Puerto Rico: el gobernador Rosselló acuerda con el Congreso una polémica reforma fiscal

Rosselló y los líderes legislativos acuerdan aprobar la reforma contributiva

Tras una reunión en La Fortaleza, el gobernador Ricardo Rosselló y los presidentes legislativos acordaron que se apruebe la Reforma Contributiva sin tocar el impuesto al inventario ni depender de ingresos de máquinas tragamonedas.

En conferencia de prensa junto con los presidentes del Senado y la Cámara de Representantes, el secretario de Asuntos Públicos de La Fortaeza, Ramón Rosario, dijo que el impuesto al inventario y el destino de los fondos de las máquinas tragamonedas se trabajarán en proyectos futuros.

“Se acordó hoy darle paso a la reforma contributiva”, dijo Rosario. “Se va a trabajar lo que es el crédito por el trabajo, que no ha tenido oposición ni ha sido objeto de mayor preocupación porque en el plan fiscal se subsidia con el desarrollo económico que crea la medida”.

No obstante, agregó que “hemos acordado unas reuniones intensas de trabajo, con miras a tener este proyecto aprobado en las próximas semanas, para identificar los $209 millones que la medida del Ejecutivo tiene identificado para buscar de dónde se va a pagar para atender ese déficit de alivios contributivos”.

Con este panorama, indicaron que acordaron aprobar la reforma contributiva para la próxima semana, después de que en los próximos días se determinen los topes que impondrán a varios renglones del Código de Incentivos.

Los topes buscan financiar esos $209 millones que dejará de recibir el Departamento de Hacienda por la reforma contributiva.

“Ese número que necesitamos del código de incentivos lo vamos a identificar dentro de la propia reforma… para que al final esto sea neutral, pase el crisol y al final tengamos una Reforma que beneficie al pueblo y sea responsable desde el punto de vista fiscal”, abundó Rosario.

Dijo que el objetivo es tener una Reforma fiscalmente responsable “independientemente de hay o no hay una Junta” de Supervisión Fiscal.

Más temprano, la presidenta de la Comisión de Hacienda, Migdalia Padilla, había insistido en que se tomara en cuenta que la medida al final no fuera revertida por la Junta.

Mientras, la directora ejecutiva de esa entidad, Natalie Jaresko, estuvo reunida en horas de la tarde de hoy en las oficinas de presidencia del Senado.

Según el acuerdo de esta mañana en La Fortaleza, la reforma contributiva reducirá las tasas contributivas de individuos y corporativas, reducción del B2B y reducirá el IVU para los alimentos preparados.

En cuanto a esa reducción el IVU, Rosario dijo que evaluarán la propuesta de la Legislatura de que aplique a todo tipo de compra de alimentos preparados, tanto en efectivo, como a través de tarjetas electrónicas.

Originalmente, se había indicado que era solo para tarjetas electrónicas, porque podría aumentar los recaudos del IVU porque es más fácil para fiscalizar que las transacciones en efectivo.

Más aún, los funcionarios señalaron que no descartan una reducción o, incluso, una eliminación.

El Nuevo Día


Lo que traería la nueva reforma contributiva

La ruta para la aprobación de la reforma contributiva quedó abierta y libre de obstáculos ayer, luego de una reunión que sostuvieron los líderes del Ejecutivo y el Legislativo en La Fortaleza.

El proyecto de reforma contributiva, impulsado por el gobernador Ricardo Rosselló, había encontrado algunos baches en su paso por la legislatura.

Pero ayer tanto el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, como el presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, aseguraron que había un acuerdo para aprobar en ambos cuerpos la reforma, y que pretendían hacerlo tan pronto como la próxima semana, una vez se aclaren los detalles que faltan por determinarse.

Según se explicó, como parte de la reforma contributiva se aprobaría una baja en las tasas contributivas a los individuos, una baja en las tasas contributivas corporativas, la reducción y posterior eliminación del impuesto “business to business”, y la reducción del IVU a los alimentos preparados.

De acuerdo con el secretario de Asuntos Públicos, Ramón Rosario, en la reforma se incluirá el crédito por trabajo, medida que no había enfrentado controversias.

Además, explicó, en la reforma contributiva se incluirá la regulación de las máquinas tragamonedas, aunque se indicó que el dinero que pueda generar de esa fiscalización no estaría atado a pagar ninguna partida en específico.

“Complacido con la reunión del día de hoy. Estamos trabajando con números correctos, bajo premisas correctas, y estoy convencido de que antes de que termine esta sesión podremos aprobar una reforma contributiva consistente con los compromisos que hicimos, reduciendo, dentro de las circunstancias fiscales que tenemos, la obligación contributiva de los puertorriqueños”, afirmó Rivera Schatz al terminar la reunión.

“Tenemos la aspiración de que la próxima semana pudiéramos estar aprobando una reforma contributiva. El saldo ha sido positivo para Puerto Rico”.

“Fue una excelente reunión, tratando de producir la mejor reforma contributiva que pueda tener nuestro país. El norte nuestro es bajar las contribuciones, hacer una reforma contributiva que le haga justicia a las personas de Puerto Rico y que permita el desarrollo económico”, expresó Méndez, agregando que “el trabajo que se ha hecho en equipo ha sido mejorar la reforma que sometió el gobernador”.

En el cónclave de este lunes también participaron los equipos de especialistas económicos del Ejecutivo y el Legislativo, así como los líderes de las comisiones de Hacienda del Senado, Migdalia Padilla, y de la Cámara, Antonio “Tony” Soto.

En lo que respecta a la reducción del IVU a los alimentos preparados, Rosario explicó que, contrario a la propuesta ejecutiva original de aplicar la reducción solo a transacciones electrónicas, la que se trabajará en la reforma contributiva incluye todo tipo de transacciones.

Sin embargo, no se había definido aUn cuál sería la reducción al IVU a los alimentos preparados.

Luego de analizar “varios escenarios”, se tomaría la decisión sobre la cifra que quedaría, sin descartar que la misma pueda bajar hasta 0%.

Este jueves se celebrará otra reunión, en la que esperan ultimar los detalles que están pendientes de completarse.

Por otro lado, en la reforma contributiva no se incluirá ninguna medida para eliminar o modificar el impuesto al inventario, que representa unos $219 millones en ingresos para los municipios.

Esa medida se discutiría en un proyecto por separado, y la posible eliminación del impuesto al inventario estaría atada a que se identifique una fuente de ingresos que sustituya los ingresos que reciben los municipios.

“En el proyecto como tal del nuevo modelo contributivo no va a estar incluida cualquier modificación al impuesto al inventario, sino que se va a trabajar en un proyecto aparte”, explicó Soto. “No hay que radicar un proyecto de ley nuevo, porque en la Cámara de Representantes está vivo en el trámite legislativo el Proyecto de la Cámara 1411, y con ese proyecto ya radicado podemos hacer todas las enmiendas pertinentes para atender el asunto del impuesto al inventario”.

Soto no quiso entrar en detalles sobre dónde se buscarían los $219 millones, que fue la cifra que finalmente se determinó reciben los municipios por concepto del impuesto al inventario, aunque aseguró que los equipos de trabajo están buscando esas posibles fuentes.

A preguntas de Primera Hora, el representante Soto aclaró que, al menos en este momento, la reforma contributiva no contempla ninguna medida específica para ayudar a reforzar elementos de seguridad como la Policía o los Bomberos, algo que continúa siendo un reclamo de la mayoría de los sectores de la sociedad.

“Hasta el momento, no. Estamos mirando el pasar un alivio contributivo a la gente, a que Puerto Rico sea una jurisdicción más competitiva. Pero no creo que, hasta ahora, no se ha hablado de alternativas de pasar un beneficio a un sector particular”, respondió Soto.

Lo que tiene y lo que no

La reforma traerá una reducción en las tasas contributivas, tanto de individuos como corporativas.

Contiene una medida que reducirá y posteriormente eliminará el impuesto “business to business”.

Trae una reducción del IVU a los alimentos preparados, aunque todavía está por determinarse de cuánto será esa reducción.

Contiene una regulación para que el estado pueda fiscalizar las máquinas tragamonedas.

Deja fuera la eliminación del impuesto al inventario, que se discutirá en otro proyecto separado.

Primera Hora