Brasil | La guerra cibernética contra Haddad y Manuela – Por Jeferson Miola

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Jeferson Miola*

Los sorprendentes resultados de la elección de este año no encuentran suficientes explicaciones en los marcos de la sociología, de la antropología, de la ciencia política o en las fallas metodológicas de las encuestas de opinión.

Además de completar extraños elegidos al Congreso y otros candidatos exóticos que conducen la segunda ronda por los gobiernos estatales, diputado federal electo hasta que un candidato youtuber que reside en Miami desde hace cuatro años.

Este fenómeno, que decididamente está lejos de representar un proceso democrático y soberano de deliberación pública para la representación política, está atado a la ola nazi-bolsonarista que ocupó la escena nacional.

Es ampliamente aceptada la tesis de manipulación de procesos políticos a través de los medios digitales y de las redes sociales para causar caos, fragmentar y dividir las sociedades, fracturar el tejido social y crear un ambiente favorable a la consecución de políticas ultraliberales y racistas.

Los experimentos más notables hasta ahora conocidos son la primavera árabe, las “jornadas de junio” en Brasil, el referéndum del acuerdo de paz en Colombia, el Brexit en el Reino Unido, la elección del Trump y las campañas de la extrema derecha en varios países europeos .

Las tecnologías utilizadas para la manipulación y el fraude de producción gozan de gran conocimiento y la inteligencia militar que están empleados en las guerras modernas, es decir, las guerras cuya etapa el territorio de Internet de combate – la llamada guerra híbrida, que combina el uso de armas convencionales con elementos de la ciberguerra.

Los principales actores de la guerra híbrida son la empresa Cambridge Analytica que robó datos privados y la información de más de 50 millones de usuarios de facebook para este propósito; y un tipo conocido para la difusión global de las ideas nazis-fascistas y la ideología ultraliberal, Steve Bannon [ ver video aquí ], con quien el hijo de Bolsonaro mantuvo entendimientos en Nueva York en agosto pasado, cuando declaró que “la conclusión de [Eduardo B. y Steve B.] tiene la misma visión del mundo. Afirmó a ser la campaña Bolsonaro entusiasta y ciertamente estamos en contacto w / unir fuerzas, especialmente contra el marxismo cultural”.

El nazi-bolsonarismo que sustituyó al PSDB en el puesto del antipetismo se viabilizó electoralmente promoviendo la guerra híbrida y empleando las herramientas más sucias del combate que se libra en el subterráneo de los medios digitales y de las redes sociales.

La logística [las “tropas” virtuales, robots y equipos] de la campaña del Bolsonaro para promover la manipulación y el fraude de la soberanía popular está instalada tanto en Brasil como en territorio extranjero.

La operación se desarrolla de la siguiente manera:

  1. números de teléfono pertenecientes a los sistemas oficiales de telecomunicaciones de los países extranjeros se utilizan para crear grupos procedentes de WhatsApp [WA] de la campaña Bolsonaro. Cada línea telefónica puede crear decenas de grupos de WA, y cada grupo de WA puede tener hasta 257 integrantes. Esto se hace con el uso de potentes robots que aumentan la replicación de datos de manera exponencial;
  2. en Brasil, este procedimiento es replicado en la forma tanto de usuarios directos de los grupos originarios de WA, como también de otros innumerables grupos de WA derivados – definidos por criterios geográficos, temáticos, religiosos, profesionales, etc;
  3. las instrucciones de campaña son producidas mayormente por los grupos originarios que generan contenidos odiosos, calumnias, mentiras, difamaciones, insultos, agresiones, orientaciones de violencia, etc en la forma de audios, videos, textos contra Haddad, Manuela, Lula y el PT;
  4. los contenidos criminales se propagan a través de cientos de miles de grupos secundarios de WA y también de usuarios individuales del WA, alcanzando decenas de millones de brasileños / as que forman muchos hormigueros humanos, bombardeados con informaciones falsas y contenidos desfavorables a la campaña del Haddad y estimuladoras del odio antipetista;
  5. los bolsonaristas, además, infiltran troyanos en los grupos de WA de la campaña petista, practicando espionaje y generando contenidos que desorganizan, desinforman, confunden y desalientan la militancia petista.

El aumento virtual del rechazo del Haddad deriva de esta carga brutal de ataque. Bolsonaro no se preocupa en presentar propuestas y tampoco en hacer campaña de calle, conceder entrevistas o participar de debates, pero simplemente se dedica a deconstruir y atacar a Haddad y Manuela con métodos sucios y lenguajes ultrajantes.

Incluso dentro de casa y huyendo de debates escudados en dudosa restricción de salud, continúa con alto rendimiento en las encuestas porque está venciendo la ciberguerra quedando estacionado delante de computadoras y smartphones y trabajando por el rechazo del Haddad.

El método es idéntico al utilizado por Trump contra Hilary en 2016. Como no tenía mensajes positivos y programa a transmitir, Trump creaba mentiras, hablaba barbaridades, agredía y sobre todo atacaba a la oponente. Esto causó, por ejemplo, la menor tasa de comparecencia de negros en elecciones en la historia de Estados Unidos, público tradicionalmente contra el Partido Republicano y que vota en el Partido Demócrata en la proporción de 9 entre 10 electores, pero fue desalentado a comparecer en la elección y se abstuvo .

Hackers brasileños y extranjeros han hecho un trabajo exhaustivo y exitoso para desentrañar los meandros de esa ciberguerra que atenta contra la seguridad nacional y la democracia.Identificaron, por ejemplo, los teléfonos +1 (857) 244 a 0.746, Massachusetts, y 351 963 530 310, de Portugal, que manejan más de 70 grupos de campaña Bolsonaro; y el número +1 (747) 207-0098 de California, que administra más de 100 grupos de WA.

Haddad dijo al periódico que el valor actual “si se apaga el WhatsApp durante 5 días, la Bolsonaro alguna”. Él tiene razón, esa es la más pura verdad; y es exactamente lo que debe y puede ser hecho con la máxima urgencia para asegurar la lisura de la elección y detener la escalada nazi-fascista en Brasil.

Algunas medidas, en este sentido, podrían ser consideradas, como por ejemplo:

  1. la denuncia al TSE de los grupos de WA con sus números de teléfonos y contenidos criminales, para que el tribunal [1] identifique titularidades de las líneas telefónicas y autoría de los crímenes, [2] exija de la campaña del Bolsonaro comprobación de los pagos o investigue el pago oculto de las líneas y robots, [3] comunique a los países-sede de los robots y líneas telefónicas el hecho y solicite la inmediata desactivación de tales logísticas;
  2. la presentación de denuncia a las embajadas de los países sede de las plataformas de telecomunicaciones utilizadas en la comisión de los crímenes, con la exigencia de que los gobiernos de estos países inmediatamente determinen el desmonte de la infraestructura criminal [líneas, robots, etc.] instalada en los respectivos países, pena de acusación, ante la ONU, de intromisión indebida en la soberanía nacional de Brasil;
  3. solicitud de cooperación técnica del gobierno de la India, que en agosto pasado se preguntó facebook restrictiva regular y WhatsApp en casos de emergencia, en vista de la ola de linchamientos se originó en la difusión de noticias falsas y estimulación del conflicto dentro de la sociedad india a través facebook y WhatsApp; y
  4. que lanza una alerta global sobre la manipulación que ocurre en la elección brasileña, que sirve de laboratorio para la propagación del ideario nazi-fascista para la imposición del proyecto ultra liberal fundado en el odio y la desagregación social en todas partes del mundo.

La elección en Brasil está bajo ataque; la campaña del Haddad es objeto de una peligrosa guerra cibernética. Es necesario urgencia en el combate a la ciberguerra que el bolsonarismo y la clase dominante promueven contra la soberanía popular y el Estado de Derecho para instalar un régimen que no sería sólo de terror político, social y cultural, sino también económico.

(*) Analista político brasileño, fue Director de la Secretaria del Mercosur