Salvadoreños no quieren al mismo Fiscal General

Salvadoreños no quieren al mismo Fiscal General

El Salvador se encuentra a las puertas de una elección presidencial, marcada por diferentes coyunturas que se desvanecen en el plano electoral, pero que en materia de gobernanza tienen muchísimo peso. En este sentido, la elección del Fiscal General de la República está en medio de un debate político, puesto que es una elección de segundo grado que corresponde a los diputados de la República, y cuya discusión pasa desapercibida por las masas, pero que no las excluye de la opinión al respecto.

Se ha realizado un estudio de opinión que ha permitido conocer en concreto que están pensando los salvadoreños al respecto.

En El Salvador, casos de corrupción han liderado la agenda investigativa de la Fiscalía General de la República, aunque estos no hayan sido procesados o sean vistos como parte de una agenda política por la ciudadanía. Más de un 70%, en promedio, cree que todos los casos que ha investigado el actual Fiscal General han tenido una agenda política partidaria, liderando estos, la investigación a dos expresidentes, y dejando en un segundo plano otros que involucran al principal partido de derecha.

En la misma investigación, fue posible conocer la opinión de los salvadoreños frente a la imagen de diferentes instituciones, y entre estas la Asamblea Legislativa, donde los diputados de diferentes fracciones políticas legislan, se encuentra entre las instituciones con mayor percepción de corrupción, seguida de los partidos políticos, cámaras empresariales y medios de comunicación tradicionales.

Casi el 90% de la población opina que el Fiscal General tiene intenciones políticas en cada caso que se investiga y apenas un 8.80% considera como imparcial su trabajo. Además, el 84% percibe que la Fiscalía ha perdido más casos de los que ha ganado. Y en similar proporción, están quienes creen que el actual Fiscal, Douglas Meléndez no debería reelegirse. A pesar de la agenda contra la corrupción, que es un fenómeno emocional en la región y que se ha convertido, incluso en agenda electoral, no hay una evaluación positiva y se considera a la institución una pieza de la campaña presidencial a favor de las derechas.

Equipo Editorial Analystic, El Salvador


VOLVER