Trump anuncia que enviará 15 mil soldados a la frontera para detener caravana migrante

12

Trump enviará hasta 15,000 soldados a la frontera para detener caravana migrante

El presidente Donald Trump afirmó que enviará hasta 15,000 soldados para detener a la caravana migrante que viaja hacia los Estados Unidos.

El mandarario afirmó lo anterior en medio de una escalada contra los inmigrantes, luego de afirmar que retiraría el derecho a la ciudadanía a los hijos de extrajeros, indocumentados o legales.

“Llegaremos (a enviar) entre 10 y 15,000 militares además de la Patrulla Fronteriza, ICE y todos los demás en la frontera”, afirmó el republicano en una conferencia de prensa improvisada frente a la Casa Blanca, donde volvió a hablar de la Enmienda 14, que otorga la ciudadanía a los hijos de extranjeros nacidos en Estados Unidos.

Sobre el envío de tropas se confirma el estimado que manejaron algunos medios, a pesar de la negativa del comandante del Mando Norte de las Fuerzas Armadas, el general Terrence J. O’Shaughnessy.

“5.239 militares es el mínimo, se enviarán más tropas”, dijo O’Shaughnessy en una rueda de prensa celebrada en la sede del Departamento de Defensa.

El general no quiso entrar en cifras específicas y se limitó a rechazar que, tal y como han adelantado algunos medios de comunicación, el Pentágono esté sopesando el envío de 14,000 militares en total.

“Honestamente, ni siquiera sé de dónde salió eso, ese no es un parámetro con el que estemos trabajando”, apuntó el comandante.

El presidente Trump volvió a referirse a los miembros de la caravana como criminales y aseguró que su decisión es para “proteger al país y a las mujeres”.

La Opinión


Caravana migrante suspende salida de Juchitán y pide autobuses para llegar a la capital mexicana

Los cerca de 3,500 migrantes que integran la primera caravana, que partió de Honduras el pasado 13 de octubre, planean descansar al menos este miércoles en la ciudad sureña de Juchitán, en el estado mexicano de Oaxaca, con la esperanza de organizar un transporte masivo hacia el norte que los deje a unas 900 millas del cruce de frontera de EE. UU. más cercano, después de días de duro camino con temperaturas tropicales.

En una asamblea los integrantes de esta primera caravana designaron un comité para negociar con las autoridades mexicanas un posible “plan puente” que disponga autobuses para llevarlos hasta la capital mexicana. Los funcionarios no respondieron si se aceptará esta petición para trasladar varios miles de personas que siguen en el grupo.

Un segundo grupo menos numeroso, con alrededor de 1.000 migrantes, que se abrió paso hasta México este lunes, se encuentra unas 250 millas (400 kilómetros) por detrás del contingente principal y ha pasado la noche en la ciudad de Tapachula.

Desde que el primer grupo empezó su andadura en Honduras hace más de dos semanas, la caravana improvisó por las noches acampadas en plazas de pequeñas ciudades en los estados sureños de Chiapas primero y de Oaxaca ahora. En Juchitán, un letal sismo destruyó el año pasado el mercado central, que se trasladó a la plaza principal, por lo que los centroamericanos han sido derivados a otro sitio.

En su lugar, han pasado la noche en un solar de propiedad municipal en las afueras donde un techo alto abrigaba el piso de cemento. En el exterior de la estructura, muchos se acomodaron en mantas o cartones sobre la hierba, mientras que algunos usaron lonas para levantar rudimentarios refugios. Se instalaron tanques llenos de agua para que los migrantes pudieran bañarse y en una pantalla gigante se emitieron partidos de fútbol y programas infantiles.

El total, esto dos grupos representa tan solo unos cuantos días del flujo promedio de migrantes hacia Estados Unidos. Caravanas similares se han movilizado de manera regular en los últimos años sin llamar tanto la atención, pero estas se han convertido en un asunto político candente debido a los férreos ataques del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

A una semana de las elecciones legislativas estadounidenses, el Pentágono ha anunciado el despliegue de 5.200 soldados en la frontera suroeste, Trump ha dicho que harán ciudades de tiendas para alberlgar a los solicitantes de asilo y este martes se conocieron sus planes de acabar con los derechos constitucionales de ciudadanía para los bebés nacidos en el país de padres que no son estadounidenses.

Los expertos refutaron la idea de que el presidente pueda cambiar de manera unilateral las reglas sobre ciudadanía, e indicaron que también es sumamente cuestionable que una medida del Congreso pueda hacerlo.

“Hasta donde sabemos, no seremos nada bien recibidos, pero vamos haciendo la lucha”, dice un migrante hondureño, Levin Guillén, preguntado sobre el dirigente. Guillén, un granjero de 23 años natural de Corinto, Honduras, dijo que en su país recibió amenazas de las mismas personas que mataron a su padre hace 18 años. Está solo desde que su madre falleció hace cuatro años y espera encontrarse con una tía que vive en Los Ángeles y tener la oportunidad de vivir y trabajar en paz.

Exhaustos de tantos kilómetros a pie y frustrados por el lento avance, muchos han desistido y regresaron a sus países o solicitaron refugio en México. El grupo se redujo de manera significativa después de llegar a tener hasta 7.000 integrantes. Hace unos meses, una caravana se disolvió casi en su totalidad y apenas unas 200 personas alcanzaron el cruce fronterizo entre Tijuana y San Diego.

Subsecretarios de Exteriores de El Salvador, Guatemala, Honduras y México se reunieron el martes y acordaron coordinar una “atención especial” para la caravana, para garantizar los derechos humanos, asistencia humanitaria y “una migración segura, ordenada y regular y con apego a las leyes migratorias de cada país”.

El Ministerio del Interior de México dijo que dos hondureños que pidieron entrar al país tenían órdenes de detención pendientes, una por delitos de drogas y otro por presunto homicidio, y han sido deportados. Los hombres formaban parte de “la caravana migrante”, explicó el departamento en un comunicado, pero no aclaró a cuál de los dos pertenecían ni especificaron cuándo fueron detenidos en puestos de control en Chiapas.

Como sus compatriotas en el primer contingente, los hondureños del segundo grupo hablaron de escapar de la pobreza y la violencia de las pandillas en un país con una de las tasas de homicidios más alta del mundo. Pedir asilo en Estados Unidos es su objetivo principal, pero muchos se mostraron abiertos a solicitarlo en México si su primera opción no funciona.

Gerbert Hinestrosa, un hondureño de 54 años, viaja con su esposa y su hijo adolescente y dice que es consciente de lo difícil que será la travesía. “Ahora mismo me siento bien. Recién empezamos pero creo que va a ser muy difícil”, señala.

Telemundo


ONG alertan sobre posibles muertes en la caravana migrante por las condiciones que enfrentan

Frente al deterioro en las condiciones físicas, emocionales y de salud de la caravana migrante, compuesta sobre todo por niñas, niños y adolescentes –se calcula que vienen hasta 2 mil 500 menores– y por jóvenes y adultos mayores, organizaciones de la sociedad civil solicitaron al Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, la intervención urgente del gobierno federal, a través del Sistema Nacional de Protección Civil (SNPC) para atender la emergencia humanitaria que enfrentan las más de 7 mil personas del éxodo centroamericano.

Ana Saiz, directora general de Sin Fronteras, explicó en entrevista con Animal Político que la mayoría de los niños presentan ronchas – aunque no se ha determinado la causa–, diarrea, enfermedades respiratorias y deshidratación. Además, hay personas con enfermedades crónicas como diabetes o hipertensión, que necesitan tratamiento urgente. “Estamos ya en una emergencia. Se requiere la intervención federal como si fuera un desastre natural porque puede haber pérdida de vidas. Se debe apegar la respuesta a la Ley de Protección Civil”.

Hasta ahora ha sido la sociedad civil, las comunidades y los gobiernos estatales y municipales quienes han dado ayuda humanitaria a los integrantes de la caravana. También el gobierno de la CDMX, a través de la iniciativa Puente Humanitario. “Pero estamos preocupados porque los esfuerzos de la sociedad civil y los gobiernos locales están ya rebasados por la emergencia”, afirma Saiz.

Las personas que vienen en la caravana, dice, son ya de por si las personas más vulnerables en países que están viviendo una crisis de violencia y pobreza. Están huyendo. Y en esta ruta enfrentan persecución, rechazo, racismo. Tienen ya un gran desgaste por todo lo que han vivido en el camino. Su condición es ahora más vulnerable.

“Lo que han visto nuestros equipos en terreno es que la gente en este éxodo no tiene acceso suficiente ni adecuado a alimentos, no hay suficiente agua segura. Se requiere atención psicosocial para contención de crisis. Atención para mujeres embarazadas, espacios para lactar”, dice Rocío Stevens, directora de Movilización Pública de Oxfam México. También hace falta apoyo médico especializado como ginecólogos y pediatras.

La asistencia por parte del gobierno federal se ha condicionado a que los migrantes entren a la Feria Mesoamericana, extensión de la Estación Migratoria Siglo XXI de Tapachula. Si a una madre se le enferma su hijo tiene que renunciar a su libertad y entrar a la Feria Mesoamericana, donde la detienen, para que el menor tenga apoyo médico, denuncian las organizaciones.

Frente a todo esto, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), el Instituto de Estudios y Divulgación sobre la Migración (INEDIM), el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), Oxfam México y Sin Fronteras solicitan la intervención urgente del Comité Nacional de Emergencias para salvaguardar los derechos humanos de las personas centroamericanas desplazadas.

Con fundamento en el artículo primero de la Constitución Mexicana y el artículo 15 de la Ley General de Protección Civil, que establece la protección de las personas ante cualquier riesgo natural y antropogénico y de las consecuencias que pudieran resultar de estos, “solicitamos una respuesta humanitaria coordinada de las entidades integrantes del SNPC, el Comité y demás autoridades coadyuvantes, de los tres niveles de gobierno, y el fortalecimiento estructural de redes de protección, especialmente en los lugares donde se configure la ruta del éxodo centroamericano”, señalaron las organizaciones.

Independiente de la situación migratoria de las personas, es responsabilidad del Estado mexicano brindarles asistencia humanitaria, hacer frente a la emergencia sin discriminación e informarles sobre sus derechos, como el de solicitar asilo, advirtieron.

Las organizaciones intentaron ya entregar el documento con la solicitud por escrito al Secretario de Gobernación, en su carácter del secretario del SNPC, “pero nos dijeron que no se puede entregar a menos que la entregue una autoridad municipal o estatal, como si en caso de una emergencia, una persona tuviera que ir corriendo por el alcalde para que la asistan”, denunció la directora de Sin Fronteras.

Animal Político


Patrulla Fronteriza alerta sobre “milicias armadas” ante llegada de la Caravana Migrante

A medida que avanza la Caravana Migrante a suelo americano sigue creciendo la tensión por su arrivo, en parte gracias a la retórica anitiinmigrantes del gobierno de Donald Trump a escasos días de las elecciones de medio término.

Ahora es la Patrulla Fronteriza la que está alarmando a los terratenientes de Texas a lo largo de la frontera sur sobre la posible presencia de “milicias armadas” ante la llegada de los inmigrantes centroamericanos que buscan pisar suelo de EEUU para pedir asilo.

Estas millicias civiles dicen que tienen la intención de apoyar a la Guardia Nacional y la Patrulla Fronteriza para evitar que los inmigrantes indocumentados crucen a EEUU según reportó AP.

Estos grupos que han hecho de Facebook su centro de acción han publicado recientemente advertencias sobre la Caravana Migrante. Uno de sus seguidores dijo que era “imperativo que tengamos botas en el suelo”. Otro escribió: “¡GUERRA! ¡ASEGURE LA FRONTERA AHORA!

Defensores de los inmigrantes ven la presencia de estos grupos armados como un elemento muy peligroso que puede escalar la llegada de los inmigrantes teniendo en cuenta la retórcia represora de Trump.

El presidente Trump tuiteó el lunes: “¡Esta es una invasión de nuestro país y nuestro ejército lo está esperando!”

Shannon McGauley, presidente de la milicia Minuteman de Texas, dijo a AP que ya tiene miembros en tres puntos de la frontera del estado y espera que lleguen de 25 a 100 personas más en los próximos días.

Personas de otros estados han recaudado dinero para ayudar a las milicias con suministros y equipo. Se espera que las milicias traigan armas y equipos tácticos, como chalecos antibalas, según reportó Fox News..

Por su parte residentes de una pequeña ciudad de Arizona han colocado carteles que dicen que estas milicias no son bienvenidas. Una residente le dijo a la República de Arizona que tiene un cartel anti-milicia en su patio porque “quiere que todos sepan que no queremos a las milicias”.

La Prensa FL


Éxodo migrante, una crisis continental

El presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Arturo Peimbert Calvo, dijo que en este desplazamiento forzado de centroamericanos se ha visto la ausencia del Estado mexicano y han sido las comunidades más empobrecidas del país, las que han dado “hasta lo que no tienen” a los inmigrantes.

Indicó que el primer contacto de los centromericanos que atraviesan el país con el Estado mexicano fue una valla de elementos antimotines que dieron la oferta migratoria del presidente Enrique Peña Nieto, misma que fue rechazada.

Las víctimas de desplazamiento no deben ser considerados como una Caravana que es una definición que crea un “limbo jurídico”, explicó Peimbert Calvo. Agregó que el gobierno mexicano ha violado los derechos humanos de los migrantes y no ha sabido actuar ante esta “crisis humanitaria”.

Añadió que no ha habido una mejor oferta del Estado mexicano, mientras los desplazados siguen su camino y sufriendo la inclemencia del tiempo. “No sabemos cuál es el modelo que va implementar en materia de salud, de seguridad, no la ha anunciado, no lo ha dialogado, no ha respondido a su responsabilidad”.

Peimbert hace votos para que el gobierno clarifique su método de intervención “eficiente y rápidamente, porque si no lo hacemos así vamos a sufrir una serie de problemas sanitarios y de salud pública que pueden devenir en pérdida de vidas humanas”.

Señaló que la crisis migrante que se observa en este desplazamiento de 7 mil 200 personas, tiene que verse como una crisis continental “tiene urgentemente que sesionar la OEA para definir el método continental del asunto, cómo le van a entrar los países involucrados”.

Detalló que se han atendido a 1 mil 800 migrantes con problemas de pies y alrededor de 500 niños menores de 10 años tienen problemas broncorespiratorios, por ello -dijo- el Estado mexicano tiene que mostrar su vocación por humanidad.

En cambio las comunidades del sur del país dijo están siendo “amorosos” con los migrantes, que a pesar de ser muy pobres están dando hasta lo que no tienen y no se debe recargar en los más pobres una responsabilidad del estado, aseveró.

NVIN Noticias


VOLVER
Más notas sobre el tema