano Pacífico”, remarcó Rodríguez.

En ese marco, Bolivia analiza los nuevos escenarios post La Haya que, de acuerdo con el vicepresidente, Álvaro García, se enmarcan en otros instrumentos que la carta de las Naciones Unidas otorga a las naciones para solución pacífica de las controversias.

El coagente de la demanda, Sacha Llorenti, explicó que “no están cerradas las puertas a la utilización de otras vías para llegar al objetivo que tiene Bolivia”, inclusive a través de instrumentos jurídicos regionales.

“En ese sentido se harán las evaluaciones correspondientes para anunciar oportunamente cuáles son los siguientes pasos”, señaló el también embajador en la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La Razón


Piñera celebra contundente triunfo de Chile en La Haya y asegura que Evo Morales “creó falsas expectativas a su pueblo”

Acompañado de la primera dama Cecilia Morel y el canciller Roberto Ampuero, el Presidente Sebastián Piñera reaccionó al contundente triunfo que ayer por la mañana la Corte Internacional de Justicia dio a Chile respecto de la demanda marítima que Bolivia interpuso en 2013, asegurando que no hay una obligación de negociar una salida al mar.

El Mandatario manifestó que se trata de un triunfo “histórico para Chile, para el derecho internacional, para el respeto de los tratados y para la sana y pacífica convivencia de los países”.

“La CIJ ha hecho justicia y ha puesto las cosas en su lugar estableciendo, en forma clara y categórica, que Chile nunca ha tenido, tampoco tiene y nunca ha incumplido ninguna obligación en materia de derecho internacional ni en sus relaciones con Bolivia”, dijo el Mandatario, agregando que el país “respeta los tratados que firma y hace respetar a los otros países esos tratados”.

Piñera, que siguió la transmisión desde La Moneda junto al equipo jurídico, añadió que la demanda marítima “nunca tuvo ningún sustento ni fundamento” y que carecía de argumentos históricos, políticos y jurídicos.

Además, arremetió contra su par boliviano: “El Presidente Evo Morales ha creado falsas expectativas a su propio pueblo, ha creado grandes frustraciones a su propio pueblo y nos ha hecho perder cinco años de negociaciones”.

“Chile siempre ha tenido y va a seguir teniendo una actitud de diálogo. Pero este buen espíritu va a estar siempre dentro del contexto del respeto a los tratados vigentes, al derecho internacional y por supuesto, al sano respeto que nos debemos los países que somos vecinos y hermanos”, sostuvo.

Consultado sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Bolivia, el jefe de Estado indicó que “hay muchos que han dicho que esta causa va a continuar. Si Bolivia insiste por este camino de pretender por otras vías, de acceder a territorio, mar o soberanía no hay nada que conversar”.

“Sin embargo”, aclaró, “si Bolivia comprende que los tratados se firman para cumplirlos, y que los países honorables cumplen los tratados que firman y buscan un mejor entendimiento, nuestro país va a tener siempre las puertas abiertas”.

La Tercera


Fallo de La Haya: qué opciones le quedan a Bolivia en su intento por recuperar su salida al mar después del fallo favorable a Chile

La decisión de los jueces de La Haya tomó por sorpresa a expertos en La Paz y Santiago.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en esa ciudad holandesa, determinó este lunes que el gobierno de Chile no tiene la obligación de negociar con Bolivia que este país tenga una salida soberana al mar.

La decisión es inapelable.

“Sin embargo, a pesar de este fallo, la CIJ invita a ambos gobiernos a buscar una forma de entablar un diálogo sobre este asunto”, dijo el juez Abdulqawi Ahmed Yusuf.

Estas palabras fueron destacadas por el presidente boliviano, Evo Morales, al finalizar la lectura del veredicto.

El mandatario estuvo presente en el Palacio de la Paz de La Haya, donde se realizó la audiencia de la CIJ,

Por su parte, el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, manifestó que a Bolivia le quedan otras instancias para insistir con su reclamo marítimo.

El fallo pone fin a una demanda presentada por Bolivia en 2013 ante la CIJ en contra de Chile, la cual buscaba obligar a este país a negociar “de buena fe” la salida “soberana” de Bolivia al mar.

Eso, según el experto en relaciones internacionales y profesor universitario boliviano Daniel Agramont, deja a Bolivia en la incertidumbre y, una vez más, a merced de la voluntad chilena.

“Es muy complicado y un golpe durísimo para Bolivia”, le dijo a BBC Mundo.

Agramont señala que el argumento boliviano de que Chile está obligado a negociar una solución ya no se sostiene a partir de este fallo.

El analista añade que, como no hay obligación jurídica, en Santiago pueden decidir cerrar este tema argumentando que todo ya se acordó con los tratados firmados después de la Guerra del Pacífico (1879-1884).

“A Bolivia le quedará buscar otras opciones para tener una salida al mar”, indica.

Añade que La Paz deberá tratar de entenderse con Santiago y sacar el máximo provecho de los acuerdos vigentes que le permiten usar el puerto norteño de Arica con algunas facilidades.

El peor escenario posible

Rafael Rosell, decano de la facultad de Derecho de la Universidad de San Sebastián, en Santiago, coincide en que el veredicto es el peor escenario posible para Bolivia y que tiene connotaciones jurídicas y políticas.

El experto añade que a La Paz le queda aprovechar las preferencias que tiene en el puerto de Arica.

“No es que Bolivia no tenga mar, pero su aspiración a tener un acceso al mar con soberanía es algo muy difícil”.

Rossell indicó que el presidente boliviano Evo Morales generó demasiadas expectativas en su población. Morales estaba presente en el estrado de la sede de la CIJ cuando se dictó el fallo.

“No sé cómo manejará esto ahora desde el punto de vista comunicacional”, concluye.

El analista indica que en el proceso en La Haya jamás se discutió la cesión de territorio, sino simplemente la obligación de establecer un diálogo.

Señala, además, que la demanda boliviana tenía defectos como no incluir a Perú, que es un país involucrado directamente en el diferendo marítimo.

Otras opciones que no tienen que ver con Chile

Más allá del diferendo con Chile, otras opciones que se plantean para que Bolivia tenga acceso al mar pasan por tratados firmados con Perú, Paraguay y Argentina, Brasil y Uruguay.

En 1992, los gobiernos de Bolivia y Perú firmaron un tratado por el cual el puerto de Ilo, una franja costera de cinco kilómetros al sur del territorio peruano, fue cedido a su país vecino por 99 años.

Una alternativa todavía más antigua para Bolivia es una salida al Atlántico gracias a un tratado firmado con Paraguay en 1937.

Las embarcaciones bolivianas pueden alcanzar agua de mar partiendo desde sus propios muelles y, tras cruzar un río paraguayo y aguas argentinas, desembocar en el Océano. Para tal efecto, los bolivianos construyeron Puerto Busch aunque su puesta en marcha hasta ahora ha sido muy lenta.

Además, a través de diferentes tratados, Argentina, Brasil y Uruguay le concedieron facilidades a Bolivia para la salida de sus productos por sus costas.

Se trata de opciones de instalación de zonas libres de impuestos para los productos de ese país e incluso facilidades en diferentes puertos.

Bolivia perdió el acceso al mar después de la llamada “Guerra del Pacífico” (1879-1884) en contra de Chile.

En su demanda, se basó en varios documentos firmados por los representantes de ambos gobiernos desde el final del conflicto que también involucró a Perú.

Los más importantes fueron el Acuerdo de Paz firmado entre ambas naciones en 1904, un intercambio de documentos que ocurrió en 1951, el llamado “acuerdo de Charaña” de 1975, un memorando de 1961 del embajador chileno en la Paz, Manuel Trucco, y la “Declaración de Algarve” del año 2000.

De acuerdo a Bolivia, en el lenguaje expresado en los documentos mencionados, se establecía la obligación legal que tenía Chile para negociar una salida al mar.

Cada uno de esos documentos fueron desestimados por la corte.

La Tercera


VOLVER